CONTRARRELATO

Ha tardado mucho más de lo que debería, pero por fin parece que está ocurriendo: el paradigma de los encierros se está derrumbando. Las señales están a nuestro alrededor.


Por Jeffrey A. Tucker

El otrora héroe de los encierros, el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo, es ahora profundamente impopular y muchos votantes -aún no una mayoría- quieren que dimita. Mientras tanto, las encuestas han empezado a favorecer al gobernador de Florida y opositor al bloqueo, Ron DeSantis, para que aumente su influencia en el Partido Republicano en el futuro. Este notable cambio de fortunas se debe a la creciente comprensión de que los cierres y encierros fueron una política desastrosa. DeSantis y su compañera gobernadora Kristi Noem, también contraria a los encierros, son los primeros en decir la verdad sin rodeos. Su honestidad les ha hecho ganar credibilidad.

Mientras tanto, en las audiencias del Congreso, el representante James Jordan (republicano de Ohio) exigió que el Dr. Fauci explicara por qué Michigan, cerrado, tiene peor prevalencia de la enfermedad que el vecino Wisconsin, que desde hace tiempo está totalmente abierto. Fauci fingió que no oía la pregunta, que no veía el gráfico y que no entendía. Finalmente se quedó callado después de haber pronunciado unas cuantas banalidades sobre las diferencias de aplicación.

Los partidarios de las encerronas se enfrentan ahora al enorme problema de Texas. Hace 6 semanas que está totalmente abierto sin restricciones. Los casos y las muertes se redujeron drásticamente en el mismo período. Fauci no tiene respuesta. O compárense California cerrada con Florida abierta: tasas de mortalidad similares. Tenemos toda una serie de experiencias en los EE.UU. que permiten comparar entre abierto y cerrado y los resultados de la enfermedad. No hay ninguna relación.


MUERTES COVID TOTALES POR MILLÓN EN ESTADOS NORTEAMERICANOS HASTA EL 16 DE ABRIL de 2021

Estados norteamericanos: sin encierro durante el invierno, en rojo; con encierro durante el invierno, en azul

O uno puede mirar a Taiwán, sin ningún encierro aplicado sobre sus 23,5 millones de habitantes. Muertes por Covid-19 en Taiwan hasta ahora: 11. Suecia, que permaneció abierta, se comportó mejor que buena parte de Europa.

El problema es que la presencia o ausencia de cierres ante el virus parece no tener ninguna relación con la trayectoria de la enfermedad. La AIER ha reunido 33 estudios de casos de todo el mundo que demuestran que esto es cierto.

¿Por qué debería importar todo esto? Porque los «científicos» que recomendaron los cierres han planteado de forma muy precisa y puntual que habían encontrado la forma de controlar el virus y minimizar los resultados negativos. Sabemos con certeza que los cierres impusieron daños colaterales asombrosos. Lo que no vemos es ninguna relación entre los cierres y los resultados de la enfermedad.

Esto es devastador, porque los científicos que impulsaron los bloqueos habían hecho predicciones específicas y falsificables. Este fue probablemente su mayor error. Al hacerlo, pusieron a prueba su teoría. Su teoría fracasó. Este es el tipo de momento que provoca el colapso de un paradigma científico, como explica Thomas Kuhn en La estructura de las revoluciones científicas (1962).

Un buen ejemplo de una situación similar podría ser la economía soviética bajo el mandato de Nikita Khrushchev. Llegó al poder con la promesa de que haría que la economía rusa bajo el comunismo funcionara mejor que la de Estados Unidos. Esa fue la esencia de su famosa promesa «Os enterraremos». Quería decir que Rusia superaría a Estados Unidos.

Esto no ocurrió. Fracasó y la teoría que impulsó también fracasó. Y así comenzó el lento desmoronamiento de la teoría y la práctica comunista. Jruschov ya había repudiado el estado de terror estalinista, pero nunca tuvo la intención de presidir la lenta desaparición de todo el experimento soviético de planificación central. Al establecer una prueba que podía falsificar su promesa, condenó a todo un sistema al repudio intelectual y al eventual colapso.

La teoría y la práctica del encierro podrían seguir el mismo camino.

En su reconstrucción de la historia de la ciencia, Kuhn ha argumentado que el progreso de la ciencia no se produce de forma lineal, sino más bien de forma episódica, a medida que surgen nuevas ortodoxias, se codifican y luego se derrumban bajo el peso de demasiadas anomalías.

El patrón es el siguiente. Existe una ciencia normal, impulsada por la resolución de los rompecabezas y por la experimentación. Cuando una teoría parece reunir la mayor parte de la información conocida, surge una nueva ortodoxia, un paradigma. Con el tiempo, demasiada información nueva parece contradecir lo que la teoría predice o explica. Así surge la crisis y el colapso del paradigma. Entramos en una era preparadigmática y el ciclo vuelve a empezar.

