ENTREVISTA

Un diálogo con el filósofo ruso Alexander Dugin, tras la trágica muerte de su hija Darya Dugina (Дарья Дугина 1992-2022) en un atentado terrorista en agosto. Cómo ve él, al que los medios de comunicación occidentales apodaron implacablemente “cerebro de Putin”, “pensador ruso” y “maestro de Estado”, el actual conflicto ruso-ucraniano y la situación actual de Rusia. ¿Cómo evalúa su relación con Putin? ¿Cómo ve el futuro de China tras el 20º Congreso Nacional del Partido Comunista Chino? ¿Qué consejo tiene para la generación más joven de China? El 21 de octubre, Wang Wen, decano ejecutivo del Instituto Chonyang de Estudios Financieros de la Universidad Renmin de China, recibió la invitación de Dugin para una charla de una hora en su despacho. Una sinopsis de la conversación se publica en el Global Times, mientras que la versión íntegra está autorizada a publicarse en el sitio web de Guanchazhe.

Wang Wen: En primer lugar, permítame rendirle homenaje en nombre de muchos chinos y expresarle mis condolencias por el desafortunado fallecimiento de su querida hija Darya. En los últimos meses se han producido muchos atentados terroristas en Rusia. ¿Cómo ve usted el desarrollo interno de Rusia bajo el conflicto actual?

Dugin: Quiero agradecer, en primer lugar, su apoyo moral y apreciar profundamente el dolor del pueblo chino por la muerte de mi hija Darya Dugina. Dugina es un símbolo de la lucha de nuestra alma rusa contra un sistema global hegemónico injusto y una víctima del terrorismo occidental. Ya sabemos que esta operación vino de Kyiv, del propio Zelensky y del jefe de las fuerzas especiales militares ucranianas. Zelensky es responsable de la muerte de mi hija y del atentado. Aunque los servicios secretos de Estados Unidos y del Reino Unido se negaron a dar explicaciones y a condenar el atentado, estamos casi seguros de que su objetivo era mi hija y yo, porque somos uno.

Este fue el comienzo de una guerra de terror contra Rusia, la primera vez que terroristas occidentales atacaron a ciudadanos rusos en suelo ruso. Me gustaría subrayar una vez más que Dugina y yo no ocupamos ningún cargo oficial y no participamos en la Operación Militar Especial (OEM) en el este de Ucrania. Es inaudito que se haya asesinado a intelectuales sólo por lo que dijeron y pensaron, y este tipo de terror contra los intelectuales es bastante preocupante. Y esto no es otra cosa que la guerra.

Esto revela un nuevo capítulo en la historia de la guerra: cuando las ideas realmente importan, te asesinan por tus ideas. Este ejemplo demuestra de forma trágica la importancia del pensamiento, al jugarse la vida. Sin embargo, si eres un guerrero, debes estar preparado para morir en la batalla; si tomas decisiones políticas, debes estar preparado para pagar por tus decisiones.

Durante mucho tiempo, la filosofía teológica se ha ocupado de la vida humana. Rusia se encuentra en un estado crítico, me gustaría llamarlo “una profunda revolución ideológica en Rusia“, y el conflicto ruso-ucraniano marca el comienzo de un cambio completo. En la década de los noventa, Rusia aceptó la hegemonía occidental, los sistemas occidentales, los valores occidentales y la democracia política occidental, siguió el ejemplo de Occidente y consideró a Occidente como la única tabla de salvación. Esta es la diferencia entre Rusia y China: China acepta las reglas y aprovecha al máximo las normas internacionales para imponerse, mientras que en Rusia, durante la década de 1990, traicionamos nuestra soberanía nacional. Cuando Putin llegó al poder, empezó a luchar por la independencia de Rusia. Pero durante los últimos 22 años, se ha visto encadenado por las reglas establecidas por Occidente. Occidente siempre ha esperado debilitar y atacar a Rusia de esta manera.

Putin intentó conciliar la contradicción entre el auge del país y la integración en la globalización, pero resultó imposible. Esta irreconciliabilidad llegó a su punto álgido tras el inicio del SMO. Putin sólo podía reaccionar con una acción violenta directa, pero la sociedad rusa no estaba preparada para ello, porque luchar contra Occidente es un camino demasiado largo y estrecho. Rusia está ahora en una guerra contra Occidente, contra Estados Unidos. Intentamos ajustar nuestras ideas sociales y reevaluarnos, para adaptarnos a la situación actual en la que nos encontramos, lo cual es un proceso muy intenso y dramático.

