INFORME ESPECIAL

* Según el Dr. Vivek Murthy, Cirujano General de EE.UU., si ya te has recuperado de un ataque de COVID-19, la inmunidad creada por tu cuerpo puede no ser suficiente para prevenir la reinfección con la variante Delta, por lo que tu mejor opción es vacunarte de COVID

* El 6 de agosto de 2021, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. publicaron un estudio de control de casos en el que se afirmaba que las personas no vacunadas tienen «más del doble de probabilidades de reinfectarse con COVID-19 que las que estaban totalmente vacunadas después de haber contraído inicialmente el virus»

* Uno de los varios inconvenientes de este estudio es que no analizó la gravedad de la enfermedad. No nos dice si hubo más personas vacunadas con síntomas que las no vacunadas, o viceversa

* Un indicador mucho mejor de la eficacia de las vacunas COVID serían las tasas de infección grave, hospitalización y muerte, y cuando las examinamos, el panorama es diferente

* En Israel, donde los datos sugieren que las personas que han recibido la vacuna COVID tienen 6,72 veces más probabilidades de infectarse que las personas que se han recuperado de una infección natural, la mayoría de los casos graves y las muertes se producen entre los que se inyectan con dos dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer.

Por Dr. Joseph Mercola

Según el Dr. Vivek Murthy, cirujano general de EE.UU., si ya te has recuperado de un brote de COVID-19, la inmunidad de espectro completo montada por tu cuerpo puede no ser suficiente para prevenir la reinfección con la variante Delta, por lo que tu mejor opción es ponerte la vacuna COVID. A mediados de agosto de 2021 dijo a la CNN: [1]

«… lo que hemos entendido, en realidad, a partir de los estudios sobre la inmunidad natural, estamos viendo cada vez más datos que nos dicen que si bien se obtiene cierta protección de la infección natural, no es ni de lejos tan fuerte como la que se obtiene de la vacuna, especialmente con la variante Delta, que es la variante más resistente y contagiosa que hemos visto hasta la fecha. Necesitamos toda la protección posible. Por eso las vacunas son tan eficaces«.

Un análisis de datos afirma que los no vacunados son más propensos a la reinfección

El 6 de agosto de 2021, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. publicaron un estudio de control de casos [2,3] en el que se afirmaba que las personas no vacunadas tienen «más del doble de probabilidades de reinfectarse con COVID-19 que las que estaban totalmente vacunadas después de haber contraído inicialmente el virus«.

El estudio utilizó los datos comunicados al Sistema Nacional de Vigilancia Electrónica de Enfermedades (NEDSS) de Kentucky para evaluar las tasas de reinfección por SARS-CoV-2 en Kentucky durante mayo y junio de 2021 entre quienes habían tenido una infección confirmada por SARS-CoV-2 entre marzo y diciembre de 2020.

Los datos del NEDSS se importaron a una base de datos REDCap que rastrea los nuevos casos de COVID-19. Se definió como paciente-caso a un residente con infección por SARS-CoV-2 confirmada por laboratorio en 2020 y con un resultado positivo posterior durante el 1 de mayo de 2021 hasta el 30 de junio de 2021.

El estado de vacunación se determinó utilizando los datos del Registro de Inmunización de Kentucky. Se consideró que los pacientes estaban totalmente vacunados si se había administrado una dosis única de Johnson & Johnson o una segunda dosis de una vacuna de ARNm (Pfizer o Moderna) al menos 14 días antes de la reinfección. En comparación con los residentes totalmente vacunados, los residentes no vacunados tenían 2,34 veces más probabilidades de dar positivo en las pruebas de reinfección por SARS-CoV-2.

El evidente fallo en el estudio de los CDC

Sin embargo, el problema es la ausencia de enfermedad sintomática real. El estudio sólo se fijó en los resultados positivos de las pruebas, y no sabemos si hubo más personas vacunadas sintomáticas que las no vacunadas, o viceversa.

