* OneAmerica, una compañía nacional de seguros de vida con sede en Indianápolis que existe desde 1877 y que tiene un capital de 100 mil millones de dólares, informa que, de acuerdo a lo que están viendo ellos en sus registros directos, así como la industria de seguros en general, las personas en edad de trabajar (de 18 a 64 años) han estado muriendo durante el año 2021 a un ritmo un 40% superior al de la prepandemia

* También se ha producido un aumento de las reclamaciones por incapacidad. Al principio, hubo un aumento de las reclamaciones por discapacidad a corto plazo, pero ahora la mayoría de las reclamaciones son por discapacidad a largo plazo

* Las hospitalizaciones en Indiana también son más altas que antes de la introducción de las vacunas COVID en 2021, y las más altas de los últimos cinco años.

* La Autoridad de Regulación y Desarrollo de Seguros de India (sic) también informa de un aumento del 41% en las reclamaciones por fallecimiento en 2021

* Las muertes por COVID-19 fueron significativamente menores en 2021 que en 2020, por lo que se puede descartar a COVID-19 como la causa de este aumento histórico del exceso de muertes y discapacidades. En este momento, la causa más probable son las inyecciones experimentales de COVID

CONTRARRELATO

Por J. Mercola

Como hemos visto en los últimos dos años, los datos y las estadísticas pueden ser manipulados y sesgados de muy diversas maneras. Los casos de COVID, por ejemplo, se han inflado claramente al incluir a personas sin síntomas (probablemente falsos positivos) y al diagnosticar como paciente de COVID a cualquiera que ingrese en el hospital por un problema no relacionado si da positivo (de nuevo, falsamente) al SARS-CoV-2.

En ese escenario, uno de los datos más fiables que tenemos es la mortalidad por todas las causas. Es muy difícil maquillar esa estadística, ya que la gente o está muerta o no lo está. Su inclusión en la base de datos del índice nacional de mortalidad se basa en un criterio principal: han muerto, independientemente de la causa.

A partir de ahí, la causa de la muerte, identificada en el certificado de defunción, se añade a estadísticas más detalladas, como el número de personas que murieron de cáncer y enfermedades cardíacas en un año determinado, por ejemplo. Pero mientras que la causa de cualquier muerte puede ser manipulada y alterada, el hecho de que haya habido una muerte es más seguro. Además, las tasas de mortalidad tienden a ser muy estables.

Como se señala en un estudio (no revisado por pares) dirigido por el científico Denis Rancourt, que analizó la mortalidad en Estados Unidos entre marzo de 2020 y octubre de 2021,1 “La mortalidad por todas las causas en el tiempo es el dato más fiable para detectar los verdaderos acontecimientos catastróficos que causan la muerte, y para calibrar el impacto a nivel de población de cualquier aumento de las muertes por cualquier causa.”

Aumento del 40% de las muertes entre los estadounidenses que trabajan

Teniendo esto en cuenta, el anuncio de la aseguradora OneAmerica de que la tasa de mortalidad de los estadounidenses en edad de trabajar (de 18 a 64 años), en el tercer trimestre de 2021, fue un 40% superior a los niveles prepandémicos es bastante sorprendente. OneAmerica es una compañía nacional de seguros de vida con sede en Indianápolis. Durante una conferencia de prensa a principios de enero de 2022, el director general Scott Davidson dijo:2

Estamos viendo, en este momento, las tasas de mortalidad más altas que hemos visto en la historia de este negocio – no sólo en OneAmerica. Los datos son consistentes para todos los actores de este negocio.

Y lo que vimos en el tercer trimestre, y estamos viendo que continúa en el cuarto, es que las tasas de mortalidad han aumentado un 40% respecto a lo que había antes de la pandemia. Para que se hagan una idea de lo grave que es, una catástrofe de tres cifras, que se da una en 200 años, supondría un aumento del 10% respecto a la prepandemia. Por tanto, un 40% es algo inaudito“.