Wang Wen: Estoy de acuerdo con su astuto análisis y predicción. Recuerdo que en 2008 usted escribió sobre la inevitabilidad del conflicto entre Rusia y Occidente. Sin embargo, cuando los académicos chinos reconocen que un conflicto sino-estadounidense puede ser inevitable, suelen hacer todo lo posible por proponer evitar la guerra con Estados Unidos. Por ejemplo, cuando el profesor Graham Tillett Allison, de la Universidad de Harvard, propuso la “trampa de Tucídides” entre China y Estados Unidos, los académicos chinos la refutaron e intentaron cambiar esta “profecía cumplible”.

Lo que quiero saber es por qué las élites rusas no aconsejan al presidente Putin que haga lo posible por evitar el conflicto, o que haga algo que pueda ser mejor que una acción militar ad hoc. En Rusia, un sabio filósofo político como usted debe tener una solución mejor, ¿no?

Dugin: Tiene que ver con el equilibrio de conciencia entre individuos y grupos. No fue el presidente Putin quien quiso lanzar voluntariamente esta operación militar especial, sino que toda la sociedad exigió esta operación especial. La sociedad rusa es muy especial y necesita un líder de tipo “paternal” (como un zar) que también debe ofrecer garantías de seguridad a toda la sociedad. Putin ha tratado de conciliar esta conexión. Aceptar a Occidente y garantizar la independencia de Rusia es un conjunto de contradicciones. Putin espera conciliar esta contradicción y mantener un cierto equilibrio, pero este equilibrio es muy frágil.

Putin siempre ha intentado proceder de forma pacífica, sin utilizar medios militares, para evitar una escalada del conflicto con Occidente. Desde que Crimea “volvió a Rusia”, nos dimos cuenta desde el principio de que Rusia puede liberar fácilmente el este de Ucrania, pero el presidente Putin siempre se ha negado a hacerlo. Creyó durante un tiempo en las garantías dadas por Occidente, pero Occidente engañó a Rusia. Putin quiere evitar la guerra, pero la guerra es cada vez más inevitable. Es una pena que no hayamos estado totalmente preparados para esta operación militar especial en términos políticos, económicos, culturales y militares. De hecho, deberíamos haber estado mejor preparados.

Wang Wen: Sí. Pero estoy muy preocupado, si Rusia se desvincula completamente de Occidente en el futuro, ¿podrá Rusia seguir desarrollándose rápidamente a corto plazo? Todos creemos que Occidente se está debilitando, pero por ahora, la hegemonía occidental sigue teniendo una influencia significativa en áreas como la alta tecnología y el comercio económico.

Mantener la cooperación con Occidente parece ser una “opción racional y pragmática”. ¿Se reducirá Rusia a nada más que un “gran Irán”, si queda completamente aislada de Occidente? He viajado muchas veces a Irán. Irán presenta un enorme potencial y ricos recursos. En los años 70, la economía iraní creció rápidamente. Sin embargo, tras ser sancionado por Occidente durante 40 años, el desarrollo de Irán se ha visto muy afectado. ¿Repetirá Rusia los errores de Irán?

Dugin: Me gustaría saber cuál es la definición de “occidental”. Occidente no es sólo sinónimo de desarrollo económico y tecnológico, Occidente representa un tipo de conciencia, que incluye la hegemonía, el racismo y la ontología, que puede extenderse al colonialismo y la unipolaridad. Esta es la esencia de Occidente. Rusia ha “declarado la guerra” a Occidente y se ha visto obligada a cortar la cooperación con él. Esperamos que al derrotar la hegemonía occidental, “Occidente” se convierta en una provincia del mundo, no en el centro del mundo. Para lograrlo, no sólo debemos elevarnos y “desoccidentalizarnos”, sino también marginar a Occidente. Rusia por sí sola no puede lograr este objetivo. Esperamos trabajar con otros países no occidentales del mundo para resistir la hegemonía occidental. Si nos unimos, podremos derrotarlos. Se trata de una guerra multipolar contra unipolar.

