Resumen:

El Comité Alemán de Investigación Extraparlamentaria sobre el Virus Corona (Außerparlamentarischer Corona Untersuchungsausschuss), lanzado el 10 de julio de 2020, fue fundado por cuatro abogados litigantes para investigar y procesar a los responsables de la implementación de los económicamente devastadores encierros en todo el mundo, así como el uso de pruebas fraudulentas para diseñar la aparición de una pandemia peligrosa.

El Comité de Investigación Extraparlamentaria sobre el Corona trabajará con una red internacional de abogados para argumentar el caso de agravio más masivo de la historia, un caso descrito como «probablemente el mayor crimen contra la humanidad jamás cometido».

Argumentan que las medidas contra la pandemia han estado destinadas a sembrar el pánico para que las industrias farmacéuticas y tecnológicas pudieran generar enormes beneficios con la venta de tests de PCR, pruebas de antígenos, y anticuerpos y vacunas, y la recolección de huellas genéticas de la población.

Los cierres han sido innecesarios, y cualquier afirmación en contrario es errónea, insiste el Comité de Investigación. El virus ya estaba en retroceso y las tasas de infección estaban empezando a disminuir cuando se impusieron los cierres; las pruebas científicas demuestran que la mayoría de las personas ya tiene incorporada una protección contra el virus debido a la inmunidad de reacción cruzada de las células T, y la prueba de PCR no puede utilizarse para identificar una infección activa con el SARS-CoV-2 o cualquier otro virus

Aunque las estadísticas de mortalidad durante la pandemia se han mantenido dentro de los estándares de un año particular, lo que significa que la pandemia no ha dado lugar a un número excesivo de muertes o a un número de fallecimientos superior al normal, el daño colateral de las medidas de respuesta a la pandemia es casi incalculable

CONTRARRELATO

Por Reiner Fuellmich (análisis de Joseph Mercola)

El video [1,2,3,4] del Dr. Reiner Fuellmich [5] es largo, pero recomiendo encarecidamente escucharlo en su totalidad. Fuellmich ha sido un abogado litigante de protección al consumidor en California y Alemania [6] durante 26 años, y es uno de los cuatro miembros fundadores del Comité Alemán de Investigación Extraparlamentaria sobre el Virus Corona (Außerparlamentarischer Corona Untersuchungsausschuss) [7,8,9] lanzado el 10 de julio de 2020.

Los otros tres miembros fundadores, todos abogados, son Viviane Fischer, Antonia Fischer y Justus P. Hoffmann, Ph.D. [10] Fuellmich está dirigiendo el caso de responsabilidad civil del comité de crisis del virus corona. Todas las reuniones se transmiten en directo y están disponibles en el canal de YouTube del Comité (al menos por ahora)[11]. [Nota de Redacción de eXtramuros: a la fecha de publicación de esta nota, todos los videos del Dr. Fuellmisch en YouTube han sido censurados por la plataforma y ya no es posible verlos allí].

Uno de los videos de Fuellmich incrustado en una página independiente, mostrando estar censurado por YouTube

Según Fuellmich, se presentará una demanda colectiva internacional contra los responsables de implementar los económicamente devastadores cierres en todo el mundo, así como de utilizar pruebas fraudulentas para diseñar la aparición de una peligrosa pandemia.

Esto incluye a todos, desde los responsables de las políticas locales hasta la Organización Mundial de la Salud y las compañías farmacéuticas. Afirma que más de 50 países más seguirán el ejemplo.

«He estado ejerciendo la abogacía principalmente como abogado litigante contra corporaciones fraudulentas como el Deutsche Bank, anteriormente uno de los bancos más grandes y respetados del mundo, hoy en día una de las organizaciones criminales más tóxicas del mundo;

VW, uno de los mayores y más respetados fabricantes de automóviles del mundo, hoy notorio por su gigantesco fraude con el diesel; y Cunard y Niagara la mayor empresa de transporte marítimo del mundo. Los estamos demandando en un caso de soborno multimillonario», dice Fuellmich.

«Todos los casos mencionados de corrupción y fraude cometidos por las empresas alemanas palidecen en comparación con la magnitud del daño que la crisis del virus corona ha causado y sigue causando. Esta crisis, según todo lo que sabemos hoy, debe ser rebautizada como escándalo del virus corona; y los responsables de la misma deben ser procesados penalmente y demandados por daños y perjuicios civiles«.

