Una conversación con el sitio The International Man, publicada originalmente aquí

ENTREVISTA

The International Man: A estas alturas, la mayoría de la gente ha oído hablar del programa del Foro Económico Mundial (FEM) “Great Reset” dirigido por Klaus Schwab. El FEM considera que la pandemia de COVID es una oportunidad para remodelar las estructuras económicas y sociales del mundo. Una vez superados los sinsabores de 2020 y 2021, ¿cuál cree que será la siguiente fase de su agenda global?

Doug Casey: Durante muchos años, las personas orientadas a la conspiración han mirado con recelo al Council of Foreign Relations, Bilderberg, Bohemian Grove, Concordia, WEF y otros grupos similares donde los ricos y poderosos se reúnen para hacer tratos.

A pesar de mi aversión visceral a esta gente, acepté una invitación a Concordia por curiosidad y escribí un artículo sobre ella. No volveré porque es aburrido e inquietante estar en compañía de burócratas engreídos, oportunistas y buscadores de rentas.

Como es de esperar, esta gente le da mucha importancia a COVID. La pandemia me parece un 90% histeria desde el punto de vista médico. No quieres contagiarte, obviamente, pero a menos que seas viejo y estés enfermo, parece ser sólo una gripe, especialmente ahora que se está consumiendo, como hacen los virus. La edad media de los fallecidos es de unos 80 años, un dato del que nunca se informa. Ciertamente, nunca hemos visto carros recorriendo las calles al grito de “¡Recogemos sus muertos! ¡Recogemos sus muertos!”. Pero conozco personalmente a personas que creen que el virus les acecha como un asesino. La histeria ha mutado en psicosis de masas.

La reacción gubernamental a la gripe, promovida activamente por los grupos que acabo de mencionar, ha reconfigurado el funcionamiento del mundo. Definitivamente es una crisis que estos malhechores no han dejado pasar. De hecho, lo que ha ocurrido en los dos últimos años es probablemente el mayor trastorno de la historia del mundo, al menos desde la Segunda Guerra Mundial, y eso es mucho decir. Ha sido un verdadero catalizador para el “Gran Reseteo” promovido por estos poderosos entrometidos, y todavía está evolucionando. Podríamos ver un verdadero caos antes de que termine el año 2022.

Entonces, ¿qué es lo siguiente, ahora que el mundo entero parece estar volviéndose loco? Miles de millones de personas irreflexivas han sido aterrorizadas; están preparadas para la próxima emergencia médica, real o imaginaria. Para ser proactivos, nuestros falsos guardianes en el gobierno van a intentar, sin duda, algo como un pasaporte de vacunas. De esta manera, cuando surja la próxima cosa, podrán fingir que reaccionan rápidamente y conseguir más fácilmente que las masas hagan lo que se les dice.

Por supuesto, todo esto es altamente destructivo. Tu salud es algo que debería quedar entre tú y tu médico, no entre tú y un empleado del gobierno con pinta de ser del DMV [Department of Motor Vehicles: el servicio burocrático de regulación de los automotores en EEUU].

The International Man: El breve vídeo publicado por el FEM durante la pandemia incluía una extraña afirmación sobre el estado del mundo en 2030: “no poseerás nada y serás feliz”. ¿Qué cree que implica esto sobre la libertad individual y la propiedad privada?

Doug Casey: Uno de los grandes cambios de los últimos dos años es que, por primera vez, la gente pasa muchas horas al día viendo la televisión. Por supuesto, la gente ha visto “demasiada” televisión durante décadas, pero ahora miles de millones han estado bajo arresto domiciliario virtual sin nada que hacer más que pegar sus ojos a la pantalla plana y absorber cantidades masivas de adoctrinamiento. Estos locos encierros han impedido a miles de millones de personas trabajar y socializar. Están en aislamiento forzado, en una prisión virtual.

La televisión y el bienestar son una actualización muy eficaz del viejo concepto romano de “pan y circo”. Un televisor de pantalla plana con 1.000 canales -todo el mundo tiene uno- ofrece una forma mucho más fácil y mejor de matar el tiempo que ir al Coliseo o al Circo Máximo, especialmente desde el punto de vista de los gobernantes, ya que la prole puede ser adoctrinada mientras está aislada. Eso disminuye las probabilidades de que los aborígenes se inquieten demasiado.

