ALDO MAZZUCCHELLI / Ahora que solo un porcentaje del exceso de mortalidad tiene que ver con Covid, y sin embargo estamos experimentando como sociedad una catástrofe de fallecimientos no explicados que alcanza un nivel de genocidio o guerra interna (si todo sigue así, a fin de año estaríamos hablando de un exceso de más de 10.000 ciudadanos muertos), a casi nadie parece interesarle informar sobre el tema, y mucho menos investigar seriamente. Ya no hay alarma, no hay nada. Solo un fenómeno “curioso”. Algún día, tal vez, se aclarará.+

DIEGO ANDRÉS DÍAZ / Occidente está en un tobogán de totalitarismo sin antecedentes ni límites claros en su destrucción de las libertades más básicas. Lo más dramático de este proceso es que, fruto de prestigios pasados y aspectos abstractos de su constitución filosófica, este autoritarismo es vendido como inevitable, deseable y parte de la religión del progreso.+

FERNANDO ANDACHT / Escribir sobre una efeméride más en la lista interminable de esas que no convocan autoridades, ni el ondear de banderas o entonar himnos parece una pérdida de tiempo y de signos. Pero en la época del denso silenciamiento pandémico y pos-pandémico, vale la pena detenerse en observar cómo se celebró en dos programas, uno de modo explícito y otro implícito, el decretado “Día del Periodista y del Trabajador de los Medios de Comunicación”, el 23 de octubre pasado+

ALDO MAZZUCCHELLI / La nueva situación comunicacional está, vertiginosamente, haciendo desaparecer la noción misma de libertad de expresión. 
Es decir, los que se oponen a la libertad de expresión no lo hacen como un gesto activo y crítico respecto de una libertad fundamental de los demás, sino que lo hacen como la conclusión obvia que surge de una fuente más radical. ¿Cuál es esa fuente? Lo avanzo, esperando ser desmentido: los que piensan distinto, para ellos, ya no son gente+

MAURO BAPTISTA VEDIA / Entrevistó a brasileños que analizan el momento político de ese país, la segunda vuelta de la elección presidencial, del próximo 30 de octubre, y las dos figuras en disputa, Lula y Bolsonaro, sus diferencias y sus semejanzas.+

GUSTAVO CASTAÑON (x2) / Lula promete hoy claramente un gobierno neoliberal con Meirelles en la tesorería, internacionalista con la gobernanza global de la Amazonia, identitario con la promesa incluso de un “Ministerio de los Pueblos Originarios” y corrupto con el regreso de los peores ladrones de la República.
+

GUSTAVO CASTAÑON / Lula se ha convertido en una parodia de la vieja fórmula udenista, ahora en manos del bolsonarismo: “No puede ganar, si gana no gobierna, si gobierna no gobierna, si gobierna es derrocado”. Así que ya ha perdido. Quería un rescate histórico. Saldrá de las elecciones vilipendiado como ladrón y ahora incluso como asesino. Quería redención, va a salir como la segunda persona más odiada del país. O primera. Los bolsonaristas tendrán un tercio del Congreso. Sus aliados otro tercio. Lula perdió políticamente, y probablemente electoralmente.
+

ALDO MAZZUCCHELLI / Lo principal es que el Partido de la Vacuna es el mecanismo por el cual el sistema ofreció el reingreso a la fe sistémica a una inmensa población descreída, a una población que estaba perdiendo. El Partido de la Vacuna es la nueva alianza sistémica, in extremis y ya en la última fase de la decadencia, ofrecida a los desalentados. +

FERNANDO ANDACHT / Quizás la lección más positiva que extraigo de este incidente en apariencia menor – alguien pensará que al fin y al cabo se puede ver el registro en video, sólo que en una modalidad de marginación del resto de ponencias – es que la existencia de eXtramuros recibe así una justificación o validación importante. Sin una publicación que se atreve a “decir la verdad sin importarle estar en la verdad”, para citar una vez más a Foucault, todos los habitantes, aún aquellos que ni sospechan de su existencia, serían mucho más pobres y vulnerables a los excesos tiránicos del poder sanitario, político y mediático.
+

MARIELA MICHEL / Cuanto más celebrado es el discurso imbuido de “buenismo” en los medios de comunicación, menos espacio queda para la expresión de sentimientos negativos en el plano simbólico. En estos últimos años en los que los discursos mediáticos se embanderaron con emblemas de la bondad, con las consignas de cuidarnos entre todos, se ofrecieron como modelos de anti-discriminación social se registró un aumento de la violencia y de la pobreza en el mundo entero.+

ALMA BOLÓN / Días atrás varios universitarios, profesores y/o profesionales, invitados por Claudio Martínez Debat a una mesa redonda, constataron cómo youtube censuraba la difusión de ese intercambio al considerarlo “desinformación médica”. Quienes leen eXtramuros desde su fundación, pueden imaginar que los universitarios incriminados por sus dichos -Aldo Mazzucchelli, Mariela Michel, Rafael Bayce, Fernando Andacht, Luis Anastasía- en este encuentro destinado a considerar críticamente la pétrea verdad que se instaló en el mundo desde la declaración de pandemia, justamente se dedicaron a eso, es decir, a considerar críticamente un asunto por demás opaco y quebradizo.
+

LUIS ANASTASÍA / Basándonos en la evidencia, todo indica que las medidas implementadas para, supuestamente, detener el avance de la pandemia; provocaron un exceso de muertes. Todas las consecuencias que se observen llevan a la misma conclusión: las políticas y recomendaciones de la OMS aplicadas a nivel global están llevando a la muerte no esperada de millones de personas.
+

NÉSTOR PERLONGHER / En el desierto de los consultorios
En la polvareda de los divanes “inconcientes”
En lo incesante de ese trámite, de ese “proceso” en hospitales  
donde el muerto circula, en los pasillos
donde las enfermeras hacen SHHH! con una aguja en los ovarios,
en los huecos
de los escaparates de cristal de orquesta donde los cirujanos  
se travisten de ”hombre drapeado”,
laz zarigueyaz de dezhechoz, donde tatúase, o tajéase (o paladea)  
un paladar, en tornos
Hay Cadáveres+