GLOBO

Utilizando las mismas tácticas engañosas de las que fueron pioneros en Vietnam, los funcionarios políticos y militares estadounidenses engañaron repetidamente al país sobre las perspectivas de éxito en Afganistán

Por Glenn Greenwald 

El régimen talibán está llegando a su fin«, anunció el presidente George W. Bush en el Museo Nacional de la Mujer en las Artes el 12 de diciembre de 2001, hace hoy casi veinte años. Cinco meses después, Bush prometió: «En los Estados Unidos de América, los terroristas han elegido un enemigo como no se han enfrentado antes. . . . Nos quedaremos hasta que la misión haya terminado«. Cuatro años después, en agosto de 2006, Bush anunció: «Al Qaeda y los talibanes han perdido una codiciada base en Afganistán y saben que nunca la recuperarán cuando la democracia triunfe.  . . . Los días de los talibanes han terminado. El futuro de Afganistán pertenece al pueblo de Afganistán«.

Durante dos décadas, el mensaje que los estadounidenses escucharon de sus líderes políticos y militares sobre la guerra más larga del país fue el mismo. Estados Unidos está ganando. Los talibanes están a punto de desaparecer definitivamente. Estados Unidos está fortaleciendo las fuerzas de seguridad afganas, que están a punto de poder valerse por sí mismas y defender al gobierno y al país.

Hace apenas cinco semanas, el 8 de julio, el presidente Biden se plantó en la Sala Este de la Casa Blanca e insistió en que la toma de posesión de Afganistán por parte de los talibanes no era inevitable porque, aunque su voluntad de hacerlo pudiera estar en duda, «el gobierno y los dirigentes afganos… tienen claramente la capacidad de mantener el gobierno en funciones«. A continuación, Biden negó con vehemencia la exactitud de la afirmación de un periodista de que «su propia comunidad de inteligencia ha evaluado que el gobierno afgano probablemente se derrumbe«. Biden replicó: «Eso no es cierto.  No han llegado a esa conclusión».

Biden continuó asegurando que «la probabilidad de que haya un gobierno unificado en Afganistán que controle todo el país es muy baja«. Y fue más allá: «la probabilidad de que los talibanes lo dominen todo y sean dueños de todo el país es muy baja«. Y luego, en un intercambio que probablemente cobrará importancia histórica por su pura falsedad desde un podio presidencial, Biden dio esta tajante declaración:

Q.  Señor Presidente, algunos veteranos vietnamitas ven ecos de su experiencia en esta retirada en Afganistán.  ¿Ve usted algún paralelismo entre esta retirada y lo que ocurrió en Vietnam, con algunas personas sintiendo…?

EL PRESIDENTE: Ninguno en absoluto.  Ninguna.  Lo que hubo es… hubo brigadas enteras que irrumpieron en las puertas de nuestra embajada… seis, si no me equivoco.

El Talibán no es el sur – el ejército de Vietnam del Norte. No son… no son ni remotamente comparables en términos de capacidad.  No va a haber ninguna circunstancia en la que veas a gente siendo levantada del techo de una embajada de los Estados Unidos desde Afganistán.  No es en absoluto comparable. 

Cuando se le preguntó por el hecho de que los talibanes fueran más fuertes que nunca después de veinte años de guerra estadounidense allí, Biden afirmó «En relación con el entrenamiento y la capacidad de las [Fuerzas de Seguridad Nacional Afganas] y el entrenamiento de la policía federal, no están ni siquiera cerca en términos de su capacidad«. El 21 de julio -hace apenas tres semanas- el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Biden, admitió que «existe la posibilidad de que los talibanes tomen el poder por completo, o la posibilidad de cualquier otro escenario», pero insistió: «las Fuerzas de Seguridad afganas tienen la capacidad suficiente para luchar y defender su país«.

