GLOBO

Por Simon Black

Por fin ha llegado. Hoy es el día. Más de 35.000 personas han comenzado a descender a la pintoresca ciudad turística egipcia de Sharm El Sheikh para participar en la 27ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, conocida como COP27.

O como yo prefiero llamarla, la Conferencia Internacional de la Hipocresía y la Ignorancia.

El absurdo comienza con la selección de Egipto como país anfitrión, y la prominencia del presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi como orador muy destacado en el evento.

Probablemente sepan que el-Sisi dirige un régimen brutal, altamente autoritario y dictatorial en Egipto. Ha asesinado a manifestantes, ha torturado a activistas, ha eliminado a opositores políticos, ha censurado a la prensa, etc.

En las “elecciones” presidenciales de Egipto de 2018, por ejemplo, el-Sisi ganó milagrosamente el 97% de los votos, lo que lo hace aún más popular que Joe Biden.

El-Sisi es un matón tan grande que, el año pasado, se ganó una rara reprimenda del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Sin embargo, sólo unos meses más tarde, las mismas Naciones Unidas consideraron oportuno conceder a El-Sisi el privilegio de acoger su cumbre climática COP27, legitimando de hecho su régimen y preparándolo para que se alegre con los más de 90 líderes mundiales que asistirán.

El hecho de que haya asesinado literalmente a su propio pueblo es irrelevante. El-Sisi ha doblado la rodilla ante el Santo Altar del Cambio Climático, por lo que su brutalidad está siendo casualmente pasada por alto.

Francamente, la ONU podría celebrar la próxima conferencia en la provincia occidental china de Xinjiang, donde se encuentra el campo de concentración uigur, y todo el mundo puede fingir que no se está produciendo un genocidio al otro lado de la calle.

Incluso los medios de comunicación han hecho la vista gorda; a pesar de que tienen un evidente problema con el-Sisi por la censura de su régimen a la prensa, apenas se ha escrito una palabra de protesta.

Esta flagrante falta de indignación es un comportamiento bastante extraño para una institución que se indigna profesionalmente, demostrando una vez más que los medios de comunicación tienen cero consistencia moral.

Pero esto no empieza a arañar la superficie del absurdo de la COP27.

Sabemos que hay al menos 35.000 asistentes inscritos de 190 países que acuden al evento, además de innumerables miembros del séquito, la seguridad y el personal de apoyo que viajan con sus delegaciones nacionales a Sharm El Sheikh.

Se espera que asistan unos 90 presidentes y primeros ministros, entre ellos Joe Biden, el presidente francés Emmanuel Macron, el canciller alemán Olaf Scholz y el británico Rishi Sunak.

Además, están todos los directores generales de empresas, celebridades y multimillonarios que también estarán allí.

En resumen, va a haber MUCHOS aviones privados, volando desde muy lejos de Egipto. El año pasado, la COP26 en Escocia contó con más de 400 jets privados que se lanzaron al ruedo para el evento.

Parece ciertamente hipócrita que esta gente predique sobre la reducción de las emisiones de CO2 después de haber volado 10 horas en un Gulfstream 650.

Pero ese ha sido siempre el tema con estas grandes tendencias políticas: las reglas son para ELLOS, no para MÍ. Vimos el mismo comportamiento durante el COVID, donde los políticos hipócritas ignoraron sus propios cierres mientras esperaban que todos los demás sufrieran.

Más absurdo aún es el protagonismo que tendrá la carne este año.

Sí, así es. En el pasado, la acción climática se ha centrado principalmente en la reducción de los combustibles fósiles, y teniendo en cuenta la situación actual de los mercados energéticos, han hecho un buen trabajo destruyendo las industrias del petróleo y del gas.

Pero ahora, este año, la COP27 apunta a la industria cárnica, culpando del calentamiento global a las flatulencias de las vacas.

De hecho, el Estado de la Acción Climática 2022 de la ONU, que se publicó hace unos días, incluye el consumo de carne como una de las iniciativas clave que los líderes políticos deben abordar.

El objetivo declarado de la ONU es que los políticos limiten el consumo de carne per cápita a 79 calorías diarias. Y una de las propuestas que está sobre la mesa es la de imponer un “impuesto sobre la carne” para que su consumo resulte prohibitivo.

Esta propuesta de impuesto ya está ganando terreno; la Primera Ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Arden, está planteando seriamente la posibilidad de gravar a los agricultores y ganaderos en función de las emisiones de CO2 de su ganado.

Pero, naturalmente, estas ideas no se aplican en la COP27.

De hecho, los organizadores de la conferencia han creado un restaurante gourmet especial, sólo para los asistentes. Puedes ver el menú en copgourmet.com, y comprobar el “menú VIP”, que incluye, entre otras cosas, medallones de ternera angus de 100 dólares, que puedes regar con alcohol ilimitado por 135 dólares más.

Menú para asistentes a la conferencia que va a intentar limitar el consumo de carne: Medallón de Bife con Salsa de Hongos (2.800 pesos uruguayos por el buffet)

El resto de los plebeyos, en cambio, debemos comer insectos y maleza para salvar el planeta.

La lista de locuras de este evento de la COP27 es extraordinaria. Y, técnicamente, el evento ni siquiera ha comenzado; aún quedan casi dos semanas.

La agenda de la COP27 está repleta de rituales woke y de señalización de virtudes progresistas. Hay reuniones especiales, por ejemplo, de la “circunscripción de mujeres y género”. Y el próximo lunes 14 de noviembre es el “Día del Género” de la COP27.

Porque aparentemente la identidad de género tiene algo que ver con el cambio climático.

Quiero decir que esta gente realmente se esfuerza por ser lo más tonta posible. Es prácticamente imposible tomarlos en serio.

Lo más llamativo es que en la agenda de la COP27 no hay prácticamente ningún debate sobre la energía nuclear.

El uranio es una de las fuentes de combustible más eficientes y de mayor densidad energética del mundo. La energía nuclear tiene un rendimiento energético de la energía invertida (EROEI) increíblemente alto, y sin embargo las emisiones de CO2 son inferiores incluso a las de la energía solar y la eólica.

Uno pensaría que una organización que pretende preocuparse tanto por las emisiones de CO2 al menos entablaría un debate serio sobre la implantación de una tecnología así.

Pero ni siquiera está en la agenda. En su lugar, están exhibiendo los impuestos sobre la carne y la identidad de género como soluciones para salvar al mundo del apocalipsis que están vendiendo.

Bienvenidos a la Conferencia Internacional de Hipocresía e Ignorancia 2022.

* Punto final: lo bueno de estas conferencias sobre el clima es que nos dejan interesantes oportunidades de inversión para sacar provecho de su locura. Y una tendencia que está volviendo con fuerza (y que estará presente en la COP27) son los créditos de carbono. No lo pierdas de vista, porque es muy probable que se convierta en una tendencia colosal.

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.