Exponiendo las agendas corruptas

Fuellmich subraya que, en el plano político, se deben hacer todos los esfuerzos posibles para asegurar «que nadie vuelva a estar en una posición de poder tal que pueda estafar a la humanidad, o intentar manipularnos con sus agendas corruptas«.

Para ello, el Comité de Investigación Extraparlamentaria trabajará con una red internacional de abogados para argumentar el caso de agravio más masivo que jamás se haya producido, un caso que Fuellmich describe como «probablemente el mayor crimen contra la humanidad jamás cometido«.

Como explica Fuellmich, los crímenes contra la humanidad, definidos por primera vez durante los juicios de Nuremberg tras la Segunda Guerra Mundial, se regulan hoy en día en el artículo 7 del Código Penal Internacional. Las tres preguntas que el comité busca responder a través de medios judiciales son:

1. ¿Existe una pandemia de COVID-19 o sólo una pandemia de prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR)?

Específicamente, ¿un resultado positivo de la prueba PCR significa que el individuo está infectado con SARS-CoV-2 y tiene COVID-19, o no significa absolutamente nada en relación con la infección de COVID-19?

2. ¿Las medidas de respuesta ante una pandemia como los cierres, los mandatos de uso de máscaras, el distanciamiento social y las regulaciones de cuarentena sirven para proteger a la población mundial de COVID-19, o estas medidas sólo sirven para hacer que la gente entre en pánico?

¿Estas medidas están destinadas a sembrar «el pánico para hacer creer a la gente, sin hacer preguntas, que sus vidas están en peligro, para que las industrias farmacéuticas y tecnológicas puedan generar enormes beneficios con la venta de tests de PCR, tests de antígenos y anticuerpos, y vacunas, así como la recolección de nuestras huellas genéticas»?

3. ¿Es cierto que el gobierno alemán fue masivamente presionado – más que ningún otro país – por los principales protagonistas de esta pandemia de COVID-19?

Según Fuellmich, Alemania «es conocido como un país particularmente disciplinado y por lo tanto debía convertirse en un modelo para el resto del mundo por su estricta y, por supuesto, exitosa adhesión» a las medidas contra la pandemia.

Se requieren urgentes respuestas a estas preguntas, dice, porque el SARS-CoV-2, que se promociona como una de las amenazas más graves para la vida en la historia moderna, «no ha causado ningún exceso de mortalidad en ninguna parte del mundo«.

Las medidas contra las pandemias, por otra parte, han «causado la pérdida de innumerables vidas humanas y han destruido la existencia económica de innumerables empresas y personas en todo el mundo«, dice Fuellmich.

Señala que en Australia, los residentes son ahora arrojados a la cárcel si no cumplen con las reglas de uso de máscaras, y en Filipinas, las personas pueden ser asesinadas a tiros si desafían las órdenes de encierro o no usan una máscara. [12,13] Durante la primera semana de abril de 2020, el Presidente filipino Rodrigo Duterte anunció que «no dudaría» en matar a cualquiera que desafiara sus restricciones a la pandemia: [14,15]

«No dudaré. Mis órdenes son a la policía y al ejército, así como a los oficiales de la aldea, si hay algún problema, u ocasiones en las que hay violencia y sus vidas están en peligro, dispararles a matar. ¿Entendido? Muertos. En lugar de causar problemas, los enterraré. No intimiden al gobierno. No desafíen al gobierno. Van a perder», dijo Duterte.

Esto no parece ser una estrategia para preservar la vida. Fuellmich continúa describiendo «los hechos tal como se presentan«, basado en el testimonio experto recogido por el comité hasta ahora.

El Congreso Alemán de Salud Global

Según Fuellmich, en mayo de 2019, y nuevamente a principios de 2020, la Unión Demócrata Cristiana (CDU) de Alemania celebró un congreso sobre la salud mundial. Además de los dirigentes políticos, entre ellos el Sr. Tedros Adhanom, jefe de la OMS, y los funcionarios de salud alemanes, también pronunciaron discursos los principales grupos de presión de la Fundación Bill y Melinda Gates y el Wellcome Trust. 

«Menos de un año después, estas mismas personas llevaba la voz cantante en la proclamación de la pandemia mundial del virus corona, se aseguraron de que las pruebas de PCR masiva se utilizaran para probar las infecciones masivas con COVID-19 en todo el mundo, y ahora están presionando para que se inventen y vendan vacunas en todo el mundo«, dice Fuellmich.

