CONTRARRELATO

En los últimos tres meses, los gigantes tecnológicos han censurado el discurso político y el periodismo para manipular la política de Estados Unidos, mientras los liberales, prácticamente con unanimidad, se han alegrado.

Por Glenn Greenwald (*)

Los críticos de la censura de Silicon Valley han escuchado durante años el mismo estribillo: las plataformas tecnológicas como Facebook, Google y Twitter son empresas privadas y pueden acoger o prohibir a quien quieran. Si no te gusta lo que hacen, la solución no es quejarse o regularlas. En su lugar, ve a crear tu propia plataforma de medios sociales que funcione como tú crees que debería.

Los fundadores de Parler escucharon esa sugerencia y lo intentaron. En agosto de 2018, crearon una plataforma de medios sociales similar a Twitter, pero que prometía protecciones de privacidad mucho mayores, incluida la negativa a agregar datos de los usuarios para monetizarlos a los anunciantes o evaluar algorítmicamente sus intereses para promocionarles contenidos o productos. También prometieron garantizar derechos de libertad de expresión mucho mayores, rechazando la vigilancia de contenidos cada vez más represiva de los gigantes de Silicon Valley.

En el último año, Parler tuvo un éxito inmenso. Millones de personas que se oponían a la creciente represión de la expresión en las plataformas más grandes o que ellos mismos habían sido prohibidos se inscribieron en la nueva empresa de medios sociales.

A medida que la censura de Silicon Valley se intensificaba radicalmente en los últimos meses -prohibiendo la información preelectoral de The New York Post sobre la familia Biden, denunciando y borrando múltiples publicaciones del Presidente de EE.UU. y luego cancelando su acceso por completo, eliminando en masa las cuentas de la derecha-, tanta gente migró a Parler que se catapultó al puesto número uno de la lista de aplicaciones más descargadas en Apple Play Store, el único y exclusivo medio que tienen los usuarios de iPhone para descargar aplicaciones. «En total, la aplicación fue la décima más descargada de las redes sociales en 2020, con 8,1 millones de nuevas instalaciones», informó TechCrunch.

Parecía que Parler había demostrado que los críticos del poder monopolístico de Silicon Valley estaban equivocados. Su éxito demostró que, después de todo, era posible crear una nueva plataforma de medios sociales para competir con Facebook, Instagram y Twitter. Y lo hicieron haciendo exactamente lo que los defensores de Silicon Valley insistieron durante mucho tiempo en que había que hacer: si no te gustan las reglas impuestas por los gigantes tecnológicos, ve a crear tu propia plataforma con reglas diferentes.

Pero hoy, si uno quiere descargar, registrarse o usar Parler, no podrá hacerlo. Esto se debe a que tres monopolios de Silicon Valley -Amazon, Google y Apple- se unieron abruptamente para eliminar Parler de Internet, exactamente en el momento en que se convirtió en la aplicación más descargada del país.

Lista de apps mas descargadas de Apple Store, 8 de enero 2021

Si se buscaran pruebas para demostrar que estos gigantes tecnológicos son, de hecho, monopolios que tienen un comportamiento anticompetitivo que viola las leyes antimonopolio, y que aniquilan cualquier intento de competir con ellos en el mercado, sería difícil imaginar algo más convincente que la forma en que acaban de utilizar su poder ilimitado para destruir por completo a un competidor emergente.

El ataque conjunto de Silicon Valley comenzó el 8 de enero, cuando Apple envió un correo electrónico a Parler y les dio 24 horas para demostrar que habían cambiado sus prácticas de moderación o, de lo contrario, se enfrentarían a la eliminación de su App Store. La carta afirmaba: «Hemos recibido numerosas quejas en relación con el contenido objetable en su servicio Parler, acusaciones de que la aplicación Parler se utilizó para planificar, coordinar y facilitar las actividades ilegales en Washington D.C. el 6 de enero de 2021 que condujeron (entre otras cosas) a la pérdida de vidas, numerosos heridos y la destrucción de la propiedad«. Terminaba con esta advertencia

Para garantizar que no se interrumpa la disponibilidad de su aplicación en la App Store, envíe una actualización y el plan de mejora de la moderación solicitado en un plazo de 24 horas a partir de la fecha de este mensaje. Si no recibimos por escrito una actualización que cumpla con las directrices de revisión de la App Store y el plan de mejora de la moderación solicitado en un plazo de 24 horas, su aplicación será retirada de la App Store.

