POIESIS / 20

Abra/cadabra no hay eco

Por Gerardo Ciancio

Desde sus comienzos en la actividad literaria, en el segundo lustro de los años ‘70, en lo que podríamos denominar, provisoriamente, el “proto Uno”, es decir, eso que ocurrió en el campo cultural uruguayo en pleno ejercicio de la dictadura cívico militar y antes de la conformación y consolidación del Grupo Uno y de las Ediciones de Uno, hito en el devenir de la historia cultural uruguaya reciente, Agamenón Castrillón se asomaba con mucha creatividad, determinación y entusiasmo a la escena literaria y social, barrial y cultural, junto a Gustavo Wojciechowski  (Macachín) y Héctor Bardanca, entre otros que se fueron acercando a ese núcleo de activación y resistencia cultural. Recitales, performances, lecturas, primeras publicaciones cuasi artesanales, fueron configurando, precisamente, el perfil del grupo o movimiento “proto Uno”.  

Baste con recordar el primer libro a dos voces publicado por el tacuaremboense y futura voz del Barón de Carumbé en su narrativa de nostalgia salteña, y por el montevideano/polaco en una edición artesanal con un interesante prólogo de Marcelo Pareja, que más que prólogo, es una puesta poético-política en el centro del mapa estético de 1980, texto de lectura aún muy vigente. 

Me refiero a Vidrio para cronomapas de la RealidaDes nuda de Agamenón Castrillón, junto con Ciudad de las bocas torcidas, de Gustavo Wojciechowski, edición publicada en 1980 a cargo de los autores. Un artefacto poético bifronte e impar en su época, producto del escaso presupuesto de la juventud de clase media baja y el ingenio para hacerle driblings a la censura. La portada del volumen de Agamenón, por ejemplo, fue ilustrada por Fidel Sclavo. 

A partir de este origen renovador y muy pegado al riesgo (político, poético, estético) Castrillón no cesa de explorar las posibilidades del lenguaje poético, muta a través de sus libros, discos, plaquetas y participaciones en diversos eventos y publicaciones colectivas, es un camaleón poético que genera diversas hablas en su escritura: neo-nativistas, político militantes, humorísticas, metafísicas, barrocas. Experimenta con la poesía visual, con las sonoridades más arriesgadas e imprevisibles de la “masa sonora del poema”, con el espacio de la hoja, con formas de neo-concretismo, con la parodia, la revisión, plena de trilzura, de episodios históricos que marcan nuestro imaginario (la matanza de Salsipuedes, por ejemplo). No cesa de sacarle muescas al significante. Pero también se apega a la tradición poética secular, a sus tonos, sus ritmos, sus climas de siempre, es decir, eso que entendemos por “poesía lírica” en la transmisión del dispositivo educativo o en el acercamiento (primeras y tentativas lecturas) al fenómeno. 

Hay muchos Agamenones confluyendo en su corpus literario que se extiende a lo largo de medio siglo y acompaña el respirar de los tiempos en que le tocó vivir. 

Esta breve muestra poética apenas es una sinécdoque de lo que Castrillón nos legó. Disfrute lector, y si hay regocijo podrá ampliarlo agenciándose los libros que figuran en la bibliografía al final de esta escueta antología de un poeta sui generis que pasó como un tsunami agitando las costas del estuario y los aledaños de la Ruta 5 hasta su querido Tacuarembó, donde comenzara a formarse, allá en su adolescencia pueblerina, con Washington ’Bocha’ Benavides, Circe Maia y Walter Ortiz y Ayala.


Boleto  

La buscaría en la lágrima

o la risa

de no encontrarla

me pondría como loco.

Descendería por las cuerdas de los ascensores

Hasta el subsuelo más sursuelo de las cosas.

En los rincones del aire

en los aires de un rincón

allí donde se dan la mano la gravedad y el infinito

preguntaría por ella.

La buscaría en todo

en la nada.

Me pondría como loco

la buscaría en los archivos

los registros de no encontrarla

empezaría de nuevo

desarrugando mi corazón

de las arrugas de un boleto. 

(De Vidrio para cronomapas de la RealidaDes nuda, 1980,  p.21. Con el título “Boleto”  aparece en La del Mono. Revista de Letras, 2000, p. 28, y luego en Todo asunto. Antología poética, Montevideo, 2019, p.168)


enfrentarse al poema

es todo un batalla.

ni que te doblen sirenas

de la octava

habas se cocen siempre

en las cocinas ajenas

pero condimentar tu palabra

es una alarma

cuando tenemos lo conocido

conocido…

y la novedad 

es una muchacha

sentada en tu soledad.

aunque estar solo no es nada

para enfrentarse al poema

con tres o cuatro descargas

alcanza?

pero en mi olla si coco

no coso

mis añadidas estancias

en espacios ganados a fuerza de palabra

abra

abra

abra

cadabra no hay eco

capaz

de darme lo que buscaba.  

(De Perzonas, Montevideo, 1982, p. 11)


Verduleras descalzaas
de ocho a diez años
C. Maia

Duerme la noche

ahora la hamacan

desde los árboles

voces del alba.

Sobre el camino

las alpargatas

 en el rocío

mojan su barba.

Polvo recogen 

cada mañana

como dolores

en caminata.

Al pueblo vienen

y en la canasta

traen los verdes 

trozos de chacra.

Su provinciano

casa por casa

hace un bocado

donde hay migajas.

Vendrá otra tierra

y otra mañana.

Se sube al poste

despierta ramas

sacude y rompe

la noche

         canta!

El canto rojo 

de un gallo salta

de los más hondo

de su garganta.

Vendrá otra tierra

y otra mañana.

Al que pelea

le crecen alas. 

