Las palabras dicen lo que dicen y no más POIESIS / 25 Por Gerardo Ciancio Desde su inicial libro de poemas La flor difícil (1999) y hasta el póstumo Polcasola (2016), Enrique Bacci construyó con enorme paciencia, múltiples y desordenadas lecturas, y un verdadero taller de experimentación del lenguaje poético,+

GABRIELA CLARA PIGNATARO AGNOLI / Que me basten tan sólo las líneas de la mano
para decidir si librar el cuerpo al viento
o construirme un puente de papel hacia el ego.+

JOSÉ LUIS MORANTE / Todo sueño cumplido es prematuro.
Su tácita presencia pone en duda
que hasta ayer mismo fuera
objeto de un afán cuyo rescoldo
no se apagara nunca.+

En el umbral de una casa —castigada
/por los elementos
Allí, en los márgenes
de una ciudad que devora
/nuestros sueños
una niña cepilla paciente
/su larga cabellera
+

Contra el alba del día,
contra el nuevo follaje de los árboles,
contra toda criatura de la tierra,
contra el coro impasible de los ángeles
y contra Dios, que enciende la esperanza.
Rabioso manifiesto de la muerte:
cierro los ojos, y no queda nada.+

Y qué es la presencialidad la parusía
en la plenitud de la rota omnipresencia
del ronquido inalámbrico del querubín
del dron de los rotores insuflados
con el reino del dios ese aquel después
en el ahora que habitamos
con la revelación de la consciencia
autoinmolando
a querosén a los profetas
de la distopía.+

CIRCE MAIA / La cortina deja pasar la luz en bandas
y después se mueve y las bandas tiemblan.
La luz se vuelve tela.
Lo mismo en el follaje allá arriba
se ha puesto un cuerpo verde.
Y si te da en los ojos
se pone tu mirada
como un traje castaño.+

LAWRENCE FERLINGHETTI / Sé el narrador de grandes historias, incluso de las más oscuras. / Dale una voz a las calles sin lengua. / Convertí las palabras comunes en poco comunes. / Peleate con el destino del hombre como lo hacen los amantes celosos. +

KARINA LERMAN / Desde el extremo del cielo
caían en serie las ansias:
corderos esquilaban el temor,
al pie de la madre. Extraños
desvelos junto al verdugo,+

AMANDA BERENGUER / no supe si había arriba o había abajo
entre las plumas entreveradas / y el sudor /
los 40 grados del Ave Roc / el termómetro
amarillo / lo dejé sobre la mesa de luz /
y tuve miedo / la fiebre subía
lentamente como la inundación / el diluvio /
la nave estaba llena de animales y cosas y preguntas+

ROBERTO ECHAVARREN / La cara gomosa de Tláloc dios de la lluvia con nueve puntos verdes dentro de su materia traslúcida. Se pega a los dedos.
Todo lo barre la lluvia.
Si pudieras recordar cada una de las tiradas de tu vida+

SALVADOR PUIG / «Acá llegan informes
Y penumbras
Gritos de niebla llegan
La ciudad se arrodilla
Las puertas se deslizan
De incógnito
Entre los transeúntes
Los pedazos de muro se pegan a las piernas

Las ventanas se aplastan
Los cosmonautas pasan como peces
Llegan cartas Van cartas
Las palabras no entienden lo que pasa»+

SELVA CASAL / Nadie ninguna soy
ningún hombre es mi cuerpo
ningún río
que revisen mi cuerpo
no tiene corazón
está en la calle
maravillosa calle
como hoy casi es milagro
y los hombres recuerdan
un ultimátum ya
he vivido
nada más
he vivido
perdón por mi dulzura
por no haber empuñado ni fusiles
ni garras
perdón por mi esqueleto decisivo y efímero
mi violencia es una casa a fondo
cuando de noche mueres sin aviso
tocan la puerta
andan.+