Wang Wen: Según su lógica, el mundo se divide gradualmente en dos polos, y comienza una nueva “Guerra Fría”. Usted señaló en su artículo que el mundo está al borde de una tercera guerra mundial.

China no quiere entrar en una nueva Guerra Fría; China prefiere desarrollarse en un entorno globalizado. Aunque China compite con Estados Unidos, sigue intentando encontrar un nuevo equilibrio entre las feroces contradicciones. Creo que India, Brasil y otros países del BRICS no quieren realmente iniciar una “nueva guerra fría” con Occidente, y todos son cautelosos y se guardan de una posible “tercera guerra mundial”.

Dugin: Ahora bien, la situación no está determinada unilateralmente por Rusia. En el SMO, hemos “cruzado el Rubicón” para enfrentarnos a Occidente. Rusia y Occidente pueden entenderse, pero ambos no pueden coexistir, tal y como determina la estructura geopolítica. Desde el punto de vista geopolítico, los demás países sólo tienen dos opciones: o bien ser controlados por un Estado de potencia marítima, o bien luchar por convertirse en un Estado de potencia terrestre, es decir, apoyar a Rusia para empujar el mundo hacia la multipolarización y convertirse en una región de un determinado centro.

La independencia de China se basa en el equilibrio. Desde esta perspectiva, si Rusia no puede frenar y equilibrar la hegemonía estadounidense, entonces China será víctima de un conflicto militar ofensivo con las potencias marítimas, aunque sólo desee la soberanía y la prosperidad. Ahora, la India, igualmente independiente, Brasil, Sudáfrica y el mundo islámico están tomando decisiones, pero el resultado de su elección depende de la fuerza en el otro extremo de la escala.

Para que la estrategia de globalización “win-win” representada por China se realice a la perfección, es necesario que haya una condición invisible, es decir, la resistencia del estado de potencia terrestre Rusia al estado de potencia marítima. Si Rusia pierde la operación militar especial y pierde su corazón, entonces India y China se enfrentarán a la misma situación que Rusia ahora y se convertirán en las próximas víctimas directas de la Guerra Fría e incluso del conflicto militar.

Occidente puede utilizar el estrecho de Taiwán y los militantes musulmanes como puntos de entrada para atacar a China. Occidente es una fuerza radical agresiva. Otros países pueden evitar el conflicto frontal únicamente porque Rusia sigue existiendo y porque está luchando. Otras naciones sólo tienen dos opciones: sobrevivir a la sombra del mundo occidental o luchar como Rusia. Este análisis geopolítico es muy importante.

Aunque los resultados del análisis no son del todo coherentes con la interpretación oficial china, creo que los estrategas del Partido Comunista Chino, como verdaderos maestros de la estrategia internacional, pueden comprender plenamente las conclusiones del análisis anterior y evitar que China caiga en la situación de Rusia.

Reconozco intensamente los grandes logros de China. Tanto para Rusia como para la India, Irán y los países árabes, China es la principal esperanza. Hay una disputa fronteriza entre China y la India, pero me gustaría recordar a la India que si la India y Occidente luchan juntos contra China, una vez que China y Rusia pierdan, Occidente se enfrentará a la India y la destruirá; de hecho, Soros ya se está preparando para hacerlo.

En resumen, no queremos enfrentarnos a Occidente, nos enfrentamos al “Occidente” que pretende gobernar el mundo pero que no ha jugado un buen papel. Lo que debemos procurar es la multipolaridad y no la unipolaridad.  Occidente quiere desmembrar a Rusia, nosotros somos el número uno en su lista, ustedes son los siguientes. Por supuesto, este es mi análisis, y no quiero imponerlo a los demás.

Wang Wen: En primer lugar, tenemos confianza en Rusia. Rusia no será derrotada por Occidente. Aunque la OTAN apoya plenamente a Ucrania, Rusia tiene una enorme ventaja en términos de profundidad estratégica y potencial de recursos.

