CRÍTICA DE MEDIOS

– Director Técnico de la Cadena CNN capturado en video: La cadena mintió y generó miedo obsesivo con su contador de «fallecidos COVID» siguiendo órdenes explícitas del dueño, Mr. Jeff Zucker. «En la cadena algunos deseaban que las cifras de muertos COVID subieran todos los días»

– La próxima mentira obsesiva a que la cadena someterá a su audiencia: el «cambio climático»

Project Veritas obtuvo los videos con una cámara oculta


Por Salvador Gómez

Lo que era bastante obvio para muchos observadores atentos de los medios, se ha vuelto una confesión explícita: CNN miente y sesga sus coberturas sistemáticamente, y se dedica a operar para impulsar una agenda política partidaria. Según el Director Técnico de la cadena, Charlie Chester, la penúltima movida importante fue sembrar el pánico falsamente con su «contador» perenne de muertos «por COVID-19». Luego, se dedicaron a trabajar para la campaña del candidato Joe Biden, mintiendo acerca de la salud de Donald Trump, por ejemplo. Y su próximo empeño será el de siempre: mentir -esta vez acerca de la «amenaza del cambio climático» y «meter miedo» con eso, «porque el miedo vende». Ese «será nuestro próximo Covid». 

Chester explicó todo esto a una periodista encubierta del Project Veritas que lo contactó a través de su cuenta de Tinder. El oficial de CNN cayó en seguida en la trampa y, sin ningún pudor particular, entre trago y trago, afirmó que en CNN sólo invitan y entrevistan a gente cuando ya saben que lo que va a decir confirmará los «discursos oficiales» sobre los asuntos que cubren; dijo que es «el miedo el que realmente impulsa los números» de audiencia, y que «sí, claro: ¡el miedo vende!». Y que ante el «cansancio» de la audiencia por el tema Covid, ahora se apresta a lanzar una nueva andanada de datos «científicos» promoviendo el miedo ante el supuesto «cambio climático».

Twitter censura al mensajero que dice la verdad

Como resultado de haber expuesto a CNN -en lo que fue en sí nada más que una clásica acción de periodismo independiente de investigación-, la cuenta de Twitter del Project Veritas ha sido clausurada para siempre por la red social. Obviamente, el proyecto y su principal, James O’Keefe, están siendo acusados de «derechistas», igual que se le hace siempre a cualquiera que intente decir la verdad sobre el poder desde hace unos años. CNN no ha respondido ante la revelación de este video.

O’Keefe demandará a Twitter porque la red social ha eliminado permanentemente sus cuentas. Con esta nueva censura, Twitter prueba una vez más que no es posible decir la verdad sin sufrir las consecuencias de la obvia alianza en curso entre gigantes de la desinformación como CNN, Twitter, Facebook, el New York Times, el Washington Post, BBC, y medios semejantes. 

La prensa independiente comenta

The Daily Wire, entre otros portales independientes norteamericanos, ah comentado el suceso como sigue. «El «Project Veritas» de James O’Keefe publicó el miércoles 14 de abril 2021 un video explosivo, que es la segunda entrega de su última serie #ExposeCNN. El vídeo mostraba a un director de la CNN afirmando que los reporteros de la cadena manipulan a la gente y que la cadena de extrema izquierda sólo hace salir en televisión a personas que «tienen un historial probado de morder» el «cebo» de la cadena.

En los vídeos aparece el director técnico de la CNN, Charlie Chester, hablando con un periodista encubierto de Project Veritas. La primera tanda de vídeos, publicada el lunes, mostraba a Chester diciendo que la cadena trabajó para sacar al presidente Donald Trump de la presidencia, que crean «propaganda» y que planean usar el «miedo» para avanzar en su agenda climática.

Chester dijo que la cadena está cubriendo agresivamente las acusaciones hechas contra el representante Matt Gaetz (R-FL) «para seguir haciéndole daño» porque era un «problema» para el Partido Demócrata y que sería «grandioso» para los demócratas si fuera removido del Congreso.

Trabajando para BLM

En otro video de cámara oculta del Project Veritas, el mismo Chester admitió que la cadena quería restar importancia a la serie de crímenes contra los asiáticos, porque si los denunciaba iba a perjudicar al movimiento BLM (Black Lives Matter).

«Estaba tratando de hacer una investigación sobre el odio a los asiáticos, como gente [que] está siendo atacada y todo eso. Pero resulta que es un grupo de negros el que ha estado atacando a los asiáticos. Me dije: ‘¿Qué estás haciendo? Nosotros [la CNN] estamos intentando ayudar a BLMLa óptica de esto no sería buena«, continuó Chester.

