MAURO BAPTISTA VEDIA / Primero, hay que decir lo obvio: la película de Juan Antonio Bayona es muy buena, cercana a la excelencia. Por varias razones: el hecho histórico en sí, con toda su singularidad y excepcionalidad, la honestidad de la propuesta cinematográfica, el libro de Pablo Vierci y un director español con experiencia y talento, que conduce un equipo de producción eficiente (el casting, la fotografía, el montaje, el arte, son excepcionales) y el dinero. +