Por supuesto, también estoy de acuerdo con usted en que si Rusia es derrotada por Occidente, China será el próximo objetivo de Occidente. En este sentido, China está preparada psicológicamente. La respuesta de China se basa en más de 2.000 años de sabiduría tradicional y en el compromiso de encontrar soluciones moderadas y diversas. En los últimos años, China ha obtenido buenos resultados en muchos “campos de batalla”, como las guerras comerciales, las guerras tecnológicas, las guerras de opinión pública, las guerras mediáticas y la cuestión del estrecho de Taiwán.

Lo que quiero discutir con ustedes es cómo tratar con Occidente de una manera más inteligente. Si la Tercera Guerra Mundial o una guerra nuclear de cierta envergadura realmente ocurre como usted predice, significaría la destrucción de toda la humanidad. En su opinión, ¿es posible emplear un conjunto diversificado de medidas para resolver el problema?

Dugin: La solución de hechos consumados es el SMO. No utilizamos otros enfoques más diversos, y no podríamos hacerlo de otro modo. La actual Operación Militar Especial es muy necesaria, y aunque la situación de guerra actual es mala, es mejor que una situación peor (como ser destruidos).

Estoy seguro de que el Partido Comunista Chino ha adoptado un buen modelo de toma de decisiones, tomando las mismas con cautela y prudencia, integrando los intereses nacionales con la globalización, y manteniendo una política independiente y conservadora.Al mismo tiempo que garantiza la democracia y la liberalización social y económica, China también mantiene el control absoluto del gobierno central sobre el país, asegurando que Occidente no pueda destruir al Partido Comunista Chino mediante métodos culturales e internet, y salvar al país del caos e incluso de la destrucción.

La situación en Rusia es todo lo contrario. Occidente está destruyendo el control absoluto del gobierno ruso, tratando de empujar al gobierno contra el pueblo. Con Yeltsin, el pueblo fue víctima de esta embestida occidental.

Putin está tratando de evitar y revertir esta situación y permitir que Rusia se salve a través de la reforma y la reconstrucción. En un momento dado intentó cambiar pacíficamente el legado del gobierno de Yeltsin (1931 – 2007), pero no lo consiguió debido a la obstrucción de algunas élites políticas. Estas élites políticas son traidores al país. Esta es la diferencia entre China y Rusia. La élite política china es la columna vertebral del país, pero a nosotros sólo nos queda el veneno de la época soviética. Tras el colapso de la Unión Soviética, estas élites políticas entraron en el gobierno ruso y no permitieron que el país se transformara y creciera por medios pacíficos. Esta es exactamente mi interpretación de las diferencias políticas entre China y Rusia.

No tenemos la posibilidad de cambiar o reorganizar pacíficamente a Rusia, y de lograr la reconciliación con Ucrania y Occidente por medios pacíficos. Putin es nuestra esperanza. Está del lado del pueblo y del lado de la historia. El SMO fue su forma de resistir, aunque no de la mejor manera. Ahora tenemos todas nuestras esperanzas puestas en el petróleo y el gas y estamos esperando que Occidente se derrumbe o se comprometa en cuestiones energéticas. Están tratando de salir de la crisis de escasez de energía, lo que también nos obliga a resolver el problema desde otras dimensiones. Para ello, deberíamos tomar a China como ejemplo a estudiar.

Wang Wen: Gracias por su interés en China. Como estudiosos, también pensamos en la situación de China todos los días y trabajamos para resolver los problemas internos. En mi opinión, los dilemas internacionales sólo pueden abordarse mejor sobre la base de la resolución de los problemas internos. Creo que también se ha dado cuenta de que el informe del XX Congreso Nacional del Partido Comunista de China plantea claramente la estrategia de desarrollo nacional a largo plazo de China para 2035 y 2050. Usted ya ha estado en China. Como filósofo político, basándose en su conocimiento de China, ¿cómo ve el futuro de este país? ¿Pueden alcanzarse los objetivos actuales de China según lo previsto?

Dugin: En primer lugar, me gusta mucho China y aprecio la gobernación de China por el Partido Comunista de China bajo el liderazgo del Secretario General Xi Jinping. El presidente Xi es un destacado líder de talla mundial. Su país ha hecho historia. Creo que los objetivos de China son pragmáticos. El XX Congreso Nacional del Partido Comunista de China que usted celebró es un ejemplo de éxito en la coordinación de los asuntos internos e internacionales. La Asamblea General dirige el país formulando planes. De hecho, ni la sociedad occidental ni Rusia comprenden suficientemente bien la estructura política y social de China.