(De PerzOrales, Montevideo, 1984, p. 2)


No porque me llame

Yamandú

voy a decir que somos “inchalá”  (hermano)

ni siquiera “guanamí” (cuñado)

porque:

            mi mujer de ancestros vascos

porque:

            dudo que me casara con una gorda de esas

porque:

          después de toda la toponimia

nacional es guaraní

y no hay más que 100 palabras

que se han podido compendiar

gracias a la bocina de los cronistas

deportivos que la garra celeste

tan charrúa

Ni son celestes tampoco

los ojos de los hijos de Caracé

el guerrero.

(De Trece instrucciones y una traición sobre el indio de la Banda Oriental, Montevideo, 1985, p. 5)


Fojas de ayer

Se le pone la piel de gallina a la bahía

cuando piensa en el paté que fabricaba el

Frigorífico Nacional.

Se eriza la piel del agua

recordando los bigotes de los anarcobreros

del medio siglo

que soñaban con el paraíso de la ayuda mutua

amaban a la entrada de la villa

una quema de gomas infernal.

(De El aviador de la bahía, Montevideo, 1989, p. 8)


Diccionario poético particular*

Hallá   Lugar lejano y deseado donde hallaremos lo buscado

Perzona  Persona diferente a cualquier  persona física o jurídica que ha superado lo impersonal y la despersonalización de cualquier persona física o jurídica.

Do2  Raíz cuadrada de 2

Asesuado  Varón que no tiene cabeza…

Hizar   Hizo lo que pudo  pero no pudo alzar el mástil en su fecha patria.

Córcolo  Círculo

Cír  culo   Redondo como el colo

O. Key  Llave para salir del paso cuando estás encerrado en una O.

Pessoa  Portugués que fue muchas personas para llegar a ser la persona Pessoa. Poeta autor de Tabaquería.

Tabaquería  Aldea de la Nada virtual donde están todos los sueños del mundo.

(De La del Mono. Revista de Letras. Publicación Unipersonal. Número Único. Época Única. Año Único, Montevideo, 2000, p. 32)

* En el índice de la revista unipersonal se consigna  “Diccionario poético particular: lista de neologismos”


Renacimientos

(XXX interrupciones para un aparcero)

II

Ahora andamos con el tanque lleno de palabras, abra, habrá (¿?) cadabra.

Códigos, muchos códigos. codichos, cohechos, cosificaciones.

El mundo está tan viejo que inventamos memorias auxiliares, marías auxiliadoras

Donde depositar los nombres de las cosas

para despóticamente poder olvidar.

No alcanzan los dedos de las manos y los pies

para el ejercicio de la mostración

la dedostración es un antiguo juego de mesa a la luz de una vela.

La memory está en la net

y nosotros navegando con ella.

Ya no hay gitanos en la Plaza Endependencia.

Sin embargo, los nietos de Olguín levantan la lona de su circo en la campaña oriental                    [como hace cien años

(añoranzas)

El viejo Olguín representaba el mimodrama Juan Moreira entrando de caballo entre [las filas de asientos

haciendo actores a todos los paisanos del Carumbé del 900.

Hoy encontré a Pablo Olguín en la línea del Chuy

me dijo que querían mimodramatizar cien años de soledad del circo

me pidió que les diera una mano con la letra

por eso este texto no termina  Macondo

apenas empieza…

(De 30, Montevideo, 2010, s/p) 


“Mágica, eso”

La sabiduría china dice

que los sentimientos negativos

tienen un espacio y un tiempo que están

en el pasado o en el futuro.

A saber

Esa circunstancia que no era lo que esperaba

tan diferente a lo que imaginé

es lo que causa esta ira

o ese temor a lo que vendrá

es lo que hace del miedo un portero del futuro

y por eso no puedo avanzar.

Soy tan oriental como Rodríguez en el cuento de Paco

amenazado por la melosidad y astucia del diablo.

Sólo mantendré la mirada hacia delante

y el zaino firme de riendas

tan “campante

bajo la blanca, tan blanca luna”

calzando el poncho del aquí y ahora

sabiendo que todas esas provocaciones

eran pruebas

eso

-que no es presente de amor y de alegría-

¿Eso?

es “Mágica, eso”.

(De Todo asunto. Antología poética, Montevideo, 2019, pp. 41-42)


Bibliografía

Vidrio para cronomapas de la RealidaDes nuda, junto con Ciudad de las bocas torcidas, de Gustavo Wojciechowski, Montevideo, 1980, Impreso en cba, Edición de los Autores

 Perzonas, Montevideo, 1982, Ediciones de Uno, Colección de poesía Nº 3

 PerzOrales, Montevideo, 1984, Ediciones de Uno, Colección de Canto Nº 3

 Trece instrucciones y una traición sobre el indio de la Banda Oriental, Montevideo, 1985, Ediciones de Uno, Colección de poesía Nº 14, El Plaquetazo Nº 3

El aviador de la bahía, Montevideo, 1989, Premio de la cadena, 30ª Feria Nacional de Libros y Grabados 

La del Mono. Revista de Letras. Publicación Unipersonal. Número Único. Época Única. Año Único, Montevideo, 2000

Cuentos de El Barón de Carumbé, Montevideo, 2002, Ediciones de la Banda Oriental 

Costas de la aldea, Montevideo, 2009,Editorial Yaugurú, Colección del clú de YAUGURÚ 

30, Montevideo, 2010, Editorial Yaugurú, Colección Pliegos del cordel Nº1. En coautoría con Gustavo Wojciechowski

Todo asunto. Antología poética, Montevideo, 2019,Editorial Yaugurú, Colección Todos los gallos están despiertos, Tercera serie, Nº 33 

Compartir

1 comentario


Comments are closed.