ECONOMÍA

Por Sergei Glazyev (entrevista de Pepe Escobar)

Muy pocas personas en Rusia y en todo el Sur Global están tan cualificadas como Sergei Glazyev, Ministro de Integración y Macroeconomía de la Comisión Económica de Eurasia (CEE), el brazo político de la Unión Económica de Eurasia (UEEA), para hablar del impulso, los retos y los escollos en el camino hacia la desdolarización.
 
Mientras el Sur Global hace un llamamiento generalizado en favor de una verdadera estabilidad financiera; India, dentro de los 10 BRICS, deja claro que todo el mundo debe reflexionar seriamente sobre los efectos tóxicos de las sanciones unilaterales; y el profesor Michael Hudson sigue reiterando que las políticas actuales ya no son sostenibles, Glazyev me recibió amablemente en su despacho de la CEE para mantener una conversación exclusiva y extensa, que incluyó fascinantes detalles extraoficiales.
 
Estos son los aspectos más destacados, ya que las ideas de Glazyev se están reexaminando y hay grandes expectativas de que el Gobierno ruso dé luz verde a un nuevo modelo de acuerdo comercial, que por el momento se encuentra en las fases finales de puesta a punto.
 
Glazyev explicó cómo su idea principal fue “elaborada hace mucho tiempo. La idea básica es que una nueva moneda debe introducirse en primer lugar sobre la base del derecho internacional, firmado por los países interesados en la producción de esta nueva moneda. No a través de algún tipo de conferencia, como Bretton Woods, sin legitimidad. En una primera etapa, no todos los países estarían incluidos. Las naciones del BRICS serán suficientes, más la OCS. En Rusia, ya tenemos nuestro propio SWIFT: el SPFS. Tenemos nuestro cambio de divisas, tenemos relaciones de corresponsalía entre bancos, consultas entre Bancos Centrales, aquí somos absolutamente autosuficientes”.

Todo eso lleva a adoptar una nueva moneda internacional: “Realmente no necesitamos ir a gran escala. El BRICS es suficiente. La idea de la moneda es que haya dos cestas: una cesta son las monedas nacionales de todos los países implicados en el proceso, como el SDR, pero con criterios más claros y comprensibles. La segunda cesta son las materias primas. Si tienes dos cestas, y creamos la nueva moneda como un índice de materias primas y monedas nacionales, y tenemos un mecanismo para las reservas, según el modelo matemático que será muy estable. Estable y conveniente”.
 
Luego depende de la viabilidad: “Introducir esta moneda como instrumento para las transacciones no sería demasiado difícil. Con una buena infraestructura y la aprobación de todos los bancos centrales, las empresas podrían utilizarla. Debería ser en forma digital, lo que significa que puede utilizarse sin el sistema bancario, por lo que será al menos diez veces más barata que las transacciones actuales a través de bancos y casas de cambio”.
 
La espinosa cuestión de los bancos centrales
 
¿Han presentado esta idea a los chinos?
 
“Lo presentamos a expertos chinos, a nuestros socios de la Universidad Renmin. Tuvimos una buena respuesta, pero no tuve la oportunidad de presentarlo a nivel político. Aquí en Rusia promovemos el debate mediante ponencias, conferencias, seminarios, pero aún no hay una decisión política sobre la introducción de este mecanismo ni siquiera en la agenda de los BRICS. La propuesta de nuestro equipo de expertos es incluirlo en el orden del día de la cumbre de los BRICS del próximo octubre en Kazán. El problema es que el Banco Central ruso no está entusiasmado. Los BRICS sólo han decidido un plan operativo para utilizar las monedas nacionales, lo que también es una idea bastante clara, puesto que las monedas nacionales ya se utilizan en nuestro comercio. El rublo ruso es la moneda principal en la EAEU, el comercio con China se realiza en rublos y renminbi, el comercio con India e Irán y Turkiye también se pasó a las monedas nacionales. Cada país dispone de la infraestructura necesaria. Si los Bancos Centrales introducen monedas nacionales digitales y permiten su uso en el comercio internacional, también es un buen modelo. En este caso, los criptointercambios pueden equilibrar fácilmente los pagos, y es un mecanismo muy barato. Lo que se necesita es un acuerdo de los Bancos Centrales para permitir que una cierta cantidad de monedas nacionales en forma digital participen en las transacciones internacionales.”
 
¿Sería factible ya en 2024, si hay voluntad política?
 