En mi opinión, China está formada por el pueblo, el gobierno y otros elementos culturales como el socialismo con características chinas, la cultura confuciana, etc. Estos elementos culturales desempeñan un papel en la gobernanza del gobierno. Si el gobierno no consigue garantizar la seguridad cultural, la sociedad se desintegrará. Los análisis occidentales y rusos sobre China casi ignoran la parte especial de la cultura, que es en realidad un recurso importante para el pueblo chino.

En segundo lugar, China es muy particular a la hora de priorizar las cosas. China no intensificará los conflictos, sino que los moderará y resolverá a través de la experiencia de la construcción de la civilización. Esta cultura no procede totalmente del confucianismo, sino también del taoísmo. La cultura política occidental, incluida la rusa, es demasiado radical, demasiado obsesionada con el blanco y el negro absolutos, el bien y el mal. Para nosotros, el mal es el mal, y nunca cederemos ante el mal.

Wang Wen: Sí, la teoría del Yin y el Yang en la cultura china tiene su origen en otra escuela filosófica. Esperamos poder transformar entre lo negativo y lo positivo, el bien y el mal, lo bueno y lo malo. A los ojos de los chinos, lo bueno no es del todo bueno, y lo malo no es del todo malo. Hay una relación de apego y transformación entre ambas. Es complicado.

Dugin: Sí, China no promueve una política exterior de conflicto cultural. En otra cultura diferente a la china, hay límites claros entre el bien y el mal, lo bueno y lo malo, la luz y la oscuridad, y la cultura rusa contiene este gen. Desde el punto de vista de Rusia, el mundo es unipolar (hay un país con el poder global más fuerte, como Estados Unidos) o multipolar (Occidente, Rusia y China intentan alcanzar una situación en la que todos salgan ganando). Una estructura mundial multipolar es también algo a lo que China debe aspirar. China observa el mundo con su propia perspectiva y pensamientos, y otros países también observan a China con su propio pensamiento y visión del mundo. Esto va en ambas direcciones.

Algunos de estos pensamientos y perspectivas son anormales o incluso patológicos. El pensamiento y la visión del mundo chinos son sanos, pero el pensamiento y la visión del mundo occidentales no lo son tanto. Deberíamos intentar comprender estas formas de pensar patológicas, y no explicarlas con nuestro pensamiento intrínseco.

Wang Wen: Vamos a discutir el futuro de Rusia y China. Es probable que las tensiones en las relaciones de Rusia con Occidente continúen impulsando el calentamiento de las relaciones sino-rusas. En esta ocasión, he visitado más de 20 ciudades de Rusia, he hablado con muchos funcionarios locales y he discutido cómo fortalecer las relaciones entre los dos países a diferentes niveles, como el local, el civil, el de las élites, etc. China y Rusia tienen una percepción diferente de la otra a todos los niveles. Desde la perspectiva de alto nivel, la conciencia estratégica de la confianza y la cooperación entre China y Rusia es suficiente y firme; sin embargo, en los niveles no gubernamental y de élite, la gente tiene opiniones muy diversas sobre la cooperación sino-rusa, y algunas ideas no favorecen la cooperación bilateral. ¿Qué opina usted al respecto?

Dugin: En primer lugar, creo que las relaciones chino-rusas han mejorado mucho en ambos niveles. Nuestros dos países tienen ciertamente muchos problemas que superar, como las diferencias culturales entre ambas partes. Deberíamos dedicar más tiempo a comprender los atributos respectivos de China y Rusia, a entender el código de la civilización de cada uno, a abrir más el “diálogo de dos vías” y a profundizar la cooperación bilateral.

El entendimiento mutuo entre los líderes de los dos países ha sido “perfecto”, y la cooperación entre el presidente Xi y el presidente Putin es la piedra angular de China y Rusia, creando el futuro de las relaciones bilaterales. Pero también debemos prestar más atención a la institucionalización de las relaciones entre los dos países, presentar planes para mejorar la cooperación y el entendimiento mutuo en los niveles superior, medio y popular, y reajustar el sistema de cooperación en los niveles medio y popular.

