ISRAEL / PALESTINA

Debemos reconfigurar nuestro pensamiento -en el plano más largo- para tener en cuenta la intrusión de dimensiones cambiantes en la conciencia.

Por Alastair Crooke

Dominique De Villepin, ex Primer Ministro de Francia, que lideró la famosa oposición francesa a la guerra de Irak, describió recientemente el término “Occidentalismo” (actualmente el sentimiento predominante en gran parte de Europa) como la noción de que “Occidente, que durante cinco siglos gestionó los asuntos del mundo, podrá seguir haciéndolo tranquilamente”. Y continúa:

“Existe la idea de que, ante lo que está ocurriendo actualmente en Oriente Próximo, debemos continuar la lucha aún más, hacia lo que podría parecerse a una guerra religiosa o de civilización”.

“Es decir, aislarnos aún más en la escena internacional”.

“Lo han apostado ‘todo’ por un determinado marco moral y ético del mundo, y ante una situación en la que el tejido moral de Occidente ha quedado abiertamente expuesto y refutado, les resulta extremadamente difícil -y quizás fatalmente imposible- retirarse”.

Lo mismo ocurre con Israel (que está umbilicalmente ligado a Occidente): Si Israel imaginara que sus antiguos aliados árabes podrían mirar hacia otro lado, mientras el Estado judío intenta aniquilar la resistencia en Gaza, y luego esperara que estos aliados ayudaran a vigilar y pagar un aparato de seguridad en Gaza para gobernar allí, Israel sería culpable de caer en ilusiones.

Y, si Washington o Israel asumen que tal plan “para después de Gaza” puede desarrollarse en el mismo momento en que los colonos militantes del otro lado del terreno construyen su reino de asentamientos con el objetivo expreso de fundar Israel en la Tierra de Israel (expulsando así a Palestina por completo), esa noción también constituiría una fantasía, tanto estratégica como moralmente incoherente.

No funcionará. Israel no será capaz de generar ni los socios palestinos ni los aliados globales que necesita para cooperar en tal esquema.

La situación en Oriente Medio se ha transformado radicalmente. Mientras que Palestina era una cuestión de liberación nacional, hoy es el símbolo de un despertar civilizatorio más amplio: el “fin de siglos de humillación regional”.

Del mismo modo, mientras que el sionismo en Israel era en gran medida un proyecto político secular (el Gran Israel), hoy se ha convertido en mesiánico y profético.

La cuestión aquí es que seguimos pensando en la cuestión de Gaza a la “vieja usanza”: a través del prisma del racionalismo materialista secular. Esto nos lleva a conclusiones como que “Hamás es objetivamente más débil que las Fuerzas de Defensa de Israel” y, por tanto, racionalmente, estas últimas deben prevalecer como la parte más fuerte.

En esta forma de pensar, sin embargo, sólo hay “una única realidad”, y sólo difieren las descripciones e interpretaciones de esta “realidad”. Sin embargo, se puede demostrar que hay más de “una realidad”, ya que colectivamente progresamos de una conciencia a otra. En una conciencia, por ejemplo, “Hamás está destinado a fracasar”, y el debate gira en torno a las nociones estadounidenses e israelíes de “lo que sigue en Gaza”.

Sin embargo, en otro estado de conciencia, cada vez más frecuente en la región, la “realidad” es que cualquier compromiso negociado “racionalmente” entre dos estructuras escatológicas enfrentadas es imposible. Más aún si el conflicto se intensifica horizontalmente, desbordando los límites de Gaza.

Es probable que se abran otros “frentes”, ya que Gaza se considera -se aplaste o no a Hamás- la chispa revolucionaria que enciende una transformación en la conciencia de Oriente Próximo y del Sur Global (nótese la lista de naciones del Sur Global que están cortando lazos diplomáticos con Israel).

Occidente, sin embargo, ha optado por encerrarse en un silo creado por él mismo, definido por su exigencia de una singularidad de mensajes para que toda Europa “esté con Israel”; por negarse a cualquier alto el fuego; y por decir “no hay límites” a la acción israelí (sujeta a la ley).

