ENTREVISTA

El Dr. Manel Sans Segarra es un médico y cirujano español que fue jefe del servicio de cirugía General y Digestiva del Hospital Universitario de Barcelona, además de ser Profesor Asociado de cirugía general y digestiva de la Universidad de Barcelona. El Dr. Sans es una de las personas que de manera más clara explica la existencia de la consciencia más allá de la mente y el cuerpo. Este medico y cirujano se interesó por las experiencias cercanas a la muerte (ECM) a través de los relatos de mucho de sus pacientes, y desde allí es capaz de explicar la existencia de la consciencia, algo que queremos compartir en esta entrevista que va mucho más allá de esa experiencia ECM. Veréis que tiene un impacto muy grande de como cada uno de nosotros afrontamos nuestra vida, en su relación con la consciencia.

Por Dr. Juan Carlos Cebrián

Dr. Juan Carlos Cebrián – Hola Dr. Muchísimas gracias por acompañarnos

Dr. Manuel Sans Segarra: Le agradezco su invitación de participar en estos programas, y en sus videos y realmente me complace poder comentar este tema con usted y con todas las personas que están integradas en su programa en Regenera, con la finalidad y la ilusión de que, si podemos ayudar a despertar consciencia y planificar conceptos probablemente me sentiré totalmente satisfecho. Estoy a su disposición para poder ayudarle.

Pues vamos allá. Antes de empezar a hablar de consciencia, que va a ser el tema principal de esta entrevista, ¿por qué el Dr. Manuel Sans Segarra se interesa por el mundo de la medicina y la cirugía?

Es muy curioso, todo tiene una explicación, mi madre fue enfermera jefe de quirófanos durante la guerra, estudió y era enfermera titulada. Y desde pequeño siempre pues estuve interesado en que me contara cosas relacionadas con la medicina, siempre me interesó, no sé por qué. Incluso le diré ya que cuando era un niño, recuerdo un hecho, que causó impresión en la familia. Vivíamos en una torre fuera de Barcelona, vi un pajarito muerto, lo agarre, lo cogí, lo abrí y empecé a disecarlo, es decir, mirar qué es lo que tenía por dentro, que me intrigaba, es decir, tuve siempre una atracción, desde pequeñito.
Y en ningún momento, se lo puedo asegurar, cuando realice el bachillerato, preuniversitario, en ningún momento dudé que, si era posible, yo quería estudiar medicina. Y ya en 3ero de medicina me puse interno en urgencia de cirugía. Es decir, tenía clarísimo lo que tenía que hacer. De todas maneras, quiero decirle amigo Juan Carlos, que yo no creo ni en el azar ni en la casualidad, todo tiene una causalidad, comparto totalmente esta idea con Einstein, Einstein decía, no existe la casualidad, la casualidad, es la forma en que la energía primera la consciencia cuántica universal, esta inteligencia primera, este diseñador, inteligente, este principio de todas las religiones, esta energía primera es la manera en que actúa de una manera anónima que nosotros no sabemos, y a veces no lo interpretamos. Lo interpretamos como casualidad, como azar, pero ya está programado por la energía primera.

Estos fueron mis inicios y mis principios y le puedo asegurar que, en ningún momento dudé que si podía hacer medicina y cirugía. Y la verdad es que me siento la persona más feliz y afortunada de poder haber hecho medicina y cirugía a lo largo de mi vida profesional.

¿Qué ocurre en su vida para empezar a interesarse por el tema de la existencia de la consciencia?

-Siempre me interesó este tema, el tema de la consciencia. Yo no comprendía como el cuerpo humano, si somos pura materia, pudiera originar o producir una serie de actos anímicos es decir, que no tenían sustrato material y siempre me extrañó mucho esto y cuando empecé a estudiar medicina, lógicamente ustedes saben que en medicina por el ámbito sanitario, cualquier problema que queramos estudiar e investigar se hace a través del método científico, el método científico cartesiano y newtoniano de Rene Descartes y de Isaac Newton de los siglos XVII y XVIII.

El método científico siempre tiene como componente estructural básico del universo la materia, y considera al cuerpo humano como materia. Y toda la actividad mental, en el ámbito sanitario, siempre estudiamos que era un epifenómeno, es decir, que era consecuencia de la actividad metabólica de las neuronas cerebrales, de la bioquímica, de las reacciones de moléculas dentro de estas neuronas, que provocaban toda actividad anímica emociones, pensamientos, sentimientos, recuerdo, consciencia. Es decir, ni lo dudamos, siempre interpretamos pues la consciencia como un epifenómeno del cerebro.

Esto nos lleva a aquella frase “pienso luego existo”. Es decir que en el pienso o existo, en el momento que me muero, como las neuronas se mueren, se transforman energéticamente, pues lógicamente dejamos de existir y de pensar, dejamos de existir, y con la muerte se acaba todo. Esta es la conclusión que nos conduce o nos lleva el interpretar la mente con un epifenómeno de la materia del cerebro.

Pues bien, yo siempre lo interprete así, hasta que tuve la ocasión de tener contacto, como responsable del servicio de Urgencias de mi hospital, con un caso de muerte clínica y que, practicando las maniobras de reanimación, cardio respiratorias, conseguí recuperar. Entonces este enfermo me contó algo en el post operatorio. Fue la primera vez que tuve contactos con experiencias cercanas a la muerte. No sé porque, pero me llamó francamente la atención.

Entonces quiero que quede claro que la experiencia cercana a la muerte, la llamamos muerte clínica, es decir, se produce en un enfermo la muerte clínica. El electro-cardiograma es plano, está parado, el corazón está parado. A los 15 segundos que se para el corazón, el eco encefalograma es completamente plano, no hay ninguna de las 5 ondas que podemos encontrar en un encefalograma normal. Por lo tanto, a mí me llamó mucho la atención.

Si este enfermo esta clínicamente muerto, no hay actividad cerebral. Este enfermo me cuenta una serie de vivencias, una cosa tan bien estructurada, que se acuerda de toda su vida, etc. Pensé ‘aquí hay algo más’. Entonces fue cuando me interesé y empecé a investigar intensa y profundamente todo el concepto de la consciencia y su entorno. Repito: el método científico que me habían inculcado en la Facultad de Medicina no me explicaba en absoluto las experiencias cercanas a la muerte. Así fue como yo me interesé por la consciencia de una manera más profunda.

Sin actividad cerebral continúa habiendo consciencia…

-Ni más ni, ni menos. Esto es lo que me llama la atención, como podía ser que todo lo que yo había estudiado y me habían explicado, neurólogos, fisiólogos, psiquiatras, que de toda esta actividad mental dependía nuestra consciencia, de mi actividad neuronal. Si este enfermo no tiene actividad neuronal y tiene consciencia, quiere decir que aquí hay algo más que se nos escapa, que no sabemos. Pero hay algo más que el método científico clásico no explica y, a partir de aquí, es cuando comencé a investigar el asunto de la consciencia. Esta consciencia, o supra consciencia, existe.

Es difícil definir la consciencia. No es tan fácil, hay bastantes opiniones incluso alguna de ellas contradictorias, pero la más aceptada, la consciencia es lo que nos permite conocer nuestra existencia, nuestras reflexiones y nuestros actos de una manera más sencilla, diríamos que la consciencia es lo que nos permite en cualquier momento saber quién soy, qué pienso, donde estoy. La respuesta a esta serie de preguntas existenciales básicas nos las da la consciencia, parte de la consciencia, el ser humano tiene autoconsciencia.

¿Qué es la autoconsciencia?

-La autoconsciencia es como un espejo, donde nosotros vemos lo que pensamos. Lo que decide nuestra consciencia nos permite saber si lo que hemos decidido, lo que hacemos. Es lo que nos origina nuestra consciencia ética y moral. Es decir, tenemos la capacidad de poder juzgar la dinámica de nuestra consciencia través de la auto- consciencia.

¿Cómo se origina esta consciencia?

