VERNON COLEMAN / Estos son datos reales, y se llama poner las cosas en perspectiva. Y aquí va otro dato. Entre mediados de marzo y mediados de abril en 2019, en el estado de Nueva York, hubo alrededor de 13.000 muertes por cardiopatías, cáncer, gripe, infartos, asesinatos y demás. En el mismo período en 2020, el número de muertes a causa de estas enfermedades ha sido menor a 5.000. Es un poquito más que la tercera parte. Pero ha habido muchas muertes de COVID-19. ¿Cómo puede ser? ¿Han encontrado los médicos de Nueva York curas secretas para cáncer, enfermedades coronarias y demás? ¿O estoy siendo demasiado cínico al preguntarme si muchas de las personas que han muerto de otras cosas han sido oficialmente registradas como fallecimientos de o con coronavirus?+

DIEGO ANDRÉS DÍAZ / Un problema de este punto radica en que un profesor universitario, un escritor, un músico, o el actor cultural que sea, tiende a percibir que su suerte dependerá de su relación con el poder político.+