VINOD KOHSLA / Estoy de acuerdo en que necesitamos una educación más humanista, pero es difícil estar de acuerdo o en desacuerdo con el plan de estudios actual sin definir qué significa humanista. ¿Enseña realmente el pensamiento crítico, la lógica o el proceso científico, cosas que todo ciudadano debería saber para participar en la sociedad? ¿Permite el discurso inteligente o la toma de decisiones a través de un conjunto diverso de creencias, situaciones, preferencias y suposiciones?
+

ALDO MAZZUCCHELLI / La cuestión fundamental es quién de nosotros es capaz de disputar la legitimidad del éxito, y, como consecuencia de ello, quién financia la educación, dando su impronta con ello. Mientras el éxito tecnológico sea el único criterio de verdad humana porque es el único dador de dinero, las humanidades seguirán siendo incapaces de superar al tecnocratismo mental que expresa Kohsla y que guía la hegemonía ideológica contemporánea en todas partes.
+

ALMA BOLÓN / Las afirmaciones de Vinod Kohsla reúnen un buen número de los lugares comunes que, al menos desde el siglo XIX, pretenden ser la respuesta al “problema” de la enseñanza y a menudo denuncian su “inadecuación”. (Por ejemplo, lo inadecuado de enseñar algo más que un poco de cálculo, de lectura y de catequesis a quienes estarán destinados a labores que se suponen exclusivamente manuales; o lo inadecuado de enseñar lo que llegue a despertar deseos fuera de lugar, es decir deseos de ficción y de lirismo entre los trabajadores manuales, etc.)
+

DIEGO ANDRÉS DÍAZ / La educación centralizada está detrás del modelo de ciudadano moderno. En general, el desembarco de la ideología de pretensión hegemónica-estatal construye una lógica cultural donde las ciudadanos consideran automáticamente, sin mayor reflexión ni crítica, que cualquier expresión cultural -incluida la educación- se debe reglamentar, subvencionar, “profesionalizar” y encauzar discursivamente bajo los esquemas de esta misma ideología.+

GONZALO PALERMO / Los titanes del entretenimiento parecen estar despertando del delirio woke para desayunarse con que allá afuera existe el mundo real. La narrativa única empieza a desintegrarse, el mapa geopolítico global se transforma y algo parece remitir para que otra cosa (hasta ahora más o menos silenciada) vea la luz, y todo eso se puede ver reflejado en la crisis de audiencia de las grandes plataformas de streaming+

SEYMOUR HERSH / Crónica de Rashid Khalidi sobre el conflicto palestino-israelí y los últimos movimientos desesperados de Netanyahu. La pregunta sin respuesta en todo esto es ¿por qué no se hizo un seguimiento de la cuestión de la intención de Hamás de atacar, tal y como articuló la Unidad 8200? ¿Demasiados pocos recursos? ¿El agobio de los informes diarios? ¿Incompetencia? ¿O fue una decisión consciente de mirar hacia otro lado? Sea cual sea el motivo, quienes deseaban una excusa para atacar Gaza y expulsar a los gazatíes consiguieron lo que querían.+

GRUPO DE ESTUDIO DE VACUNAS / Hasta ahora se han reportado 201 enfermedades y publicado 3.071 artículos científicos sobre efectos secundarios. En la historia humana no tiene precedentes que una vacuna haya causado tal cantidad de bibliografía. Nos proponemos presentar esto al gobierno de Japón y a la ciudadanía en forma de ciencia sólida que no admita discusión
+

ROBERT INGRAHAM / En 1965, el año que habría iniciado el segundo mandato presidencial de Kennedy, los británicos habían lanzado la guerra contra las drogas en Estados Unidos. Durante la década siguiente, el optimismo que infundió la presidencia de Kennedy fue sustituido por el pesimismo de una cultura nacional de la droga. Millones de jóvenes estadounidenses fueron víctimas de ello. Todavía vivimos, a día de hoy, con ese cambio cultural, puesto en marcha por la conspiración dirigida por los británicos del 22 de noviembre de 1963.

+