«Estas infecciones, o más bien los resultados positivos de las pruebas de PCR, se convirtieron a su vez en la justificación de los encierros mundiales, el distanciamiento social y las mascarillas obligatorias«.

También señala que la propia definición de «pandemia» fue alterada hace 12 años. Originalmente, una pandemia se definía como una enfermedad que se extendía por todo el mundo, con el resultado de enfermedades graves y muertes generalizadas. Hace 12 años, la definición se modificó para reflejar una enfermedad que se propaga sólo a nivel mundial. «Ya no se necesitaban muchos enfermos graves y muchas muertes para anunciar una pandemia«, dice.

La pandemia de gripe porcina que no fue

Este cambio en la definición de pandemia es lo que permitió a la OMS declarar la gripe porcina como pandemia en junio de 2009 [16] , lo que dio lugar a la venta de muchos millones de dólares de vacunas contra la gripe porcina por vía rápida. En el curso de los meses, se notificaron casos de discapacidad y muerte a causa de la vacuna contra el H1N1 en varias partes del mundo.

A raíz de ello, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa puso en tela de juicio el manejo de la pandemia por parte de la OMS. En junio de 2010, la APCE llegó a la conclusión de que «el manejo de la pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los organismos de salud de la UE y los gobiernos nacionales dio lugar a un ‘despilfarro de grandes sumas de dinero público, y a temores y miedos injustificados sobre los riesgos para la salud a los que se enfrenta el público europeo’» [17].

Concretamente, la APCE concluyó que había «pruebas abrumadoras de que la OMS había sobrestimado enormemente la gravedad de la pandemia» y que la industria farmacéutica había influido en la toma de decisiones de la organización.

Una investigación conjunta del British Medical Journal y la Oficina de Periodismo de Investigación (BIJ) también puso de manifiesto graves conflictos de intereses entre la OMS -que promovía el programa mundial de vacunación- y las empresas farmacéuticas que crearon esas vacunas [18] :

«Estas vacunas resultaron ser completamente innecesarias porque la gripe porcina acabó siendo una gripe leve y nunca se convirtió en la horrible plaga en la que la industria farmacéutica y sus universidades afiliadas seguían anunciando que se convertiría, con la certeza de que se producirían millones de muertes, si la gente no se vacunaba.

Estas vacunas también provocaron graves problemas de salud: unos 700 niños en Europa cayeron enfermos incurables de narcolepsia y ahora están gravemente discapacitados para siempre. Las vacunas compradas con el dinero de millones de contribuyentes tuvieron que ser destruidas, gastando todavía más dinero de los contribuyentes».

El virólogo responsable de las órdenes de cierre de Alemania

Uno de los personajes que desató el pánico en 2009 con sus profecías de día del juicio final fue el virólogo alemán Christian Drosten, director del Instituto de Virología del Centro Médico de la Universidad de Bonn, más conocido por haber desarrollado la primera prueba de diagnóstico del SRAS en 2003. También desarrolló una prueba de diagnóstico para la gripe porcina [19].

Drosten habló en el congreso de la CDU de 2019 sobre la salud mundial y, según Fuellmich, cuando llegó el momento de decidir una respuesta para COVID-19, el Gobierno alemán se basó únicamente en la opinión de Drosten. 

«En una escandalosa violación del principio universalmente aceptado de audiator at ultra parse, lo que significa que uno también debe escuchar a la otra parte, la única persona a la que escucharon fue el Sr. Drosten, es decir, la misma persona cuyo horrible pronóstico de pánico había demostrado ser catastróficamente falso 12 años antes«, dice Fuellmich.

Mientras tanto, muchos «científicos de gran renombre» pintaron un cuadro completamente diferente de la pandemia de COVID-19. Entre ellos, el profesor John Ioannidis de la Universidad de Stanford en California; el profesor Michael Levitt, biofísico de la Universidad de Stanford y ganador del premio Nobel de química; los profesores alemanes Karin Mulling, Sucharit Bhakdi, Knut Wittkowski y Stefan Homburg.

El Dr. Mike Yeadon, ex vicepresidente y director científico de Pfizer, también está en esta lista. Yeadon recientemente declaró que «no hay ninguna ciencia que sugiera que debe ocurrir una segunda ola» y que los resultados falsos positivos de pruebas de PCR poco fiables se están utilizando para «fabricar una ‘segunda ola’ basada en ‘nuevos casos’» [20].