Según Davidson, la mayoría de las reclamaciones de muerte presentadas no están clasificadas como muertes COVID-19, por lo que algo más está haciendo subir la tasa de mortalidad. Como informó The Center Square:3

Los recuentos semanales de muertes de los CDC, que reflejan la información de los certificados de defunción y, por tanto, tienen un desfase de hasta ocho semanas o más, muestran que en la semana que terminó el 6 de noviembre hubo muchas menos muertes por COVID-19 en Indiana en comparación con las de hace un año -195 frente a 336-, pero más muertes por otras causas -1.350 frente a 1.319-.”

Las reclamaciones por discapacidad también han aumentado

Al mismo tiempo, OneAmerica también ha notado un repunte en las solicitudes de incapacidad. Al principio, hubo un aumento de las solicitudes de incapacidad a corto plazo, pero ahora la mayoría de las solicitudes son de incapacidad a largo plazo. La compañía prevé que el aumento de las reclamaciones les costará “bastante más de 100 millones de dólares“, un gasto inesperado que repercutirá en los empleadores que compren pólizas de seguro de vida colectivo.

Durante esa rueda de prensa, Brian Tabor, presidente de la Asociación de Hospitales de Indiana, confirmó que los hospitales de Indiana están experimentando un espectacular aumento tanto de las muertes como de las hospitalizaciones por una amplia variedad de afecciones4.

El número de hospitalizaciones en Indiana no sólo es más alto que antes de la introducción de las vacunas COVID en 2021, sino que es el más alto de los últimos cinco años.5 Mientras tanto, las muertes diarias por COVID-19 son menos de la mitad que en 2020.

¿Qué está matando a los estadounidenses más jóvenes y sanos?

Dado que el COVID-19 no está matando a los estadounidenses más jóvenes y sanos, ¿qué es? ¿Qué cambió en 2021 que podría tener un efecto tan devastador en la salud de las personas? Bueno, el cambio más obvio es que más de 100 millones de estadounidenses recibieron las inyecciones experimentales de COVID, y los médicos y científicos han dilucidado varios mecanismos por los que estas tecnologías de transferencia de genes podrían dañar o matar. Como informó el investigador sobre seguridad de las vacunas Steve Kirsch:6

Normalmente las tasas de mortalidad no cambian en absoluto. Son muy estables. Se necesitaría algo REALMENTE GRANDE para tener un efecto tan grande. El tamaño del efecto es de 12-sigma.7 Eso es un evento que ocurriría por pura casualidad cada 2,832 años. Eso es muy raro. Básicamente nunca.

El universo sólo tiene 14.000 millones de años, es decir, 1.413. En otras palabras, el evento que ocurrió no es una “casualidad” estadística. Algo causó un cambio muy grande … Sea lo que sea lo que está causando esto, es más grande y más mortal que el COVID y está afectando a casi todo el mundo“.

Kirsch enumera 14 pistas sobre lo que podría ser ese “algo” mortal, entre ellas las siguientes:8


* El aumento de las muertes comenzó tras la implantación de las vacunas COVID

* Son principalmente las personas en edad de trabajar (18 a 64 años) las que mueren

* El exceso de muertes es mayor que en cualquier otro momento de la historia, lo que sugiere que está causado por una nueva amenaza

* Las muertes por COVID han disminuido significativamente, por lo que se puede descartar la COVID-19

* La gente está muriendo por una gran variedad de causas, por lo que la mayoría de los patógenos pueden ser descartados

* Para conseguir un tamaño de efecto tan elevado, el agente letal debe afectar a un número masivo de personas. “Es algo nuevo que afecta al menos a la mitad de la población”, escribe Kirsch, “como una nueva vacuna obligatoria, por ejemplo”

* El gobernador de Indiana, Eric Holcomb, ha presionado y sigue presionando para que todo el mundo se inyecte

* Dado que otras compañías de seguros de vida están viendo la misma tendencia, el factor causal es de alcance nacional

* El dramático aumento de las discapacidades sugiere que muchos de los que no mueren a causa de esta nueva amenaza resultan gravemente heridos, a menudo a largo plazo. Como se ha mencionado, los médicos y los científicos han detallado varios mecanismos de acción por los que las inyecciones de COVID pueden mutilar o matar


Los efectos adversos podrían estar más infravalorados de lo que se calcula

Kirsch continúa:9

Sabemos que alrededor de 3 millones de personas mueren al año en EE.UU.10 El 75% son mayores de 65 años, por lo que eso nos deja con 750K muertes al año para menores de 65 años. Si esta cifra ha aumentado un 40% con respecto a los niveles prepandémicos en el tercer y cuarto trimestre, debemos suponer que el segundo trimestre fue el periodo de aumento (supondremos un aumento lineal en el segundo trimestre).

