«No hay exceso de muertes. Pero eso no es lo que le dice a usted la BBC ahora, ¿no es cierto? Nunca volveré a confiar en la BBC, de paso. He mirado la BBC durante 41 años. Nunca más les permitiré llegar hasta mis oídos, porque me han mentido en la cara el año entero… Hay un fraude en curso…» Michael Yeadon

CONTRARRELATO

RESUMEN:

* No hay exceso de muertes. En 2020 ha muerto el mismo número de personas que, en promedio, han muerto en años anteriores. Esto simplemente no sería el caso si tuviéramos una pandemia letal.

* El ligero aumento de las muertes que se reportan ahora en el Reino Unido no se deben a COVID-19. Los datos muestran que estas muertes – principalmente personas de 45 a 65 años, con igual distribución entre los sexos – se deben principalmente a enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer, lo que sugiere que son muertes excesivas causadas por la falta de atención médica de rutina debido a las restricciones de la pandemia

* La prueba de PCR no es una herramienta de diagnóstico válida y no debería hacerse a la escala que estamos haciendo ahora. La alta tasa de falsos positivos es sólo alimento para un alarmismo innecesario

* Prácticamente nadie que sea asintomático tiene el virus vivo, pero cuando se realiza la prueba en un umbral de ciclo de más de 30, lo que significa que amplifica el ARN viral más de 30 veces, se termina con una prueba positiva incluso si el virus está inactivo y no es infeccioso.

* Según el Dr. Michael Yeadon, ex vicepresidente y asesor científico jefe de la empresa farmacéutica Pfizer, muy pocas personas necesitarán la vacuna COVID-19, ya que la tasa de mortalidad es muy baja y la enfermedad no está causando un exceso de muertes.

Por Dr. Joseph Mercola

He escrito varios artículos sobre científicos y médicos que cuestionan la narrativa oficial sobre la pandemia COVID-19 y las medidas globales puestas en marcha a causa de ella, desde las pruebas inútiles, el uso de máscaras y el distanciamiento social, hasta los cierres, el seguimiento y la localización y el alarmismo infundado que lo impulsa todo.

En el vídeo adjunto, la periodista británica Anna Brees entrevista al Dr. Michael Yeadon, ex vicepresidente y asesor científico jefe de la empresa farmacéutica Pfizer, y fundador y director general de la empresa biotecnológica Ziarco, ahora propiedad de Novartis.

En ella, habla de varias preocupaciones, incluida su creencia de que las pruebas de PCR generalizadas están creando la falsa idea de que la pandemia está resurgiendo, ya que la tasa de mortalidad total es completamente normal. También habla de sus preocupaciones sobre los mandatos de la vacuna COVID-19.

Las pruebas de PCR están causando una falsa «casemia»

Como expliqué en «Asymptomatics’ ‘Casedemic’ Is a Perpetuation of Needless Fear» [«La casemia de asintomáticos es una perpetuación del miedo innecesario»], al utilizar las pruebas de PCR, que no pueden diagnosticar la infección activa, se ha creado una falsa narrativa.

En la actualidad, el aumento de «casos», es decir, de pruebas positivas, se está utilizando de nuevo como justificación para imponer restricciones más severas, incluyendo el cierre y el uso obligatorio de máscaras, cuando en realidad las pruebas positivas no tienen nada que ver con la propagación real de la enfermedad.

Según Yeadon, el Reino Unido ha realizado pruebas a unos 30 millones de personas, es decir, a casi la mitad de la población. «Un gran número de esas pruebas han sido recientes«, dice Yeadon, señalando que la definición de «muerte por coronavirus en el Reino Unido es: cualquiera que muera, por cualquier causa, dentro de los 28 días de una prueba COVID-19 positiva«.

Por lo tanto, lo que estamos viendo ahora es una tasa de mortalidad natural – alrededor de 1.700 personas mueren cada día en el Reino Unido en un año determinado, dice Yeadon -pero muchas de estas muertes ahora se atribuyen falsamente a COVID-19. «Estoy calificando las estadísticas, e incluso la afirmación de que hay una pandemia en curso, como una falsedad«, dice.