«Éstos científicos asumieron, y todavía asumen, que no había ninguna enfermedad que fuera más allá de la gravedad de la gripe estacional; que la población ya había adquirido inmunidad cruzada o de células T contra este supuesto nuevo virus; y que por lo tanto no había razón para ninguna medida especial y ciertamente no para las vacunaciones«, dice Fuellmich.

También cita [21] de un documento científico publicado en septiembre de 2020 por Yeadon y sus colegas, en el que afirman:

«Estamos basando nuestra política gubernamental, nuestra política económica y la política de restricción de los derechos fundamentales presumiblemente en datos y supuestos completamente erróneos sobre el coronavirus. Si no fuera por los resultados de las pruebas que constantemente aparecen en los medios, la pandemia habría terminado, porque en realidad no pasó nada«.

Análisis de la situación

Comentando «la situación actual y real en cuanto al peligro del virus; la completa inutilidad de las pruebas de PCR para la detección de infecciones; y los bloqueos basados en infecciones inexistentes«, Fuellmich afirma:

«Sabemos que los sistemas de atención médica nunca estuvieron en peligro de verse abrumados por el COVID-19. Por el contrario, muchos hospitales permanecen vacíos hasta el día de hoy y algunos están ahora enfrentando la bancarrota. El buque hospital Comfort, que ancló en Nueva York en aquel momento, y que podría haber albergado a mil pacientes, nunca albergó a más de unos 20 pacientes.

En ningún lugar hubo un exceso de mortalidad. Los estudios realizados por el profesor Ioannidis y otros han demostrado que la mortalidad de la corona es equivalente a la de la gripe estacional; incluso las imágenes de Bérgamo y Nueva York que se utilizaron para demostrar al mundo que el pánico estaba en orden resultaron ser deliberadamente engañosas.

Entonces, se filtró el llamado «estudio del pánico», que fue escrito por el Departamento del Interior alemán. Su contenido clasificado muestra más allá de toda duda que en realidad la población fue deliberadamente llevada al pánico por los políticos y los medios de comunicación. 

Las declaraciones irresponsables del jefe del RKI, recuerdan al CDC, el Sr. Wieler, quien repetida y excitadamente anunció que las medidas sobre el virus de la corona debían ser seguidas incondicionalmente por la población, sin que ésta hiciera ninguna pregunta, muestran que siguió el guión al pie de la letra.

En sus declaraciones públicas no dejó de anunciar que la situación era muy grave y amenazadora, aunque las cifras recopiladas por su propio instituto demostraban exactamente lo contrario. Entre otras cosas, el «estudio de pánico» pide que se haga sentir a los niños responsables, y cito, «de la dolorosa y torturada muerte de sus padres y abuelos si no siguen las reglas del virus de la corona«.

Fuellmich continúa citando datos que muestran que en Bergamo, Italia, el 94% de las muertes no fueron el resultado de la propagación salvaje de la infección por COVID-19, sino más bien la consecuencia de la decisión del gobierno de trasladar a los pacientes enfermos de los hospitales a las residencias de ancianos, donde propagan la infección – resfriados, gripe y SARS-CoV-2 – entre los ancianos y débiles.

Esto también fue hecho por el Gobernador de Nueva York Andrew Cuomo [22] , en violación directa de las directrices federales [23] , así como en Minnesota, Ohio [24] , Pensilvania, Nueva Jersey, Michigan y California [25] . Fuellmich también señala la negligencia rutinaria que se produjo en algunos hospitales de Nueva York, donde todos los presuntos pacientes con COVID-19 fueron sometidos a ventilación mecánica, lo que resultó ser una sentencia de muerte.

«Una vez más, para aclarar, COVID-19 … es una enfermedad peligrosa, al igual que la gripe estacional es una enfermedad peligrosa, y por supuesto COVID-19, al igual que la gripe estacional, a veces puede tener un curso clínico severo y a veces mata a los pacientes«, dice Fuellmich.

«Sin embargo, como han demostrado las autopsias realizadas en Alemania, en particular por el científico forense Profesor Klaus Püschel en Hamburgo, las muertes que examinó habían sido causadas casi todas por graves condiciones preexistentes y casi todas las personas que habían muerto, habían muerto a una edad muy avanzada, al igual que en Italia, lo que significa que habían vivido más allá de su esperanza de vida media.

