ENSAYO

Por Michael Walsh

Hay una famosa historia sobre el rey Canuto de Inglaterra, del siglo XI, en la que, delante de sus cortesanos, ordenó que se detuvieran las mareas y, sin embargo, éstas siguieron avanzando. Esta anécdota, probablemente apócrifa, suele interpretarse erróneamente como una ilustración de la presunta locura del monarca al pensar que su escritura podía controlar los elementos, pero en realidad demostró exactamente lo contrario: hay cosas que están más allá de los poderes de la autoridad secular, la naturaleza entre ellas.

Avancemos un milenio. Al entrar en el tercer año de “dos semanas para aplanar la curva” y “quince días para frenar la propagación”, ¿en qué punto nos encontramos en la quijotesca batalla del Dr. Anthony Fauci contra el virus CCP, alias COVID-19, alias Omicron? Y la respuesta es, más o menos como Canuto, pero sin el autoconocimiento del rey.

La simple verdad es que mientras a Fauci se le permita su influencia inconstitucional sobre la política pública estadounidense, sus mandatos nunca, nunca, nunca cesarán. La única herramienta que este burócrata de carrera sin distinción tiene en su arsenal es un martillo, y tú eres sus clavos. Por muy erráticos o contradictorios que hayan sido sus consejos, el hecho de que COVID siga entre nosotros es culpa tuya. Por lo tanto, los ukases punitivos continuarán hasta que la moral mejore.

Te enmascaraste cuando no debías y te desenmascaraste demasiado pronto, o no te enmascaraste en absoluto. Hiciste cola para recibir las primeras inyecciones de “vacunas” cuando la izquierda las denostó porque fueron desarrolladas bajo el mando del odiado Donald Trump. Y luego te convertiste en un hesitante de las vacunas -y por lo tanto en un Enemigo del Pueblo- tan pronto como quedó claro que no funcionaban como se anunciaba.

Además, sus lamentables intentos de salvar egoístamente sus insignificantes medios de vida fueron una ofensa contra la salud del público estadounidense y, después de todo, ¿qué podría ser más importante que la salud?

Desde luego, no la educación de sus hijos. Desde luego, no la antes floreciente economía estadounidense, incluida la independencia energética, ese objetivo bipartidista largamente buscado que se hizo realidad bajo el odiado Trump. Y ciertamente no la Declaración de Derechos, incluyendo la libertad de expresión, la libertad de reunión y la libertad de religión. Sólo Fauci, el Gran y Poderoso Oz del siglo XXI, parece haber reparado en el asterisco que los Fundadores escribieron en la Constitución con tinta invisible, y que le permite anular todo el documento en caso de un fuerte resfriado en el pecho en cualquier lugar del país.

Cuestionar a Fauci era cuestionar a la mismísima diosa Ciencia, la más alta deidad del panteón de los ateos porque, como dice el refrán: cuando se tiene salud, se tiene todo.

Un ejemplo de ello es la “variante” Omicron, un virus que se ha extendido por todas partes sin apenas consecuencias negativas y que ahora, como hacen los virus al final de su vida, está desapareciendo de la escena. Pero Fauci ajustó hace tiempo sus algoritmos para minimizar arbitrariamente las muertes reales por COVID en favor de los “casos”. Con su alta tasa de supervivencia, el COVID, incluso desde el principio, supuso un peligro mortal escaso o nulo para la gran mayoría (más del 99,8%) de la población de la Tierra. Pero al sustituirlo por “casos” se podía exagerar aún más el alboroto, exagerar el supuesto peligro, confundir las muertes por COVID con las muertes con COVID… y así.

El estado de seguridad nacional, institucionalizado después del 11 de septiembre por la administración Bush para su eterna vergüenza, se fusionó gradualmente con el estado médico-tiránico, para producir la atmósfera artificial de miedo y aversión que los estadounidenses han llegado a conocer tan bien: tarjetas de vacunas, códigos QR, pruebas de PCR, pasaportes de vacunas, las obras. Y en otros lugares, disturbios, porras policiales, campos de concentración… todo ello llegará a un país cercano si no se detiene esta locura.