La carta de 24 horas era un pretexto obvio y puramente performativo. La eliminación era un hecho consumado independientemente de lo que hiciera Parler. Para empezar, la carta se filtró inmediatamente a Buzzfeed, que la publicó en su totalidad. Un ejecutivo de Parler detalló los infructuosos intentos de la empresa por comunicarse con Apple. «Básicamente nos han ignorado», me dijo. Al día siguiente, Apple notificó a Parler su retirada de la App Store. «No distribuiremos aplicaciones que presenten contenido peligroso y dañino«, dijo la empresa más rica del mundo, y así: «Hemos rechazado su aplicación para la App Store«.

Es difícil exagerar el daño que supone para una plataforma ser eliminada de la App Store. Los usuarios de iPhones tienen prohibido descargar aplicaciones en sus dispositivos desde Internet. Si una aplicación no está en la App Store, no puede utilizarse en el iPhone. Incluso los usuarios de iPhone que ya han descargado Parler perderán la capacidad de recibir actualizaciones, lo que en breve hará que la plataforma sea inmanejable e insegura.

En octubre, el Subcomité Judicial de la Cámara de Representantes sobre Derecho Antimonopolio, Comercial y Administrativo emitió un informe de 425 páginas en el que concluía que Amazon, Apple, Facebook y Google poseen un poder de monopolio y lo utilizan de forma anticompetitiva. En el caso de Apple, destacaron el control que ejerce la empresa sobre los iPhones a través de su control de acceso a la App Store. Como dijo Ars Technica al destacar las principales conclusiones del informe

Apple controla alrededor del 45 por ciento del mercado de teléfonos inteligentes de EE.UU. y el 20 por ciento del mercado mundial de teléfonos inteligentes, según el comité, y se proyecta que venderá su iPhone número 2 mil millones en 2021. Es cierto que, en el mercado de los teléfonos inteligentes, Apple no es un monopolio. En su lugar, iOS y Android mantienen un duopolio efectivo en los sistemas operativos móviles.

Sin embargo, concluye el informe, Apple sí tiene un control monopolístico sobre lo que se puede hacer con un iPhone. Sólo se pueden poner aplicaciones en el teléfono a través de la App Store de Apple, y Apple tiene un control total sobre esa App Store: por eso Epic ha demandado a la compañía. . . .

El comité encontró documentos internos que muestran que la dirección de la empresa, incluido el ex director general Steve Jobs, «reconoció que el requisito de IAP ahogaría la competencia y limitaría las aplicaciones disponibles para los clientes de Apple». El informe concluye que Apple también ha utilizado injustamente su control sobre las API, las clasificaciones de búsqueda y las aplicaciones por defecto para limitar el acceso de los competidores a los usuarios del iPhone.

Poco después, Parler se enteró de que Google, sin previo aviso, también la había «suspendido» de su Play Store, limitando gravemente la capacidad de los usuarios para descargar Parler en los teléfonos Android. Las acciones de Google también significaron que aquellos que usaran Parler en sus teléfonos Android ya no recibirían las funcionalidades y actualizaciones de seguridad necesarias.

Fue precisamente el abuso de Google de su poder para controlar su dispositivo de aplicaciones lo que estuvo en cuestión «cuando la Comisión Europea consideró a Google LLC como la empresa dominante en las tiendas de aplicaciones para el sistema operativo móvil Android (es decir, Google Play Store) y golpeó al gigante de las búsquedas y la publicidad en línea con 4.340 millones de euros por sus prácticas anticompetitivas para fortalecer su posición en varios de otros mercados a través de su dominio en el mercado de las tiendas de aplicaciones«.