-Ya lo hemos dicho, a partir de la actividad metabólica neuronal, y también actualmente, se acepta que hay un factor externo, hay una consciencia colectiva, muy desarrollada por Carl Gustav Jung. No es lo mismo tener la misma consciencia en nosotros, hoy que nacemos en el siglo 21 por ejemplo, de los que nacieron en la Edad Media. Es decir que hay el entorno, hay una consciencia colectiva que también nos condiciona. Desde el primer momento las ECM me crearon muchísimas dudas. Aquí hay algo más. Hay otra consciencia porque la consciencia la hemos de interpretar como un flujo de energía. Es información. Entonces si hay una información o un flujo de información, que se origina independiente del cuerpo que es neuronal y tiene consciencia, quiere decir que hay otro flujo de energía e información independiente del cuerpo, porque el cuerpo está muerto.

Yo estoy haciendo masaje, le pincho el corazón, le aplico desfibrilador, no hay actividad cardiaca, no hay actividad neuronal, y este enfermo tiene actividad de consciencia. Es decir que hay otro flujo de información, aparte de la neuronal. Evidentemente en la muerte clínica el enfermo pierde totalmente la actividad neuronal, por lo tanto pierde la consciencia neuronal o local. Todos tenemos esta consciencia, todos tenemos esta consciencia.

¿Cómo me lo demuestra?

-Es muy fácil, cuando inhibimos la actividad neuronal, desaparece la consciencia. Por ejemplo, cuando usted duerme, inhibe la actividad neuronal para que se recupere todo el metabolismo neuronal, y usted no es consciente de si mismo, ni es consciente, ni tiene autoconsciencia. Si yo le administro un anestésico por vía endovenosa o inhalatoria, pasa la barrera encefálica al cerebro, inhibe las neuronas, y usted pierde la consciencia. Entonces yo aprovecho para cortar, coser y resolver su problema quirúrgico.

Es decir que tenemos una consciencia local y neuronal indiscutible, pero es que aparte de esta otra. En la experiencia cercana a la muerte y las otras actividades transcendentes, como son las vivencias de los moribundos… yo tengo bastante experiencia en esto, que es más frecuente de lo que la gente se cree: la telepatía, clarividencia, precognición, la telepatía la psicoquinesia, la reencarnación, vivencias místicas, todas estas actividades transcendentes que se dan en los moribundos y no tienen ningún justificación con la consciencia local.


Es lo mismo que las ECM: hay algo más, hay un flujo de energía, de información independiente del cuerpo. Porque cuando el cuerpo está muerto, desaparece la consciencia local o neuronal, estamos de acuerdo en eso; pero persiste esta consciencia, podemos decir. Hoy tenemos métodos científicos objetivos que nos permiten claramente demostrar que realmente tenemos una consciencia, aparte de nuestra consciencia neuronal.

¿No serán alucinaciones? Nos gustaría también Dr. que nos explicara… Porque alguna de las personas que nos están escuchando, quizás también algunos profesionales de la salud -seguro que es así-, pueden llegar a pensar, ‘bueno, esto puede tener una explicación porque quizás no se ha investigado lo suficiente, acerca de trastornos psicológicos o psiquiátricos del paciente’. De estos casos es algo de lo que usted también habla en sus videos, y se ha investigado, y por ahí no está el tema.

-Mire, cuando yo tuve este problema lo investigué con el método científico y no llegue a ninguna conclusión. Entonces yo busque ayuda en gente mas experta y otras disciplinas que yo no conocía.

¿Quién conoce mejor que nadie la dinámica de la fisiología nerviosa, los neurólogos? Me reuní con el servicio de neurología.

¿Quién conoce mejor que nadie toda la actividad anímica los psiquiatras y los psicólogos?
Nos reunimos todos juntos conmigo, yo llevé la historia de mis enfermos. 

Les dije: yo me encuentro con estos problemas con estos enfermos. Inmediatamente me dijeron -los psicólogos, psiquiatras y neurólogos-: ‘estas son alucinaciones, trastornos de la dinámica neuronal a consecuencia de la falta de irrigación cerebral; el cerebro es tremendamente sensible a la falta de irrigación a la parte de oxígeno, al cúmulo de anhídrido carbónico, a la sidosis metabólica que se provoca a la falta de aportación, de la fuente energética de la glucosa’, etc.

Ellos me dijeron ‘son alucinaciones’. Y yo digo: ¿Cuál es el mecanismo íntimo en ese caso? Porque al médico siempre le interesa contestar dos preguntas la etiopatogenia, la causa; y la fisiopatología, el mecanismo íntimo de producción.
¿Cuál es el mecanismo íntimo de estos, si decís que son alucinaciones? Estos mecanismos no están demostrados. Ni más ni menos. Pero hay varias hipótesis.

Hipótesis: Trastornos de los neurotransmisores. Los neurotransmisores, ya saben ustedes, son unos péptidos o aminoácidos que intervienen en la transmisión del impulso nervioso a nivel de la sinapsis neuronal del cilindro de una neurona a la dendrita de la próxima. Es decir, de una neurona a otra no contactan, sino que hay un espacio y la transmisión de un impulso nervioso se hace por neurotransmisores.
O un exceso de glutamato, que es un neurotransmisor, irrita muchísimo las neuronas. Y puede provocar las ilusiones, las mismas que hace un anestésico que se llama tiamina.
O una disminución del ácido gama animo butílico, que es neurotransmisor inhibidor. Si no hay inhibidor, las neuronas están hiper excitadas.
O un exceso de liberación de neurotransmisores opioides como son las encefalinas, endorfinas, que dan una sensación de bienestar, de alegría de satisfacción de felicidad, como lo referían estos enfermos en las ECM. Ellos también referían una epilepsia del lóbulo parietotemporal.

Todas estas son hipótesis que no están demostradas. Entonces yo les dije: muy bien, si vosotros me decís que es esto, vosotros lo sabéis, yo no lo sé. Pero vamos a comparar una alucinación, con una ECM.

Digo: mis alucinaciones, mis enfermos, tienen una saturación 100% lógica.
Ellos me contestaron: las alucinaciones son totalmente absurdas, no tienen ninguna lógica. 



Digo: En los míos hay una serie de hechos ítems que se repiten en todas.
Ellos me dicen: las alucinaciones son totalmente distintas de un enfermo a otro, no tienen nada que ver.

Digo: mis enfermos se acuerdan toda la vida de sus experiencias cercanas a la muerte, todas. Yo tengo enfermos de mas de veinte años, se acuerdan hasta del más mínimo detalle.
Ellos me dijeron: las alucinaciones no solo no se recuerdan, sino que no quieren recordarse, ya que les da hasta vergüenza. Nunca más hablan de alucinaciones, y no les interesa ni se acuerdan.

Digo, en cuarto lugar: la ECM condiciona un impacto psicológico tan importante en el enfermo, que cambia su concepción existencial, y cambia su dinámica vital, su rol vital. Ellos me contestaron que las alucinaciones no influyen en absoluto en la vida posterior, es una patología psiquiátrica primaria la que condiciona la alucinación, pero la alucinación en si no provoca ningún cambio.

Digo: pues entonces veo que son bien distintas las ECM de las alucinaciones. Por lo tanto, aquí hay algo más que no sabemos, y aparte de esto les voy a complicar la vida: puedo explicar estas cosas que son datos objetivos fundamentales. ¿Cómo explicáis que unas reacciones bioquímicas (siempre está mi gran duda, que son moléculas dentro de las neuronas) que son partículas materia, den como resultado de un pensamiento a la consciencia? Esto no tiene explicación por el método científico.

Tengo otra prueba, ¿cómo explicáis que estos enfermos atraviesan estructuras sólidas, pasaron a través mío, a través de las paredes. Tampoco tiene ninguna explicación esto desde el punto de vista científico.