El Gobierno y la cúpula militar de Estados Unidos han dado garantías similares al pueblo estadounidense desde el comienzo de la guerra. «¿Estamos perdiendo esta guerra?«, preguntó retóricamente el general de división del ejército Jeffrey Schloesser, comandante de la 101ª División Aerotransportada, en una rueda de prensa desde Afganistán en 2008, y respondió de esta manera: «De ninguna manera. ¿Puede ganar el enemigo? De ninguna manera«. El 4 de septiembre de 2013, el entonces teniente general Milley -ahora jefe del Estado Mayor Conjunto de Biden- se quejaba de que los medios de comunicación no daban suficiente crédito a los progresos que habían hecho en la construcción de las fuerzas de seguridad nacionales afganas: «Este ejército y esta fuerza policial han sido muy, muy eficaces en el combate contra los insurgentes todos los días«, insistió el general Milley.

Nada de esto era cierto. Siempre fue una mentira, diseñada en primer lugar para justificar la interminable ocupación de Estados Unidos en ese país y, después, una vez que Estados Unidos estaba a punto de retirarse, para inventar un agradable cuento de hadas sobre por qué los veinte años anteriores no fueron, en el mejor de los casos, un completo desperdicio. Que estas afirmaciones eran falsas no puede discutirse razonablemente mientras el mundo observa cómo los talibanes se apoderan de todo Afganistán como si las cacareadas «fuerzas de seguridad nacional afganas» fueran muñecos de porcelana que utilizan armas de papel. Pero, ¿cómo sabemos que estas afirmaciones realizadas a lo largo de dos décadas eran verdaderas mentiras y no sólo afirmaciones descabelladamente erróneas hechas con sinceridad?

Para empezar, hemos visto estas tácticas de los funcionarios estadounidenses -mentir al público estadounidense sobre las guerras para justificar tanto su inicio como su continuación- una y otra vez. La guerra de Vietnam, al igual que la de Irak, se inició con una completa invención difundida por la comunidad de inteligencia y respaldada por los medios de comunicación corporativos: que los norvietnamitas habían lanzado un ataque no provocado contra los barcos estadounidenses en el Golfo de Tonkín. En 2011, el presidente Obama, que en última instancia ignoró un voto del Congreso contra la autorización de su participación en la guerra de Libia para derrocar a Muamar Gadafi, justificó la guerra de la OTAN negando que el cambio de régimen fuera el objetivo: «nuestra misión militar está estrechamente centrada en salvar vidas… ampliar nuestra misión militar para incluir el cambio de régimen sería un error». Incluso mientras Obama emitía esas falsas garantías, The New York Times informaba de que «el ejército estadounidense ha estado llevando a cabo una campaña aérea expansiva y cada vez más potente para obligar al ejército libio a volverse contra el coronel Muamar el Gadafi».

Al igual que hicieron con la guerra de Afganistán, los líderes políticos y militares de Estados Unidos mintieron durante años al público estadounidense sobre las perspectivas de victoria. El 13 de junio de 1971, The New York Times publicaba un informe sobre miles de páginas de documentos de alto secreto de los planificadores militares que llegaron a conocerse como «Los Papeles del Pentágono». Proporcionados por el ex funcionario de la RAND Daniel Ellsberg, que dijo que no podía permitir en conciencia que continuaran las mentiras oficiales sobre la guerra de Vietnam, los documentos revelaban que los funcionarios estadounidenses en secreto eran mucho más pesimistas sobre las perspectivas de derrotar a los norvietnamitas de lo que sugerían sus jactanciosas declaraciones públicas. En 2021, The New York Times recordó algunas de las mentiras que demostró ese archivo en el 50º aniversario de su publicación:

Blandiendo una ametralladora china capturada, el Secretario de Defensa Robert S. McNamara apareció en una conferencia de prensa televisada en la primavera de 1965. Estados Unidos acababa de enviar sus primeras tropas de combate a Vietnam del Sur, y el nuevo empuje, se jactaba, estaba desgastando aún más al asediado Vietcong.

«En los últimos cuatro años y medio, el Vietcong, los comunistas, han perdido 89.000 hombres», dijo. «Se puede ver la fuerte sangría».

Eso era una mentira. Por informes confidenciales, McNamara sabía que la situación era «mala y se estaba deteriorando» en el Sur. «El VC tiene la iniciativa», decía la información. «El derrotismo está ganando entre la población rural, algo en las ciudades, e incluso entre los soldados».