Como ya se ha explicado muchas veces, un resultado positivo en la prueba no es lo mismo que una infección activa. Una persona con inmunidad natural puede volver a exponerse al virus, y pueden aparecer rastros de él en las pruebas, pero su sistema inmunitario ha eliminado efectivamente el virus y ha evitado la enfermedad.

Por lo tanto, limitarse a observar los resultados positivos de las pruebas no es la mejor manera de determinar si la vacuna COVID proporciona realmente una mejor protección que la inmunidad natural. Y hay muchas razones para sospechar que no es así.

Otras deficiencias

Los propios autores del estudio también admiten que los resultados tienen otras limitaciones, como las siguientes: [4]

«En primer lugar, la reinfección no se confirmó mediante la secuenciación del genoma completo, que sería necesaria para demostrar definitivamente que la reinfección fue causada por un virus distinto al de la primera infección…

En segundo lugar, es posible que las personas que han sido vacunadas tengan menos probabilidades de hacerse la prueba. Por lo tanto, la asociación de la reinfección y la falta de vacunación podría estar sobreestimada. 

En tercer lugar, las dosis de vacunas administradas en centros federales o fuera del estado no suelen introducirse en el KYIR, por lo que es posible que falten datos de vacunación para algunas personas en estos análisis …

En cuarto lugar, aunque se emparejaron los casos y los controles en función de la edad, el sexo y la fecha de la infección inicial, es posible que existan otros factores de confusión desconocidos. 

Por último, este es un diseño de estudio retrospectivo que utiliza datos de un solo estado durante un período de 2 meses; por lo tanto, estos resultados no pueden utilizarse para inferir la causalidad«.

Es correcto que asociación no equivale a causalidad, y se nos ha dicho repetidamente que desechemos los datos del Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas (VAERS) por esta misma razón. Tal vez habría que aplicar el mismo criterio a esta investigación de los CDC, ya que nos dice muy poco sobre el riesgo real asociado a la reinfección.

Por lo que sabemos, las personas con inmunidad natural dieron positivo a la reinfección pero no tenían síntomas, mientras que las personas vacunadas dieron positivo y estaban realmente enfermas. ¿Cuál sería, en ese caso, el resultado preferible?

Las tasas de hospitalización y mortalidad son un mejor indicador

Un indicador mucho mejor de la eficacia de las vacunas COVID son las tasas de infección grave, hospitalización y mortalidad.

En Israel, donde la aceptación de la vacuna ha sido muy alta debido a las restricciones de libertad para quienes no la cumplen,[5] los datos muestran que quienes han recibido la vacuna COVID tienen 6,72 veces más probabilidades de infectarse que las personas que se han recuperado de una infección natural. [6,7,8]

Esto también se refiere a los resultados de las pruebas, así que veamos las tasas de hospitalización. Aquí, encontramos que la mayoría de los casos graves y las muertes se producen, de hecho, entre aquellos que se inyectan dos dosis.

En los siguientes gráficos,[9] el rojo se refiere a los no vacunados, el amarillo a los parcialmente «vacunados» y el verde a los totalmente «vacunados» con dos dosis. Los gráficos hablan por sí mismos.

No se deje engañar por las afirmaciones de que los pacientes no vacunados representan el 99% de las muertes por COVID-19 y el 95% de las hospitalizaciones relacionadas con la COVID en los Estados Unidos.10

Estas estadísticas se construyeron observando los datos de hospitalización y mortalidad de enero a junio de 2021, un período de tiempo en el que las tasas de vacunación contra la COVID eran bajas. El 1 de enero de 2021, sólo el 0,5% de la población estadounidense había recibido la vacuna contra el COVID, por lo que, claramente, los no vacunados constituyeron el grueso de las hospitalizaciones relacionadas con el COVID el pasado invierno. A mediados de abril, se estima que el 31% había recibido una o más vacunas11 y, a 30 de junio, sólo el 46,9% estaba «totalmente vacunado «12.