En este contexto, cabe mencionar también lo siguiente: el RKI alemán, que también es el equivalente del CDC, había recomendado inicialmente, curiosamente, que no se realizara ninguna autopsia y hay numerosos informes creíbles de que se pagó dinero a médicos y hospitales de todo el mundo por declarar a un fallecido víctima de COVID-19, en lugar de anotar la verdadera causa de la muerte en el certificado de defunción, por ejemplo un ataque cardíaco o una herida de bala.

Sin las autopsias, nunca sabríamos que la abrumadora mayoría de las presuntas víctimas de COVID-19 habían muerto de enfermedades completamente diferentes, pero no de COVID-19«.

Los bloqueos fueron y son innecesarios

Según el testimonio experto recogido hasta ahora por Fuellmich y sus colegas, los cierres fueron innecesarios, y cualquier afirmación en sentido contrario es errónea. Las tres razones para esto son:

Los cierres se impusieron en un momento en que el virus ya estaba en retroceso y las tasas de infección estaban empezando a disminuir

Las pruebas científicas demuestran que la mayoría de las personas ya tienen incorporada una protección contra el virus debido a la inmunidad de reacción cruzada de las células T por exposición a los virus del resfriado y la gripe [26,27,28,29,30,31,32,33,34,35]

La prueba de PCR -que se está utilizando como indicador de las tasas de infección y como justificación de las medidas restrictivas- «no da ninguna indicación de una infección con ningún virus, y mucho menos de una infección con el SARS-CoV-2«.

A los políticos, que le creen a esos corruptos, estos hechos se ofrecen como un salvavidas, que podría ayudarles a reajustar su curso de acción y comenzar la tan esperada discusión científica pública, en lugar de hundirse junto a esos charlatanes y criminales. ~ Dr. Reiner Fuellmich

El fraude de la prueba PCR

En primer lugar, la prueba de PCR no ha sido aprobada para fines de diagnóstico. Su inventor, Kary Mullis, ha insistido repetidamente, aunque sin éxito, en que esta prueba no debe utilizarse como herramienta de diagnóstico. Como ha señalado Fuellmich:

«[Las pruebas de PCR] son incapaces de diagnosticar cualquier enfermedad … Un resultado positivo de la prueba PCR no significa que haya una infección. Si alguien da positivo, no significa que esté infectado con nada, y mucho menos con el contagioso virus del SARS-CoV-2. Incluso el CDC de los Estados Unidos … está de acuerdo con esto y cito directamente de la página 38 de una de sus publicaciones sobre el coronavirus y las pruebas de PCR de fecha 13 de julio 2020 [36]

La detección de ARN viral puede no indicar la presencia de un virus infeccioso o que 2019-nCoV es el agente causante de los síntomas clínicos.

La realización de esta prueba no se ha establecido para el seguimiento del tratamiento de la infección por 2019-nCoV.

Esta prueba no puede descartar enfermedades causadas por otros patógenos bacterianos o virales.

Los hisopos de PCR toman una o dos secuencias de una molécula que son invisibles para el ojo humano y por lo tanto necesitan ser amplificados en muchos ciclos para hacerla visible. Todo lo que supera los 35 ciclos es… considerado completamente poco fiable y científicamente injustificable.

Sin embargo, la prueba Drosten, así como las pruebas recomendadas por la OMS … se establecen en 45 ciclos. ¿Puede eso ser debido al deseo de producir tantos resultados positivos como sea posible y así proporcionar la base para la falsa suposición de que un gran número de infecciones han sido detectadas?«

Igualmente importante es el hecho de que las pruebas de PCR no pueden distinguir entre los virus inactivos y los «vivos» o reproductivos. Como resultado, pueden recoger restos muertos o partículas virales inactivas que no suponen ningún riesgo para el paciente y los demás. Además, la prueba puede detectar la presencia de otros coronavirus, por lo que un resultado positivo puede indicar simplemente que se ha recuperado de un resfriado común en el pasado.

«Incluso el propio Drosten declaró en una entrevista con una revista de negocios alemana en 2014 … que estas pruebas de PCR son tan altamente sensibles que incluso las personas muy sanas y no infecciosas pueden dar positivo«, señala Fuellmich.

