ECONOMÍA

Entrevista The International Man

The International ManRecientemente, las grandes acciones tecnológicas perdieron más de 1 billón de dólares en valor en pocos días. Muchas de estas empresas han estado cotizando a múltiplos de beneficios insanos durante mucho tiempo.
¿Ha estallado por fin la burbuja?


Doug Casey: En realidad empezó a explotar hace un año, pero ahora la gente está empezando a darse cuenta de que muchos de estos valores han caído no sólo un 50%, sino un 75% y un 90%. Hay varias clases de valores que se están viendo especialmente perjudicados. Uno de ellos es el de las empresas “zombis” que se aprovecharon de los bajos tipos de interés y se apalancaron en exceso. Pidieron mucho dinero prestado para pagar dividendos y recomprar acciones. El préstamo tenía poco que ver con el crecimiento del negocio real. Ahora no pueden devolver la deuda que han contraído porque los tipos de interés han subido.
Como la economía se debilitará mucho en los próximos años, vamos a ver muchas quiebras de empresas, con despidos masivos de trabajadores. Eso es una cosa que ocurre debido a los tipos de interés ultra bajos y a la impresión de dinero. Es 100% debido al gobierno y a la Fed.
Otra cosa que ha hecho es crear burbujas bursátiles masivas. La gente se ha convencido de que el gobierno siempre “intervendría” para arrojar más dinero a la situación y mantener el mercado alcista rugiendo.
Como resultado, una psicología especulativa se ha arraigado totalmente en la sociedad. Todo el mundo que es remotamente capaz de abrir una cuenta financiera tiene ahora una, con la esperanza de obtener una riqueza instantánea. Decenas de millones de personas han vivido por encima de sus posibilidades. Esos días han terminado. Ahora estamos en un mercado bajista masivo. Pronto el público se dará cuenta de que la Gran Depresión también está aquí.
El sinsentido de la COVID hizo que se arrojaran billones de dólares a la economía. Eso hizo que todo el mundo pensara que era más rico de lo que realmente era. Fomentó un gran exceso de consumo. Eso impulsó las ganancias de algunas corporaciones, así como las cuentas bancarias de la gente que estaba aburrida y sin hacer nada.
Millones de personas empezaron a especular con acciones de las que no sabían nada, especialmente con acciones tecnológicas, ya que prometían una riqueza instantánea. Y el comercio de opciones, una forma de juego que promete riquezas instantáneas con el apalancamiento. Todo esto ha llegado a su fin. Empezó a llegar a su fin hace un año.
Los falsos buenos tiempos duraron mucho más de lo que yo creía, pero ahora los verdaderos malos tiempos están en marcha. Creo que hemos entrado en un mercado bajista. Va a llevar las cosas mucho más abajo y durante mucho tiempo.

The International Man: Hemos visto el mercado alcista más largo de la historia. Teniendo en cuenta lo que ha sucedido en el mercado de valores en las últimas semanas, ¿hacia dónde se dirigen las cosas?

Doug Casey: Las acciones han subido, y los tipos de interés han bajado, durante unos 40 años. El público ha obtenido inmensas ganancias de papel en los mercados. Mientras tanto, la economía realmente no ha producido mucho más que dígitos. Me pregunto si ha producido mucha riqueza real. Prueba de ello es el notable deterioro de las infraestructuras en Estados Unidos. Una gran parte de la actividad económica se dirige a la construcción de bienes de consumo -coches, casas, juguetes electrónicos- en contraposición a los bienes de capital, que crean más riqueza.

En la medida en que se haya producido algo, se han producido sobre todo dígitos y bienes de consumo, no capital que produzca más cosas. Esto es, para usar la manida frase, “no sustentable”. Así que los buenos tiempos se han acabado. Y no sólo porque el largo mercado alcista de acciones, bonos y bienes raíces haya llegado a su fin. Sino por razones mucho más serias y fundamentales.

El país se ha convertido en un país excesivamente apalancado, económicamente improductivo, políticamente inestable y socialmente explosivo. Y, por supuesto, también tenemos los problemas militares.

No hay razón para jugar en el mercado de valores durante algún tiempo, a menos que sepas lo que estás haciendo y/o juegues a la baja.

