El gobierno federal protege a Pfizer de la responsabilidad. Le da miles de millones de dólares. Hace que los norteamericanos tomen su producto. Pero no permite ver los datos que apoyan su seguridad/eficacia. ¿Para quién trabaja el gobierno?

CONTRARRELATO

Por Aaron Siri

La FDA ha pedido a un juez federal que haga esperar hasta el año 2076 para revelar todos los datos e información en los que se basó para conceder la licencia de la vacuna COVID-19 de Pfizer.   No es una errata.   Quiere 55 años para presentar esta información al público. 

Como se explicó en un artículo anterior, la FDA prometió en repetidas ocasiones “transparencia total” con respecto a las vacunas Covid-19, incluso reafirmando “el compromiso de la FDA con la transparencia” al conceder la licencia de la vacuna COVID-19 de Pfizer. 

Con esa promesa en mente, en agosto e inmediatamente después de la aprobación de la vacuna, más de 30 académicos, profesores y científicos de las universidades más prestigiosas de este país solicitaron los datos y la información presentados a la FDA por Pfizer para licenciar su vacuna COVID-19. 

¿La respuesta de la FDA?  No produjo nada.  Así que, en septiembre, mi bufete presentó una demanda contra la FDA en nombre de este grupo para exigir esta información.  A día de hoy, casi tres meses después de haber concedido la licencia a la vacuna de Pfizer, la FDA todavía no ha publicado ni una sola página.  Ni una.

En su lugar, hace dos días, la FDA pidió a un juez federal que le diera hasta 2076 para producir completamente esta información.  La FDA pidió al juez que le permitiera producir las más de 329.000 páginas de documentos que Pfizer proporcionó a la FDA para licenciar su vacuna a un ritmo de 500 páginas por mes, lo que significa que su producción no se completaría antes de 2076.  La promesa de transparencia de la FDA es, por decirlo suavemente, un cúmulo de ilusiones. 

La FDA tardó exactamente 108 días desde que Pfizer empezó a producir los registros para la licencia (el 7 de mayo de 2021) hasta que la FDA autorizó la vacuna de Pfizer (el 23 de agosto de 2021).   Tomando la palabra de la FDA, ésta llevó a cabo una intensa, robusta, exhaustiva y completa revisión y análisis de esos documentos para asegurar que la vacuna de Pfizer era segura y efectiva para su autorización. Mientras que puede llevar a cabo esa intensa revisión de los documentos de Pfizer en 108 días, ahora pide más de 20.000 días para poner estos documentos a disposición del público. 

Así que, aclaremos esto. El gobierno federal protege a Pfizer de su responsabilidad.  Le da miles de millones de dólares.  Hace que los estadounidenses tomen su producto.  Pero no deja ver los datos que apoyan la seguridad y eficacia de su producto.  ¿Para quién trabaja el gobierno? 

La lección, una vez más, es que los derechos civiles e individuales nunca deben estar supeditados a un procedimiento médico. Todo el que quiera vacunarse y reforzarse debe ser libre de hacerlo. Pero nadie debe ser obligado por el gobierno a participar en ningún procedimiento médico.  Y menos aún uno en el que el gobierno quiera ocultar toda la información en la que se basa su autorización hasta el año 2076.

Compartir