¿Cómo podéis explicar que un enfermo que yo lo tengo muerto allí, que yo le estoy haciendo masaje allí, me cuente exactamente lo que está pasando en aquel preciso momento y a la distancia que quiere? A mí me explicaron todo lo que ocurría en mi servicio de Urgencias, pero hay casos que explican lo que pasa en las antípodas. Es decir, hay una transferencia de información independiente del espacio y del tiempo. Tampoco tiene ninguna justificación.


Y ahora les voy a rematar: se ha hecho una exploración que es resonancia magnética funcional, para estudiar las zonas cerebrales. Ya se sabe que estudia la dinámica cerebral, y cuáles son las zonas que entran en actividad, ante o frente a determinadas actividades mentales. Se han hecho a los enfermos con ECM, y se les decía que comentaran exactamente su ECM mientras se hacia la resonancia magnética. Entonces se ha visto en primer lugar que se activa la zona prefrontal del lóbulo frontal.

Yo les pregunté: ¿por qué dice esto? Es que lo que te están explicando tiene una estructuración lógica, aquí es donde se desarrollan las actividades más elevadas del ser humano, en la zona prefrontal: la actividad intelectiva, emocional y del libre albedrio. Esto se produce en esa zona. Quiere decir que lo que cuentan tiene una estructuración lógica. Cuando cuentan determinados aspectos con gran carga emocional de sus vivencias, se activan los lóbulos parieto temporales. Se dice que también tiene una justificación: aquí en este nivel es donde se realiza toda actividad afectiva emocional de las personas. Perfecto, digo. Y cuando me cuentan imágenes que han visto, se activa el lóbulo occipital (el de la memoria visual). Pusieron una cara larguísima. Dijeron ‘esto sí que nos cambia mucho las cosas’.

Digo explíqueme. Porque el flujo de electrones iluminado rebota en mí y entra por sus pupilas, y en la retina le provoca la imagen mía invertida. El ojo es una cámara fotográfica, esta imagen de la retina a través del nervio óptico en forma de ondas electromagnéticas llega al lóbulo occipital, y allí determina la interpretación de estas ondas: la forma, el volumen, el color de la imagen en el mismo momento, todo sincronizado, maravilloso. Cuando vemos una imagen con un gran componente emocional o afectivo, hay memoria de esta imagen, memoria en la que intervienen lo que se llaman las neuronas espejo.


Dicen: sí, este enfermo, cuando te está contando una imagen que vio durante la ECM y se activa el lóbulo temporal, quiere decir que tiene memoria. ‘¿Sabes qué quiere decir?’ me dijeron: ‘que este enfermo realmente vio esta imagen, que condicionó memoria. Es decir, este enfermo no te está engañando, lo que te cuenta lo vio realmente’.

Fíjense bien lo que esté diciendo el neurólogo: que lo que el paciente vio durante la experiencia cercana a la muerte condicionó un impacto afectivo tan importante, que provocó memoria en las neuronas espejo. Y al cabo de 20 años lo cuenta, y aún está la memoria. Se activa, y por eso se activaba el lóbulo temporal, y el occipital. Ellos me dijeron: este enfermo no te miente.



Y así acabó la reunión. Yo salí más convencido que nunca que esto no tenía que ver con las alucinaciones, y les puedo asegurar que psicólogos, psiquiatras y neurólogos salieron con tremendísimas dudas de que esto no son alucinaciones.


¿Cuándo empieza a interesarse de forma más profunda acerca de la consciencia?

-Las ECM son largas y explican una cantidad de detalles, pero los aspectos fundamentales se repiten. Las variaciones son más de matiz.

¿Qué es lo que explican todos primero?: 



Sensación de salida. Ellos, bruscamente, con gran sorpresa, de una posición elevada, ven exactamente lo que está pasando allí, son perfectamente consciente, es decir, ven su cuerpo y ven un conjunto de sanitarios que le están actuando sobre su cuerpo cuando ellos, plenamente conscientes, están a distancia, en una posición elevada, y no lo entienden.

Segunda cosa: ellos no pueden comunicarse con los seres tridimensionales que somos nosotros, los seres humanos. Uno de ellos por ejemplo se acercó e intentó tocarme. Lo que les he dicho antes, sorpresa tremenda: al tocarme, pasó a través mío, y pasó a través de la pared. Y me explicó lo que le he dicho, y todo lo que ocurría en urgencias.

A continuación, hablan todos que contactan con unos seres de luz que los contactan, orientan y ayudan. Es frecuente que también contacten con seres queridos que estaban unidos afectivamente a ellos, y ya fallecidos. Un enfermo contactó con su madre y que tuvo una alegría tremenda.



Y finalmente todos hablan de una luz, y cuando llegan a la luz, la sensación de paz, armonía, gozo. Y sobre todo amor, insisten una sensación de amor nunca vivenciada en la dimensión humana. Una intensidad de amor, una sensación de amor que nunca lo han experimentado.

Ven en una pantalla el pasado, presente y futuro. Encontrándose con esta situación, pues, los seres de luz le dicen que tienen que volver a terminar su ciclo en la dimensión humana, que no lo han terminado. Es muy frecuente que le comenten que ellos no quieren volver, se nieguen “yo no quiero volver”.

La entrada en el cuerpo es violenta. Mire, si no quieren volver, algunos me dicen: Dr. usted me hizo una mala pasada, yo no quería volver ¿por qué me reanimó usted? Yo quería quedarme allí que se está mucho mejor y usted me reanimó. Y se está mucho mejor que aquí. Y usted me reanimó.
Yo ontológicamente, hice lo que tenía que hacer, pero fíjense bien la actitud negativa…

Esto es a grandes rasgos. Es lo que cuentan. Cambia mucho según los casos: oyen música ven paisaje… Es muy amplio lo que cuentan, pero los aspectos fundamentales los ítems básicos son estos que les he contado.

[…]

¿Por qué existe esta consciencia, fuera de la mente y el cuerpo? ¿Podríamos decir que estamos cerca o ya se puede medir y cuantificar esta consciencia Dr.?

-Medir y cuantificar esta consciencia… Piense que es una energía sutil que nosotros nunca podremos detectar. Las partículas subatómicas no las podemos ver. Podemos ver sus efectos y sus interacciones, pero nunca las podemos ver físicamente. Por lo tanto esto es una energía ondas de elevadísimas frecuencia que nosotros nunca podremos ver. Lo que si nosotros podemos evidentemente cuantificar, es el grado en que nosotros tenemos consciencia real, y somos conscientes de estos tres aspectos, de nuestra existencia: cuerpo, mente con consciencia local, y consciencia no local.

Es decir, como lo sabemos, esto, la persona que está totalmente dominada por el cuerpo y la mente, su individualidad, se llama ego. El ego es la individualidad, es la personalidad, la identidad de una persona. En la vertiente materialista, esto es el ego. En cambio la persona que es consciente, que tiene una consciencia no local, ¿como se podrá… cómo nosotros podremos cuantificarla? Por su dinámica, por la dinámica de la persona, diremos esta persona está totalmente dominada por su consciencia local, y esta otra está dominada por la consciencia no local.

El que esté dominado por la consciencia local o ego, el ego ya sabe que es materialista y que persigue éxito, fama, poder, riqueza, dominio. Esto condiciona una dinámica vital muchas veces negativa, en la que impera competitividad excesiva, envidias, odios, agresividad y violencia. Esto es lo que estamos viendo en el mundo actual, que son las guerras y estas barbaridades que vemos, pura ego manía, puro intento de poder y dominio. Aquí no aflora la consciencia no local.

¿En cambio qué dinámica tiene la consciencia no local? A mí me gusta llamarla la supra-consciencia, porque está por encima de la consciencia local. La supra consciencia no la puedo yo detectar ni medir, pero veo sus acciones como tus manifestaciones: primero la intuición.

