DIEGO ANDRÉS DÍAZ / Existe en toda esta ecuación del wokismo, de la militancia en la división social y el “alarmismo”, un sustrato profundamente misantrópico. No es una coincidencia que los discursos “Woke” preparan el terreno a la promoción de medidas mesiánicas de salvación universal basadas en control centralizado+

FERNANDO ANDACHT / Revisando los más de 30 textos que ya publiqué en eXtramuros, surgió un concepto muy antiguo pero muy actual que, a mi entender, explica qué vino a hacer nuestra publicación quincenal al mundo de la escritura. Los invito a recorrer y a conocer el verosímil extramurano en la era pandémica.
+

ALDO MAZZUCCHELLI / Un primer paso sería volver a convencer al ciudadano de que tiene que desconfiar del Estado y del gobierno, y no esperar mucho de ellos. Más control, menos poder relativo para cualquiera, más “checks and balances”, y mucha menos falsa intimidad.+

DIEGO ANDRÉS DÍAZ / El pasado 14 de julio fue otro aniversario de la llamada “revolución francesa”. Para occidente, los eventos acaecidos en Francia desde 1789 tienen un evidente significado simbólico. Más allá de la conmemoración en sí y de su importancia, es interesante reflexionar sobre algunas de las incontables aristas que este hecho exhibe+

RAFAEL BAYCE / Pensamos que el recurso contra la vacunación podría ser un bumerán contra la disidencia, aunque más ambicioso en su crítica; y que el recurso contra los recursos de inmigración es más realista, menos revulsivo y menos riesgoso de bumerán judicial y psicopolítico+

ALMA BOLÓN / Porque la dimensión política de la lengua no tiene que ver con la corrección de una forma lingüística o discursiva, sino que tiene que ver con los sentidos en pugna, sentidos necesariamente en diálogo, belicoso o apacible, unos con otros.
+

SANTIAGO CARDOZO / La política de la lengua entendida como operación crítica sobre los fundamentos de los enunciados que tienden a estabilizar el sentido, en este caso, enunciados gramaticales, que deben mantener una sordera selectiva, pero, sobre todo, inconsciente, frente a determinados ruidos que podrían llegar a afectar su propia constitución teórica. +

DIEGO ANDRÉS DÍAZ / Traigo a colación estos conceptos a partir de un artículo publicado con autoría de Honeir Sarthou con respecto a un supuesto “ colapso ideológico” que habría experimentado -junto al marxismo-  lo que él llama “neoliberalismo” y pone en Milton Friedman a uno de sus padres fundadores.+

ALMA BOLÓN / Salvo que se piense que la narración nunca debió incorporar, en su propia composición, las interrogaciones acerca de la autoría y de la temporalidad o acerca de la posibilidad de conocer la verdad de la historia que se cuenta —interrogaciones que solo puede realizar la narración en y gracias a la escritura—, deben rechazarse los puntos de vista que reivindican un estado aletrado, oral, salido de “la experiencia” o de “la vida”, como categorías casi religiosas, redentoras y reparadoras de la marca escrita.
+

SANTIAGO CARDOZO / La verdad de la escuela está en la contradicción entre la escritura y la oralidad, en esa tensión siempre abierta en la que una constituye el daño en la otra, de modo que el concepto de alfabetización es la forma política más acabada por medio de la cual la escritura en la escuela niega/supera a la oralidad (el modo corriente de comunicación en el orden doméstico). +