Mentiras como las de McNamara fueron la regla, no la excepción, durante toda la participación de Estados Unidos en Vietnam. Las mentiras se repitieron al público, al Congreso, en audiencias a puerta cerrada, en discursos y a la prensa. 

Las mentiras se repitieron al público, al Congreso, en audiencias a puerta cerrada, en discursos y a la prensa. La verdadera historia podría haber permanecido desconocida si, en 1967, McNamara no hubiera encargado una historia secreta basada en documentos clasificados, que llegó a conocerse como los Papeles del Pentágono. Para entonces, sabía que incluso con casi 500.000 soldados estadounidenses en el teatro de operaciones, la guerra estaba en un punto muerto.

El patrón de mentiras fue prácticamente idéntico a lo largo de varias administraciones cuando se trataba de Afganistán. En 2019, The Washington Post -obviamente con un guiño a los Papeles del Pentágono- publicó un informe sobre documentos secretos que bautizó como «Los Papeles de Afganistán: Una historia secreta de la guerra». Bajo el titular «EN GUERRA CON LA VERDAD», The Post resumió sus hallazgos: «Los funcionarios estadounidenses decían constantemente que estaban haciendo progresos. No lo hacían, y lo sabían, según una investigación exclusiva del Post«. Explicaban:

Año tras año, los generales estadounidenses han dicho en público que están haciendo progresos constantes en el pilar central de su estrategia: formar un ejército afgano robusto y una fuerza policial nacional que pueda defender el país sin ayuda extranjera.

Sin embargo, en las entrevistas de Lecciones Aprendidas, los instructores militares estadounidenses describieron a las fuerzas de seguridad afganas como incompetentes, desmotivadas y plagadas de desertores. También acusaron a los mandos afganos de embolsarse los salarios -pagados por los contribuyentes estadounidenses- de decenas de miles de «soldados fantasmas».

Ninguno expresó su confianza en que el ejército y la policía afganos pudieran defenderse, y mucho menos derrotar, a los talibanes por sí solos. Más de 60.000 miembros de las fuerzas de seguridad afganas han muerto, un índice de bajas que los mandos estadounidenses han calificado de insostenible.

Como explicaba el Post, «los documentos contradicen un largo coro de declaraciones públicas de presidentes, mandos militares y diplomáticos estadounidenses que aseguraban año tras año a los estadounidenses que estaban haciendo progresos en Afganistán y que valía la pena luchar en la guerra«. Esos documentos disipan cualquier duda sobre si esas falsedades fueron intencionadas:

Varios de los entrevistados describieron los esfuerzos explícitos y sostenidos del gobierno estadounidense para engañar deliberadamente al público. Dijeron que era habitual en los cuarteles militares de Kabul -y en la Casa Blanca- distorsionar las estadísticas para hacer creer que Estados Unidos estaba ganando la guerra cuando no era así.

«Cada detalle de los datos fue alterado para presentar la mejor imagen posible», dijo a los entrevistadores del gobierno Bob Crowley, un coronel del Ejército que se desempeñó como asesor principal de contrainsurgencia de los comandantes militares estadounidenses en 2013 y 2014. «Las encuestas, por ejemplo, eran totalmente poco fiables pero reforzaban que todo lo que hacíamos era correcto y nos convertíamos en un cono de helado que se lamía solo».

John Sopko, el jefe de la agencia federal que realizó las entrevistas, reconoció a The Post que los documentos muestran que «se ha mentido constantemente al pueblo estadounidense.»

El mes pasado, el periodista independiente Michael Tracey, que escribe en Substack,  entrevistó a un veterano estadounidense de la guerra de Afganistán. El ex soldado, cuyo trabajo consistía en trabajar en programas de formación para la policía afgana y que también participaba en sesiones informativas de formación para el ejército afgano, describió con detalle por qué el programa de formación de las fuerzas de seguridad afganas era un fracaso tan evidente e incluso una farsa. «No creo que pueda exagerar el hecho de que se trataba de un sistema diseñado básicamente para canalizar el dinero y malgastar o perder el equipo«, dijo. En resumen, «en lo que respecta a la presencia militar de Estados Unidos en el país, yo la veía como una gran operación de canalización de dinero«: un pozo de dinero interminable para los contratistas de seguridad estadounidenses y los señores de la guerra afganos, todos los cuales sabían que no se estaba logrando ningún progreso real, y que se limitaban a chupar todo el dinero de los contribuyentes estadounidenses que podían antes de la inevitable retirada y la toma de posesión por parte de los talibanes.