¿Qué es la intuición? Usted ante un problema empieza a racionalizarlo, y en la zona prefrontal y mira las soluciones posibles y no llega a una conclusión y esta tiene esta ventaja y este inconveniente y un día sin pensar dice: esta es la forma. Es la intuición, y le dice la verdad

Otra manifestación, la creatividad, es crear, es originar de la nada. Esto nunca lo hará la maquina ni la inteligencia artificial. Crear solo crea el hombre. Es una obra de arte, es la manifestación, la expresión en un momento determinado de la consciencia no local del artista, que se expresa a través de un lenguaje, la pintura, la escultura, la música lo que usted quiera. Por esto es irrepetible. Esta consciencia no local nos hace únicos, irrepetibles, como decía Beethoven. La Novena Sinfonía es algo maravilloso, decía Beethoven, “yo no me la invento, está aquí, yo la copio, me la dictan de aquí dentro”.

Es la consciencia no local, con todas sus manifestaciones transcendentes que le he dicho antes, ECM experiencias de los moribundos, telepatías, clarividencias, todo lo que usted quiera. Esto no tiene ninguna justificación ni posibilidad que no sea con la consciencia no local. Son la expresión o manifestación de la dinámica de nuestra consciencia no local.

¿Sabe qué son los arquetipos? son conceptos introducidos por Platón y por Kant, gran racionalista del Siglo XVIII, y sobre todo por Carl Gustav Jung. Son unas normas universales que rigen los pensamientos de toda la humanidad, y nos dicen si nuestros actos son éticos o no son éticos. Estos arquetipos son tremendamente positivos: altruismo, empatía, bondad, justicia y sobre todo amor. Cuando usted ve a una persona que actúa de esta manera, es su consciencia no local la que está actuando, no es el ego. El ego le dirá ‘a ver qué puedo sacar de esta persona, en qué puedo enriquecerme’. En cambio, el otro tiene una dinámica altruista como decía la Madre Teresa de Calcuta que dijo “el que vive sin servir no sirve para vivir”.


Después hablaremos de las propiedades de esta consciencia. Mientras domine el ego, no lo olviden nunca, nunca seremos libres.
Y comentaremos ahora por qué, en el momento que controlemos el ego y actuemos de acuerdo a nuestra supra consciencia, seremos auténticamente libres. Porque no somos libres con el ego.

Si me permite, hay una frase Aristóteles que me gustaría que la escucharan porque es importante. Aristóteles vivió en el 384 a 322 antes de Cristo y dijo una cosa que tiene toda su vigencia hoy en día. Razone lo que les voy a decir: “El pensamiento condiciona la acción”… -¿están de acuerdo?- …“la acción determina el comportamiento, el comportamiento repetido crea hábitos, los hábitos estructuran el carácter, es decir, la manera de pensar, ser y actuar del individuo. Y el carácter marca el destino.”

Maravilloso. Aristóteles dijo esta frase. Mientras nuestro carácter este controlado y dominado por el ego, por los hábitos que nos han inculcado, nunca seremos libres, porque estos hábitos que estructuran nuestro carácter determinan la dinámica de nuestros pensamientos, emociones y sentimientos. Somos esclavos de estos hábitos. En el momento que desestructuramos estos hábitos y aflora nuestra supra consciencia, ya no tenemos condicionantes. Seremos realmente libres. El libre albedrío es una propiedad inherente a la supra consciencia. Sobre el ego hay una falsa libertad. El libre albedrio está totalmente condicionado al carácter de estos hábitos que estructuran la persona. Pero, ¿qué le puedo decir en cuanto a cuantificar?

Entiendo, por tanto, que cada uno de nosotros tiene esta supra consciencia. También entiendo que aquellos que la atienden y la potencian, precisamente tienen características de ser personas que suelen ser más intuitivas. Y por tanto la siguiente pregunta que muchas personas pueden estar haciéndose, es: ¿cómo se puede trabajar la supra consciencia?


-Mire, el ego, tiene una serie de armas potentísimas para camuflar, evitar, tapar y que no surja nuestra consciencia no local, la supra consciencia. ¿Cuales son estas armas?
Me dará la razón: la ignorancia.

La mayoría de la gente no sabe todo esto que estamos comentando ni sabe que existe la supra consciencia. Ni a los políticos ni a los medios de información, les interesa que la gente sepa esto, porque si lo saben no consentirían los chanchullos que están montando.
Ignorancia, primera arma del ego. Ignorancia.

Segunda: el egoísmo. 
Tercera arma que tiene, la afición por lo material, el ego quiere materia, quiere riqueza poder.

Y el ultimo, la última arma, es el miedo. En el fondo no olviden, cualquier miedo en el fondo es miedo a la muerte. No lo olviden nunca, cualquier miedo que usted tenga, en el fondo, es miedo a la muerte.


Estas son las cuatro armas que tiene el ego para camuflar la consciencia no local, la supra consciencia. Entonces sí sabemos que yo le llamo el no yo, al ego: no yo. Porque mi autentico yo, mi autentica identidad, lo que me hace único. lo que me hace irrepetible, es mi supra consciencia

¿Cómo podemos hacer para que aflore esta supra consciencia?

-Puede florecer de cuatro maneras. Escojan alguna.
La primera: la persona que tenga una ECM (yo no les aconsejo que las tenga porque se juega la vida) y tiene la suerte que se recuperan, y encima tiene una ECM, esta persona queda marcada. Después les explicaré que pasa con estas personas, porque las he seguido durante muchos años. Interesantísimo. Y luego condicionado a ECM estos enfermos que perduran toda su vida. Es decir, tener una ECM no es lo más aconsejable, pero ya vemos que es una forma.


Segundo, la meditación es fundamental. ¿Qué que es la meditación? Es una técnica que nos sitúa en el momento actual, en el ahora, en el presente. Ya hemos dicho que es el tiempo de la mecánica cuántica, es el tiempo de la consciencia no local. El ego se mueve en el pasado y en el futuro, nuestra supra consciencia esta siempre en el momento actual. La meditación lo que hace es evitar las distracciones, los impulsos continuos de estímulos, que nos distraen que nos llevan al pasado o al futuro y la meditación nos sitúa en el momento presente. Esto es lo que hace y la meditación se pasa por varias. Es una técnica que hay que aprender, hay muchas técnicas y se pasa por varias etapas.

La primera etapa, lo que pasa, es que uno pierde la consciencia del cuerpo. La segunda etapa es que uno entra en una sensación de laxitud, de paz, de armonía. La tercera etapa es que uno tiene una sensación de apertura. ¿Qué quiere decir apertura? Que uno se da cuenta que forma parte de todo, que somos el universo, que somos naturaleza, que estamos unidos amorosamente a todo. Usted no mira una rosa, ve la rosa, ve la esencia de la rosa, ve a un pájaro y no mira al pájaro, ve la esencia, la perfección de un pájaro y se da cuenta que formamos un todo. Somos naturaleza y nuestro cuerpo es polvo de estrellas. Y nuestra consciencia no local es holística.

Respecto a la consciencia primera, a la consciencia cuántica universal, esta sensación de apertura le da una paz y una felicidad que no tiene parangón con la dinámica vital tridimensional que estamos acostumbrados. Y en una etapa más avanzada, esto habría que tener mucha formación, puede usted desdoblarse, es decir, realizar viajes astrales con la meditación.

Pero no solo desde el punto de vista anímico nos permite descubrir la consciencia no local, sino que desde el punto de vista neurológico es fundamental. Estamos viendo que, haciendo meditación regular, diaria, hay cambios morfológicos en el cerebro. Estimula lo que se llama la neuroplasticidad y la neurogénesis. Neuroplasticidad es la capacidad de formar nuevas conexiones nerviosas y nuevas redes neuronales, y la neurogénesis es la capacidad de formar nuevas neuronas a partir de las células neurales madre de la glía. Mejora mucho morfológicamente el cerebro y nuestra dinámica vital cambia. Gestionamos mejor las emociones, tenemos mucha más vitalidad, nuestro razonamiento es mucho más rápido, nuestro aprendizaje es mejor, dormimos mejor, es decir que mejoramos física y anímicamente con la meditación.