Desafía a cualquiera que no le crea a buscar en cualquier base de datos sobre la mortalidad total. Si lo hace, descubrirá que el recuento de muertes diarias es «absolutamente normal«, dice Yeadon.

Durante algunos meses, el recuento de muertes es en realidad ligeramente inferior a la norma media de los últimos cinco años. Y añade: «No puede haber una pandemia letal acechando la tierra, y que no haya exceso de muertes«.

La falta de atención médica de rutina está causando un aumento en las muertes

El ligero aumento de las muertes que ahora se reportan simplemente no se deben directamente a COVID-19, insiste. Los datos muestran que estas muertes, principalmente de personas de 45 a 65 años, con una distribución igualitaria entre los sexos, se deben principalmente a enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares y cáncer, lo que sugiere que son muertes excesivas causadas por la inaccesibilidad de la atención médica rutinaria, ya que la gente tiene miedo o se desanima de ir al hospital.

Estas muertes pueden caracterizarse por estar relacionadas con los COVID, pero eso es sólo porque se han agrupado falsamente en esa categoría debido a que se registraron falsos positivos en los 28 días siguientes a la muerte.

Una vez más, las personas se someten a pruebas muy regularmente, y la tasa de falsos positivos es extremadamente alta. Todos los pacientes del hospital también son sometidos a la prueba PCR al ser admitidos, por lo que cuando mueren, independientemente de la causa, es probable que tengan un falso positivo en su expediente, lo que los agrupa en el recuento de muertes para COVID-19.

«Cuanto más tiempo uno permanezca en el hospital, más probable es que muera, obviamente», dice Yeadon. «Te darían el alta si estuvieras bien y mejorando. Así que… los pacientes de una internación larga tienen más probabilidades de morir estadísticamente, y mucho más de ser examinados tan a menudo que tendrán un falso positivo.

Eso es lo que creo que está sucediendo… Es una conveniencia para alguien que está jugando un juego macabro, porque ya no creo que sea un error… He hablado con personas en [la salud pública] y se avergüenzan de que ni siquiera se les permita caracterizar y publicar la información que se necesitaría para saber qué tan útil es la prueba. Eso no se está haciendo«.

¿Es posible re-infectarse?

Yeadon también dice que lo tiene «harto» que la gente afirme que la inmunidad contra el SARS-CoV-2 puede disminuir después de un corto tiempo, dejándote vulnerable a la reinfección. Si has estado enfermo de COVID-19 y te recuperas, tendrás anticuerpos contra el virus, y serás inmune, dice.

Entiende que los periodistas pueden equivocarse o recibir información incorrecta, pero si un científico dice esto, «está mintiendo«, dice. Yeadon niega categóricamente la premisa de que puedes recuperarte de COVID-19 y luego reinfectarte y volver a experimentar una enfermedad grave.

Según Yeadon, sólo hay dos formas en las que COVID-19 no proporcionaría una inmunidad duradera. La primera sería si destruye tu sistema inmunológico. El virus del VIH, por ejemplo, que causa el SIDA, desarma tu sistema inmunológico, causando un deterioro permanente. Por lo tanto, no te vuelves inmune al virus del VIH. Pero los Coronavirus no hacen eso.

La segunda forma es si el virus muta, lo cual es común entre los virus de la gripe. Si el virus muta, el sistema inmunológico puede no reconocerlo completamente y tendrá que montar una defensa de nuevo, creando así otro conjunto de anticuerpos. Sin embargo, los coronavirus son genéticamente estables, dice Yeadon.

(Por razones de transparencia, aclaremos que ha habido informes de mutaciones del SARS-CoV-2,1 así que no es imposible que algunas personas puedan reinfectarse con una versión ligeramente mutada del virus que podría enfermarlos de nuevo). 

Una agenda escondida a la vista de todos

Como señaló Yeadon, hay quienes ahora están cambiando las leyes de la inmunología, lo que simplemente no debería suceder. Esto no debería ser un asunto político, pero de alguna manera se está tratando como tal. Afirma no tener ninguna idea de por qué se están creando estas falsas narrativas, y por qué se está censurando la verdad científica que contradice la narrativa principal.

