CONTRARRELATO

Publicado originalmente en The Last Refuge

No se trata de una simple locura científica, sino que parece ser algo muy intencional y hecho a propósito.

Las pruebas de las vacunas de Moderna y Pfizer se realizaron, como es habitual, con un grupo de control; un grupo dentro del ensayo al que se le administró un placebo y no la vacuna de prueba. Sin embargo, durante el ensayo -y después de que las vacunas no probadas recibieran la autorización de uso de emergencia- las empresas fabricantes de vacunas que lo llevaban a cabo decidieron romper el protocolo, y revelar al grupo de control que no estaba vacunado. Casi todo el grupo de control decidió recibir entonces la vacuna.

Disolver a propósito el grupo de placebo viola el propósito científico de probar si la vacuna tiene alguna eficacia; algún beneficio real y/o problemas de seguridad. Sin un grupo de control, no hay nada con lo que comparar al grupo vacunado. Según NPR, los médicos perdieron el grupo de control en el ensayo clínico del condado de Johnson (Lexena, Kansas) a propósito:

(Vía NPR) […] «El Dr. Carlos Fierro, que dirige el estudio allí, dice que cada participante fue llamado de nuevo después de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizara la vacuna.

«Durante esa visita discutimos las opciones, que incluían permanecer en el estudio sin la vacuna», dice, «y sorprendentemente hubo personas -un par de personas- que eligieron eso«.

Sospecha que esas personas se asustaron por los rumores sobre la vacuna. Pero todos los demás que recibieron la inyección de placebo siguieron adelante y se pusieron la vacuna real. Así que ahora Fierro no tiene prácticamente ningún grupo de comparación para el estudio en curso. «Es una pérdida desde el punto de vista científico, pero dadas las circunstancias creo que es lo correcto«, dice.

A las personas que se apuntaron a estos estudios no se les prometió un trato especial, pero una vez que la FDA autorizó las vacunas, sus promotores decidieron ofrecer las inyecciones.

Para que quede claro, la autorización final de la FDA y la aprobación de las vacunas se basan en el resultado de estos ensayos. Como se indica en el ejemplo anterior, el grupo de control se perdió intencionadamente bajo los auspicios de «lo correcto», por lo que no hay forma de medir la eficacia, efectividad o seguridad de la propia vacuna.

No queda nadie dentro del grupo de control, con un valor estadístico válido, como para que se pueda obtener una comparación adecuada de los resultados de los vacunados -vs- no vacunados.

¡¡¡Whisky – Tango – Foxtrot !!! Esto es una locura.

Ese artículo de la NPR es uno de los que hay que marcar cuando la gente empieza a afirmar que la vacuna es efectiva.

¿Cómo se puede considerar que la vacuna sea efectiva cuando no hay un grupo de personas no vacunadas con las que comparar los resultados?

Por favor, todo el sistema de salud está operando en una mentalidad de colmena masiva donde la ciencia, y el método científico, se tira por la ventana en favor de los resultados ideológicos y las profecías autocumplidas. El hecho de que los investigadores y los médicos, pagos por las compañías farmacéuticas que tienen un interés financiero en el resultado de la vacuna, perdieran el grupo de control a propósito, es alarmante.

Por supuesto, Big Pharma promoverá la vacuna como beneficiosa, y los medios de comunicación controlados promoverán ese mensaje con una desconexión completa de los detalles del ensayo clínico, y la FDA concederá la aprobación sobre los resultados que fueron construidos intencionalmente para producir sólo un resultado.

Locura…. Todo es una locura.

Compartir