ENTREVISTA

En la siguiente entrevista con el filósofo ruso Alexander Dugin el 2 de enero de 2021, realizada para la revista alemana Deutsche Stimme («Voz alemana»), discutimos la nueva estrategia globalista llamada The Great Reset (“el gran reinicio”). Dado que ella está incrustada en el marco político del liberalismo, también discutimos su marco filosófico, así como la ontología orientada a objetos y las últimas teorías filosóficas del profesor Dugin sobre el sujeto radical.

Por Deutsche Stimme

Deutsche Stimme: Estimado profesor Dugin. La élite mundial está discutiendo una estrategia llamada «El Gran Reinicio», que exige un reinicio del capitalismo y el sistema posliberal después de su fracaso durante la crisis del coronavirus. Para ello, el capitalismo se volvería más sostenible para mantener viva la Sociedad Abierta (Open Society), pero también más represivo, para ganar aún más control sobre la vida cotidiana e instalar un sistema de vigilancia masiva. ¿Qué opina de este nuevo proyecto, que pretende salvar el globalismo?

Alexander Dugin: Creo que esta no es precisamente una nueva estrategia, sino un nuevo término de los globalistas. En la historia de la globalización, el término reinicio es un concepto muy interesante. El contenido es el mismo que tenía el Nuevo Orden Mundial, la globalización, Un Mundo (One World), Fin de la Historia: la promoción de valores ultraliberales. El contenido del Gran Reinicio no difiere demasiado del contenido de la globalización, pero debemos entender que la globalización no es solo un proceso tecnológico, geopolítico o político, sino también un proceso ideológico que une diferentes niveles. Por ejemplo, esto significa que todos los países y todas las sociedades se transforman en Occidente. Eso es muy importante.

La occidentalización fue una gran parte de esta globalización, porque es una proyección de los valores occidentales y la sociedad occidental sobre toda la humanidad. Entonces, en la globalización, se toma a Occidente como ejemplo. El segundo nivel de globalización es una proyección de la modernización a la manera occidental. Eso significa que es una versión cada vez más actualizada de los valores occidentales, no los mismos valores occidentales que eran ayer. Este es un proceso continuo de una transformación especial, un cambio de los valores y paradigmas occidentales. Y esto es importante: es un proceso doble para actualizar el propio Occidente, y proyectar una versión actualizada. Esta es una especie de combinación posmoderna de Occidente y modernidad.

La modernización no solo debe aplicarse a sociedades no occidentales, sino que la modernización también es un proceso interno en Occidente. Entonces, la globalización es también modernización. El siguiente nivel debería ser un cambio ideológico dentro de la globalización liberal, porque el liberalismo también es un proceso. No es solo la creencia en algo eternamente estable, sino la idea de liberar al individuo de todas las formas de identidad colectiva.

DS: ¿De qué debe liberarse el individuo?

Dugin: Ese es un proceso histórico. Comenzó con la liberación de la Iglesia Católica. Después de eso, fue la liberación de los estamentos y de la pertenencia a alguna sociedad de la Edad Media, y después de eso fue la liberación del Estado-nación y de todo tipo de identidades colectivas artificiales en el siglo XX. Y después de la derrota del nazismo y el comunismo siguió el siguiente paso: la liberación del hombre de la identidad colectiva de género. Esa fue la marca de la transición a un nuevo tipo de liberalismo. Entonces, la política de género es esencial. No es solo algo secundario, es algo esencialmente incrustado en esta lógica de desarrollo del liberalismo.

De modo que el globalismo se asocia de forma esencial y natural con la política de género. Eso es sumamente importante. Eso es parte de esta modernización de la propia sociedad liberal. Y el siguiente punto es el intercambio de la identidad colectiva humana con la identidad colectiva poshumana. Esa es la agenda política para mañana que comienza hoy; esa es la lógica principal de la globalización; eso no es solo la apertura de las fronteras. Se trata de un proceso de globalización muy profundo y de múltiples niveles.

DS: Pero, ¿qué tiene de nuevo la idea del Gran Reinicio?