Mientras tanto, los gobiernos de todo el mundo han estado enviando a sus poblaciones montones de dinero gratis, para que puedan saciarse con comida chatarra. El programa “Build Back Better” de Biden se aprobará de alguna forma, haciendo del pan y el circo una característica permanente de la vida en Estados Unidos. Nuestra versión podría llamarse “Pizzas y Netflix”.

La gente que frecuenta los foros, como el FEM, se ve a sí misma como una clase especial: la élite. Se conocen entre sí, van a los mismos colegios y se relacionan en los mismos clubes. Tienen altos ingresos, mucho poder e influencia, y preparan a sus hijos para que se unan a la fiesta.

Se han convertido en una clase dirigente informal. Incluso mientras hablan de forma hipócrita sobre la democracia, la diversidad, la equidad y otras tonterías políticamente correctas, de hecho desprecian al hombre común. No me sorprendería que realmente quisieran ver -como han insinuado personas como Ted Turner y Bill Gates- que el 80% de la población mundial desapareciera. De esta manera, cuando visiten lugares como Machu Picchu, la Plaza de San Marcos en Venecia y otros lugares de moda, no se sentirán molestos por el hoi polloi que se pasea por allí como si fuera un igual. Suficiente dinero y poder pueden hacer que la élite empiece a pensar así. Por no mencionar que esta gente es en su mayoría sociópatas, con una fuerte mezcla de verdaderos psicópatas.

Tal vez les gustaría ver a los proletarios “no esenciales” aislados en sus apartamentos, sedados con Xanax y Prozac, atiborrados de carbohidratos baratos, estimulados por Fentanyl y metanfetamina, y programados por la MSNBC, mientras sus “superiores” resuelven qué hacer con ellos. Sospecho que mi héroe Charles Knight tendrá que enfrentarse a este problema en las próximas novelas de la serie que estamos escribiendo con John Hunt.

The International Man: ¿Qué cambios económicos y sociales drásticos deben producirse para que la agenda del FEM se haga realidad?

Doug Casey: Está muy claro: más poder estatal.

Los gobiernos de todo el mundo han crecido como un cáncer a lo largo de los siglos XX y XXI. Mire un gráfico que muestra el porcentaje de la economía controlado por los estados en todo el mundo durante los últimos 100 años. El estado ha pasado de ser una molestia menor -tomando una pequeña parte de la producción económica- a controlar ahora el 30, 40, 50% o más en todas partes. Incluso con los enormes impuestos sobre la renta, el 20% de los impuestos sobre el valor agregado, los gigantescos préstamos y la catastrófica inflación monetaria, los gobiernos de todo el mundo están en bancarrota. Estamos en un punto de inflexión.

Los gobiernos se han vuelto muy poderosos, y se están volviendo aún más poderosos. Es una tendencia que se acelera. Las corporaciones financieras, tecnológicas y de medios de comunicación, en particular, se han convertido en gigantes al fusionarse entre sí, trabajando mano a mano con el gobierno. Su nomenklatura, ayudada por un mercado de valores inflado, se ha enriquecido gracias a la puerta giratoria entre el Estado y las empresas. Es el sueño de Mussolini del corporativismo estatal, es decir, del fascismo, hecho realidad a gran escala.

Mientras tanto, la mayoría de los humanos se han convertido en semejantes al ganado. La única cuestión es si somos ganado de corral o ganado de granja. El ganado de corral, de pie, hombro con hombro, comiendo ensilado en el comedero, es como el antiguo proletariado. No tienen ninguna eficacia personal.

Los rangos superiores de la clase media se parecen más al llamado ganado de granja. Tienen un campo más grande por el que pasearse, pueden comer hierba y tienen la ilusión de la libertad. Pero es importante no engañarse sobre el panorama general.

The International Man: En el trasfondo de todo esto, muchos gobiernos están considerando el concepto de las monedas digitales de los bancos centrales (Central Bank Digital Currency: CBDC) como una solución a sus fallidas políticas monetarias. Ninguna de las monedas fiduciarias del mundo está respaldada por nada, y se están imprimiendo en enormes cantidades. ¿Qué significa una CBDC para la viabilidad y el futuro del dinero fiduciario emitido por los gobiernos?

Doug Casey: Las monedas digitales de los bancos centrales son un verdadero desastre. Se acercan por la carretera, se dirigen hacia nosotros como el camión de un maníaco en Road Warrior. El omnipresente smartphone las ha hecho casi inevitables.

