Este mes de noviembre la revista Newsweek finalmente dio un paso que hasta ahora ningún otro “mainstream media” se había atrevido a dar: publica una pieza de opinión, abundantemente fundamentada, perfectamente sólida, en la cual destruye todos los dogmas en que se ha basado el discurso sobre Covid en el mundo. Aunque parezca mentira, esto ya es posible, porque la dimensión de la mentira ya desborda incluso esa barrera. La traducimos para ustedes. Newsweek dice hoy lo que eXtramuros dijo en abril de 2020.

INFORME ESPECIAL

Por Martin Kulldorff y Jay Bhattacharya

Cuando se produjo la pandemia, Estados Unidos necesitaba a alguien a quien pedir consejo. Los medios de comunicación y el público, naturalmente, miraron al Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, un respetado inmunólogo de laboratorio y uno de los asesores de COVID elegidos por el presidente Donald Trump. Lamentablemente, el Dr. Fauci se equivocó en cuestiones importantes de epidemiología y salud pública. La realidad y los estudios científicos ahora lo han demostrado.

Aquí los temas fundamentales:

Inmunidad natural: Al impulsar el mandato de las vacunas, el Dr. Fauci ignora la inmunidad natural adquirida entre los recuperados de COVID, que son más de 45 millones en Estados Unidos. Cada vez hay más pruebas que indican que la inmunidad natural es más fuerte y duradera que la inducida por la vacuna. [Eds. las tendencias a largo plazo aún no están claras. Un estudio reciente llegó a la conclusión contraria, pero fue criticado por un autor de este artículo de opinión]. En un estudio de Israel, los vacunados tenían 27 veces más probabilidades de contraer COVID sintomático que los no vacunados que se habían recuperado de una infección anterior.
Conocemos la existencia de la inmunidad natural frente a las enfermedades al menos desde la peste de Atenas del 430 a.C. Los pilotos, camioneros y estibadores lo saben, y los enfermeros lo conocen mejor que nadie. Bajo los mandatos de Fauci, los hospitales están despidiendo a los heroicos enfermeros que se recuperaron de COVID que lo contrajeron mientras cuidaban a los pacientes. Con su inmunidad superior, pueden atender con seguridad a los pacientes más ancianos y frágiles con un riesgo de transmisión aún menor que el de los vacunados.

Proteger a los ancianos: Aunque cualquiera puede infectarse, hay una diferencia de más de mil veces en el riesgo de mortalidad entre los ancianos y los jóvenes. Después de más de 700.000 muertes por COVID registradas en Estados Unidos, ahora sabemos que los cierres no lograron proteger a las personas mayores de alto riesgo. Cuando se le planteó la idea de una protección centrada en las personas vulnerables, el Dr. Fauci admitió que no tenía ni idea de cómo llevarla a cabo, argumentando que sería imposible. Eso puede ser comprensible para un científico de laboratorio, pero los científicos de la salud pública han presentado muchas sugerencias concretas que habrían ayudado, si Fauci y otros funcionarios no las hubieran ignorado.

¿Qué podemos hacer ahora para minimizar la mortalidad por COVID? Los esfuerzos actuales de vacunación deberían centrarse en llegar a las personas mayores de 60 años que no han enfermado de COVID ni se han vacunado, incluidas las personas de difícil acceso y con menos recursos en las zonas rurales y los centros urbanos. En lugar de eso, el Dr. Fauci ha impulsado la vacunación obligatoria de niños, estudiantes y adultos en edad de trabajar que ya son inmunes -todos grupos de bajo riesgo-, lo que ha provocado una tremenda perturbación de los mercados laborales y ha dificultado el funcionamiento de muchos hospitales.