Dugin: Nuevo es el hecho de que las etapas anteriores crearon oposiciones de diferentes tipos en las sociedades no occidentales, especialmente en las sociedades no demasiado occidentales ni demasiado modernizadas de Rusia y China. Algunos aspectos de las características conservadoras de estas sociedades reaccionaron contra la globalización, y la defensa de su soberanía indica que la gran potencia nuclear Rusia y la gran potencia económica China se han convertido en obstáculos en este proceso. Al mismo tiempo, aparecieron civilizaciones que han intentado reaccionar contra la imposición de valores liberales, modernistas y posmodernistas. Esa fue una reacción orgánica y natural de la civilización contra esta agenda ideológica.

Al mismo tiempo, hubo algunos errores económicos y derrotas estratégicas en geopolítica, como en la creación del proyecto «Gran Medio Oriente» y la promoción de revoluciones de color en el mundo árabe, que no arrojaron los resultados exitosos que esperaban los globalistas. Así que esa fue una cadena de fracasos, fracaso tras fracaso, y el último fracaso fue la aparición de Trump.

Entonces esa fue la revuelta de la sociedad estadounidense que rechazó esta agenda. Por ejemplo, expresaron su voluntad de quedarse con la versión de ayer de la modernidad, del liberalismo, de la democracia. Rechazaron el proceso de modernización y actualización en curso. Así que fue una especie de desafío desde dentro, no de Putin, no del surgimiento del populismo en Europa, sino de una especie de división en la propia sociedad estadounidense.

Todo eso puso a los globalistas en una posición muy especial. Intentaron promover su agenda, que se basaba en la liberación del individuo de todo tipo de identidad colectiva. Todavía querían proyectar la occidentalización; todavía querían lograr una modernización cada vez más fuerte y así lograr la destrucción de todo tipo de identidad en Occidente. Pero encontraron tantos obstáculos que no pudieron proceder de manera normal, por lo que es una especie de señal de emergencia que se disparó porque hubo una acumulación de poderes alternativos y actores de diferentes estratos: civilizatorios, así como soberanos, ideológicos, culturales, geopolíticos, económicos, pero también políticos, que crearon una especie de frente representado por Trump, Putin, el creciente Islam, Irán, China y de manera económica la Iniciativa de la Franja y la Ruta (Belt and Road Initiative), la ola de populismo en Europa, una especie de de escisión dentro de la OTAN, provocada por la política independiente y soberana de Erdogan.

Todo se salió de control. Y hubo una especie de crecimiento de todos estos obstáculos en el camino hacia la globalización. Entonces, eso fue un desastre, una catástrofe en el transcurso de las dos últimas décadas, a partir del 2000. Esto llevó al fin del momento unipolar y a una creciente derrota. Los globalistas perdieron sus posiciones en todas partes, en todos los campos, y el golpe final lo dio Trump. Entonces, el pueblo estadounidense se unió a esta batalla contra la agenda global.

DS: Entonces, ¿Donald Trump fue un desastre desde el punto de vista de los globalistas?

Dugin: Sí. Ahora están en una posición crítica. Cuando hablan de reinicio, eso significa el regreso drástico y violento a la continuación de su agenda. Pero no es, como parece, una especie de proceso natural de desarrollo del progreso. Todo parecía casi concedido hace veinte años, y ahora tienen que luchar por cada elemento de esta estrategia porque en todas partes encuentran una resistencia creciente. Entonces, los globalistas ya no pueden implementar su estrategia con los mismos medios y los mismos métodos. Y con eso quieren decir tres palabras: “Build Back Better” (“Reconstruir mejor”). Es una especie de eslogan, una palabra clave. Reconstruir, volver a antes del momento antiglobalista, volver a los noventas y estar en una mejor posición que en ese entonces.

DS: ¿Entonces quieren retroceder en el tiempo para corregir los errores cometidos en el camino hacia el Nuevo Orden Mundial?

Dugin: Sí. Es una especie de llamado a las armas para movilizar todas las fuerzas globalistas para ganar la última batalla en todos los frentes, para abrirse paso en todas partes. Derrotar a Trump es el primer objetivo. ¡Quieren destruir a Putin, matar a Xi Jinping, cambiar el gobierno en Irán, envenenar a Erdogan, desacreditar todas las variedades del populismo europeo, acabar con la resistencia islámica, destruir todas las tendencias antiglobalistas en América Latina! No de forma pacífica, sino atacando con medios totalitarios.

