CONTRARRELATO

La semana pasada, la OMS realizó su asamblea mundial 77. Dos items debían aprobarse:
– el tratado pandémico, por el cual naciones firmantes delegarían la dirección de la gestión de pandemias a la OMS;
– enmiendas a las regulaciones internacionales de salud.

Por Jacques Fauquex

El primer ítem se retiró de la agenda de esta asamblea porque varias naciones hicieron saber previamente a la OMS  que no iban a firmarlo. Entre otras, nuestros socios regionales Argentina y Paraguay, ambas afirmando que estaba excluído abandonar la soberanía nacional en temas de salud pública tal como estaba definido en el tratado. Mientras tanto en el Uruguay, por resolución 2023-03-29 del ex-canciller Bustillo, el de la destrucción de documentos en el caso del pasaporte otorgado a Marset, la política con la OMS tiene carácter “reservado por un máximo de 15 años”. (https://extramurosrevista.com/nuestra-politica-sera-un-secreto-por-15-anos-el-estado-uruguayo-litiga-para-mantener-su-opacidad-en-negociaciones-con-oms/)

Cierto, se retiró el primer ítem de WHA77, pero se decidió que se convoque una asamblea extraordinaria todavía en 2024 para que se apruebe un texto modificado de tratado pandémico.

El segundo ítem no se debatió ni en el comité A ni en el comité B, pero sí fuera de cámaras. Observadores hablan de que USA mantuvo una presión muy alta para que se llegara a un texto final. Se logró tal cometido el 1ero de junio 2024 (https://apps.who.int/gb/ebwha/pdf_files/WHA77/A77_ACONF14-en.pdf), y se adoptó el mismo 1ero de junio en sesión plenaria que empezó a las 19:40 (hora suiza). Vale notar que no se respetó el articulo 55.2 de las regulaciones IHR 2005 (https://iris.who.int/bitstream/handle/10665/246186/9789243580494-spa.pdf), que indica que “El texto de las enmiendas propuestas será transmitido por el Director General a todos los Estados Partes al menos cuatro meses antes de la reunión de la Asamblea de la Salud en la que se propondrá su consideración.” En razón de esta falta, no se debe validar la decisión apresurada de WHA77. Paralelamente, en caso que por alguna artimaña se descarte esta objeción formal, es prudente hacer uso del derecho de recusación previsto en el articulo 59.1. Durante una conferencia de prensa al finalizar la asamblea (https://www.youtube.com/watch?v=mUHb4cIgy8M), se precisaba que el lapso es de 12 meses luego de la comunicación oficial de la adopción de las enmiendas por Tedros . Contrariamente a lo que se dijo durante la conferencia, esta adopción es de tipo opt-out (se dijo opt-in). Si un Estado no manifiesta su desacuerdo durante el lapso otorgado, aprueba tácitamente las enmiendas. Quien queda callado otorga es el modus operandi de la democracia de la OMS.

Un año para eventualmente recusar, es decir que la o el próxima/o presidente del Uruguay podrá decidir. Se trata entonces de un tema a hablar durante los debates presidenciales uruguayos.

¿Qué cambian estas enmiendas?

El texto de 2005 coordinaba la respuesta a urgencias en salud para evitar que se extendieran a todo el mundo, pero protegiendo también la continuidad de los transportes internacionales. En 2024, se pretende que responder no es suficiente, y es imperativo que los Estados se preparen, bajo el mando de la OMS, para recibir la próxima pandemia. Antes, cuando se observaban condiciones epidémicas, el Director General de la OMS podía declarar “Public Health Emergency International Concern” (PHEIC) y sugerir medidas a tomar por los Estados afiliados. Ahora, en base a las enmiendas, el Director General puede declarar “Pandemic Emergency” (PE) de forma preventiva, en función de riesgos e intuiciones subjetivas:

  • riesgo de extensión geográfica multi estatal
  • riesgo de desborde de la capacidad de respuesta de los estados concertados
  • riesgo de disrupción económico o social
  • requiere acción internacional coordinada
    Hablar de riesgo abre una ventana de tiempo durante la cual se puede imponer algún tipo de vacunación… para prepararse y prevenir un evento, que tal vez nunca ocurrirá (como fue el caso de la declarada pandemia de viruela del mono).