El día después de que Apple y Google actuaran unidos contra Parler, Amazon asestó el golpe mortal. La empresa fundada y dirigida por el hombre más rico del mundo, Jeff Bezos, utilizó un lenguaje prácticamente idéntico al de Apple para informar a Parler de que su servicio de alojamiento web (AWS) ponía fin a la capacidad de Parler para que AWS alojara su sitio: «Debido a que Parler no puede cumplir con nuestros términos de servicio y representa un riesgo muy real para la seguridad pública, planeamos suspender la cuenta de Parler a partir del domingo 10 de enero a las 11:59PM PST«. Debido a que Amazon es una fuerza tan dominante en el alojamiento web, Parler no ha encontrado hasta ahora un servicio de alojamiento para su plataforma, por lo que ha desaparecido no sólo de las tiendas de aplicaciones y teléfonos, sino también de Internet.

El jueves, Parler era la aplicación más popular en Estados Unidos. El lunes, tres de los cuatro monopolios de Silicon Valley se unieron para destruirla.

Con casi unanimidad, los principales liberales de EE.UU celebraron este uso del poder del monopolio de Silicon Valley para cerrar Parler, al igual que aplaudieron abrumadoramente las dos anteriores y extraordinarias afirmaciones del poder tecnológico para controlar el discurso político de EE.UU.: la censura de la información del New York Post sobre el contenido del portátil de Hunter Biden, y la prohibición del Presidente de EE.UU. en las principales plataformas. De hecho, sería difícil encontrar un solo político nacional de la izquierda liberal que expresara su preocupación por todo esto, y mucho menos que se opusiera a ello.

Los principales políticos de izquierdas no sólo no se opusieron, sino que algunos de ellos fueron los que suplicaron a Silicon Valley que utilizara su poder de esta manera. Después de que el sitio de vigilancia de Internet Sleeping Giants marcara varios posts de Parler que llamaban a la violencia, la representante Alexandria Ocasio-Cortez preguntó: «¿Qué están haciendo @Apple y @GooglePlay al respecto?«. Una vez que Apple respondió eliminando a Parler de su App Store -una medida que los demócratas de la Cámara de Representantes advirtieron apenas tres meses antes que era un peligroso comportamiento antimonopolio-, ella elogió a Apple y luego exigió saber: «Es bueno ver este desarrollo de @Apple. @GooglePlay ¿qué vais a hacer con las aplicaciones que se utilizan para organizar la violencia en vuestra plataforma?«

La columnista liberal del New York Times, Michelle Goldberg, se declaró «perturbada por lo impresionante que es el poder [de los gigantes tecnológicos]» y añadió que «es peligroso tener un puñado de jóvenes titanes tecnológicos insensibles a cargo de quién tiene un megáfono y quién no«. No obstante, elogió a estos «jóvenes titanes de la tecnología» por utilizar su «peligroso» poder para prohibir a Trump y destruir a Parler. En otras palabras, a los liberales como Goldberg sólo les preocupa que los poderes de censura de Silicon Valley puedan ser utilizados algún día contra gente como ellos, pero están perfectamente contentos mientras sean sus adversarios los que sean desplataformados y silenciados (Facebook y otras plataformas han prohibido durante años a personas marginadas como los palestinos a instancias de Israel, pero eso no preocupa a los liberales estadounidenses).

Esto se debe a que la corriente dominante del liberalismo estadounidense no es el socialismo económico, sino el autoritarismo político. Los liberales quieren ahora utilizar la fuerza del poder empresarial para silenciar a quienes tienen ideologías diferentes. Están deseando que los monopolios tecnológicos no sólo prohíban las cuentas que no les gustan, sino que eliminen plataformas enteras de Internet. Quieren encarcelar a personas que creen que ayudaron a su partido a perder las elecciones, como Julian Assange, incluso si eso significa crear precedentes para criminalizar el periodismo.

Líderes mundiales han condenado a viva voz el poder que Silicon Valley ha acumulado para vigilar el discurso político, y se mostraron especialmente indignados por la prohibición del presidente de Estados Unidos. La canciller alemana, Angela Merkel, varios ministros franceses y, especialmente, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, denunciaron la prohibición de Trump y otros actos de censura por parte de los monopolios tecnológicos con el argumento de que se estaban ungiendo como «una potencia mediática mundial». Las advertencias de López Obrador fueron especialmente elocuentes:

Incluso la ACLU -que se ha transformado rápidamente de una organización de libertades civiles a un grupo activista liberal desde la elección de Trump- encontró la afirmación del poder de Silicon Valley para destruir Parler profundamente alarmante. Uno de los defensores más incondicionales de las libertades civiles de esa organización, el abogado Ben Wizner, dijo a The New York Times que la destrucción de Parler era más «preocupante» que la eliminación de posts o cuentas enteras: «Creo que debemos reconocer la importancia de la neutralidad cuando hablamos de la infraestructura de Internet».