Tres. Las personas que tienen una crisis, personas con una profunda crisis, incluso que piensan en el suicidio, a veces en esta situación, una crisis de desmontar el andamio psicológico que era un autoengaño. Entonces, uno queda sin nada, hay que estructurarlo nuevamente. Es la parte más profunda, hay personas que, a veces con una luz, es una gracia esto, descubren su realidad existencial. Y a partir de aquel momento estructuran de una manera más armónica su personalidad. Y han descubierto su consciencia no local. Esto, los pueblos antiguos lo hacían con fármacos psicodélicos, con cantos, con hierbas y cosas psicodélicas. Lo que hacían era precisamente eliminar el ego y localizarse en su consciencia no local.


Y finalmente la cuarta forma es lo que dice la madre Teresa de Calcuta: si sabemos que la consciencia no local condiciona una dinámica positiva cuando tenéis altruísmo, empatía, bondad, justicia y amor, vivimos de esta manera aunque sea conscientemente, y luchamos contra los principios como la ignorancia. Leamos, estudiar, meditar; estudiemos; ayudar, hablar con gente, hacer lo que hacíamos ahora, ayudar a despertar consciencia.

Estas son las cuatro maneras en que podemos determinar que aflore nuestra consciencia no local, nuestra supra consciencia, y podemos controlarle. En la dimensión tridimensional, nuestra vida humana, necesitamos el ego, pero tiene que ser un ego controlado por la supra consciencia. Lo que no podemos hacer es dejar al ego que impere y campe a su aire y camufle y tape totalmente nuestra consciencia no local. 



Antes de pasar a hablar acerca de la relación de la supra consciencia, lo que pasa en nuestra mente y en nuestro cuerpo y como impacta en nuestro día a día ¿Cómo son los pacientes que han tenido un ECM?

-Es una maravilla, se lo aseguro, mirar estos enfermos. Los sigo por dos motivos. En primer el lugar, el motivo que les condicionó a la muerte clínica, fue una causa muy importante. Son enfermos que he tenido que operar, que sacarles el vaso medio, hígado, es decir patología, o no, operando un cáncer de esófago, pues sangró mucho, también tuvo una muerte clínica, y después se recuperó. Son patologías graves que yo controlo, en consulta externa y aparte de esto me interesa ver el impacto psicológico de la ECM en ellos. Y he encontrado sorpresas extraordinarias.

En primer lugar, pierden rotundamente el miedo a la muerte. Se lo he dicho antes. Ellos me decían: ‘usted me hizo una mala pasada reanimándome, yo no quería volver, y yo sé que en el momento que me muera, voy a estar en una situación mejor. Que ya yo he estado, yo ya la conozco’. Desaparece el miedo a muerte. ‘Yo no tenía ganas de no volver’

¿Sabe porque tenemos miedo a morir? ¿Usted se ha preguntado alguna vez ¿porque tiene miedo a morir Juan Carlos? Tiene miedo morir por cuatro cosas.

La primera porque el paso de la vida a la muerte, es molesto, desagradable, sucio, de gran soledad. Usted ha tenido un familiar con cáncer de páncreas -que es lo que yo trato, por ejemplo-… de esófago… y van deteriorándose, llegan en caquexia, dolores, molestias, es un auténtico drama. Hasta que al final mueren, y decimos que morir es liberarse El paso es traumático, desagradable.

En segundo lugar, porque no sabemos lo que pasa. La ignorancia condiciona a angustia en el ser humano. Al morir no sabemos qué pasa. Si nos enteramos como estamos haciendo ahora, leyendo, estudiando, abriendo consciencias, perderemos el miedo, que es lo que les ha pasado a ellos, a estos enfermos, porque conocen lo que pasa después que condiciona el miedo a la muerte.

Tercer punto que condiciona el miedo a la muerte: venimos sin nada y nos vamos sin nada. Dejamos familia y amigos y todos los bienes materiales por los cuales hemos luchado… y yo diría, malgastado nuestra vida. No nos llevamos nada, lo único que nos llevamos son vivencias, experiencias, memorias y aprendizajes. Nos llevamos lo que en filosofía oriental dicen, nos llevamos el karma, causa y efecto. Lo que hemos hecho en nuestra vida.

Y el último aspecto es que tenemos un instinto de conservación, tremendamente potente, que nos fija a la vida.

Estos cuatro factores originan el miedo a la muerte. Estos enfermos no tienen miedo a la muerte.

Yo les pregunto: para usted ¿qué supone vivir? Dicen ‘nacer y vivir es lo más fácil del mundo; para mí nacer es coger un traje y me lo pongo encima. Es materia de las estrellas, es polvo de estrellas, que me presta un tiempo el Universo, que yo después, lo devolveré. Es la cosa más fácil’.

Para él, digo, tiene interés la vida, para usted dice la vida es maravillosa. Hay que vivirla intensísimamente. Venimos aquí a aprender. Cada problema es una enseñanza. Lo que venimos aquí es a aprender cada problema. Es una enseñanza, aprendizaje, memoria. Cada obstáculo aprovechado a tope, para coger valores, que es lo que nos llevamos.

Otro aspecto es que ellos, cuando vieron en la pantalla que habían realizado una obra consciente mala, nefasta, contra un semejante, contra un animal o contra el planeta, les dolía, les dolió en el alma esto. A partir de entonces se vuelven tremendamente altruístas, empáticos, bondadosos, con el planeta, con los animales y con las personas. Y finalmente se les despierta tremendamente la espiritualidad, y pierde valor la filiación religiosa. La espiritualidad es esta necesidad imperiosa del individuo de su consciencia no local, de ir a su origen, que es la consciencia cuántica universal, que es la inteligencia primera. Es el principio de todas las religiones. Se le puede llamar, Brahman, Tao, Dios, Jehová, Ala. Llámele como usted quiera, pero hay una consciencia primera.

Nuestra consciencia es holística

-Después podemos hablar del término holístico, esta consciencia no local es holística respecto a la consciencia primera, y por esto tiene tendencia y necesidad de volver a su origen. Esto es la espiritualidad.
La religión ayuda, evidentemente. Pero cuidado, la religión está hecha para los hombres, y a veces le ponen dogmas que van contra los principios: ¡cuántas guerras religiosas se han visto, cuanta inquisición! Esto que hicieron, las matanzas en Barcelona matando herejes, pero por favor, esto lo hace la religión.

Ellos no lo entienden: es espiritualidad, es bondad, es entrega hacia su origen. De lo cual es holístico. Su consciencia forma parte, es Dios, tenemos a Dios dentro. Es nuestra consciencia holística. Por ejemplo, las filosofías orientales. Es la expresión finita del infinito. La energía primera se manifiesta en cada uno de nosotros. Víctor Hugo decía: “es la presencia de Dios en cada uno”. Y Jesús, los cristianos, cuantas veces decían “hijo de Dios, estás hecho a la imagen de Dios y semejanza de “…”, quien es “…” la consciencia primera, tenemos Dios, antes de introducir el termino cocreadores.


¿Cuál es su relación con los sistemas corporales y la mente? Hablemos, Dr., de la vida y hablemos de algo en particular que quiero preguntarle a ver si soy capaz. En “Regenera”, estudiamos la relación de los sistemas corporales y la mente para entender la causa de los síntomas, es decir, cuando hay un síntoma en el sistema en concreto que intentamos estudiar, qué relación tiene ese sistema con la causa de ese síntoma, aunque no estén alojados en ese sistema. Escuchándole, me pregunto también si tendría sentido valorar que puede haber síntomas, y causas de los síntomas, que están relacionados con esta supra consciencia. Es decir, no solo no tener en cuenta los sistemas corporales y la mente, sino esta supra consciencia de la que estamos hablando, atendiendo algunas causas que no llegamos a entender. ¿Esto es posible o estamos lejos para llegar a algo de esto estilo?

