MATT TAIBI / Nos reíamos del republicano controlador que no podía hacer chistes, le declaraba la guerra a los cuadros obscenos, y te espiaba por la ventana de tu dormitorio. Ahora esa persona cambió de lado, y nadie se está riendo+

Después de 75 años y a pesar de que el costo total en vidas humanas fue de unas 60.000.000 de personas, estos antisemitas se atreven a negar la existencia misma del holocausto, con sus 6.000.000 de víctimas. Por otra parte, no es el propósito de esta nota entrar en las motivaciones de esta estrategia asquerosa: sólo quiero mencionarla para compararla con la de lo que niegan, ciertamente por otros motivos menos bochornosos, la pandemia actual, que por suerte son una ínfima minoría en relación a los centenares de millones que sufrimos los efectos del virus.+

ROSS CLARK / Pero ¿alguna evidencia dura de esta forma de transmisión? No hay ninguna, de acuerdo a Carl Heneghan y Tom Jefferson, del Oxford Centre for Evidence-Based Medicine (Centro de Oxford para la Medicina basada en Evidencia). Durante los últimos días, los citados han estado envueltos en una vigorosa controversia…+

VERNON COLEMAN / Estos son datos reales, y se llama poner las cosas en perspectiva. Y aquí va otro dato. Entre mediados de marzo y mediados de abril en 2019, en el estado de Nueva York, hubo alrededor de 13.000 muertes por cardiopatías, cáncer, gripe, infartos, asesinatos y demás. En el mismo período en 2020, el número de muertes a causa de estas enfermedades ha sido menor a 5.000. Es un poquito más que la tercera parte. Pero ha habido muchas muertes de COVID-19. ¿Cómo puede ser? ¿Han encontrado los médicos de Nueva York curas secretas para cáncer, enfermedades coronarias y demás? ¿O estoy siendo demasiado cínico al preguntarme si muchas de las personas que han muerto de otras cosas han sido oficialmente registradas como fallecimientos de o con coronavirus?+

YINON WEISS / Frente a la amenaza de un virus nuevo, China se echó sobre sus propios ciudadanos. Los académicos usaron información equivocada, y con ella construyeron modelos equivocados. Los líderes confiaron en estos modelos equivocados. El disenso fue suprimido. Los medios alimentaron el miedo, y el mundo entró en pánico. Esta es la historia de lo que, eventualmente, será conocido como uno de los errores médicos y económicos más estúpidos de todos los tiempos. La incapacidad colectiva de cada nación occidental, con la excepción de una sola, para cuestionar el pensamiento de grupo, será con seguridad estudiada durante décadas por economistas, médicos y psicólogos.+