SANTIAGO CARDOZO / Cuando aparecen los cortocircuitos que el sinsentido produce en el sentido y por los cuales este es, precisamente, sentido (el sinsentido es, sin duda, una productividad), tiene lugar, también, la angustia. +