A la luz de todo esto, es sencillamente inconcebible que las falsas declaraciones de Biden del mes pasado sobre la preparación de las fuerzas militares y policiales afganas no fueran intencionadas. Esto es especialmente cierto si se tiene en cuenta la intensidad con la que Estados Unidos ha sometido a Afganistán a todo tipo de vigilancia electrónica durante más de una década. Una parte importante del archivo que me proporcionó Edward Snowden detallaba la amplia vigilancia que la NSA había impuesto en todo Afganistán. De acuerdo con las directrices que exigió, nunca publicamos la mayoría de esos documentos sobre la vigilancia estadounidense en Afganistán por considerar que podría poner en peligro a la gente sin aportar nada al interés público, pero algunos de los reportajes permitieron vislumbrar lo exhaustivamente vigilado que estaba el país por los servicios de seguridad estadounidenses.

En 2014, informé junto con Laura Poitras y otro periodista de que la NSA había desarrollado la capacidad, bajo el nombre en clave de SOMALGET, que les permitía estar «interceptando, grabando y archivando en secreto el audio de prácticamente todas las conversaciones de teléfonos móviles» en al menos cinco países. En cualquier momento, podían escuchar las conversaciones almacenadas de cualquier llamada realizada por teléfono móvil en todo el país. Aunque publicamos los nombres de cuatro países en los que se había implementado el programa, retuvimos, tras un amplio debate interno en The Intercept, la identidad del quinto -Afganistán- porque la NSA había convencido a algunos editores de que publicarlo permitiría a los talibanes saber dónde se encontraba el programa y podría poner en peligro las vidas de los militares y de los empleados del sector privado que trabajaban en él (en general, a petición de Snowden, retuvimos la publicación de documentos sobre las actividades de la NSA en zonas de guerra activas a menos que revelaran ilegalidad u otros engaños). Pero WikiLeaks reveló posteriormente, con exactitud, que el único país cuya identidad ocultamos donde se aplicó este programa fue Afganistán.

No había prácticamente nada que pudiera ocurrir en Afganistán sin que la comunidad de inteligencia de Estados Unidos lo supiera. Es simplemente imposible que se equivocaran tanto mientras intentaban inocente y sinceramente decir a los estadounidenses la verdad sobre lo que estaba ocurriendo allí.

En resumen, los líderes políticos y militares de Estados Unidos han estado mintiendo a la opinión pública estadounidense durante dos décadas sobre las perspectivas de éxito en Afganistán en general, y sobre la fuerza y capacidad de las fuerzas de seguridad afganas en particular, hasta hace cinco semanas, cuando Biden desestimó airadamente la idea de que la retirada de Estados Unidos daría lugar a una rápida y completa toma de posesión de los talibanes. Numerosos documentos, en gran parte ignorados por el público, demostraron que los funcionarios estadounidenses sabían que lo que decían era falso -como ocurrió tantas veces en guerras anteriores- e incluso manipularon deliberadamente la información para permitir sus mentiras.

Cualquier duda residual sobre la falsedad de esas dos décadas de afirmaciones optimistas ha sido borrada por la fácil y rápida blitzkrieg por la que los talibanes recuperaron el control de Afganistán como si el cacareado ejército afgano ni siquiera existiera, como si fuera agosto de 2001 otra vez. Es vital no sólo tomar nota de la facilidad y frecuencia con la que los líderes estadounidenses mienten al público sobre sus guerras una vez que esas mentiras se revelan al final de las mismas, sino también recordar esta lección vital la próxima vez que los líderes estadounidenses propongan una nueva guerra utilizando las mismas tácticas de manipulación, mentiras y engaños.

Los talibanes concedieron una entrevista exclusiva a Al Jazeera despues de tomar control del Palacio Presidencial en Kabul el domingo 15 de agosto, 2021

Publicado originalmente en Substack

Compartir