-Tan cierto lo que está diciendo, Juan Carlos, que mire, ya hemos dicho la concepción antropológica del ser humano cambia rotundamente. Somos pura energía, y lo puede definir de una manera clarísima que es: somos un complejo cuántico coherente.
¿Qué quiere decir esto? que todas nuestras energías están todas sincronizadas, hay una sintonía, una sincronía entre todas nuestras energías, que usted puede detectar la energía del corazón con un electrocardiograma, las de un musculo con un electromiograma. Es decir, somos un complejo cuántico coherente. Somos pura energía, y emitimos. Somos como una antena, estamos emitiendo continuamente ondas electromagnéticas.
Por esto es importante la relación social. Antes no se entendía. Hay un intercambio energético de las personas, y podemos congeniar con ellas cuando las ondas que emite él y emito yo son sincrónicas. En cambio hay personas que usted no está a gusto con ellas, y a veces algunas no solo que no está a gusto, sino que queda agotado, porque le roba la energía. Es decir, si no hay una sintonía energética entre dos personas, no se puede establecer una buena relación.
En fin, somos un complejo cuántico coherente.

Cuando se produce la enfermedad, cuando se rompe esta sincronía, hoy sabemos que más del 90% de las enfermedades todas orgánicas, el cáncer, enfermedad arteriosclerótica, las causas de enfermedad más frecuente, las enfermedades autoinmunes, trastornos del ritmo cardiaco, hipertensiones, diabetes… todo esto se origina aquí, amigo mío y sabemos cómo se hace: se rompe el equilibrio energético.
Esto es la medicina energética. Lo que pretende es volver a la sincronicidad, a la sintonía y de esta manera se cura la enfermedad. Y yo, hemos visto caso de curación que medicamente no son explicables, no son justificables porque han empleado métodos energéticos en personas más evolucionadas de lo normal, y han vuelto a su sincronía, a su sintonía energética, y se han curado de sus enfermedades.

Esta consciencia no local se manifiesta externamente en nosotros, con lo que se llama el aura. ¿Ha oído hablar del aura? Tenemos dos partes externas, una el cuerpo etéreo, esto es propio de las energías que emiten nuestras células, que siguen exactamente el relieve de nuestro cuerpo. Pero después tenemos el aura: es la manifestación energética de nuestra supra consciencia, y hay personas que la pueden ver, y sobre todo personas muy evolucionadas. E incluso en Rusia estudiaban mucho este concepto, y hay una cámara que se llama la cámara de Kirlian que permite ver el aura. Y el aura según el tamaño, el grosor etc., usted puede decir exactamente como se encuentra esta persona, o si tiene un cáncer en el hígado asintomático.


Es decir, que el aura no es ni más ni menos que la expresión de la sincronía, de la sintonía energética de nuestro organismo. Cuando se rompe esta sincronía energética, se manifiesta en el aura, y se producen las enfermedades y los síntomas. Evidentemente, cada uno tiene una sensibilidad especial. Uno tiene cáncer en el colon, otro en el esófago y otro en el páncreas. Pero evidentemente lo que usted dice es muy cierto, hay una clarísima “…”.

Mire, qué le voy a decir, que si esto, hace algún tiempo lo llego a decir, me matan. Pero hoy se puede decir. Se está hablando de biología cuántica, es decir, las reacciones íntimas intracelulares. Hay mecanismos de transferencia cuántica con el fenómeno del túnel, con el fenómeno de la transferencia de información que les he contado antes. Esto se ha demostrado en la fotosíntesis, el comportamiento de una proteína que es la ferritina, que almacena y transporta hierro. Se ha demostrado también en las mutaciones del ADN, en el olfato, en la vista, todos estos mecanismos, hay auténticos mecanismos cuánticos y energéticos. Y cuando se rompe la sintonía cuántica, se producen las enfermedades.

Esto yo lo puedo decir hoy, la biología cuántica. Pero si yo lo digo un tiempo atrás me matan, me matan.

Estudios de científicos empiezan a demostrar la relación entre el pensamiento y cambios celulares

-Es la fotosíntesis biológica donde se ha demostrado, es la biología cuántica de la fotosíntesis en 2007. Se publicó un trabajo, en Nature, se lo hizo en la Universidad de Berkeley en California. Esto ha cambiado totalmente el concepto de lo que era antes, de la mecánica cuántica que era una cosa etérea, una cosa un poco rara, y se ha visto que sí, esta es la base de la biología de nuestras células.

Y usted que ha estado muchos años en un Hospital de prestigio, como lo es el hospital de Bellvitge, ¿vamos a llegar a disfrutar de esto que usted nos está explicando, en el día a día de la gente normal que llega a un hospital? ¿Llegaremos a tener profesionales de la salud que tengan este conocimiento de esto que usted nos está hablando, o no lo veremos a corto plazo?

-Lo veremos a corto plazo. Los que más me cuesta convencer son los científicos mecanicistas y materialistas, los filósofos occidentales y los teólogos cristianos. De todas maneras, los teólogos cristianos, fíjense bien que con lo que yo les cuento, demuestro dos cosas importantes:

¿Qué son los principios? En primer lugar, existe una energía primera cuántica que la llamamos Dios, llámala como quiera, es imprescindible. El universo se hizo, se produjo en más de 13700 millones de años, y fue una singularidad, un punto pequeño de energía que el “…” explotó. Pero, para colapsar la energía, se necesitaba una consciencia no local, es decir una consciencia cuántica, que es la energía primera que lo hizo.
Esto lógicamente les va muy bien, a los religiosos, demostramos que es imprescindible la existencia de una energía primera. Y en segundo lugar, escuche lo que le estoy diciendo yo, es que nosotros somos cuerpo, mente, y tenemos un espíritu que es un espíritu que es Dios, que ellos lo dicen que está hecho a imagen y semejanza de Dios. Ellos le llamaran alma. 



Son tres conceptos distintos (consciencia, alma y espíritu) son tres cosas distintas, pero, se demuestra. Mire si se demuestra, que le diré que me organizaron dos Obispos que hiciera conferencias en varias iglesias. Los párrocos me están diciendo, y las he hecho y en iglesias, y les hablé de esto. Porque llego a la conclusión de la existencia de Dios y la existencia de nuestro espíritu.

Cuál es la diferencia entre Consciencia, Alma y el Espíritu

-Se confunde mucho. Mire, consciencia es la consciencia local, es decir, es el conocimiento de nuestra existencia, de nuestras reflexiones y de nuestros actos. Y esto es consecuencia de la actividad neuronal, que ya sabemos que es energía. Todo pensamiento es pura onda energética electromagnética. Es decir que la consciencia es lo que definiríamos como consciencia local o neuronal. Espíritu es la supra consciencia, es esta consciencia no local que tiene continuidad fuera del cerebro, y que tiene tres propiedades fundamentales: es eterna, es holística -como saben el termino holístico se deriva del concepto holos, quiere decir fractal, introducido en términos matemáticos por un matemático Mandelbrot, de la universidad Hilen. ‘Holística’, entonces, quiere decir que nuestra consciencia forma parte del holograma total. El holograma total es la consciencia primera, el principio de todas las religiones. Y el fractal tiene la particularidad que cada parte tiene la misma estructura y todas las propiedades del todo. Es decir, nuestra consciencia tiene las propiedades del todo: omnipresencia, eternidad, omnisciencia, lo sabe todo, la intuición.

Se acuerdan que lo hemos hablado y la omnipotencia, que lo pueden todo, estos milagros que hacen a veces los santos es omnipotencia que tienen ellos, porque son espíritu, son avatares, santos. Esta gente son pura consciencia, tienen controlado totalmente el ego.