La vacuna ARNm contra el COVID es claramente el ejemplo prototipo de esta nueva economía. En los Estados dónde las enmiendas estarán vigentes, la OMS tendrá autoridad vía la “National IHR Authority”. Cuando entonces la OMS juzgue oportuno vacunar, usando la plataforma que defina, se deberá realizar.  No será política de gobierno uruguayo  permitir la decisión voluntaria del ciudadano de vacunarse o no. Estaremos en la situación de estos países en los cuales los ciudadanos que no querían vacunarse eran sancionados por el Estado. Desapareció la palabra “binding” (obligatoria) que estaba presente en la primera versión de las enmiendas, pero quedó consolidada la institución de la “National IHR Authority”.

En ocasión de la pandemia COVID-19, hubo redefinición de la palabra “vacuna”, para poder evadir todos los ensayos clínicos requeridos para productos genéticos, que fueron entonces recalificados como vacunas para obtener autorización de venta en tiempos récord y a menor costo. Luego, los productores obtuvieron la excepción de ensayo clínico para toda la plataforma ARNm, de tal forma que sale ahora una vacuna contra la gripe aviar H1N5 sin haber sido probada en ningún humano antes de su venta. Las enmiendas consagran sin más discusión esta novedosa liberalización internacional del comercio de productos de terapia genéticos, nombrados específicamente dentro del grupo “relevant health products” para responder a una “pandemic emergency”.

Evaluando las enmiendas en conjunto con el financiamiento privado de la OMS, afirmamos que la OMS se transformó en plataforma mundial de distribución de nuevas tecnologías genéticas. Aceptando estas enmiendas, y luego por medio del tratado pandémico a venir, las naciones renuncian a la soberanía y la decisión de carácter ético en cuanto a estas terapias genéticas, dejando este terreno a las propias empresas farmacéuticas que financian la OMS y venden sus productos por este medio. ¡El peligro es inconmensurable!

En su función de distribuidor mayorista de productos de terapia genética, la OMS brindará varios servicios a las farmacéuticas descritos en el nuevo artículo 8. En particular, el inciso (d) posiciona la OMS como centro de referencia documental para entregar a los Estados que lo solicitan: “the product dossier related to a specific relevant health product, as provided to WHO by the manufacturer for approval”. O sea, todo el trabajo de validación de las vacunas que no hizo ni el GACH ni el gobierno uruguayo, falta que fue evidenciada por el juez Recarey, será tácitamente delegado a la National IHR Authority, que jerárquicamente depende de las farmacéuticas mismas. Estaremos igual o peor que durante la pandemia de COVID 19. El rol del gobierno local será de utilizar estructuras nacionales y recursos para cumplir con los requisitos de “core capacities” definidos en las enmiendas. Annex 1, articulo 63  lista:

  • (h) acceso ¿compra? a servicios y productos de salud necesarios para la respuesta ¿vacunas distribuidas por la OMS?
  • (i) información a la población sobre riesgos, incluyendo enfrentar la información errónea y la desinformación

Al respecto de este último punto, el Director General de la OMS dio un consejo que no formaba parte del discurso escrito pronunciado durante una cena de Gala (ver stream oficial en el canal youtube de la OMS https://youtu.be/aa6qo1bpwx8?t=558):” I think we need to strategize to really push back because vaccines work vaccines affect adults and we have science evidence on our side I think it’s time to be more aggressive in pushing back on antivaxers I think they use covid as an opportunity and you know all the Havoc they they creating”. Tedros quiere que seamos más agresivo contra los “anti-vacuna”, porque se ilusiona que la ciencia está de su lado y que los “anti-vacuna” se aprovecharon del covid para sembrar el caos.

Los incisos (h) e (i) suenan a regulación de mercado de tipo prepotente. ¡Compra el producto! ¡No permita que se diga nada en contra del producto!

Las primeras reacciones nacionales a la adopción de las enmiendas ya se escucharon durante la última sesión plenaria de la asamblea mundial 77 de la OMS:

  • Eslovaquia ya declaró su rechazo
  • Las federaciones rusa y suiza harán uso de su derecho de reserva y rechazo hasta que las enmiendas se traten a nivel de leyes nacionales
  • México representando casi todo el grupo de las Américas manifestó satisfacción en relación a las enmiendas
  • Argentina se distingue del grupo y comenta que el proceso fue extenuante y tedioso en razón de la precipitación para concluir y adoptar las enmiendas. Además informa que Argentina procederá a una evaluación propia de las enmiendas y reitera que no aceptará el tratado pandémico en la forma porque contradice su independencia y libertad soberana.

Hasta la fecha, solo hemos escuchado al partido “Identidad Soberana” tener un discurso claro de rechazo a la política mundialista de la OMS. Los otros partidos no se pronunciaron. Una sintonía con nuestros hermanos argentinos sería deseable, dado el intenso flujo de personas entre ambas naciones.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.