Cierre de escuelas: Las escuelas son los principales puntos de transmisión de la gripe, pero no del COVID. Aunque los niños se infectan, su riesgo de muerte por COVID es minúsculo, inferior al ya bajo riesgo de morir por la gripe. Durante la ola de primavera de 2020, Suecia mantuvo abiertas las guarderías y las escuelas para todos sus 1,8 millones de niños de 1 a 15 años, sin máscaras, pruebas ni distanciamiento social. ¿El resultado? Cero muertes por COVID entre los niños y un riesgo de COVID para los profesores inferior a la media de otras profesiones. En otoño de 2020, la mayoría de los países europeos siguieron su ejemplo, con resultados similares. Teniendo en cuenta los efectos devastadores del cierre de escuelas en los niños, la defensa del Dr. Fauci del cierre de escuelas puede ser el mayor error de su carrera.

Máscaras: El estándar de oro de la investigación médica son los ensayos aleatorios, y ya se han realizado dos sobre las mascarillas para COVID en adultos. En el caso de los niños, no hay pruebas científicas sólidas de que las mascarillas funcionen. Un estudio danés no encontró diferencias estadísticamente significativas entre el uso de mascarillas y el no uso de las mismas en lo que respecta a la infección de coronavirus. [Eds. un estudio reciente ha demostrado que las mascarillas reducen las infecciones.] En un estudio realizado en Bangladesh, el intervalo de confianza del 95% mostró que las máscaras reducían la transmisión entre el 0% y el 18%. Por lo tanto, las máscaras tienen un beneficio nulo o limitado. Hay muchas más medidas críticas para la pandemia en las que el Dr. Fauci podría haber hecho hincapié, como una mejor ventilación en las escuelas y la contratación de personal de residencias de ancianos con inmunidad natural.

Rastreo de contactos: En el caso de algunas enfermedades infecciosas, como el ébola y la sífilis, el rastreo de contactos es de vital importancia. En el caso de una infección vírica de circulación habitual como el COVID, fue un desperdicio inútil de valiosos recursos de salud pública que no detuvo la enfermedad.

Daños colaterales a la salud pública: Un principio fundamental de la salud pública es que la salud es multidimensional; el control de una sola enfermedad infecciosa no es sinónimo de salud. Como inmunólogo, el Dr. Fauci no consideró ni sopesó adecuadamente los efectos desastrosos que los encierros tendrían en la detección y el tratamiento del cáncer, los resultados de las enfermedades cardiovasculares, la atención de la diabetes, las tasas de vacunación infantil, la salud mental y las sobredosis de opioides, por nombrar algunos. Los estadounidenses vivirán -y morirán- con estos daños colaterales durante muchos años.

En conversaciones privadas, la mayoría de nuestros colegas científicos están de acuerdo con nosotros en estos puntos. Aunque algunos se han pronunciado, ¿por qué no lo hacen más? Bueno, algunos lo intentaron pero fracasaron. Otros guardaron silencio cuando vieron a sus colegas calumniados y difamados en los medios de comunicación o censurados por las grandes empresas tecnológicas. Algunos son empleados del gobierno a los que se les prohíbe contradecir la política oficial. Muchos temen perder sus puestos o sus becas de investigación, conscientes de que el Dr. Fauci se encuentra en la cima de la mayor pila de dinero para la investigación de enfermedades infecciosas del mundo. La mayoría de los científicos no son expertos en brotes de enfermedades infecciosas. Si fuéramos, por ejemplo, oncólogos, físicos o botánicos, probablemente también habríamos confiado en el Dr. Fauci.

Las pruebas están a la vista. Gobernantes, periodistas, científicos, presidentes de universidades, administradores de hospitales y líderes empresariales pueden continuar siguiendo al Dr. Anthony Fauci o abrir los ojos. Después de más de 700.000 muertes por COVID y los efectos devastadores de los encierros, es hora de volver a los principios básicos de la salud pública.

El doctor Martin Kulldorff es epidemiólogo, bioestadístico y profesor de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard. Jay Bhattacharya, MD, Ph.D., es profesor de política sanitaria en la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford. Ambos son investigadores principales del recién creado Instituto Brownstone.

Anthony Fauci

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.