Así que son 75.000 muertes por trimestre en el tercer y cuarto trimestre y la mitad de eso, 37.000 muertes en el segundo trimestre. Eso significa que probablemente haya un exceso de 187.000 muertes en las edades de 18 a 64 años debido a una nueva causa“.

A continuación, compara esa estimación aproximada de 187.000 muertes en exceso con el Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) de Estados Unidos que, a partir de la publicación de datos del 24 de diciembre de 2021, incluía 2.156 muertes entre las edades de 17 y 65 años.

Restando la tasa de mortalidad de fondo de 40 de 2.156, multiplicada por el factor de subnotificación (URF) calculado por Kirsch de 4111 nos da 87.000 muertes. En otras palabras, suponiendo que las lesiones causadas por las vacunas están infradeclaradas por un factor de 41, el número real de muertes por la vacuna COVID sería de 87.000. Sin embargo, eso es 100.000 menos que el exceso de muertes de 187.000 calculado anteriormente.

Esto significa que “o bien hay otro efecto en juego que realmente está matando a más personas de 18 a 64 años que la vacuna, (poco probable pero posible)“, escribe Kirsch, o “mi URF de 41 está subestimando las muertes por un factor de 2,15“. Kirsch no es el único que sospecha que las nuevas vacunas COVID son el factor causante de este dramático aumento del exceso de muertes.

Se avecina un desastre sanitario impuesto por el gobierno

El Dr. Robert Malone abordó el hallazgo de OneAmerica en un artículo de Substack 12 (publicado en esta edición de eXtramuros)

La doctora Jessica Rose, investigadora del Instituto de Conocimiento Puro y Aplicado de Israel, también opinó sobre los nuevos datos:13

“¿Qué nos dice esto? Nos dice que estamos potencialmente en un enorme montón de mierda. Para ser sinceros. Estas indicaciones de nuestro amigo de la compañía de seguros son simplemente eso: indicaciones.

Si lo que estamos viendo en el VAERS, y en los demás sistemas de notificación de eventos adversos, es el mero reflejo de lo que realmente está ocurriendo con respecto a las lesiones, lo que supongo que es, entonces todavía no hemos visto nada.

Y si lo que se está reportando con respecto a las inmunodeficiencias asociadas a estas inyecciones no es simplemente anecdótico o representativo de una pequeña sub-cohorte de individuos, podríamos estar ante un completo desastre sanitario impuesto por el gobierno.”

The Defender también informó de otros estudios y datos que sugieren que las inyecciones de COVID están causando un daño masivo:14

“En un estudio de septiembre15 descrito como “demoledor”, los investigadores de Harvard, Tufts y Asuntos de Veteranos informaron que aproximadamente la mitad de los pacientes hospitalizados “que aparecen en los tableros de datos de COVID en 2021” probablemente habían sido admitidos “por otra razón completamente”.

En el condado de Ventura (California), que está experimentando un sorprendente aumento de las hospitalizaciones no relacionadas con el COVID,16 las enfermeras denunciantes sostienen que las vacunas deberían ser una de las primeras explicaciones que se consideren. ¿Por qué, si no, los adultos sanos se presentan en masa con hemorragias cerebrales, ataques cardíacos, problemas autoinmunes y anomalías pulmonares?