En fin que yo creo que estos tres -mecanicistas, filósofos occidentales y teólogos cristianos- son los que más me cuesta convencer, pero se van a convencer y, al fin y al cabo, yo les digo que el científico actual está dentro de un armario. Se enfadan cuando les digo que están dentro de cuatro paredes y no ven nada más. Tienen que abrir la puerta y salir fuera y darse cuenta que afuera hay un Universo inmenso, pero ellos están encerrados con unos principios rígidos e inamovibles.
Nicola Tesla, el gran inventor, decía: la humanidad avanzaría una barbaridad si junto al método científico que se complementan (y hemos dicho que se complementan) se añadiera un método con una cierta ideología transcendente y aceptara la trascendencia de la realidad, que esta trascendencia es pura energía, que nos lo demuestra le mecánica cuántica. No son milagros, cosas raras no, son pura energía. Es toda energía, son pura energía y nos lo demuestra la mecánica cuántica y por lo tanto, cada vez la gente va cambiando. Se va dando cuenta, yo, por ejemplo, después de aquella reunión, le puedo asegurar que neurólogos, psiquiatras y psicólogos, salieron con la cara bien larga: este individuo nos ha complicado la vida; lo que dice tiene toda la razón; nos ha puesto unas dudas tremendas, y no podemos justificar.


Y después, con la mecánica cuántica, hemos realizado charlas en mi hospital y la mecánica con la física cuántica, te explica cosas que nosotros no podemos explicar. Tiene que haber una crisis en la humanidad, amigo mío. ¿Qué es una crisis? Es desmontar lo que le he dicho antes, una estructura psicológica, que es un autoengaño dominado por el ego. Hemos de llegar a una crisis y ¿qué es una crisis? Estructurar nuevamente una mentalidad en la que impere la consciencia no local de nuestra realidad existencial. Y el mundo cambiará. Yo tengo mucha fe, tengo mucha fe en la humanidad, y cambiará, se producirá. Aún no hemos llegado al límite. Todavía se complicarán las cosas. No ve que se reunieron, para limitar el plástico en Paris lo recuerda, no llegaron a ninguna conclusión y que dijeron en la próxima reunión, en África, no se en qué pueblo de África, vamos a discutir; limitamos la producción de bolsas de plásticos… Esto es ego, porque hay negocios y chanchullos por detrás del poder, dominio, dinero. No quiere aflojar. En cambio, la consciencia no-loca diría, ‘pero, ¡Dios santo, si tú eres naturaleza, tú eres planeta, animales, planeta y personas. Haciendo daño al planeta te estás haciendo daño a ti mismo, lo primero que tienes que hacer es conservar el planeta, que tú eres planeta!’ Y no se preocupe, que cambiará todo esto, más adelante. Hemos de llegar…

Explicaba la consciencia local, explicaba el espíritu y el alma. ¿Dónde, dónde queda?

Ah, es verdad, el alma sí es verdad, el alma es lo que nos llevamos. Es lo que Freud diría el subconsciente. Es la consciencia más nuestra historia, lo que hemos hecho, que es nuestro subconsciente, es decir, los actos, qué hemos hechos. El karma que es causa y efecto, esto es el alma. El alma es nuestra consciencia más el subconsciente. Es decir, nuestra historia, lo que hemos hecho en nuestra vida. No sé si han leído cosas, Pierre Teilhard de Chardin no se si lo conocen, es un gran Jesuita que por sus ideas casi lo excomulgan, y él lo expresa muy bien, y dice que nuestra vida es un camino, que hemos de ir del punto alfa al punto omega. El punto alfa son las impurezas, y en nuestro camino iremos eliminando las impurezas, hasta llegar al omega, es decir la divinidad. Es la budeidad, es la limpieza definitiva. Es decir esta alma ya no lleva un Karma negativo, ya es un avatar, que se llama, es puro Dios, es pura consciencia, es energía pura, es Dios. Esto lo que el alma es, lo que precisamente tenemos que aprender. Y es lo que nos llevamos, es experiencia, vivencias, memorias. Karma es todo esto, es junto con nuestra consciencia lo que forma el alma. Es nuestra historia, es lo que condicionará las nuevas reencarnaciones.

Y la siguiente pregunta también en cuanto a la supra consciencia, entiendo que las supra consciencias podrían llegar a compartir o transferir, Doctor, y estoy hablando a nivel supra consciente, llegamos a la conclusión de que todos estamos relacionados, por tanto, podríamos llegar a pensar que aquellos individuos que tengan la capacidad de llegar a este entendimiento, a esta supra consciencia de alguna forma más fácil…
¿Se pueden llegar a impactar en otra supra consciencia?

-La supra consciencia es Dios, y tiene todas las propiedades. La supra consciencia no tiene que mejorar, ya lo tiene todo, es omnipresente, omnisciente y omnipotente. Lo que nosotros hemos de mejorar es nuestra alma, entonces puede haber una relación. Piense que estamos todos relacionados. Hemos dicho que somos un holograma total que es Dios, y este holograma total está hecho por millones de partículas que son nuestra supra consciencia. Por lo tanto tenemos las propiedades del holograma total: somos Dios, no hemos de mejorar. La supra consciencia esta cien por cien mejorada. Lo que hemos de mejorar: el alma nuestra.


Entiendo, evidentemente, cada uno tiene su alma, lo que lo hace único, único e irrepetible, esto tiene la capacidad de colapsar la energía, la consciencia neuronal. No puede colapsar la energía, la que puede colapsar la energía es la supra consciencia. Evidentemente, todos estamos relacionados, todos formamos un holograma único. Pero, evidentemente, lo que usted está diciendo, tenemos ejemplos en la historia, hay personas ya que han evolucionado, que son avatares. ¿Qué es Jesús? Es un avatar, es una persona que ya ha hecho todo su camino tridimensionalmente y es puro Dios. Y vienen aquí de tanto en tanto a iluminarnos cuando la humanidad está perdida. Mahoma, Buda, los santos son personas ya muy evolucionadas que nos dan ejemplos y nos enseñan el camino.

-Para encontrar nuestra realidad existencial, en esto nos pueden influir. Pero piensen que formamos parte del holograma total, somos Dios y Dios es todo y somos Dios y, dentro de este Dios, estamos nosotros, nosotros somos Dios y está nuestro espíritu.

¿Qué nos ha hecho la vida? Es un juego, nos ha puesto dentro de una situación tridimensional para que vayamos eliminando impurezas y volvamos nuevamente al espíritu y saltemos nuevamente a Dios, a la energía primera.

¿Como el alma se relaciona con el dolor y el sufrimiento?

¡Sí que la tiene usted! Me está pidiendo cosas… ¡Yo no soy una persona experta en dinámica trascendente! Soy un médico cirujano. Un cirujano se mueve en morfología y fisiología. Lo que pasa, es que yo he tenido contactos con estos fenómenos, y me he preocupado. Pero hay muchas cosas, pobre de mí, que yo no sé. Lo que si le puedo decir es lo siguiente, el dolor y el sufrimiento y todas las penalidades, que pasamos en la vida ¿sabe porque es? por el ego. El ego se mueve en dualismo ¿Qué quiere decir? Dualismo: separación, objetividad, y el dualismo quiere decir que el observador y el objeto están separados, todo está separado, y el dualismo se mueve en opuestos ¿Opuestos qué quiere decir? Que todo tiene su opuesto, vida, muerte, dolor, salud, felicidad, sufrimiento. Todas las situaciones que usted se imagine en la dimensión humana tienen su opuesto. En la frontera de los opuestos siempre hay lucha, siempre hay conflictividad ¿Por qué? Porque usted, por ejemplo, no quiere la enfermedad, usted quiere la salud; usted no quiere la muerte, quiere la vida; usted no quiere el dolor, quiere la felicidad. Pero usted sabe que la una existe, la otra existe, este dualismo es una realidad en el mundo del ego.