Otros, sin embargo, se han vuelto más francos sobre este tema, señalando cómo la pandemia se está utilizando como una excusa conveniente y una justificación para la redistribución de la riqueza y la toma tecnocrática del mundo entero bajo la bandera de un Gran Reseteo hacia un orden social «más equitativo» y un comercio más ecológico.

Se está utilizando para introducir cambios sociales que simplemente nunca podrían introducirse sin algún tipo de calamidad, ya sea una guerra o una amenaza biológica, porque implican una limitación radical de las libertades personales y la eliminación de la privacidad. Los responsables de las medidas de respuesta a las pandemias también se niegan a tener en cuenta el precio de estas medidas.

Al tomar decisiones en materia de salud pública, es necesario calcular el costo en términos de vidas salvadas y el precio en dólares y centavos de salvar a esas personas, frente al costo de no aplicar la medida en cuestión. Esto no se está haciendo. La pregunta es ¿por qué se está adoptando una postura tan ilógica?

Yeadon sobre la vacunación

Hacia el final de la entrevista, Yeadon aborda el tema de la vacunación contra el COVID-19. Muchos están nerviosos de que sea obligatoria, y con razón. Los pasaportes de las vacunas ya se están extendiendo, y todos los indicadores apuntan a que la vacunación se convierta en un requisito para viajar, quizás incluso dentro de las fronteras nacionales.

Habiendo pasado su carrera en la industria farmacéutica, Yeadon apoya totalmente la vacunación, creyendo que previene un gran número de muertes. Sin embargo, cuando se trata del SARS-CoV-2, cree que la vacuna sólo beneficiará a los ancianos. Para los mayores de 80 años, una vacuna podría darles unos meses más de vida.

«Nadie necesita ya esta vacuna«, dice. «No se vacuna a una población porque 1 en 1 millón pudiera tener un mal desenlace [de la infección]«. 

También cree firmemente que la vacuna debe ser voluntaria:

«Es una postura pública terrible… sugerir que la única forma de recuperar nuestras vidas es vacunar masivamente a la población. Algo muy apestoso está pasando. Simplemente no es apropiado. Ni siquiera creo que funcione».

En una carta abierta al ministro de salud británico, Yeadon escribió:

«He leído el documento de consulta. Pocas veces me he visto tan sorprendido y molesto. Todas las vacunas contra el virus SARS-COV-2 son por definición novedosas. Ninguna de las candidatas a vacuna ha estado en desarrollo por más de unos pocos meses. Si alguna de estas vacunas es aprobada para su uso, bajo cualquier circunstancia que no sea EXPLICITAMENTE experimental, creo que los receptores estarán siendo engañados hasta un punto criminal.

Esto se debe a que, precisamente, no hay voluntarios humanos para los que podría haber más de unos pocos meses de información sobre la seguridad de las dosis pasadas. 

Mi preocupación no surge porque tenga opiniones negativas sobre las vacunas (que no las tengo). En cambio, lo que me preocupa es el principio mismo, al que los políticos parecen dispuestos ahora a renunciar, de impedir que las nuevas intervenciones médicas, en este estado incompleto de desarrollo, se pongan a disposición de los sujetos de cualquier otra forma que no sea como explícitamente experimental. Esa es mi preocupación.

Y la razón de esa preocupación es que no se sabe cuál será el perfil de seguridad, seis meses o un año o más después de la dosis. Usted no tiene literalmente ningún dato sobre esto, y tampoco lo tiene nadie.

No es que esté diciendo que los efectos adversos inaceptables surgirán después de intervalos más largos después de la dosis. No: es que usted no tiene ni idea de lo que va a suceder; y sin embargo, a pesar de esto, usted estará creando la impresión de que sí …

No confío en usted. No ha sido sincero y se ha comportado terriblemente durante esta crisis. Y todavía lo hace ahora, engañando sobre el riesgo de infección de los niños pequeños. ¿Por qué debería creerle en relación a las vacunas experimentales?«

¿Qué se puede hacer?

