ENSAYO

Por Aldo Mazzucchelli

(viene del número anterior)

# 27 
La tecnología digital global de comunicaciones, con su internet originalmente libre, creó graves problemas de control del discurso para ciertas elites globales. Lo que está pasando es, en parte, un intento por parte de esas elites de solucionar a su favor esos problemas. Esta revolución conservadora es un intento desesperado de controlar la tecnología (el futuro) para que sirva a los fines de una elite egoísta (el pasado).

#28
Como lo muestra, entre otros, el trabajo de Shoshanna Zuboff aquí comentado hace algunos meses, los intentos de controlar la opinión a través de esa misma tecnología vienen desde comienzos del siglo XXI, revirtiendo la tendencia libertaria inicial de los creadores de internet

#29
Podemos intentar pensar estas cosas desde lo más elemental, a partir de un conjunto de preguntas. En los numerales siguientes propongo algunas.

#30
Una de estas preguntas pertinentes sería, por ejemplo: ¿Es esto que está ocurriendo a nivel social, personal, comunicacional, un efecto estricto de la pandemia de Covid-19, o se está aprovechando la supuesta pandemia para imponer cambios globales de mayor alcance?

#31
¿Los cambios que se están implementando, serán pasajeros y se revertirán apenas termine la pandemia -como cree nuestro entrevistado de este número, Miguel Anjo Bastos-, o contribuyen a prolongar la supuesta pandemia en el tiempo a fin de profundizarse y preparar otros cambios, tal vez de mayor alcance y más definitivos?

#32
Los cambios que estamos viviendo, ¿van en el sentido de una mayor libertad individual, o de menos libertad individual? ¿De más soberanía de las poblaciones a nivel local, o de menos? ¿De mayor riqueza y diversidad cultural, o de menos? ¿De la afirmación de más controles y equilibrios al poder, o de la eliminación de esos controles y equilibrios? 

#33
¿En qué consisten esos cambios? Sugiero una lista incompleta: 

mudanza de amplios ámbitos de la vida al dominio de lo digital / 

expansión de la genómica / 

transferencia del poder a personas no electas / 

uso de la tecnología para profundizar el control individual y biopolítico / 

instalación definitiva del dinero electrónico y la trazabilidad total de los flujos de dinero / redistribución del capital y de la propiedad / 

eliminación rápida de pequeñas y medianas empresas en beneficio de las grandes corporaciones / 

disminución de la movilidad física / 

eliminación paulatina de la educación presencial y su sustitución por adoctrinamiento + entretenimiento / 

combate a la vida en el campo y a todas las formas de vida más independientes del control del Estado / 

combate cerrado a todo pensamiento crítico, en todas sus manifestaciones y variantes, incluido especialmente el pensamiento crítico dentro de la ciencia / 

combate al paradigma de la identidad libre individual y su sustitución por identidades colectivas sujetas a dogmas grupales / 

transferencia de la producción a lugares remotos / 

despido de cientos de millones de trabajadores / 

sustitución de los trabajadores expulsados por procesos automatizados y robots / 

sujeción de la gente a dineros públicos para su supervivencia, como forma de tenerlos controlados / 

sucesivos ataques a la soberanía de las naciones, por la vía de la imposición de políticas globales apoyadas por «la Ciencia» / 

ataque y eliminación de la ciencia, y sustitución de la misma por un sistema institucional discursivo controlado centralmente / 

promoción y uso del miedo y la división/

censura en las redes sociales y en internet en general / 

intentos de retorno a un sistema de medios públicos controlable por los intereses de grupos poderosos / 

la televisión en horario central y los grandes medios internacionales de prensa vuelven a ser referencias de «la verdad»: esto solo puede ocurrir en un sistema de medios cerrado, donde se censure a las voces y alternativas discursivas distintas y diversas / 

unanimidad del discurso político e ideológico en todos los grandes medios / 

promoción -en base a esa unanimidad discursiva obtenida a la fuerza- de toda clase de estrategias de división de la población, que la mayoría de la población adopta y repite, acusando a sus vecinos, pensando que está defendiendo la virtud y el bien /

etc…

#34
La lista podría seguir y seguir durante muchas páginas. Lo más importante hoy pareciera ser lo siguiente: esto parece ser, efectivamente, una revolución. Pero una revolución puede ser liberadora o represiva, transformadora o conservadora. No hay dudas de que esta es, en parte al menos, una revolución conservadora: busca retomar el control del discurso y de las mentes de la mayoría, que venía perdiendo debido a la democratización de la comunicación que internet había hecho posible

#35 
El modelo de ciudadano que va emergiendo es uno mucho más preformateado, más dependiente de protocolos, mucho menos libremente informado y que odia la información que no lo confirma en sus prejuicios, mucho más homogéneo en sus creencias, mucho más aislado y a la defensiva respecto de quienes quieran discutir abiertamente en base a ideas realmente distintas.

#36
Un modelo aproximado de esta revolución autoritaria -o dictadura- son los sistemas cerrados de control discursivo y de la población, como el que existe en China, donde la libertad de discurso y la libertad comunicativa en el reino digital no existe. Hablando gruesamente y para decirlo simple, cuando esta crisis «pase», el mundo se parecerá más a China que antes de que empezase.

#37
¿Vamos a seguir permitiendo que se nos manipule y se nos enfrente usando nuestros mapas ideológicos y de afiliación antiguos? ¿No nos damos cuenta de que pelear por divisas políticas o por identidades grupales es precisamente lo que quienes están impulsando desde arriba esta revolución conservadora promueven y precisan? 

#38
Quienes llevan el discurso hoy en las redes sociales parecen moverse en una caverna platónica donde lo único que atinan es a reaccionar de modo reflejo a lo que les dicta un liderazgo político partidario muy poco inteligente. Al principio reaccionaban diciendo que eXtramuros era una revista «de fachos» porque nos mostramos críticos a lo que la izquierda quería hacer con la «pandemia» (confinamientos totales, cuarentena total, ingreso básico universal, etc). Estos días, se dice que eXtramuros es una revista que está «contra el gobierno» porque nos hemos atrevido a publicar algunos elementos científicos que ponen en cuestión algunos aspectos del rol del GACH en la crisis -es decir, somos herejes de la religión nacional cuya liturgia principal es repetir con cara de espanto «Pero ¿vos no confiás en los científicos del GACH?!!».

Antes éramos los fachos, y ahora somos los zurdos. Es la de siempre.

Ninguno de los dos lados se da cuenta de que siguen bailando al son de una música que hace mucho dejó de sonar. Creen que aun existen las colectividades políticas y los problemas genuinos de política «uruguaya». Quien firma, en cambio, piensa y viene diciendo hace años que todo eso forma parte de una agenda pasada. Y que la demora del Uruguay en comenzar a dar la discusión sobre el conflicto y la revolución global que está organizando las realidades locales es un atraso que seguiremos pagando caro ahora y en el futuro.

#39
Es posible que una revolución que a la larga imponga cambios positivos tenga, durante un tiempo, una fase represiva. Aun si esta fuese la situación en la que estamos, creemos que cada uno siempre debe aportar lo que pueda para defender la libertad -en nuestro caso, especialmente la libertad de palabra y de expresión-, a efectos de garantizar que cuando el segundo movimiento llegue y la tecnología vuelva a usarse para unir a la gente y mejorar entre todos, la orientación hacia un futuro más libre esté sembrada.

 

Compartir