Por qué la vacuna COVID no puede acabar con los brotes de COVID

En general, no parece que las inyecciones de modificación del gen COVID-19 tengan la capacidad de eliminar eficazmente los brotes de COVID-19, y esto tiene sentido, ya que es matemáticamente imposible que lo hagan.

Las cuatro inyecciones de COVID disponibles en EE.UU. proporcionan una reducción del riesgo absoluto de sólo el 0,7% y el 1,3%.[13,14] (Las tasas de eficacia del 67% al 95% se refieren a la reducción del riesgo relativo). Mientras tanto, la tasa de mortalidad por infección no institucionalizada en todos los grupos de edad es de sólo el 0,26%.[15]

Dado que el riesgo absoluto que hay que superar es menor que la reducción absoluta del riesgo que pueden proporcionar estas inyecciones, la vacunación masiva simplemente no puede tener un impacto favorable, incluso con una tasa de vacunación del 100%.

¿No lo cree? Hay pruebas. El 14 de julio de 2021, BBC News informó[16] que se había producido un brote en el portaaviones de la defensa británica HMS Queen Elizabeth. A pesar de que toda la tripulación estaba inyectada, 100 miembros de la tripulación dieron positivo. (No está claro si alguno de ellos tuvo realmente síntomas).

El reciente brote a bordo de un barco de la línea de cruceros Carnival es otro ejemplo. Toda la tripulación y los pasajeros habían presentado pruebas de haber sido inyectados, pero eso no impidió que se produjera un brote.[17]

La razón es muy sencilla. Tal y como hemos dicho desde el principio, la vacuna no evita que te infectes con el virus o que lo propagues. De hecho, se ha demostrado que los individuos «vacunados» son tan infecciosos como los no vacunados. Aunque tengan menos síntomas o más leves, su carga viral es igual de grande cuando se infectan, según los CDC.[18]

Ya no hay un grupo de control con el que comparar

Por alguna razón, los líderes del gobierno y los funcionarios de salud quieren una aguja en cada brazo, y no les importa cuáles sean los efectos secundarios de las inyecciones. Esto es evidente por el hecho de que ahora tenemos decenas de miles de muertes reportadas (según un denunciante, 45.000 muertes se han producido dentro de los tres días de la inyección [19, 20]) y más de medio millón de informes de lesiones después de la «vacunación COVID»,21 sin embargo, no se toman medidas para frenar o detener la campaña.

Históricamente, las campañas de vacunación masiva se han detenido y los medicamentos se han retirado después de 25 a 50 muertes (dependiendo del producto). Ahora ya hemos superado eso, y uno se pregunta si realmente hay un umbral a partir del cual las autoridades tomarán medidas para proteger al público de lesiones y muertes médicas innecesarias.

El VAERS es difícil de manejar, por lo que la forma más fácil de echar un vistazo a la situación actual es ir a OpenVAERS.com, donde se obtiene un sencillo resumen de los informes actuales relacionados con el COVID.

Igualmente revelador es el hecho de que todos los grupos de control han sido eliminados de los ensayos de inyecciones aún en curso,[22] con el pleno apoyo de un Grupo de Trabajo de Expertos de la Organización Mundial de la Salud[23] por lo que, al final, no tendremos forma de evaluar realmente los efectos secundarios.

Esta es la manera perfecta de ocultar la verdad sobre estas inyecciones, y viola los fundamentos de lo que siempre se ha exigido que tenga un ensayo de seguridad. Simplemente hay que incorporar un grupo de control con el que comparar los efectos del fármaco a largo plazo, de lo contrario no se tendrá ninguna pista sobre las complicaciones que han surgido.

Las evaluaciones de seguridad también han sido socavadas intencionadamente por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU., que optó por no exigir a los fabricantes de vacunas que pusieran en práctica una sólida recopilación de datos posteriores a la inyección y un seguimiento del público en general.

Además, los ensayos tampoco parecen tener juntas de supervisión, que es una práctica estándar para todos los ensayos clínicos en humanos. No hay Junta de Supervisión de la Seguridad de los Datos, ni Comité de Eventos Clínicos, ni Comité de Ética Clínica. ¿Cómo puede ser esto?