Las autopsias17 de individuos que murieron tras la vacunación con COVID revelan impactantes alteraciones patológicas que afectan con mayor frecuencia al corazón y los pulmones, pero también al cerebro y otros órganos…

Lejos de estar dispuesto a contemplar el elefante en la habitación, el ejecutivo de seguros de Indiana indicó que planea exigir a todos los empleados de OneAmerica que se vacunen. La capacidad del sector de repercutir los costes de la siniestralidad mediante el aumento de las primas hace que los analistas pronostiquen que el sector de los seguros “está preparado para acelerar su crecimiento en 2022“…

En el lado de los consumidores, el panorama es mucho menos halagüeño, tanto para los no vacunados como para los vacunados. Por ejemplo, el diputado del estado de Nueva York Patrick Burke (demócrata de Buffalo) propuso una legislación punitiva que permitiría a las aseguradoras denegar la cobertura de tratamientos relacionados con la COVID a las personas que decidan no vacunarse.

Para colmo de males, también hay informes de que las compañías de seguros imponen aumentos de primas a los empleadores en los condados con bajas tasas de vacunación. Mientras tanto, muchos de los lesionados por las vacunas COVID informan18 de la denegación de la cobertura del seguro de salud y de invalidez.”

La misma tendencia se observa en muchos otros estados y países

Como señala Davidson, OneAmerica no es el único país en el que se ha producido un aumento sin precedentes del exceso de muertes. Tampoco se limita a Estados Unidos. La Autoridad de Regulación y Desarrollo de Seguros de la India, por ejemplo, también informa de un aumento del 41% en las reclamaciones por muerte en 2021.19 Esto es casi idéntico al aumento del 40% informado por OneAmerica.

Según Kirsch, Phoenix, Arizona, informa de un aumento del 100% en la tasa de mortalidad entre los empleados de la ciudad. En 2021, era el doble de la media de 10 años.20 “Está claro que está pasando algo que no es exclusivo de Indiana“, escribe, y añade:

Las cifras de exceso de mortalidad en Europa21 y el Reino Unido parecen mostrar que los jóvenes están muriendo más rápido que los ancianos, y que las personas de 0 a 14 años están muriendo más rápido en la segunda mitad de 2021 en comparación con la primera. Más pruebas que demuestran que las vacunas están matando a los niños“.

Tal vez recuerden que a finales de octubre de 2021, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos publicaron un ridículo “estudio “22 que habría hecho fracasar hasta un experimento de ciencias de séptimo grado, en el que se afirmaba que la vacuna COVID reducía el riesgo de muerte por todas las causas, incluidos los accidentes, en un 34%.

Los CDC pueden mentir todo el día e intentar confundir a la gente con estudios fraudulentos, pero lo que simplemente no pueden hacer en este momento es manipular las tasas de mortalidad. Las compañías de seguros independientes están validando ahora la profundidad del encubrimiento y el fraude de los CDC. El exceso de muertes en el mundo real que estamos viendo ahora refuta claramente el intento de los CDC de apuntalar la narrativa del pinchazo de COVID con datos manipulados.

La alerta respecto de la seguridad es indiscutible

Como el cardiólogo Dr. Peter McCullough ha declarado en repetidas ocasiones, teníamos una clara alerta sobre la seguridad de estas nuevas vacunas desde febrero de 2021, y ella sólo se ha hecho más pronunciada con el tiempo. A pesar de eso, no se ha realizado ni una sola revisión de seguridad, y nuestras autoridades sanitarias se niegan a abordar el astronómico número de muertes.

A estas alturas, cualquiera que diga que las vacunas COVID son “seguras y eficaces“, y punto, pierde inmediatamente toda credibilidad. No hay ni una pizca de datos que sugieran que ninguna de las dos cosas sea cierta. Todo lo que tenemos apunta a que estas inyecciones son las drogas más letales que se han utilizado en la historia médica moderna.

Quizás lo más triste de todo esto es que son completamente innecesarias. Los médicos han identificado varias opciones de tratamiento eficaces que pueden reducir la tasa de mortalidad por COVID en un 85% o más. No hay ninguna razón médica para incluir a la población mundial en un nuevo experimento farmacológico. Podríamos haber evitado todo este exceso de muertes asegurando un tratamiento temprano, en lugar de confiar exclusivamente en una “vacuna” experimental. (…)


Referencias y Fuentes

Publicado originalmente aquí

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.