ANDREA GRILLO / ¿cuál es el grado de distorsión que seremos capaces de aceptar antes de que esta latencia nos termine transformando en una especie de humanimaloides básicos, simplotes receptores de estímulos, creyentes de cualquier disparate, sojuzgados por cualquier poder político con control mediático, mascotas actuantes a control remoto? +

NÉSTOR PERLONGHER / En el desierto de los consultorios
En la polvareda de los divanes “inconcientes”
En lo incesante de ese trámite, de ese “proceso” en hospitales  
donde el muerto circula, en los pasillos
donde las enfermeras hacen SHHH! con una aguja en los ovarios,
en los huecos
de los escaparates de cristal de orquesta donde los cirujanos  
se travisten de ”hombre drapeado”,
laz zarigueyaz de dezhechoz, donde tatúase, o tajéase (o paladea)  
un paladar, en tornos
Hay Cadáveres+