En mi opinión, el futuro de la humanidad depende de la profunda cooperación entre China y Rusia. Más que nunca, necesitamos conocernos de forma efectiva. Ya somos dos polos en un mundo multipolar. Los pueblos de los dos países deben seguir luchando por el desarrollo de Rusia y China, para que la relación entre los dos países sea más armoniosa.

Wang Wen: Una plataforma importante para la cooperación sino-rusa es la conexión entre la Iniciativa de la Franja y la Ruta y la Unión Económica Europea. A los ojos de mucha gente, la teoría del Gran Eurasianismo que usted defendió durante muchos años ha ayudado a promover la cooperación sino-rusa, especialmente la integración económica euroasiática. Pero las cosas parecen estar cambiando. En los últimos años, ¿ha adquirido usted nuevos conocimientos en el estudio de la integración euroasiática? ¿Qué opina de la integración euroasiática y de la Iniciativa de la Franja y la Ruta?

Dugin: El contenido de la teoría del Gran Eurasianismo abarca el contenido de la Unión Económica Euroasiática y la Iniciativa de la Franja y la Ruta. China y Rusia tienen la capacidad de integrar armoniosamente dos grandes iniciativas para promover el desarrollo de Eurasia y así llevar a cabo la construcción del mundo. En el futuro, Eurasia debería incluir a Europa, India y muchos más países. Deberíamos ampliar nuestros horizontes para incluir a todos los países de todo el continente euroasiático. En cuanto a la aplicación concreta, deberíamos comprender mejor el significado de la “Franja y la Ruta” y los distintos papeles que debe desempeñar la “Unión Económica Euroasiática” de Rusia, y adaptar y aceptar estos papeles.

Debemos presentar a las élites chinas la verdadera teoría de la integración euroasiática, no la versión mal interpretada. En Rusia, algunos ven el eurasianismo como neocolonialismo, mientras que en China, otros lo ven como la versión rusa del imperialismo. Deberíamos encontrar varias formas de entendernos. La teoría de la Gran Eurasia incluye no sólo la cooperación económica entre Rusia y China, sino también la profunda cooperación entre India, el Sudeste Asiático y Asia Occidental. Debemos reflexionar y generalizar este concepto, potenciar el intercambio cultural, comprender su identidad, propósito y motivación.

Para lograr los objetivos anteriores, debemos tener un conocimiento más profundo de la cultura del otro y comprender realmente la consistencia interna del pragmatismo, el materialismo, el realismo y otras lógicas, lo que requiere que mantengamos un diálogo a nivel de la lingüística interlingüística. De lo contrario, es difícil que lleguemos a opiniones similares sobre una cosa.

Wang Wen: En la estrategia exterior de Rusia de los últimos años se puede ver la sombra de la teoría del “Gran Eurasianismo”. Por ello, en los últimos años se ha rumoreado que usted forma parte del personal del presidente Putin, o incluso que es “el cerebro de Putin”; algunos dicen que usted fue el puente entre el presidente Putin y el presidente Trump en esos años. ¿Cómo responde usted a esto?

Dugin: Apoyo mucho a Putin, nuestro espíritu es similar, pero no tengo ninguna otra relación con él.

Debo conocer al pueblo ruso y la historia rusa mejor que nadie aquí. Puede ser un poco humillante decir esto, pero tengo un profundo amor por el pueblo ruso y la historia rusa. Comprendo mejor que nadie la lógica que hay detrás, así como la actual estrategia exterior nacional que la gente puede acordar y apoyar.

Wang Wen: ¿Tiene algún consejo para los jóvenes, especialmente para los chinos?

Dugin: Para entender el mundo, primero hay que convertirse en un chino más auténtico. Si no te entiendes a ti mismo, no puedes entender a los demás. Si no tienes confianza y careces de tu propia identidad, es imposible entender la identidad de otros países y el futuro de la multipolaridad. Para entender el mundo, primero debes entenderte a ti mismo.

(Zhang Huimin张慧敏, de la Universidad de Moscú, y Feng Shide冯士德, de la Academia de Ciencias de Rusia, participaron en el diálogo e hicieron una revisión preliminar del contenido del mismo)

Editor responsable: Liu Xiaoyun 刘啸云

Traductor al inglés: Liviu Florea / Traductor del inglés: Aldo Mazzucchelli

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.