INFORME ESPECIAL / ANÁLISIS

Por Michael Hudson (*)

Peter Scott: Se une a nosotros ahora Michael Hudson, economista y autor de “Superimperialismo” y del recientemente publicado “Destino de la Civilización”. Bienvenido al programa, Michael.

Michael Hudson: Es bueno estar de vuelta.

PS: Supongamos que todos estos programas europeos, como el Programa REPOWER, entran en vigor, ¿cómo espera que sea la posición de la UE en el escenario después de eso?

MH: Bueno, la posición de la UE se verá reducida económicamente. Intentaba ser una potencia en la economía mundial, pero en el último mes el euro ha bajado constantemente frente al dólar y va camino de un dólar por euro. Eso se debe a que está teniendo que pagar muchas divisas por la energía, por los alimentos, por las armas. Se está encogiendo en términos de otras economías.

PS: ¿Cuál cree que será la posición de la UE en relación con potencias como China?

MH: Bueno, obviamente está en offside. En lugar de anteponer sus propios intereses, está anteponiendo los de Estados Unidos. Está actuando más como un satélite de Estados Unidos que tratando de conseguir su propio destino. Todo el plan de la UE hace 20 años era enriquecerse invirtiendo en Rusia, invirtiendo en China y un intercambio mutuo. Y ahora ha decidido dejar de hacerlo. Estados Unidos ha absorbido a Europa. La guerra en Ucrania es una guerra de EE.UU. principalmente para atraer a Europa a la órbita de EE.UU., impedir las transacciones europeas con Rusia o China. Así que Europa occidental se está quedando fuera, mientras que Rusia, China y Eurasia se van con el resto de Asia. Europa simplemente se va a quedar atrás. Está perdiendo sus mercados de exportación, está siendo exprimida y -como usted acaba de mencionar- ha aumentado la edad de jubilación porque está gastando su presupuesto en reponer las armas militares estadounidenses en lugar de invertir en la industria, como venía haciendo desde 1945.

PD: Efectivamente, usted ha escrito que Europa ha dejado de ser un Estado independiente. Casi ha mencionado que Estados Unidos quería cortar los lazos comerciales de la UE con Rusia y China. ¿Cómo ha llegado exactamente a esa conclusión y cree que este supuesto plan estadounidense está teniendo éxito?

MH: Bueno, simplemente he leído los discursos del presidente Biden y su equipo. Han dicho que China es el enemigo número uno de Estados Unidos. Si vas a llamar a un país tu enemigo existencial número uno, no vas a aumentar tu comercio y dependencia mutua con él. Y ya ha insistido en que sus aliados sancionen -es decir, boicoteen- los deportes rusos, no sólo el petróleo y la agricultura, sino el titanio, el helio y todas las demás exportaciones que Rusia ha estado realizando.

PS: Obviamente, como resultado de esta situación actual, desde hace muchos años, Rusia y China se están acercando diplomática y económicamente. ¿Cómo cree que evolucionará el cambio de poder mundial en los próximos 5 o 10 años?

MH: La guerra actual está dividiendo el mundo en dos partes. Va a haber una zona dólar de Estados Unidos, Europa y sus satélites. Y habrá una multipolaridad; habrá un grupo de Rusia, China juntos y básicamente harán su propuesta de una forma diferente de organizar los asuntos económicos mundiales a África, América Latina y otros países asiáticos. Y otros países asiáticos, América Latina y el sur global verán que pueden conseguir un mejor trato con Rusia y China que con Estados Unidos.

PS: En la otra cara de la moneda, se podría argumentar que la situación existente, el orden mundial, sólo se ha cimentado con esta guerra. Se ve a la OTAN más alineada que nunca, se ve a Europa más alineada que nunca. Ves a Finlandia y a Suecia al borde, quizás, de unirse a la OTAN. ¿Cuál sería su respuesta a esto, Michael?

MH: Esta integración de Europa en la esfera de Estados Unidos es como el nuevo Muro de Berlín. Ha aislado a Estados Unidos de todo el resto del mundo. Así que en lugar de una victoria para Estados Unidos, se ha autoaislado porque los estrategas estadounidenses se han dado cuenta de que están perdiendo la guerra económica con China, Rusia y todo el grupo de naciones emergentes. Todo lo que pueden hacer es aferrarse a Europa como su única fuente de ingresos para explotar de Europa lo que ya no puede obtener de ningún otro país.