Entonces, el Reinicio como concepto tiene el mismo contenido, pero presupone herramientas totalmente nuevas para implementar la agenda, y creo que las herramientas ahora son abiertamente totalitarias. Intentan imponer censura, intentan imponer presión política, medidas policiales concretas contra todos los que están del otro lado. El Gran Reinicio es la continuación (una especie de continuación desesperada) de la fallida estrategia globalista contra toda esta acumulación de obstáculos. Ellos no pudieron aceptar su fracaso. Es la agonía de un dragón herido que va a morir, pero aún puede matar porque todavía está vivo. BBB –Build Back Better– ese es el último grito del dragón. “Mata a todos los enemigos de la Sociedad Abierta. Los enemigos de la Sociedad Abierta deben ser asesinados, torturados si ganan mediante el proceso democrático. Deberíamos abolir la democracia”, ruge este dragón. “Destruye todos los obstáculos. Humanidad, destruyámosla. Pon el veneno en las vacunas. ¡Vamos a hacerlo!» Ese es el tipo de lucha escatológica: la última batalla de la globalización.

Y ahora vemos que utilizan en el Gran Reinicio todos los medios impensables en la etapa anterior. Entonces, para finalmente responder a la pregunta «¿Qué es el Gran Reinicio?» – no es nada nuevo. Es la misma agenda de globalización, la misma ideología, los mismos valores, el mismo proceso, pero con medios totalmente nuevos. Ahora es clara y abiertamente totalitario. Censura, represión política, asesinatos, combates, demonización del enemigo, denunciando a todos los que están en contra de eso como fascistas, como maníacos, como terroristas y tratar con ellos precisamente de esa manera.

En primer lugar, ven a todos sus enemigos como fascistas. Después de eso, comienzan a matarlos porque son fascistas. Nadie investiga nada. Eso es solo bolchevismo, como en la Revolución Bolchevique o en la Revolución Francesa. Todo el que sea declarado enemigo de la revolución debe ser exterminado. Entonces eso es exterminio, y vemos en los Estados Unidos de América las primeras etapas de este Gran Reinicio. “¿Los globalistas han perdido las elecciones? ¡Destruyamos las elecciones! ¡Mata a todos los manifestantes! ¡Veamos a todos esos millones de personas que se manifiestan como una pequeña multitud de maníacos y fascistas!” Así que destruyen todo tipo de controles de la realidad. No más verificaciones de la realidad. ¡Bienvenidos al totalitarismo del Gran Reinicio!

DS: Durante las protestas en el Capitolio en Washington, usted usó el término “Gran Despertar” (“Great Awakening”) como antítesis del Gran Reinicio. ¿Qué quieres decir con eso?

Dugin: El Gran Despertar es un término utilizado espontáneamente por los manifestantes estadounidenses, con Alex Jones y todos los demás. Ese fue un concepto que nació recientemente, cuando el pueblo estadounidense se volvió más consciente de la verdadera naturaleza demoníaca de los globalistas. Eso concierne en primer lugar a los estadounidenses que tenían la ilusión de que todo iba más o menos bien, y que los demócratas y los republicanos dentro de Estados Unidos representaban dos alas de la misma democracia liberal. El Gran Despertar para ellos fue el descubrimiento de que detrás de la máscara del Partido Demócrata había algo totalmente diferente: una especie de golpe de Estado orquestado por globalistas, maníacos y terroristas.

Están dispuestos a aplicar todo tipo de medidas totalitarias contra el pueblo estadounidense. Eso había sido inconcebible e imposible antes. Comenzó con Trump durante los cuatro años de su presidencia y culminó con el fraude electoral: la elección robada, que fue una imagen clara de lo que es el Gran Despertar. Es la comprensión de la naturaleza real del Reinicio, de los globalistas. El pueblo estadounidense estaba escondido dentro del sistema estadounidense, y ahora hay dos cosas completamente diferentes: la población estadounidense (trumpistas, o estadounidenses normales) y Estados Unidos globalista. Y esa es exactamente la línea divisoria entre el Gran Reinicio y el Gran Despertar.

DS: ¿El Gran Despertar solo tiene significado para los patriotas estadounidenses o también para nosotros?