Un veterano comentarista israelí escribe que estamos ante:

“un caso (Israel), en el que un país está tan devastado, conmocionado, humillado y naturalmente consumido por la rabia que la retribución se convierte en el único fin. El momento en el que un país se da cuenta de que su disuasión ha fracasado, y la percepción de su poder se ha visto tan críticamente disminuida, que se ve impulsado únicamente por la motivación de restaurar una imagen de poder”.
“Es un punto peligroso en el que los responsables sienten que pueden prescindir del axioma del teórico militar von Clausewitz: ‘La guerra no es un mero acto político, sino un verdadero instrumento político, una continuación del discurso político, una realización del mismo por otros medios'”.

Europa, siguiendo el ejemplo de Washington, sencillamente está haciendo caso omiso del axioma de Clausewitz, al vincularse sin reservas a las operaciones militares de Israel, y con un riesgo real de connivencia con lo que allí pueda ocurrir.

Dicho claramente, la orden absoluta de que debe haber una distinción inequívoca entre verdad y mentira y un significado único en relación con la cuestión palestina, además de ningún “mensaje pro-palestino”, refleja una profunda inseguridad en Occidente. Como si un mensaje unilateral pudiera ser el remedio a un choque civilizatorio. En el clima actual, incluso pedir un alto al fuego puede suponer la pérdida del puesto de trabajo.

Por el contrario, esta postura sólo sirve para aislar a Europa de desempeñar un papel en la escena internacional, salvo el de amenazar con una escalada contra Irán en caso de que Hezbolá abra un frente norte hacia Israel.

Aquí también nos enfrentamos al problema del “viejo pensamiento” racionalista materialista, que considera el despliegue de portaaviones y la dispersión de defensas aéreas por la región como una manifestación de una fuerza potencial tan abrumadora y aplastante que constituye una disuasión, mientras Israel termina sin interrupción la tarea de sofocar las emergencias palestinas en Gaza y Cisjordania.

También en este caso, el mito de la disuasión ha sido superado por las tácticas asimétricas de la nueva guerra. Los conflictos se han vuelto geopolíticamente diversos, tecnológicamente más complejos y multidimensionales, sobre todo con la inclusión de actores no estatales con capacidad militar. Por eso a Estados Unidos le pone tan nervioso que Israel entre en una guerra de dos frentes.

La “otra realidad” es que la potencia de fuego pura y dura “no lo es todo”. La gestión de una escalada controlada es la nueva dinámica. EE.UU. puede pensar (racionalmente) que sólo él posee el dominio de la escalada. Pero, ¿lo tiene en este nuevo mundo multidimensional y asimétrico?

Además, el “otro” estado de conciencia podría interpretar las cosas de otro modo: El bombardeo israelí de Gaza puede resultar más prolongado de lo que EE.UU. espera, y su resultado puede no producir el restablecimiento definitivo de la disuasión israelí que la mayoría de los israelíes anhelan. Visto dinámicamente, el asalto de Israel a Gaza podría producir, más bien, una nueva metamorfosis en la conciencia regional hacia la ira y la movilización, imprimiendo una nueva dinámica a la “realidad” geoestratégica.

A pesar de que la disuasión se presenta como tal objetivo (permitiendo a Israel encontrar un nuevo paradigma de seguridad para sí mismo), la escalada militar no traerá ningún acuerdo sostenible por el que pueda alcanzarse la división de la Palestina del Mandato en dos Estados. Lo alejará aún más de su consecución.

¿Podría entonces ponerse fin a la actual agitación en Palestina, simple y silenciosamente, bajo la gestión de la Casa Blanca?

Considerar la guerra entre Israel y Hamás como un acontecimiento local sería otro error del “viejo pensamiento”. Se ha convertido en una guerra por la existencia palestina, entre la visión hebraica de Israel y la visión islámica de su propio renacimiento civilizatorio. En esta segunda visión, la herida palestina constituye una laguna que se ha enconado durante 75 años, como resultado de la mala gestión occidental.

Esta cuestión palestina no se desvanecerá ahora, ni se resolverá restaurando la desacreditada Autoridad Palestina, ni con vagas “conversaciones” sobre algún Estado palestino “de un día”. Debemos reconfigurar nuestro pensamiento -en el plano más largo- para tener en cuenta la intrusión de dimensiones cambiantes en la conciencia.

Publicado originalmente aquí