Sin embargo, a los liberales estadounidenses les encanta este autoritarismo. Y ahora piden el uso de las medidas más represivas de la Guerra contra el Terrorismo contra sus oponentes domésticos. El martes, el presidente de Seguridad Nacional de la Cámara de Representantes, Bennie Thompson (D-MS), instó a que los senadores republicanos Ted Cruz y Josh Hawley «sean condenados a muerte«. Ted Cruz y Josh Hawley «sean incluidos en la lista de exclusión aérea«, mientras que The Wall Street Journal informó de que «Biden ha dicho que tiene previsto dar prioridad a la aprobación de una ley contra el terrorismo doméstico, y se le ha instado a crear un puesto en la Casa Blanca que supervise la lucha contra los extremistas violentos de inspiración ideológica y a aumentar la financiación para combatirlos».

Gran parte de este apoyo liberal al intento de destrucción de Parler se basa en la absoluta ignorancia sobre esa plataforma, y sobre los principios básicos de la libertad de expresión. Me sorprendería mucho que más de una pequeña fracción de los liberales que aplauden la eliminación de Parler de Internet hayan utilizado alguna vez la plataforma o sepan algo sobre ella, aparte de los fragmentos que les han mostrado quienes intentan justificar su destrucción y describirla como un bastión neonazi.

Parler no fue fundada, ni está dirigida, por partidarios de Trump y MAGA. La plataforma fue creada basándose en valores libertarios de privacidad, anti-vigilancia, anti-recolección de datos y libertad de expresión. La mayoría de los ejecutivos clave están más asociados con la política de Ron Paul y el Instituto CATO que con Steve Bannon o la familia Trump. Uno de ellos es un republicano de Never Trump, mientras que otro es el antiguo director de campaña de Ron Paul y Rand Paul. Entre las pocas figuras afiliadas a MAGA está Dan Bongino, un inversor. Uno de los principales inversores originales fue Rebekah Mercer.

El diseño de la plataforma pretende fomentar la privacidad y la libertad de expresión, no una ideología concreta. Minimizan la cantidad de datos que recogen de los usuarios para evitar la monetización de los anunciantes o la segmentación algorítmica. A diferencia de Facebook y Twitter, no evalúan las preferencias del usuario para decidir lo que debe ver. Y surgieron principalmente como reacción a las normas cada vez más restrictivas de las principales plataformas de Silicon Valley respecto a lo que se podía y no se podía decir.

Por supuesto, un gran número de partidarios de Trump acabaron en Parler. Eso no se debe a que Parler sea un medio de comunicación pro-Trump, sino a que se encuentran entre las personas que fueron censuradas por los monopolios tecnológicos o que se enfadaron lo suficiente por esa censura como para buscar refugio en otro lugar.

Es cierto que se pueden encontrar publicaciones en Parler que abogan explícitamente por la violencia o que son de algún modo grotescas. Pero eso es más cierto aun en el caso de Facebook, YouTube, propiedad de Google, y Twitter. Y al contrario de lo que muchos han creído, las condiciones de servicio de Parler incluyen una prohibición de la apología explícita de la violencia, y emplean un equipo de moderadores pagados y capacitados que eliminan tales publicaciones. Esas eliminaciones no se producen de forma perfecta o instantánea -por lo que se pueden encontrar publicaciones que infringen esas normas-, pero lo mismo ocurre en todas las grandes plataformas de Silicon Valley.