Todo el mundo tiene un teléfono inteligente; es cómodo y está siempre contigo. La gente está unida a ellos como si fueran apéndices. Hoy en día se puede acceder a todo lo demás en el teléfono móvil, así que ¿por qué no al dinero? El ganado de engorde de todo el mundo se decantará por los CBDC con entusiasmo. Ya ha ocurrido en gran medida en China y Suecia. Los CBDCs dan al gobierno conocimiento y control total de todo lo que compras, vendes o posees. Al ganado de engorde le encanta; creen que el Estado es su amigo. El ganado de corral puede necesitar un poco de empuje, pero se dejará llevar; no querrá perder sus privilegios.

El mundo entero está siendo impulsado hacia las CBDC. Cuando toda tu vida financiera esté necesariamente en tu teléfono móvil, y el dinero en efectivo no exista, el Estado sabrá todo lo que haces, dónde lo haces y con quién. El proceso será ayudado por una cámara omnipresente y por tus enemigos, Siri y Alexa.

Se integrará perfectamente en nuestro sistema de crédito social en evolución, como el que tienen ahora los chinos. Tu puntuación podría verse afectada por lo que dices, con quién hablas y a dónde vas. Pero a la mayoría del ganado le gusta; le hace sentirse seguro y virtuoso.

Al igual que el ganado, a la mayoría de la gente le gusta el estado de bienestar; no es desagradable que te den comida mientras puedes sentarte a ver la televisión o jugar con tu smartphone todo el día. En realidad, es bastante cómodo ser una vaca de corral, mucho más cómodo que intentar ser un búfalo salvaje que tiene que forrajear para evitar el hambre y luchar por la supervivencia. Así que, desde luego, el mundo va cambiando en esa dirección.

Realmente nos dirigimos hacia un Gran Reseteo que Klaus Schwab y sus amigos criminales anticipan. Sin embargo, el hecho de que tengan planes para poner a todo el mundo en un corralito bien ordenado y cómodo no deroga las leyes de la economía. La Gran Depresión no va a desaparecer.

Por el lado bueno -y yo siempre miro el lado bueno- es probable que el sistema corrupto de hoy se derrumbe en la crisis que se avecina. Es, para usar una palabra demasiado popular, insostenible. Las monedas perderán valor radicalmente. Los mercados subirán y bajarán como un ascensor con un lunático a los mandos. En el lado oscuro, las cosas suelen empeorar durante los grandes tumultos: Francia en 1789, Rusia en 1917 y China en 1949 son ejemplos.

Sigo anticipando que la Gran Depresión va a ser mucho más grave este año, aunque los crecientes niveles de deuda y el elevado gasto público estén disimulando la situación por el momento. De hecho, empiezo a pensar que la “Gran Depresión”, término que he acuñado, subestima la situación.

El siguiente paso probable es un gran trastorno financiero, que desemboque en graves problemas económicos, momento en el que todas las vacas de corral van a clamar por un liderazgo “fuerte”. Tendrán lo que piden.

Los jacobinos que tienen el control en Washington, DC -por lo menos durante los próximos tres años- no dejarán que la crisis se desperdicie. A partir de ahí, las cosas podrían deslizarse hacia un caos social similar al que vimos en 2020. Y quizás una guerra seria; a los gobiernos de todo el mundo les encanta culpar a los extranjeros de los problemas internos.

La década de 2020 podría ser la más desagradable que hemos tenido desde la Revolución Industrial de principios del siglo XIX, a pesar de los enormes avances que se siguen produciendo en la mayoría de las áreas de la ciencia y la tecnología.

The International Man: ¿Qué significa esto para el ciudadano medio? ¿Qué debe hacer?

Doug Casey: En primer lugar, producir más de lo que consume. Ahorre la diferencia. Ponga sus ahorros en la forma más segura posible, lo que básicamente significa monedas de oro y plata en su propia posesión.

Número dos, trate de tener activos significativos fuera de la jurisdicción política o del país en el que vive. Los riesgos financieros son enormes hoy en día, pero los riesgos políticos son aún mayores.

Número tres, perfeccione sus habilidades como especulador. La mayor parte de la riqueza real del mundo seguirá aquí cuando llegue el año 2030, pero mucha de ella habrá cambiado de dueño.

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.