Y esto le condiciona, angustia y sufrimiento. En cambio, le tengo que decir que, en el ámbito de la supra consciencia, esto es una ilusión que se hace el ego: no existen opuestos, uno genera el otro. Esto lo explica muy bien el Tao Te King. Se explica muy bien, uno genera al otro, es una ilusión los opuestos.
Usted traza una línea curva, en un lado es convexo y en el otro es cóncavo ¿puede existir un cóncavo sin un convexo? No. La línea hace los dos, ¿Puede existir la salud sin la enfermedad? No. En la dimensión humana que es tridimensional, en nuestra situación, no hay opuestos, los dos son realidad existencial, no nos tiene que preocupar, es una ilusión que nos hacemos. Luchamos desesperadamente para eliminar el opuesto que no nos interesa…

Solo hay supra consciencia, luchamos desesperadamente y esto angustia y estamos viviendo siempre angustiados: cuidado una enfermedad, cuidado lo otro, el opuesto malo no lo queremos, y siempre estamos luchando contra él, y nunca lo podremos vencer porque los opuestos son una ilusión. Siempre existen, por lo tanto el sufrimiento es consustancial al ser humano. Es una ilusión, es tridimensional, es una ilusión que nos hacemos nosotros. Es una ilusión que se crea el ego, que realmente no existe. No hay separación, no hay separación, hay solo una cosa que es la supra consciencia.

¡Nos quedan diez minutos de entrevista Doctor! ¿La supra consciencia, consciencia local de alma, tiene un impacto en la vida?


-Segurísimo que van a vivir mejor. Hoy en día sabemos que ya les he dicho, más del noventa por ciento de las enfermedades que tenemos y problemas que tiene la humanidad son de origen mental. Cuando nosotros tenemos una situación de estrés, por ejemplo tenemos una agresión, nos agrede algo, imagínense, en su habitación entra un león, su organismo se prepara para luchar contra este león, y se estimula una zona que se llama el hipotálamo del cerebro, que actúa sobre la hipófisis del cerebro, y la hipófisis envía un mensaje sobre las glándulas suprarrenales, que generan catecolaminas que se encuentran encima del riñón; es adrenalina y cortisol. Y ¿estas hormonas qué hacen? Justo proporcionan taquicardia, se contrae el aparato osteomuscular articular, respira más rápido, le sube la tensión, aumenta la glicemia y el azúcar en sangre, porque consumirá mucho. Y hace dos cosas, o lucha o huye, se larga corriendo. Es decir, prepara el organismo. Estas hormonas castigan tanto al organismo que, una vez ha hecho esta respuesta, rápidamente son metabolizadas por el hígado y eliminadas.

Cuando vivimos en estrés, que es la respuesta a la vida de la egomanía, del ego, siempre vamos a lo mismo. Estamos en situaciones continuadas de secreción de catecolaminas, de cortisol, y esto continuamente está liberando, siempre vamos liberando, y esto lesiona el corazón, con trastornos del riñón, la tensión, hipertensión, diabetes, trastornos digestivos; a nivel cerebral insomnio, pérdida de memoria, dificultad de reaccionar a los estímulos, dificultad en los aprendizajes. Y después hace una cosa importantísima: una caída brutal del sistema inmunológico, tanto moral como celular. Esto predispone infecciones, enfermedades autoinmunes y cáncer. Y fíjese bien de lo que le estaba hablando, hipertensión, diabetes, enfermedad arterioesclerótica, cáncer. ¿Lo ve? Las enfermedades actuales ¿Qué es esto? una situación de estrés persistentes. Y esto es consecuencia de vivir en la ego manía, que impera el ego.

En cambio si usted tiene paz interior, si usted tiene laxitud, armonía y esto se lo dará cuando elimine los opuestos, que no luche sino que acepte la realidad como es, de nuestra existencia tridimensional, entonces, usted no libera estas sustancias, al revés, potencia su sistema inmunológico, potencia sus defensas y su capacidad de reacción ante todos los estímulos y agresiones que actúan sobre su organismo. Por lo tanto, en el momento que comprendamos que nuestra realidad existencial es nuestra supra consciencia, y que no es el ego. Que estamos viviendo dominados por el ego, que el ego nos lleva a la situación de lucha de guerras, de injusticias por una parte y personalmente, lo que nos lleva a la enfermedad y a la muerte.

En cambio, la supra consciencia es todo al revés, sería una vida placentera, entera de hermandad, de armonía, de amor en la relación con el planeta, con los animales y con los semejantes, y nuestra salud se reforzaría. Fíjese, todo al revés, por lo tanto, es lo que le he dicho antes: tiene que haber una crisis y cambiar. Hemos de cambiar el ego por la supra consciencia. Lo necesitamos el ego, pero el ego controlado. Ahora impera el ego y se camufla, como les he dicho, con aquellos factores. Y así estamos, cada vez, estamos viendo infartos en gente más joven.

Oiga, mire, yo estoy en la punta del colegio de médicos. En un plenario reciente, revisamos las causas de mortalidad, se nos puso la piel de gallina ¿Sabe cuál es la causa de mortalidad más importante en la gente joven?
¡El suicidio!
Pero, usted se da cuenta ¿qué hemos hecho como padres? Los fracasos de los hijos son deficiencia de los padres ¿Cómo educamos a nuestros hijos de jovencitos? Ya no tienen estimulo de vivir y se suicidan.
Es la causa más frecuente, en vez de inculcar lo que le he dicho antes.

¿Sabe cuándo se estructura el carácter de una persona y se adquieren estos hábitos? como decía Aristóteles, estructuran el carácter, empiezan en el claustro materno y en los primeros años. 7, 8, 9, 10 años, en este intervalo de tiempo es cuando se estructura el carácter de una persona. ¿Cómo tratamos a nuestros hijos? Padre y madre trabajan y cuando llegan, venga el teléfono, la televisión. ¿Qué ven? Películas, sangre, sexo descontrolado, no tienen valores, no tienen principios, no tienen ilusiones.
Esto es lo que estamos haciendo. O sea que es preciso conocer nuestra realidad existencial, lo que somos, lo que nos condiciona nuestra vida. Seguro que como dirijamos y orientemos nuestra vida, o nos dejemos llevar por el ego, o nos dejemos llevar por nuestra realidad existencial, nuestra autentica realidad, la única realidad, así nuestra supra consciencia cambiará totalmente nuestra forma de vivir.

Estos enfermos que les he dicho antes, la ilusión de estos enfermos… Tienen una ilusión de vivir. Dicen que la vida es maravillosa. Los que han tenido una ECM, experiencia cercana a la muerte. Y nuestros hijos en cambio se suicidan de jovencitos. Pero ¡Dios santo, unos han contactado con la consciencia no local; los que están con el ego, los que están con el ego, se suicidan, los críos! Los que están contactando con la supra consciencia dicen la vida es una maravilla, aquí hay que aprovecharla a tope, es lo mejor que hay, es una maravilla. Ven la esencia de todo, lo que les he dicho, ven esencia de una rosa, de un árbol, de una persona, de la amistad, de todo. Todo tiene un sentido extraordinario, en todo lo hay.

Piense que en la vida, el todo está condicionado por la segunda ley de la termodinámica. La segunda ley de la termodinámica dice que todo tiene tendencia al desorden. Es la entropía que se llama. En cambio, si usted lo mira en el universo, hay un orden extraordinario. Piense que el Universo funciona con cuatro fuerzas la gravedad, la electromagnética, nuclear fuerte y nuclear débil. Solo si se cambiara un poquito la fuerza de la gravedad, habría un cataclismo que desaparecemos todos. Y el Universo se hizo hace trece mil setecientos millones de años, y lo que durará esto. Hay un orden, como decía Einstein. Yo creo, no en estos Dioses que dicen las religiones, sino en un orden. Que cuando hay un orden es que hay unas leyes, y si han unas leyes es que hay una inteligencia superior que las ha puesto. Ahora vamos contra estas leyes, y lo ve. Y a qué nos conducen, guerras, destrucción, muerte, nuestros hijos se suicidan. En cambio, si es la otra forma, es un vivir de paz, armonía, gozo, y disfrutar intensísimamente de algo tan maravilloso que es la vida. La vida es maravillosa.