PD: Además de ser una guerra sobre el terreno, se trata obviamente de una guerra económica. Usted mismo ha señalado que Nord Stream 2 (el gasoducto de Rusia a Alemania) fue una de las primeras víctimas de esta crisis. ¿Hasta qué punto estamos asistiendo a un conflicto internacional por los recursos energéticos? Evidentemente, la UE se está desprendiendo de la energía rusa, y Estados Unidos intenta llenar ese vacío hasta cierto punto con el GNL. Además, Rusia está vendiendo petróleo a India y China.

MH: Lo importante de la venta de petróleo ruso a la India es que se vende en rublos, ya no en dólares. Todo el comercio de petróleo está ahora desdolarizado. Será en rublos, en yuanes chinos y en otras monedas. Pero el dólar quedará fuera. Toda la idea de la diplomacia del dólar, de la libertad del dólar y del imperialismo monetario ha terminado. Todo el mundo pensaba que Rusia, China y otros países tardarían 10 años en romper. Sin embargo, los propios Estados Unidos se han desprendido de los demás países acaparando las reservas de divisas de Afganistán, Venezuela y ahora Rusia. Ya nadie se va a fiar de hacer transacciones petrolíferas, de comerciar y de invertir en dólares porque Estados Unidos puede simplemente agarrar el dinero que quiera de los países que no acepten entregar sus excedentes económicos a los inversores y comerciantes estadounidenses. Estados Unidos se ha aislado. Se ha disparado en el pie.

PD: Hablando de divisas, Rusia es actualmente el país más sancionado del mundo, pero el rublo se ha recuperado hasta niveles muy anteriores a la guerra. ¿En qué medida cree que las sanciones impuestas a Rusia por los países occidentales han tenido un impacto negativo en los países que las imponen?

MH: Ciertamente ha sido muy positivo para Rusia. Las primeras sanciones se impusieron a la agricultura rusa, como el queso de Lituania. Así que ahora Rusia produce su propio queso. Cuando sancionas a un país, le obligas a ser más autosuficiente en sus producciones. El presidente Putin ya ha dicho que ahora va a invertir en la sustitución de importaciones. Si ahora no puede comprar importaciones de Estados Unidos, creará fábricas en Rusia para producir ellos mismos. No hay ninguna razón por la que Rusia no pueda hacer esto y ser su propia potencia industrial. No necesita a Occidente. Pero Occidente sigue necesitando a Rusia. Usted mencionó que Europa prescinde del petróleo ruso y en su lugar obtiene gas natural licuado de Estados Unidos. Pero no tiene los puertos para importar ese gas natural. Tendrá que gastar 5.000 millones de dólares para construir puertos. Se necesitarán muchos años para ello. ¿Qué van a hacer Alemania y Europa en los próximos años? ¿Van a dejar que sus tuberías se congelen en sus casas? ¿Para que se rompan las tuberías y se inunden las casas? ¿Van a frenar las fábricas? Las empresas alemanas de fertilizantes ya han cerrado porque no pueden conseguir gas y van a pasar años hasta que puedan conseguirlo. Sin fertilizantes, ¿cómo van a conseguir los alemanes que sus rendimientos agrícolas sean sostenibles? Pues no lo serán. Así que Europa va a aumentar su déficit alimentario. Va a aumentar su déficit energético. Básicamente se está suicidando en nombre de los americanos. No sé cuánto tiempo podrá aguantar el sistema político de Europa con líderes que representan a Estados Unidos en lugar de sus propios intereses nacionales.

PD: Mientras la inflación y los precios al consumidor siguen subiendo en Estados Unidos, Joe Biden sostiene que todo es culpa de Rusia. Sin embargo, ¿parece que los contribuyentes estadounidenses se están creyendo esa historia?