En su entrevista con Brees, Yeadon sugiere a los profesionales de la medicina, especialmente a los miembros de una sociedad profesional, que no estén de acuerdo con las medidas adicionales para la pandemia -basadas en los hechos médicos- que escriban una carta abierta al gobierno, instándoles a que hablen y a que tengan en cuenta las recomendaciones de los expertos independientes.

Ármate con estadísticas de mortalidad y hechos sobre las pruebas de PCR, a fin de que puedas explicar cómo y por qué esta pandemia, sencillamente, no es ya una pandemia. Primero, y antes que nada, no hay exceso de muerte. El mismo número de gente murió este año que, en promedio, en los años anteriores. Esto, simplemente, no podría ser el caso si tuviéramos una pandemia letal.

Segundo, el test PCR no es una herramienta de diagnóstico válida, y no debería usarse en la escala en que lo estamos haciendo ahora. La alta tasa de falsos positivos es sólo alimento para una creación innecesaria de miedo.  «La gente debería demandar saber cuál es la tasa de falsos positivos«, dice Yeadon.

«Además de ello, someter a tests a la gente que se siente bien -es simplemente una locura«, dice. Virtualmente nadie que esté asintomático tiene el virus vivo, pero cuando usted corre el test por encima del umbral de 30 ciclos, queriendo con eso decir que usted está amplificando el ARN viral más de 30 veces, usted termina con un test positivo incluso si el virus está inactivo y no es infeccioso. 

«Volvamos a los hechos, dice Yeadon. No hay exceso de muertes. Pero eso no es lo que le dice a usted la BBC ahora, ¿no es cierto? Nunca volveré a confiar en la BBC, de paso. He mirado la BBC durante 41 años. Nunca más les permitiré llegar hasta mis oídos, porque me han mentido en la cara el año entero… Hay un fraude en curso…»

Usted está yendo a un arresto domiciliario cuando no hay exceso de muertes. ¿Por qué lo hace? ¿En serio? Tengo miedo porque no tiene ningún sentido, y no hay resultados benignos de esto. 

Organízese

Es fácil confundirse tanto que uno ya no puede pensar con claridad en estos días. Como explica el Dr. Peter Breggin, en «Psychiatrist Blows the Whistle on Pandemic Fearmongering» («Un psiquiatra da la alarma respecto al pánico sobre la pandemia»), cuando uno le añade incertidumbre al miedo termina en ansiedad, un estado en el que ya no puede pensar con lógica.

Si esto se aplica a usted, le insto a que apague las noticias de los medios de comunicación y recurra a expertos independientes, como Yeadon. Haga la investigación. Lea a través de la ciencia. Reorientarse hacia los hechos, y apagar la propaganda. Luego, únase a un grupo donde pueda encontrar apoyo.

Se han formado varios grupos en todo el mundo que se están alzando contra los mandatos de las máscaras, las vacunas obligatorias y los cierres. Algunos ejemplos de tales grupos incluyen:

Us for Them, un grupo que hace campaña para reabrir las escuelas y proteger los derechos de los niños en el Reino Unido.

Keep Britain Free

El COVID Recovery Group (CRG) [Grupo de Recuperación de COVID], fundado por 50 parlamentarios británicos conservadores para luchar contra las restricciones de cierre3

En los EE.UU., un equipo de abogados, médicos, empresarios y padres crearon la Freedom For Breath Agency [Agencia para la Libertad de Respiración], que lucha por proteger la libertad

Hay otras fuentes de información y grupos que luchan por la verdad y la transparencia que vale la pena mirar, son:

La Great Barrington Declaration, que pide el fin de los cierres. Al 18 de noviembre de 2020, la habían firmado 34.973 médicos, 12.070 científicos médicos y de salud pública y 634.838 ciudadanos interesados5

The Defender, de Robert F. Kennedy Jr., un nuevo boletín que publica noticias «prohibidas»

El Comité de Investigación Extraparlamentario alemán COVID-19 (ACU2020.org), que está lanzando una demanda colectiva internacional contra una larga lista de autoridades sobre la respuesta a la pandemia mundial

En España, más de 600 médicos han formado Médicos por la Verdad.

En los EE.UU., los médicos han formado un grupo llamado America’s Frontline Doctors, que está luchando para que la hidroxicloroquina esté disponible en todo el país.

Compartir