“Ya hay algunas start-ups. Por cierto, están en Occidente, y la digitalización la llevan a cabo empresas privadas, no Bancos Centrales. Así que la demanda está ahí. Nuestro Banco Central tiene que elaborar una propuesta para la cumbre de Kazán. Pero esto es sólo una parte de la historia. La segunda parte es el precio. Por el momento, el precio lo determina la especulación occidental. Producimos estas materias primas, las consumimos, pero no tenemos nuestro propio mecanismo de precios, que equilibre la oferta y la demanda. Durante el pánico de Covid, el precio del petróleo cayó casi a cero. Es imposible hacer una planificación estratégica del desarrollo económico si no se controlan los precios de los productos básicos. La formación de precios con esta nueva moneda debería deshacerse de los intercambios occidentales de productos básicos. Mi idea se basa en un mecanismo que existía en la Unión Soviética, en el Comecon. En aquel periodo teníamos acuerdos a largo plazo no sólo con los países socialistas, sino también con Austria, y otros países occidentales, para suministrar gas durante 10 años, 20 años, la base de esta fórmula de precios era el precio del petróleo, y el precio del gas”.
 
Así que lo que destaca es la eficacia de una política a largo plazo y con visión de futuro:

“Hemos creado un modelo a largo plazo. Aquí, en la CEE, estamos estudiando la idea de un mercado común de cambios. Ya hemos preparado un borrador, con algunos experimentos. El primer paso es la creación de una red de información, intercambios en distintos países. Ha tenido bastante éxito. El segundo paso será establecer una comunicación en línea entre las bolsas y, por último, pasar a un mecanismo común de formación de precios, y abrir este mecanismo a todos los demás países. El principal problema es que a los grandes productores de materias primas, en primer lugar las petroleras, no les gusta comerciar a través de las bolsas. Les gusta comerciar personalmente, por lo que es necesaria una decisión política que garantice que al menos la mitad de la producción de materias primas se realice a través de bolsas. Un mecanismo que equilibre la oferta y la demanda. De momento, el precio del petróleo en los mercados extranjeros es “secreto”. Es una especie de pensamiento de la época colonial. ‘Cómo hacer trampas’. Debemos crear una legislación que abra toda esta información al público”.
 
El NDB New Development Bank (*) necesita una sacudida
 
Glazyev ofreció un extenso análisis del universo BRICS, basándose en cómo el Consejo Empresarial BRICS celebró su primera reunión sobre servicios financieros a principios de febrero. Acordaron un plan de trabajo; hubo una primera sesión de expertos en fintech; y durante esta semana una reunión de avance puede dar lugar a una nueva formulación -por el momento no hecha pública- que se incluirá en la agenda de los BRICS para la cumbre de octubre.
 
¿Cuáles son los principales retos dentro de la estructura de los BRICS en esta próxima etapa de intentar eludir el dólar estadounidense?
 
“De hecho, el BRICS es un club que no tiene secretaría. Puedo decirlo, de una persona que tiene cierta experiencia en integración. Discutimos la idea de una unión aduanera aquí, en el territorio postsoviético, inmediatamente después del colapso. Tuvimos muchas declaraciones, incluso algunos acuerdos firmados por jefes de Estado, sobre un espacio económico común. Pero sólo después de la creación de una comisión se inició el verdadero trabajo, en el año 2008. Después de 20 años de documentos, conferencias, no se hizo nada. Se necesita alguien responsable. En BRICS existe tal organización – el NDB [Nuevo Banco de Desarrollo]. Si los jefes de Estado deciden nombrar al NDB como institución que elabore el nuevo modelo, la nueva moneda, organice una conferencia internacional con el borrador de un tratado internacional, esto puede funcionar. El problema es que el NDB funciona según la carta del dólar. Tienen que reorganizar esta institución para que funcione. Ahora funciona como un banco de desarrollo internacional ordinario en el marco estadounidense. La segunda opción sería hacerlo sin este banco, pero eso sería mucho más difícil. Este banco tiene suficiente experiencia”.
 
¿Podría la presidencia rusa de los BRICS proponer este año una reorganización interna del NDB?
 
“Estamos haciendo todo lo posible. No estoy seguro de que el Ministerio de Finanzas entienda lo serio que es esto. El Presidente lo entiende. Yo personalmente le promoví esta idea. Pero la presidenta del Banco Central y los ministros siguen pensando en el viejo paradigma del FMI”.
 
Las sectas religiosas no crean innovación
 
Glazyev mantuvo una seria discusión sobre las sanciones con el BND:
 
“Traté este tema con la Sra. Rousseff [la ex presidenta brasileña, que actualmente preside el NDB) en el Foro de San Petersburgo. Le entregué un documento sobre el tema. Se mostró bastante entusiasmada y nos invitó a venir al NDB. Pero después no hubo seguimiento. El año pasado todo fue muy difícil”.
 
En cuanto a los BRICS, “el grupo de trabajo sobre servicios financieros está debatiendo sobre reaseguros, calificación crediticia, nuevas divisas en fintech. Eso es lo que debería estar en la agenda del NDB. La mejor posibilidad sería una reunión en Moscú en marzo o abril, para debatir en profundidad toda la gama de cuestiones del mecanismo de liquidación de los BRICS, desde el más sofisticado al menos sofisticado. Sería estupendo que el NDB se apuntara a ello, pero tal y como están las cosas existe un abismo de facto entre los BRICS y el NDB”.
 