Dugin: Si bien se trata principalmente de patriotas estadounidenses en la ola de crecientes protestas en los Estados Unidos, podríamos comparar el significado universal del Gran Reinicio con un posible significado universal del Gran Despertar, porque el Gran Reinicio es el resumen de muchas tendencias de civilización que se habían preparado en siglos anteriores. No es solo la mala voluntad de algún grupo de idiotas, no, es la acumulación de resultados negativos y etapas de la modernidad. Esa es la negación de la naturaleza humana: la creación de herramientas técnicas que, paso a paso, se convierten en maestros y dejan de ser herramientas. Entonces, cuando la herramienta se convierte en el maestro, eso cambia todo; ese es el momento de la singularidad, esta alienación y la pérdida de las identidades humanas paso a paso, comenzando por la identidad religiosa, con este nominalismo en marcha, que pretende destruir todo tipo de identidad colectiva. Ahora se acerca a la pérdida de la identidad humana. Todavía se le permite ser humano; es opcional. Mañana, ser humano significará lo mismo que ser trumpista o fascista, etc. Este es un proceso muy serio, y ese es el Gran Reinicio.

El Gran Despertar debería ser tan universal como lo es el Gran Reinicio. No debería ser solo una reacción del pueblo estadounidense, finalmente comprender la identidad cultural de las élites demócratas gobernantes y los globalistas en su país, porque si el contenido del Gran Reinicio es tan rico en significado, si está inscrito en lo que Heidegger lo llama Seinsgeschichte, y el destino de la historia –el aspecto ontológico de la historia– el Gran Despertar debería ser una alternativa. Pero debería estar al mismo nivel y no superficial. Nos ataca algo que es la globalización, y el globalismo con algo que es metafísicamente muy profundo. Es técnico, que es liberal, que es lo moderno y lo posmoderno. Hay una filosofía detrás de los globalistas, y para luchar contra esta filosofía, que casi se cumple a escala global, pero que experimenta cada vez más problemas y fracasos, necesitamos capitalizar la alternativa. Por ejemplo, necesitamos revisar las relaciones de Occidente con Oriente, o de Occidente con el resto. Necesitamos consolidar el resto, de Asia a Europa, contra el dominio de este Occidente único. Será el paso de la unipolaridad a la multipolaridad, y Occidente debería encontrar su lugar dentro de esta estructura multipolar.

Necesitamos destruir esta actitud eurocéntrica/centrada en Occidente. Necesitamos aceptar la pluralidad de civilizaciones, y esa será una de las muchas características del Gran Despertar. En segundo lugar, debemos revisar la geopolítica. Necesitamos elaborar una geopolítica multipolar. No solo el poder marítimo occidental contra el poder terrestre oriental, sino que también debemos identificar el poder marítimo y el poder terrestre en Occidente. Los Estados Unidos de América son un claro ejemplo de esta nueva geopolítica. Cuando existe el poder terrestre representado por los estados rojos y por los republicanos trumpistas, hay zonas costeras que representan el poder marítimo. Eso es un cambio completo de visión geopolítica. Más que eso, no solo necesitamos luchar contra la política de género o la deshumanización, el poshumanismo o el posmodernismo. Necesitamos revisar, volver a lo que hemos perdido al comienzo de la modernidad. Necesitamos el reapropiarnos del tesoro filosófico de aquellos autores y filósofos y metafísicos y escuelas de pensamiento que hemos abandonado y dejamos atrás en la modernidad. Creo que esto también es una característica del Gran Despertar: el regreso a Platón; el regreso a la Antigüedad; el regreso a la Edad Media; el regreso a Aristóteles; el regreso al cristianismo; el regreso a las religiones tradicionales – todas las religiones tradicionales. Eso es tradicionalismo.

El Gran Despertar debería ser también una comprensión de lo que perdimos con la modernidad. Por lo tanto, no debería ser solo una continuación de la modernidad o la posmodernidad. Debería ser una revisión de la modernidad, una revisión crítica desde la izquierda y desde la derecha. Necesitamos una revisión completa de la propia modernidad. El Gran Despertar es una especie de programa filosófico y metafísico, un manifiesto que trata del Gran Reinicio como un mal absoluto. Es una cristalización de valor opuesto. No es solo una defensa de los republicanos contra los demócratas en Estados Unidos. Es un concepto mucho más profundo, y creo que ahora tenemos el desafío de crear el frente global común del Gran Despertar, donde los manifestantes estadounidenses serán un ala y los populistas europeos será el otro ala. Rusia en general será el tercero; será una entidad angelical con muchas alas: un ala china, un ala islámica, un ala paquistaní, un ala chiíta, un ala africana y un ala latinoamericana.