De hecho, un ejecutivo de Parler me dijo que de las trece personas detenidas hasta el lunes por la violación del Capitolio, ninguna parece ser un usuario activo de Parler. La violación del Capitolio se planeó mucho más en Facebook y YouTube. Como informó Recode, aunque algunos manifestantes participaron tanto en Parler como en Gab, muchas de las convocatorias para acudir al Capitolio se hicieron desde vídeos de YouTube, mientras que muchos de los principales planificadores «han seguido utilizando plataformas convencionales como Twitter, Facebook y YouTube.» El artículo citaba a Fadi Quran, director de campañas del grupo de derechos humanos Avaaz, diciendo: «En DC, vimos a los conspiradores de QAnon y otras milicias que nunca habrían crecido hasta este tamaño sin ser turboalimentados por Facebook y Twitter«. 

Y eso por no hablar del sinfín de hipocresías con los gigantes de Silicon Valley fingiendo oposición a la retórica violenta o al extremismo político. Amazon, por ejemplo, es uno de los socios más rentables de la CIA, con un contrato de 600 millones de dólares para prestar servicios a la agencia, y no deja de pujar por más. En Facebook y Twitter, uno encuentra cuentas oficiales de los regímenes más represivos y violentos del planeta, incluida Arabia Saudí, y páginas dedicadas a la propaganda en favor del régimen egipcio. ¿Alguien cree que estos gigantes de la tecnología tienen una preocupación genuina por la violencia y el extremismo?

Pagina del Ministerio de Justicia de Arabia Saudita en Facebook

Entonces, ¿por qué los políticos y periodistas demócratas se centraron en Parler y no en Facebook y YouTube? ¿Por qué Amazon, Google y Apple hicieron un alarde de eliminar a Parler de Internet mientras dejaban plataformas mucho más grandes con mucho más extremismo y apología de la violencia fluyendo a diario?

En parte se debe a que estos gigantes de Silicon Valley -Google, Facebook, Amazon, Apple- donan enormes sumas de dinero al Partido Demócrata y a sus líderes, así que, por supuesto, los demócratas los aplaudirán en lugar de pedir un castigo o su eliminación de Internet. En parte se debe a que Parler es un advenedizo, un objetivo mucho más fácil de destruir que Facebook o Google. Y en parte se debe a que los demócratas están a punto de controlar el Poder Ejecutivo y ambas cámaras del Congreso, lo que deja a los gigantes de Silicon Valley deseosos de complacerlos silenciando a sus adversarios. Este motivo corrupto fue dejado expresamente claro por Jennifer Palmieri, operadora de Clinton desde hace mucho tiempo:

«No ha escapado a mi atencion que el dia que las compañias de redes sociales decidieron que de hecho HAY mas que pueden hacer para regular el comportamiento destructivo de Trump fue el mismo dia que se dieron cuenta de que los Democratas presidirian todas los comisiones del congreso que los supervisan»

La naturaleza del poder monopolístico es que las entidades anticompetitivas se dedican a cometer ilegalidades antimonopolio para destruir a los competidores que surgen. Parler se asocia con la ideología política equivocada. Es una plataforma lo suficientemente pequeña y nueva como para que se la pueda poner de ejemplo. Se puede poner su cabeza en una pica para dejar claro que no es posible ningún intento de competir con los monopolios existentes en Silicon Valley. Y su destrucción preserva el poder indiscutible de un minúsculo puñado de oligarcas tecnológicos sobre el discurso político no sólo de Estados Unidos, sino de las democracias de todo el mundo (por eso Alemania, Francia y México están alzando la voz en señal de protesta).

Ningún autoritario se cree autoritario. Por muy represivas que sean las medidas que apoyan -censura, poder monopolístico, listas de exclusión de ciudadanos estadounidenses sin el debido proceso- se dicen a sí mismos que aquellos a los que silencian y atacan son tan malvados, son terroristas, que cualquier cosa que se haga contra ellos es noble y benévola, no despótica y represiva. Así es como piensan actualmente los liberales estadounidenses, mientras fortalecen el control de los monopolios de Silicon Valley sobre nuestras vidas políticas, ejemplificado por la destrucción de la noche a la mañana de un nuevo y popular competidor.


(*) Glenn Greenwald es periodista; co-fundador de The Intercept (que abandonó cuando ese medio se sumó a la censura); autor, No Place to Hide, y un libro de próxima aparición en Brasil; fanático de los animales & fundador de HOPE Shelter.

Nota publicada originalmente en https://greenwald.substack.com/p/how-silicon-valley-in-a-show-of-monopolistic

Compartir