El punto clave, insiste Glazyev, es que “Dilma debe encontrar tiempo para organizar estas discusiones a alto nivel. Se necesita una decisión política”.
 
¿Pero esa decisión no tendría que venir del propio Putin?
 
“No es tan fácil. Hemos oído declaraciones de al menos tres jefes de Estado: Rusia, Sudáfrica y Brasil. Dijeron públicamente ‘esta es una buena idea’. El problema, una vez más, es que aún no existe un grupo de trabajo. Mi idea, que propusimos antes de la cumbre de los BRICS en Johannesburgo, es crear un grupo de trabajo internacional que prepare en las próximas sesiones el modelo, o el borrador, del tratado. Cómo pasar a las monedas nacionales. Esa es ahora la agenda oficial. Y tienen que informar sobre ello en Kazán [para la cumbre anual de los BRICS]. Hay algunas consultas entre los Bancos Centrales y los Ministros de Finanzas”.
 
Glazyev fue al grano en lo que respecta a la inercia del sistema: “El principal problema de burócratas y expertos es ¿por qué no tienen ideas? Porque asumen que el statu quo actual es el mejor. Si no hay sanciones, todo irá bien. La arquitectura financiera internacional creada por Estados Unidos y Europa es cómoda. Todo el mundo sabe cómo funcionar en el sistema. Así que es imposible pasar de este sistema a otro. Para las empresas será muy difícil. Para los bancos será difícil. La gente ha sido educada en el paradigma del equilibrio financiero, totalmente libertario. No les importa que los precios estén manipulados por especuladores, no les importa la volatilidad de las monedas nacionales, piensan que es natural (…) Es una especie de secta religiosa. Las sectas religiosas no crean innovación”.
 
Ahora súbete a esa bicicleta hipersónica
 
Volvemos al tema crucial de las monedas nacionales: “Incluso hace cinco años, cuando hablé de las monedas nacionales en el comercio, todo el mundo decía que era completamente imposible. Tenemos contratos a largo plazo en dólares y euros. Tenemos una cultura establecida de transacciones. Cuando era Ministro de Comercio Exterior, hace 30 años, intenté pasar a rublos todo nuestro comercio de materias primas. Discutí con Yeltsin y otros: ‘tenemos que comerciar en rublos, no en dólares’. Eso convertiría automáticamente al rublo en moneda de reserva. Cuando Europa adoptó el euro, me reuní con Prodi y acordamos que nosotros utilizaríamos el euro como moneda y ustedes los rublos. Entonces Prodi vino a verme después de las consultas y me dijo: “He hablado con Kudrin [ex ministro de Finanzas ruso, 2000-2011], no me ha pedido que convierta el rublo en moneda de reserva”. Eso fue sabotaje. Fue una estupidez”.
 
En realidad, los problemas son profundos, y siguen existiendo: “El problema eran nuestros reguladores, educados por el FMI, y el segundo, la corrupción. Si se comercia con petróleo y gas en dólares, se roba una gran parte de los beneficios, hay muchas empresas intermediarias que manipulan los precios. Los precios son sólo el primer paso. El precio del gas natural en el primer acuerdo es unas 10 veces inferior a la demanda final. Existen barreras institucionales. La mayoría de los países no permiten a nuestras empresas vender petróleo y gas al cliente final. Como no se puede vender gas a los hogares. Sin embargo, incluso en el mercado abierto, bastante competitivo, tenemos intermediarios entre el productor y el consumidor: al menos la mitad de los ingresos se sustraen al control gubernamental. No pagan impuestos”.
 
Sin embargo, existen soluciones rápidas: “Cuando nos sancionaron hace dos años, la transferencia del dólar estadounidense y el euro a las monedas nacionales sólo llevó unos meses. Fue muy rápido”.
 
En cuanto a las inversiones, Glazyev destacó el éxito del comercio localizado, pero los flujos de capital siguen sin llegar: “Los Bancos Centrales no están haciendo su trabajo. El intercambio rublo-renminbi funciona bien. Pero el intercambio rublo-rupia no funciona. Los bancos que guardan estas rupias, tienen mucho dinero, acumulan tipos de interés sobre estas rupias, y pueden jugar con ellas. No sé quién es el responsable de esto, si nuestro Banco Central o el Banco Central indio”.
 
La conclusión clave de las serias advertencias de Glazyev es que correspondería al NDB -impulsado por los líderes de los BRICS- organizar una conferencia de expertos mundiales y abrirla al debate público. Glazyev evocó la metáfora de una bicicleta que sigue rodando: ¿por qué inventar una nueva bicicleta? Pues bien, ha llegado la hora -multipolar- de una nueva bicicleta hipersónica.


N de R: Uruguay es el único país de las Américas -salvo Brasil- que ha solicitado ingreso al New Development Bank, aunque aun no ha depositado sus instrumentos de acceso

Sitio web del NDB, 28 de marzo 2024, 15:02.