Por lo tanto, debemos organizar este Gran Despertar no solo basándolo en un dogma. Siguiente paso, diferentes identidades, y necesitamos encontrar un lugar para ellas. Esta escatología del Gran Despertar la encontramos en la tradición cristiana. Encontramos algunas figuras especiales para ese segundo regreso de Cristo para una lucha apocalíptica contra el Anticristo. Lo mismo en la tradición chiita del Islam, lo mismo en la tradición sunita del Islam, y existe la tradición india de Kali Yuga, la narrativa sobre el fin de Kali Yuga y la lucha del Décimo Avatar contra el Demonio del Tiempo Pervertido.

Entonces necesitamos otra tradición, otro entendimiento, otra figura y otras imágenes para este Gran Despertar, y todo coincide ahora. No debería ser solo un rechazo político o económico al Gran Reinicio. Necesitamos entender el Gran Reinicio como el mayor desafío. El Gran Reinicio es una especie de carro conceptual del Anticristo, y para luchar contra él, necesitamos tener un arma espiritual, no solo técnica. Material también, pero ante todo espiritual. Creo que el Gran Despertar debería ser un despertar del espíritu, un despertar del pensamiento, un despertar de la cultura, un despertar de nuestras raíces casi perdidas, de nuestra tradición europea, euroasiática, asiática o islámica. Entonces entiendo el Gran Despertar, que acaba de comenzar, como el proceso de formación, creación y manifestación de esta nueva comprensión espiritual de la historia, presente y futura, así como organización de la crítica radical contra toda la modernidad, el centrismo occidental, progreso tecnológico y revisión del concepto de tiempo.

DS: Mencionaste el importante tema del transhumanismo y también escribiste muchos artículos sobre la ontología orientada a objetos de Reza Negarestani. ¿Dónde ve el peligro resultante de estos desarrollos?

Dugin: Creo que la ontología orientada a objetos es más bien un recinto, revelación y manifestación del objetivo real de la modernidad. Es una especie de punto terminal final ante el cual la modernidad había actuado en nombre del hombre, y con la ontología orientada a objetos llegamos al punto de la realidad del objetivo real, que no era la liberación de la humanidad sino la aniquilación de la realidad, la destrucción del hombre, porque después de la muerte de Dios siguió lógicamente la muerte del hombre, y esa fue la agenda oculta que ahora es evidente en la ontología orientada a objetos. Entonces, Reza Negarestani, Nick Land, y Miaso y Harman, nos invitan a dejar de fumar, a dejar que la humanidad llegue a las cosas en sí, al objeto sin los sujetos. Esa es una especie de agenda real del materialismo. De modo que el materialismo se inspiró en esta ontología orientada a objetos que apareció al final del materialismo, no al principio. Ésta es la consecuencia lógica que podrían haber recibido antes, pero las cosas son como son, y en la historia del Dasein, en la historia de la filosofía, la ontología orientada a objetos llegó en último lugar. Y esa es precisamente la invitación, como dice Nick Land, a destruir a toda la humanidad y la vida en la Tierra. Antes, era solo una caricatura negra de los tradicionalistas contra los progresistas, porque el progreso siempre afirmaba que estamos luchando por la liberación de la humanidad, por la vida en la Tierra, o los seres humanos y la libertad. Ahora aparece un grupo de pensadores más progresistas, más modernizados, más futuristas. «No, en absoluto. Ser humano es fascismo. Ser humano es imponer los sujetos a los objetos”. Necesitamos liberar los objetos de los sujetos, de la humanidad y, lo que es más interesante, explorar las cosas como son sin el hombre, sin ser una herramienta del hombre, sin estar a la mano, en terminología heideggeriana.