«En mi opinión, es completamente inverosímil que [Drosten] olvidara en 2020 lo que sabía sobre las pruebas de PCR y se lo dijera a la revista de negocios en 2014. En resumen, esta prueba no puede detectar ninguna infección, contrariamente a todas las falsas afirmaciones que afirman que sí puede.

Una infección, la llamada infección caliente, requiere que el virus… penetre en las células, se replique allí y cause síntomas como dolores de cabeza o dolor de garganta. Sólo entonces una persona está realmente infectada, en el sentido de una infección caliente; porque sólo entonces una persona es contagiosa, es decir, capaz de infectar a otros.

Hasta entonces es completamente inofensivo tanto para el huésped como para todas las demás personas con las que el huésped entra en contacto… Varios científicos muy respetados en todo el mundo asumen que nunca ha habido una pandemia de corona, sino sólo una pandemia de prueba de PCR…

El Dr. Yeadon, de acuerdo con los profesores de inmunología, Camera de Alemania, Capel de los Países Bajos y Cahill de Irlanda, así como un microbiólogo, el Dr. Harvey de Austria, todos los cuales testificaron ante el comité alemán extraparlamentario, señala explícitamente que una prueba positiva no significa que se haya encontrado un virus intacto«.

En el artículo [37] del 20 de septiembre de 2020 «Mentiras, Malditas Mentiras y Estadísticas de Salud – El Peligro Mortal de los Falsos Positivos», Yeadon detalla los problemas de basar nuestra respuesta a la pandemia en pruebas PCR positivas.

En resumen, la prueba PCR simplemente mide la presencia de secuencias parciales de ADN presentes en un virus, pero no puede decirnos si ese virus está activo o inactivo. Lo más probable es que, si no tiene síntomas, un resultado positivo significa que ha detectado ADN viral inactivo en su cuerpo. Esto también significaría que no es contagioso.

Daños colaterales

Si bien las estadísticas de mortalidad durante la pandemia se han mantenido dentro de las normas de un año determinado [38, 39], lo que significa que la pandemia no ha dado lugar a un número excesivo de muertes o a un número de fallecimientos superior al normal, el daño colateral de las medidas de respuesta a la pandemia es casi incalculable. La salud pública, tanto física como mental, así como la economía mundial, han sufrido tremendos golpes.

Fuellmich cita otro documento filtrado, escrito por un funcionario alemán del Departamento del Interior, denominado «el documento de la falsa alarma » [40,41], en el que se llega a la conclusión de que no hay pruebas que indiquen que el SARS-CoV-2 plantee un grave riesgo para la salud de la población, por lo menos el peligro no es mayor que el de muchos otros virus, mientras que las medidas pandémicas tienen consecuencias «múltiples» y «graves».

«Esto, concluye, dará lugar a muy altas demandas por daños y perjuicios, de las que el gobierno será responsable. Esto se ha convertido ahora en realidad, pero el autor del documento fue suspendido«, dice Fuellmich.

«Cada vez más científicos, pero también abogados, reconocen que como resultado del deliberado pánico y de las medidas de corona permitidas por este pánico, la democracia está en gran peligro de ser reemplazada por modelos totalitarios fascistas …

Según los psicólogos y psicoterapeutas que testificaron ante el comité de la corona, los niños están traumatizados en masa, con las peores consecuencias psicológicas que cabe esperar a medio y largo plazo.

Sólo en Alemania, se espera que en otoño se produzcan entre 500.000 y 800.000 quiebras que afectarán a las pequeñas y medianas empresas, que constituyen la columna vertebral de la economía. Esto se traducirá en pérdidas fiscales incalculables y en transferencias monetarias incalculables y a largo plazo de la seguridad social para, entre otras cosas, los subsidios de desempleo«.

Consecuencias jurídicas

Para terminar, Fuellmich revisa las consecuencias legales que se están llevando a cabo actualmente. Esto incluye el análisis de la constitucionalidad de las medidas. Observa:

«Muy recientemente, un juez, Torsten Schleife … declaró públicamente que la judicatura alemana, al igual que el público en general, ha sido tan presa del pánico que ya no es capaz de administrar la justicia adecuadamente. Dice que los tribunales de justicia, y cito:

«han hecho un gesto demasiado rápido con medidas coercitivas que para millones de personas en toda Alemania representan suspensiones masivas de sus derechos constitucionales. Señala que los ciudadanos alemanes, de nuevo cito:

«Están experimentando actualmente la más grave invasión de sus derechos constitucionales desde la fundación de la República Federal de Alemania en 1949. Para contener la pandemia del virus corona, los gobiernos federal y estatales han intervenido», dice, «masivamente y en parte amenazando la existencia misma del país, ya que ella está garantizada por los derechos constitucionales del pueblo«.

