MARIELA MICHEL / Mi hipótesis es que los espejos en los que nos estamos mirando actualmente reflejan una imagen distorsionada de la condición humana. Resulta muy difícil mantenerse inmune a un discurso omnipresente en medios de comunicación, redes sociales, centros educativos, instituciones estatales y para estatales, que nos describe insistentemente como seres discriminadores, racistas, violentos+

MARIELA MICHEL / La perspectiva de género se coló en la intimidad de las familias, con el objetivo de decidir sobre su bienestar, sin necesidad de profundizar su nivel de conocimiento sobre sus integrantes. La perspectiva de género lo sabe todo. ¿Y si no tuvieran razón? ¿Y si esa sólida seguridad estuviera equivocada? Qué pasaría en el futuro con “elle”. ¿Será que les importa?
+

MARIELA MICHEL / La IA hace muchos años que llegó a su techo en cuanto a ese elemento fundamental que es el pensamiento creativo. La misión de los ingenieros informáticos es algún día llegar a emular la inteligencia humana. Sin embargo, luego de muchos años de estudio, trabajo intenso y de copiosos recursos económicos no ha sido posible ni siquiera descubrir el código de su aspecto más básicos: la capacidad de generar pensamientos nuevos. Y, por supuesto, la capacidad de generar pensamientos nuevos es, en realidad, la capacidad de generar pensamientos.+

MARIELA MICHEL / En relación al futuro, no se incluye en ningún discurso institucional asociado a la infancia y a la adolescencia la explicación de cómo fueron generadas las patologías que se están observando hoy, no solamente en los bebés sino también en la infancia y la adolescencia. Son problemas de salud mental y física que están siendo estudiados, cuantificados, y descritos, para ser tratados con fármacos o psicoterapia por las propias instituciones que los generan. La prevención cayó en el agujero negro de sus discursos académicos y políticos y con ella la posibilidad de una auténtica reparación.
+

MARIELA MICHEL / Sin duda somos víctimas. Pero como toda víctima, tenemos la posibilidad de cerrarle la puerta a esos seres que están nutriéndose de nuestro temor y fortificándose con nuestro debilitamiento. Cada vez más nos cruzamos con rostros lánguidos y pálidos por las calles, muchas veces detrás de algunos obstinados tapabocas; en otras ocasiones, son rostros atemorizados que le huyen al aire libre, a las fiestas, a los encuentros danzantes, a los encuentros. Cada vez más personas se sienten seguras en el encierro solitario, luego de trancar las puertas para dejar fuera la energía del sol, el vigor de la naturaleza, la alegría del contacto. +

MARIELA MICHEL / Al igual que el pellizcarse para confirmar que no estamos soñando, la realidad se manifiesta como aquello que se expresa corporalmente (signos indiciales), signos que operan como un límite a nuestra fantasía. Solo el delirio puede desconocer la realidad, y por ello paga un precio muy alto. No hagamos que los niños tengan que pagar el precio de nuestro pensamiento delirante.
+

MARIELA MICHEL / Hoy, en tiempos de distanciamiento mediatizado por pantallas, aún se escucha con frecuencia la pregunta: “¿Cuándo va a ser la próxima juntada?” Me pregunto, entonces, si será cierto que los ‘muchachos de antes’ eran tan diferentes, y que los de hoy están tan atraídos por la vida intrapantallas. Muchos psicólogos hemos recibido la queja de adolescentes que reclaman la presencia y la escucha real de sus padres.+

MARIELA MICHEL / El crear una teoría que desvaloriza el rol de la biología implica ignorar una parte muy importante del niño. Desconocer su naturaleza biológica es interferir en su desarrollo a través de una mutilación. En algunos momentos y por razones que desconocemos, puede suceder que su cuerpo y su mente se desencuentren. Pero nosotros no tenemos derecho a elegir cuál de ellas es válida, y a devolverle el reflejo de su desarrollo identitario solamente a través de una de las partes.+

MARIELA MICHEL / Cuanto más celebrado es el discurso imbuido de “buenismo” en los medios de comunicación, menos espacio queda para la expresión de sentimientos negativos en el plano simbólico. En estos últimos años en los que los discursos mediáticos se embanderaron con emblemas de la bondad, con las consignas de cuidarnos entre todos, se ofrecieron como modelos de anti-discriminación social se registró un aumento de la violencia y de la pobreza en el mundo entero.+