Han llegado al otro lado del objeto. Donde, supuestamente, debería estar el vacío de nada, están descubriendo otro tema. Se les llama los dioses idiotas de Lovecraft, los Antiguos, las figuras que están más allá de los objetos, pero al mismo tiempo dentro de ellos. Entonces los objetos se liberan del sujeto humano, de la humanidad, y abren su dimensión oculta, que es el verdadero Diablo. La ontología orientada a objetos es una especie de premonición o previsión del advenimiento del diablo filosófico. Entonces el Diablo filosófico está aquí del otro lado de los objetos, y aparece poco a poco en la academia, en los estudios de género, y ese es el siguiente paso después de la filosofía analítica que ha preparado el territorio para esta forma de pensar no humana – inteligencia artificial que podría existir sin humanos y sin vida en la tierra.

Entonces, con la ontología orientada a objetos, estamos tratando con la verdad real, no con una mentira. Por primera vez, la modernidad ha dicho la verdad sobre sí misma. Lo que fue antes fue una mentira de la modernidad. La modernidad le mintió a todo el mundo. “Oh, estamos a favor de la humanidad. Estamos a favor de la vida. Estamos tratando de liberar a los seres humanos y la naturaleza del Dios fascista trascendental”. Eso fue una mentira y no a favor de la humanidad sino en contra de la humanidad y de Dios. La idea principal era liberar al diablo de las cadenas con las que estaba fijado en el infierno. Esta fue la liberación del diablo, no del hombre, y ahora llega el momento de liberar al diablo de la humanidad y la vida. Y esa es la ontología orientada a objetos que afirma clara, abierta y explícitamente eso, y son filósofos orientados a objetos. Están más cerca de nosotros los tradicionalistas porque siempre vimos en la modernidad este aspecto diabólico, demoníaco.

Entonces, para los tradicionalistas, la modernidad no era neutral. La modernidad desde el principio fue una creación satánica, y esa es la principal línea tradicional. Ahora aparecen entre los filósofos más progresistas escuelas de pensamiento que dicen lo mismo, pero a favor de Satanás. No es Aleister Crowley o las masas negras o LaVey: la verdadera magia negra es la ciencia y la cultura modernas. La civilización moderna es una especie de preparación para el advenimiento del Anticristo, y la tradición islámica la identifica como Dajjal. Los cristianos lo ven como el Anticristo. Creo que este llamado a Lovecraft, a la magia negra y al exterminio de la humanidad y la naturaleza es revelado por Nick Land como la verdadera naturaleza de la ciencia y la modernidad también, y es por eso que sirve al Gran Despertar.

La ontología orientada a objetos es el otro lado del Gran Despertar, cuando nuestra conciencia se despierta al hecho de lo que es el progreso en la realidad. Moviliza nuestro poder espiritual, que despierta el resto de nuestra dignidad humana, y esa es la verdadera lucha. Pero es mucho mejor tratar con personas que dicen la verdad sobre sus propósitos y principios negativos que con mentirosos. Entonces, dentro de la mentira, aparece la verdad más radical sobre la vida. Por eso no podría condenarlo de la misma manera que odio la filosofía analítica, el positivismo o las ciencias naturales de Newton o Galileo, que fueron una pura catástrofe y una mentira sobre la naturaleza y la humanidad. Por ejemplo, odio a Biden y Kamala Harris, pero no podría odiar a Reza Negarestani o Nick Land o Harman, que son satanistas reales y conscientes. Así que es mejor lidiar con la realidad tal como es que con todas estas mentiras. Si, por ejemplo, un progresista en los Estados Unidos declarara que sirve a Satanás, y Satanás debería regresar, es mucho más fácil para nosotros tratar con él. Por eso siempre prefiero la verdad, incluso cuando la verdad es muy oscura y muy terrible, siempre prefiero la verdad a la cómoda mentira que intenta filtrarse en nuestros pensamientos. El mal ayuda a despertar porque es terrible, y creo que lo que los estadounidenses están experimentando ahora con Kamala Harris y los demócratas es el verdadero horror. Cuanto más horror, mejor, creo.

DS: Esto nos lleva a la conferencia que organizó recientemente, llamada Wozu Philosophen in dürftiger Zeit? (¿Para qué sirven los filósofos en una época de necesidad?) Allí presentó el concepto de sujeto radical, que nació del pensamiento de Aristóteles y Johannes Tauler. Explique a nuestros lectores de qué se trata.