Si los fabricantes de vacunas simplemente se olvidaron de seguir las prácticas estándar, significaría que estamos ante un nivel de incompetencia realmente asombroso, ya que todos los desarrolladores de vacunas COVID han cometido el mismo error. ¿Qué puede ser peor en este caso? ¿La negligencia intencionada o la incompetencia involuntaria?

La vacuna COVID-19 confiere una inmunidad estrecha

Volviendo a la cuestión de si la vacuna COVID realmente confiere una mejor protección contra el SARS-CoV-2 y sus variantes, esto es muy poco probable, ya que la vacuna confiere un tipo de protección muy estrecha y específica, mientras que la inmunidad natural es amplia.

Cuando se trata del SARS-CoV-2 -que es claramente un virus manipulado genéticamente y diseñado para atacar el sistema cardiovascular y la función inmunitaria básica- la proteína de la espiga es la parte más peligrosa y actúa como una toxina en sí misma. Esta es la razón por la que se eligió la proteína de la espiga como antígeno en estas vacunas, pero también es la razón por la que tantas personas están teniendo efectos secundarios con ellas.

Cuando usted recibe una inyección de COVID, su cuerpo recibe la orden de fabricar la proteína de la espiga. En respuesta, su cuerpo produce anticuerpos contra esa proteína de espiga. Estos anticuerpos sólo reconocen la proteína de la espiga y no otras partes del virus.

Cuando te recuperas de una infección natural, tu cuerpo tiene anticuerpos contra todas las partes del virus, es decir, la proteína de la espiga más otras cuatro proteínas. Además, tiene células T de memoria, que parecen aún más importantes que los anticuerpos cuando se trata de combatir los virus.

¿Tiene sentido que un tipo de anticuerpo sea más eficaz contra un virus que puede haber mutado una o más de sus proteínas? ¿O es más probable que tener varios tipos de anticuerpos más células T de memoria ofrezca una mayor protección?

Si se presta atención, se verá que nadie ofrece nunca una explicación sensata de por qué un solo anticuerpo contra la espiga sería mejor que las células T y los anticuerpos contra todas las partes del virus.

La inmunidad natural es robusta y duradera

Se han publicado muchos estudios que demuestran que la inmunidad natural contra el SARS-CoV-2 es robusta y duradera. Por ejemplo, un estudio de mayo de 2020 [24, 25] descubrió que el 70% de las muestras de pacientes que se habían recuperado de casos leves de COVID-19 tenían resistencia al SARS-CoV-2 a nivel de células T.

Curiosamente, entre el 40% y el 60% de las personas que no habían estado expuestas al SARS-CoV-2 también tenían resistencia al virus a nivel de células T. Según los autores, esto sugiere que existe un «reconocimiento cruzado de células T entre los coronavirus circulantes del «resfriado común» y el SARS-CoV-2″.

Un artículo alemán [26] llegó a una conclusión similar. Aquí, encontraron células T auxiliares que se dirigían a la proteína de la espiga del SARS-CoV-2 en 15 de 18 pacientes hospitalizados con COVID-19. Otro estudio, [27,28,29] realizado por investigadores de Singapur, descubrió que los resfriados comunes causados por los betacoronavirus OC43 y HKU1 podrían aumentar la resistencia a la infección por el SARS-CoV-2.

Es más, descubrieron que los pacientes que se infectaron con el virus del SRAS original en 2003 seguían teniendo inmunidad de células T de memoria contra el SRAS-CoV-2, a pesar de que el virus era sólo un 80% similar. Este estudio sugiere que la inmunidad natural puede durar décadas, no meses, como la vacuna COVID.