Por lo que se sabe, la idea de bloquearse ante un nuevo virus surgió en Estados Unidos y el Reino Unido alrededor de 2005-2006. Comenzó con un pequeño grupo de fanáticos que disentían de la salud pública tradicional. Postulaban que podían gestionar un virus dictando el comportamiento de la gente: cuán cerca estaban unos de otros, dónde viajaban, a qué eventos asistían, dónde se sentaban y durante cuánto tiempo. Impulsaron la idea de los encierros y las restricciones, que calificaron de «intervenciones no farmacéuticas» a través de la «contención selectiva por capas». Lo que proponían era medieval en la práctica, pero con un barniz de informática y epidemiología.

Cuando se planteó la idea por primera vez, fue recibida con una feroz oposición. Con el tiempo, el paradigma del encierro avanzó, con financiación de la Fundación Gates y más reclutas dentro de la academia y las burocracias de la salud pública. Hubo revistas y conferencias. Las directrices a nivel nacional empezaron a calentar la idea del cierre de escuelas y empresas y una invocación más amplia del poder de cuarentena. Tardaron 10 años, pero finalmente la herejía se convirtió en una cuasi-ortodoxia. Ocuparon suficientes posiciones de poder como para poder probar su teoría con un nuevo patógeno que surgió 15 años después de que se planteara por primera vez la idea de la cuarentena, mientras que la epidemiología tradicional quedó marginada, primero gradualmente y luego de golpe.

Kuhn explica cómo una nueva ortodoxia sustituye gradualmente a la antigua:

Cuando, en el desarrollo de una ciencia natural, un individuo o grupo produce primero una síntesis capaz de atraer a la mayoría de los practicantes de la siguiente generación, las escuelas más antiguas desaparecen gradualmente. En parte, su desaparición se debe a la conversión de sus miembros al nuevo paradigma. Pero siempre hay algunos hombres que se aferran a uno u otro de los puntos de vista más antiguos, y simplemente son leídos como que están fuera de la profesión, la que a partir de entonces ignora su trabajo. El nuevo paradigma implica una nueva y más rígida definición del campo. Los que no quieran o no puedan acomodar su trabajo a ella deben proceder de forma aislada, o adscribirse a algún otro grupo.

Esa es una buena descripción de cómo triunfa la ideología del encierro. Hay muchas teorías conspirativas sobre el porqué de los cierres. Muchas de ellas contienen granos de verdad. Pero no necesitamos recurrir a ellas para entender por qué ocurrió. Sucedió porque las personas que creían en ellas se convirtieron en dominantes en el mundo de las ideas, o al menos lo suficientemente prominentes como para anular y desterrar los principios tradicionales de la salud pública. Los encierros fueron impulsados principalmente por la ideología del encierro. Los adeptos a esta nueva y extraña ideología crecieron hasta el punto de ser capaces de impulsar su agenda por encima de los principios probados por el tiempo.

Una bendición de esta ideología es que vino con una promesa incorporada. Decían que lograrían mejores resultados en materia de enfermedades que las prácticas tradicionales de salud pública. Esta promesa acabará siendo su perdición, por una sencilla razón: no han funcionado. Kuhn escribe que, en la historia de la ciencia, esto es el preludio de una crisis debido al «persistente fracaso de los rompecabezas de la ciencia normal para que se resuelvan como deberían«. «El fracaso de las reglas existentes es el preludio de la búsqueda de otras nuevas«. Además: «La importancia de las crisis es la indicación que proporcionan de que ha llegado la ocasión de reajustar«.

El silencio de Fauci en las audiencias del Congreso es revelador. También lo es su disposición a ser entrevistado únicamente por los presentadores de televisión de los medios de comunicación dominantes. Muchos de los otros «lockdowners» que hace un año eran públicos y se pavoneaban se han callado, enviando cada vez menos tweets y contenidos cada vez más subrepticios en lugar de seguros. Puede que la crisis de la falsa ciencia del lockdownismo no esté aun sobre nosotros, pero está llegando.

Kuhn habla del período posterior a la crisis de la ciencia como un momento en el que surge un nuevo paradigma, primero de forma incipiente y luego convirtiéndose en canónico con el tiempo. ¿Qué sustituirá a la ideología de los encierros? Podemos esperar que sea la constatación de que los viejos principios de la salud pública nos han servido, al igual que los principios legales y morales de los derechos humanos y las restricciones a los poderes del gobierno.


Publicado originalmente en https://www.aier.org/article/the-lockdown-paradigm-is-collapsing/?fbclid=IwAR32PB0B1xjUynmb1xqtnoLOJ5NLxOuFsZQilo8EvC8ZM8xo9X2OLfyMWOc