Dugin: Este es el punto más importante porque en la radicalización del Gran Reinicio contra el Gran Despertar, el concepto del sujeto está en el centro de la batalla. Los conservadores están tratando de salvar al sujeto humano, y los progresistas ahora están tratando abiertamente de destruirlo en favor de la inteligencia artificial poshumana/no humana, el ciberespacio tecnológico, la ciberontología. Entonces el problema del sujeto está en el centro, porque los partidarios del objeto radical ya no se conforman con definir al ser humano como dueño de su cuerpo. Intentan considerar al hombre como una medida. Por eso intentan descifrar el genoma, por eso intentan mejorar el ADN. Tratan a los humanos como medida. Eso es medicina moderna, vacunas modernas, tecnología moderna, etc. Ese es el punto principal: que el hombre es una especie de medida y no es la medida perfecta. Y el punto principal de esta conferencia fue que el yo radical es precisamente la idea que no podríamos salvar y defender si aceptamos la forma en que fue entendida y presentada, durante la era moderna y la filosofía moderna. Ya era un tema mutilado, que era un tema insuficiente. El sujeto cortó desde su raíz, y para salvar al sujeto periférico secundario, necesitamos restaurar este sujeto, devolverlo a sus raíces. Lo que no estaba dentro, sino más dentro del mundo interior, es una especie de trascendencia interior a la que deberíamos llegar para salvar al sujeto que fue abandonado y destruido por completo. Así que eso es algo muy importante que nos hemos olvidado. Hemos olvidado uno de los segmentos de este camino dentro de nosotros mismos para considerar lo que es más íntimo: el homo intimus en latín. Consideramos nuestro intelecto como algo que Aristóteles consideraba inteligencia pasiva. Hemos olvidado nuestro intelecto activo, partiendo de la Edad Media con la tradición escolástica. Mi idea: volver a este sujeto radical o restaurarlo. Eso es importante. Este intelecto activo, con el fin de luchar radicalmente contra todos aquellos que desafían a todos los sujetos. En mi opinión, no podríamos defender y salvar al sujeto no radical, que todavía está aquí, sin la restauración del sujeto radical que desapareció hace muchos siglos del campo de la filosofía. Entonces, el redescubrimiento de la inteligencia activa dentro de nuestras almas y dentro de nuestro corazón es muy similar a un redescubrimiento del espíritu absoluto en Hegel y Schelling, o Fichte, con el “yo absoluto”. Creo que esta es la manera de descifrar, a través de la filosofía clásica alemana, que fue pervertida por el hegelianismo de izquierda, por el marxismo y alguna otra aplicación del mismo. Necesitamos redescubrir la dignidad de la filosofía como tal con Heidegger, en primer lugar, así como con otros filósofos alemanes. Deberíamos redescubrir a Aristóteles utilizando métodos fenomenológicos. Necesitamos reevaluar la modernidad en filosofía como las etapas de la pérdida de este sujeto radical, a partir de añadir esta instancia de imagen en San Agustín, Dietrich von Freiberg y filósofos como Tauler, Meister Eckardt o von Suso, así como Paracelso y Jakob Böhme. Todos ellos tenían una clara comprensión y experiencia de este yo radical, y creo que esto no es solo una rama especial de la filosofía, no es algo arbitrario. Está en el centro, es inevitable, es el principal problema. Entonces, el principal problema, para salvar a la humanidad, es salvar al sujeto radical que estuvo, durante muchos cientos de años, olvidado y marginado en la filosofía. Solo con esta rehabilitación del intelecto activo podríamos estar preparados para llevar la batalla final a la filosofía orientada a objetos y al progresismo. Entonces, la principal arma teórica de los trumpistas en el Gran Despertar debería ser la filosofía. Filosofía alemana, filosofía griega, filosofía occidental tradicional: ellas están luchando por Occidente. Luchan por la cultura indoeuropea. Por lo tanto, deben conocer sus principios. De lo contrario, la lucha se pierde desde el principio. Entonces, creo que sin esta capa de sujeto radical, no podríamos soñar con la victoria.

1 La entrevista original del 9 de febrero de 2021 puede ser encontrada en: https://deutsche-stimme.de/alexander-dugin-nach-dem-tod-gottes-folgt-logischerweise-der-tod-des-menschen/
Una traducción al inglés de la misma puede ser recuperada de: http://www.4pt.su/en/content/great-reset-and-great-awakening-interview-alexander-dugin-great-reset 

Compartir