Luego están los temas del fraude, la imposición intencional de daños y los crímenes contra la humanidad. Según Fuellmich, hay pruebas que demuestran que se han difundido deliberadamente una serie de falsedades y tergiversaciones de los hechos, de modo que, según las normas del derecho penal, «sólo puede evaluarse como fraude» y «según las normas del derecho civil de responsabilidad civil, esto se traduce en la imposición intencionada de daños«.

«El profesor alemán de derecho civil, Martin Schwab, apoya este hallazgo en entrevistas públicas en una amplia opinión jurídica de unas 180 páginas. Se ha familiarizado con el tema como ningún otro erudito jurídico lo ha hecho hasta ahora y, en particular, ha proporcionado un relato detallado del completo fracaso de los principales medios de comunicación para informar sobre los verdaderos hechos de esta llamada pandemia«, dice Fuellmich.

«Según las normas del derecho civil de responsabilidad civil, todos aquellos que han sido perjudicados por estas pruebas de PCR, los cierres inducidos por las pruebas de PCR tienen derecho a recibir una compensación completa por sus pérdidas. En particular, existe el deber de indemnizar, es decir, el deber de pagar daños y perjuicios, por el lucro cesante sufrido por las empresas y los trabajadores autónomos como consecuencia del cierre, y otras medidas.

Sin embargo, mientras tanto, las medidas anticorona han causado y siguen causando un daño tan devastador a la salud y la economía de la población mundial que los delitos cometidos por los Sres. Drosten, Wieler y la OMS deben calificarse jurídicamente como verdaderos crímenes de lesa humanidad, tal como se definen en la Sección 7 del Código Penal Internacional«.

Para abordar estas quejas, el Comité Alemán de Investigación Extraparlamentaria sobre el Virus de la Corona está dispuesto a presentar una demanda colectiva -un recurso legal disponible en los EE.UU. y Canadá- contra los responsables.

«Debe destacarse que nadie debe unirse a la demanda colectiva, pero todas las partes perjudicadas pueden unirse a la demanda colectiva«, explica Fuellmich. «La ventaja de la acción de clase es que sólo se necesita un juicio, a saber, para tratar la reclamación de un demandante representativo que se vea afectado de una manera que se considere típica de todos los demás miembros de la clase«.

Una demanda de este tipo también abriría la puerta al descubrimiento previo al juicio, que requiere que se presenten todas las pruebas pertinentes a la otra parte. La destrucción o la retención de pruebas tiene consecuencias graves, ya que «la parte que retiene o … destruye las pruebas pierde el caso con arreglo a estas normas de pruebas«.

En Alemania, un grupo de abogados especializados en responsabilidad civil ya ha iniciado el proceso de difusión de información y formas jurídicas, y de estimación de los daños entre los demandantes alemanes. Fuellmich concluye su anuncio explicando cómo procederá la demanda a partir de aquí:

«Inicialmente, este grupo de abogados había considerado recoger y gestionar también las reclamaciones por daños y perjuicios de otros demandantes no alemanes, pero esto resultó ser inmanejable.

Sin embargo, a través de una red internacional de abogados, cada vez más amplia, el grupo de abogados alemanes proporciona a todos sus colegas, en todos los demás países, de forma gratuita, toda la información pertinente, incluidos los dictámenes y testimonios de expertos que demuestran que las pruebas de PCR no pueden detectar infecciones y también les proporcionan toda la información pertinente sobre cómo pueden preparar y agrupar las demandas por daños y perjuicios de sus clientes para que ellos también puedan hacer valer las demandas por daños y perjuicios de sus clientes, ya sea en sus países de origen, en los tribunales o en el marco de la demanda colectiva, como se ha explicado anteriormente …

A los políticos, que creen a esos corruptos, estos hechos se ofrecen como un salvavidas, que puede ayudarles a reajustar su curso de acción y comenzar la tan esperada discusión científica pública y no hundirse con esos charlatanes y criminales«.

Referencias

Publicado originalmente en https://articles.mercola.com/sites/articles/archive/2020/10/17/coronavirus-fraud-biggest-crime-against-humanity.aspx

Compartir