The International Man: La Reserva Federal ha subido recientemente los tipos de interés en una cantidad simbólica. Pero si nos alejamos, el panorama parece claro. La última vez que la Fed trató de subir los tipos en 2019, solo llegaron al 2,5% antes de tener que dar marcha atrás rápidamente. Además, como podemos ver en el siguiente gráfico, el nivel de deuda global es ahora mucho más alto que en 2019. Eso significa que será mucho más doloroso subir los tipos de interés debido al mayor coste de los intereses del servicio de una pila de deuda mucho mayor.

¿Podrá la Fed seguir subiendo los tipos, o capitulará?

Doug Casey: Una de las principales razones por las que no pueden subir los tipos es porque el mayor deudor, con diferencia, es el gobierno de EE.UU., con más de 30 billones de dólares y creciendo rápidamente, la mayoría a corto plazo. Ahora mismo están pagando alrededor del 2%, es decir, 600.000 millones de dólares en intereses anuales. Si los tipos de interés suben al 4% o al 6% -olvidemos el 15% o más para ofrecer un rendimiento positivo genuino-, la impresión del dinero para pagar la deuda se volvería abrumadora.

Se han metido de lleno en un callejón sin salida. No hay manera de salir de él. No pueden subir los tipos de interés porque eso colapsaría la economía y quizás el propio Estado. Pero si no suben los tipos, no habrá ahorro ni formación de capital. En última instancia, eso es un desastre a escala de la civilización, pero lo último puede retrasarse… con un coste.

Por lo tanto, lo que van a hacer es seguir imprimiendo dinero y esperar que ocurra la magia. Sin embargo, aunque unos extraterrestres amistosos aterrizaran en el tejado de la Casa Blanca y nos presentaran una tecnología mágica, seguiríamos estando ante una gigantesca Gran Depresión. Eso es porque las distorsiones que se han introducido en la economía durante décadas deben ser liquidadas. Y el capital debe ser reconstruido con el aumento del ahorro y la disminución del consumo.

The International Man: En este momento, estamos viendo la inflación por las nubes y un mercado de valores que se desploma al mismo tiempo. ¿Podríamos estar abocados a un período prolongado de estanflación?

Doug Casey: Definitivamente sí. Como mínimo.

El dólar estadounidense seguirá perdiendo valor de forma dramática debido a la enorme cantidad de creación de dinero, no sólo en el último par de años, sino en los últimos 20. Como la inflación es del 10 al 15%, mientras que los bonos sólo rinden el 2, 3, 4 ó 5% como máximo, habrá una cascada de ventas de bonos.

El dólar también se desplomará. Por supuesto, todo el mundo se esconde en el dólar ahora mismo porque relativamente sigue siendo el caballo con mejor aspecto. Existe la posibilidad real de un colapso crediticio deflacionario también. De ser así, los dólares serían las mejores posesiones, al menos por un tiempo. Suponiendo que el banco o el corredor con el que los tienes no quiebre.

Con la pérdida de valor del dólar a un ritmo del 10% anual, la gente ya no va a querer ahorrar dólares, lo que significa que no se puede crear capital porque sólo se puede crear capital produciendo más de lo que se consume y ahorrando la diferencia. Pero, perversamente, si ahorras en dólares, inevitablemente perderás terreno en términos reales. Esa es una de las razones por las que Richard Russell observó astutamente que en una depresión, todo el mundo pierde. El ganador es sólo la persona que pierde menos.

Se mire como se mire, habrá algunos ajustes muy serios.

Esta es la razón por la que he estado comprando oro y plata durante muchos años. Creo que el último lugar donde podría crearse una burbuja -y podría ser enorme- es en el oro. Y las acciones de las minas de oro, que todavía están muy infravaloradas en relación con todo lo demás. Lo mismo ocurre con el petróleo.

No es que el oro esté especialmente barato, entre 1800 y 2000 dólares. Está en línea con los precios generales. Pero en condiciones caóticas, es probable que el mercado entre en pánico porque es el único activo financiero que no es simultáneamente el pasivo de otra persona. Y las acciones productoras de oro, que son muy baratas aunque estén obteniendo enormes beneficios, podrían disparar su precio.

Compartir