Ahora viene Fauci abogando por el siguiente paso lógico en su loca determinación de “vacunar” a todos los hombres, mujeres y niños de Estados Unidos, aunque nos mate a todos. Con el fracaso de las vacunas para prevenir la infección (o, francamente, para hacer mucho de todo, aparte de necesitar más vacunas), Canute/Fauci está duplicando su fantasía de larga data de que las personas que demostrablemente no están enfermas son, sin embargo, una amenaza para la “salud pública”.

El monarca de todo lo que estudia está ahora flotando la idea de requerir -¿bajo qué autoridad?- una prueba COVID negativa para acompañar un período de auto-aislamiento obligatorio de cinco días para aquellos que dan positivo en Omicron pero no muestran síntomas. Recientemente, el CDC redujo el período de cuarentena para estos reprobados de diez a cinco días, lo que provocó la reacción de los “funcionarios de salud” que se oponen rotundamente a cualquier reducción de las restricciones, por supuesto.

Sin embargo, lo que Fauci plantea tiene una forma curiosa de convertirse en una realidad punzante, especialmente dada su manía de realizar más “pruebas”, como si las pruebas pudieran mejorar de alguna manera las cosas, en lugar de simplemente entregar al gobierno tu nombre, dirección y número de teléfono para futuras referencias. Especialmente ahora que -¡milagrosamente!- los medios de comunicación informan sin aliento de historias sobre la increíble reaparición de la gripe estacional (llevada casi a la extinción por el temido COVID el año pasado) y advierten que es difícil distinguir entre Omicron y la gripe.

Estén atentos a un Fauci cada vez más desesperado – “la aceleración de los casos que hemos visto no tiene precedentes, va mucho más allá de todo lo que hemos visto antes“- para hacer más peticiones. Pruebas universales. Vacunas obligatorias, entregadas casa por casa por los militares (que ahora trabajan en los hospitales de Estados Unidos, por si no lo habían notado), si es necesario. Más bloqueos. Habiendo ido a por todas en el armamento del establecimiento médico para destruir a sus enemigos políticos y traer el Gran Reset (sobre el que habrá mucho más en futuras columnas), para Fauci el cielo es el límite.

La lista de pecados de Fauci es larga, y sólo algunos de ellos se enumeran más arriba. Pero usted los conoce. Los ha sentido. Ha visto fracasar sus negocios y a sus hijos sufrir innecesariamente. Has visto a tus compatriotas convertirse en Karens chillones, la Stasi americana, dispuestos a delatar a los inconformistas allí donde se encuentren. Incluso has engordado 30 o 40 libras desde que comenzó este absurdo, con el consuelo de saber que si caes muerto de un ataque al corazón, o de un derrame cerebral, o de cáncer, al menos no sucumbiste por COVID. Aunque probablemente sea así como cataloguen tu muerte de todos modos.

Lo peor de todo es el pecado imperdonable del reino del error de Fauci: te ha hecho odiar y rechazar a tus semejantes. Ya no somos todos americanos, que vamos por la vida en la tierra de la libertad en busca de la felicidad. Hoy en día, miramos con recelo a cualquiera que no lleve un bozal de esclavo, convencidos por Fauci y compañía de que todos están vomitando partículas COVID radiactivas mortales, que seguramente nos infectarán y enfermarán, y lo único que puede salvarnos es la eliminación de los no vacunados. Sólo hay que preguntarle a Joe Biden, que les promete “un invierno de graves enfermedades y muerte”.

Olviden el modelo de Canuto. Fauci se dirige hacia su encarnación final como la segunda venida del emperador Nerón. Y ya saben lo bien que terminó eso, tanto para Nerón como para Roma.


Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.