Acusan falsamente a los no vacunados de ser «fábricas de enfermedades

Mientras que los medios de comunicación dominantes están impulsando la idea de que los que rechazan la vacuna COVID son los culpables de la aparición de variantes del SARS-CoV-2, varios expertos en salud han advertido que ocurriría el escenario completamente opuesto: que las inyecciones masivas, que provocan una banda muy estrecha de anticuerpos, forzarán mutaciones más rápidas del virus.[30]

Un principio general de la biología, la vacunación y la microbiología es que si se somete a organismos vivos como las bacterias o los virus a presión, a través de antibióticos o anticuerpos, por ejemplo, pero no se les mata por completo, se puede fomentar inadvertidamente su mutación en cepas más virulentas. Las que escapan a tu sistema inmunitario acaban sobreviviendo y seleccionando mutaciones para asegurar su posterior supervivencia.

Si un individuo que no tiene una banda estrecha de anticuerpos se infecta, entonces, si la mutación ocurre, es mucho menos probable que resulte en un virus más agresivo. Así que, aunque la mutación puede producirse tanto en personas vacunadas como en las no vacunadas, los individuos vacunados tienen en realidad muchas más probabilidades de presionar al virus hacia una mutación que lo fortalezca y lo haga más peligroso.

Los CDC tergiversan los datos para imponer la inyección a los inmunes

Hasta ahora, los CDC se han negado a cambiar su postura sobre el asunto. En su lugar, los funcionarios de la agencia parecen haber redoblado la apuesta y, de hecho, se esfuerzan por tergiversar los datos en un esfuerzo por acosar a los que tienen inmunidad natural para que tomen indebidamente la vacuna, que es clínicamente innecesaria y potencialmente peligrosa.

En un informe emitido por el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) de los CDC el 18 de diciembre de 2020, se dijo que la vacuna COVID-19 de Pfizer-BioNTech tenía una «alta eficacia consistente» del 92% o más entre las personas con condiciones médicas subyacentes, así como entre los participantes con evidencia de infección previa por SARS-CoV-2.[31]

Tras examinar los datos del ensayo de Pfizer, el diputado Thomas Massie -congresista republicano por Kentucky y científico galardonado- descubrió que eso es completamente falso. En un informe de Full Measure del 30 de enero de 2021, la periodista de investigación Sharyl Attkisson describió cómo Massie intentó, en vano, que el CDC corrigiera su error. Según Massie: [32, 33]

«No hay ninguna eficacia demostrada en el ensayo de Pfizer entre los participantes con evidencia de infecciones previas de SARS-CoV-2 y, de hecho, tampoco hay ninguna prueba en el ensayo de Moderna… [el informe de los CDC] dice exactamente lo contrario de lo que dicen los datos«.

Después de múltiples llamadas telefónicas, la subdirectora de los CDC, la Dra. Anne Schuchat, finalmente reconoció el error y le dijo a Massie que se arreglaría. «Como usted señala correctamente, no hay un análisis suficiente para demostrar que en el subconjunto de sólo las personas con infección previa, hay eficacia. Por lo tanto, tienes razón en que esa frase es incorrecta y que tenemos que hacer una corrección de la misma«, dijo Schuchat en la llamada grabada.

El 29 de enero de 2021, los CDC emitieron su supuesta corrección, pero en lugar de corregir el error, simplemente lo reformularon de otra manera. Esta fue la «corrección» que emitieron:

«Se observó una alta eficacia consistente (≥92%) en todas las categorías de edad, sexo, raza y etnia y entre las personas con condiciones médicas subyacentes. La eficacia fue igualmente alta en un análisis secundario que incluyó a participantes con o sin evidencia de infección previa por SARS-CoV-2«.

Como se puede ver, la «corrección» sigue sugiriendo de forma engañosa que la vacunación es eficaz para los previamente infectados, a pesar de que los datos no mostraban tal cosa.

No sé por qué el cirujano general insiste en que la vacuna COVID ofrece una mejor protección contra las variantes que la inmunidad natural. No veo cómo podría hacerlo. La falta de una explicación médica racional es sospechosa, y tal vez por eso el 40% de la población estadounidense aún no se ha vacunado.[34]


Referencias

Compartir