«Estas [son] pequeñas cosas que bastarían para hacer retroceder a los movimientos, porque la extrema izquierda empezaría a engancharse y a crear historias como la de ‘criminalizar a todo un pueblo’…«.

En otro momento del vídeo, Chester admitió que la CNN se niega a informar sobre cuestiones raciales a menos que implique directamente a los blancos. «No he visto nada sobre centrarse en el color de la piel de las personas que no son blancas. [La CNN] simplemente no dice nada. ¿Me explico?«

En la última tanda de vídeos, Chester decía: «Cualquier reportero de la CNN – lo que en realidad están haciendo es decirle a la persona lo que tiene que decir… Siempre se trata de cómo guiarlos en una dirección antes de que incluso abran la boca. Las únicas personas a las que dejamos salir al aire, en su mayoría, son personas que tienen un historial probado de morder el anzuelo«. «Creo que hay un arte en la manipulación… La inflexión, decir las cosas dos veces – hay pequeñas sutilezas en cómo manipular a la gente… ¿entiendes? Quiero decir que eso es suficiente para cambiar el mundo«

Sembrando el pánico COVID

Hablando de los índices de audiencia de la pandemia de coronavirus, Chester dijo que la forma en que la cadena cubrió la pandemia hizo que algunas personas dentro de la cadena desearan esencialmente que las estadísticas diarias fueran «más altas«, una estructura de incentivos que dijo que era un «problema» porque era de naturaleza perversa.

Chester dijo que parte de la razón por la que la cadena cubrió la pandemia de la forma en que lo hizo fue porque «el miedo realmente impulsa los números» y «te mantiene sintonizado«.

Durante la primera entrega de la última serie #ExposeCNN de Project Veritas, Chester hizo las siguientes declaraciones sobre el trabajo de la cadena para destituir a Trump:

«Fíjate lo que hicimos: nosotros [CNN] sacamos a Trump. Lo voy a decir al 100%, y creo al 100% que si no fuera por la CNN, no sé que Trump hubiera sido expulsado… Vine a la CNN porque quería ser parte de eso«. «Va a ser nuestro enfoque [de la CNN]. Como si nuestro enfoque fuera sacar a Trump de la presidencia, ¿verdad? Sin decirlo, eso es lo que era, ¿verdad? Ahora lo siguiente va a ser «crear conciencia sobre el cambio climático«.

Sobre la CNN creando «propaganda» para dañar a Trump, Chester dijo:

«En un momento [a Trump] le temblaba la mano, creo, o algo así. Entonces trajimos a muchos médicos para construir una historia que era toda una especulación – que Trump estaba dañado neurológicamente, y que estaba perdiendo la cabeza. Que no era apto para… ya sabes, lo que sea. Estábamos creando una historia de la que no sabíamos nada. Eso es lo que… creo que es propaganda«.

Ben Shapiro, de The Daily Wire, editorializó: «No hay nada que me enardezca más que el hecho de que las grandes empresas tecnológicas actúen como guardianes y árbitros de la verdad. Y lo están haciendo de nuevo con una censura verdaderamente atroz e infundada de los conservadores durante la semana pasada.

En primer lugar, Twitter anunció ayer que ha PROHIBIDO PERMANENTEMENTE al periodista conservador y fundador del Project Veritas, James O’Keefe. Afirman, sin aportar pruebas, que O’Keefe violó sus políticas sobre «spam». Esto coincidió perfectamente con la publicación de la última investigación de O’Keefe, en la que publicó un vídeo en el que el director técnico de la CNN admitía que la cadena crea «propaganda», se dedica a informar de forma selectiva y trabajó incansablemente para sacar al expresidente Donald Trump de su cargo.

Los preocupantes acontecimientos de ayer entre Twitter y Project Veritas deberían preocupar a todo el mundo: a la izquierda, a la derecha y al centro. Cada vez es más fácil para las Big Tech silenciar a las personas que consideran «problemáticas». Y me temo que esto va a empeorar antes de mejorar.

Considera en qué más se han metido los gigantes de las redes sociales en las últimas dos semanas:

El mismo día que Twitter prohibió a O’Keefe, Facebook prohibió el artículo del NY Post sobre Patrisse Cullors (cofundadora de Black Lives Matter) que compraba propiedades caras en barrios predominantemente blancos. Dicen que el Post violó su política de «privacidad e información personal», pero todo en la historia del Post se obtuvo a través de registros públicos.

El fin de semana pasado, YouTube eliminó un vídeo de una mesa redonda entre el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y varios expertos en política sanitaria por difundir «información errónea» sobre las mascarillas, porque se atrevieron a cuestionar la eficacia de las mascarillas para los niños.