MH: La prensa es muy parcial. Creo que mucha gente se está creyendo la historia porque Rusia no ha sido muy buena con las relaciones públicas aquí. La realidad es que, por ejemplo, en las exportaciones de alimentos ucranianos, Ucrania no puede exportar su grano porque la propia Ucrania ha minado el Mar Negro. Si tienes minas que van a bloquear los barcos en el Mar Negro, eso significa que las compañías de seguros no van a estar dispuestas a asegurar los barcos que transportan el grano. Todo esto se achaca a Rusia, pero Rusia no puso las minas allí, sino Ucrania. Pero ahora mismo hay tal odio racial hacia los rusos, que los americanos se lo creen todo y se culpa a los rusos de todo. Algo así ocurrió cuando estalló la Primera Guerra Mundial. Yo vivo en Forest Hills, en Nueva York, y las familias alemanas de aquí tuvieron que cambiarse el nombre -de un nombre alemán- y hacerse pasar por suecas o por otra cosa. Familias como la de Donald Trump tuvieron que hacerse pasar por suecas y no por alemanas. Había una familia tan antialemana. Luego, los japoneses fueron internados en campos en la Segunda Guerra Mundial.

PD: La incautación de activos económicos rusos -cientos de miles de millones de dólares- en Occidente se ha convertido en un precedente ciertamente controvertido. Moscú lo ha calificado de robo. ¿Qué tipo de impacto ha tenido esta situación en la economía estadounidense y en el propio dólar, como moneda de reserva mundial?

MH: No ha tenido ningún impacto en la economía estadounidense como tal. Si Rusia pierde los 300.000 millones de dólares robados, será una gran victoria para Rusia. Eso es porque lo que Estados Unidos ha dicho es que los ahorros de ningún país en Estados Unidos están a salvo. Cualquier país que denomine su comercio en dólares estadounidenses, cualquier país que invierta en Estados Unidos, si no hace que su gobierno siga los dictados estadounidenses, entonces podemos simplemente tomar su dinero -como tomamos el dinero de Rusia, el dinero de Afganistán, el dinero de Venezuela. Así que el acto contra Rusia ha sido esencialmente la destrucción por parte de Estados Unidos de la fe extranjera en la economía estadounidense y la seguridad del gobierno de Estados Unidos. Durante los últimos 75 años, el dólar estadounidense y las Letras del Tesoro de EE.UU., prestadas al gobierno de EE.UU., los bonos, han sido la inversión más segura del mundo. Ahora son la inversión más arriesgada. Así que lo que esto significa es que la economía estadounidense se ha desacoplado de la economía asiática, de la latinoamericana y de la africana. Los americanos se han desacoplado y sin embargo América no es autosuficiente. Depende de países extranjeros, especialmente de China y otros países asiáticos, para sus exportaciones industriales y depende de Rusia para gran parte de su helio, titanio, iridio, paladio… todas estas exportaciones que ya no va a conseguir. Así que Estados Unidos ha cometido básicamente un suicidio comercial y económico. Rusia parece haber perdido los 300.000 millones de dólares, pero, por otro lado, ahora consigue compensarse a sí misma con todas las inversiones extranjeras que hay en Rusia, que está recogiendo, y su posición en los asuntos mundiales como economía de confianza ha subido mucho, mucho, en relación con Estados Unidos.

P.D.: Rusia, China e India son algunos de los países que ahora reclaman un nuevo orden mundial multipolar, sin una fuerte dependencia de Estados Unidos y sus aliados. ¿Le parece un escenario realista?

MH: Bueno, la crisis va a llegar este verano. Ahora que los precios del petróleo y de los alimentos y las tarifas de transporte suben mucho, América Latina, África y gran parte de Asia van a tener un tremendo déficit en su balanza de pagos. Estos déficits de la balanza comercial para el petróleo, los alimentos y el transporte marítimo van a ir de la mano de enormes deudas extranjeras denominadas en dólares para los tenedores de bonos extranjeros y los bancos extranjeros. Algo va a ceder. En este punto, Rusia, China y sus aliados pueden decir: “Podemos crear instituciones paralelas en el mundo. Podemos crear nuestro Fondo Monetario Internacional para darles crédito. Podemos crear nuestro propio Banco Mundial para promover desarrollos reales y positivos y no la dependencia de los exportadores de Estados Unidos”. Así que la política de Estados Unidos ha llevado a otros países a la órbita euroasiática de China, Rusia, Irán se unirá, India se unirá, Indonesia. Todos estos países tendrán ahora algo que no tenían antes: tienen su propia masa crítica. Pueden tratar entre ellos y ser autosuficientes. Ya no necesitan el dólar. Eso es lo que diferencia a la actualidad de los años 70, cuando los países del tercer mundo y las naciones no alineadas intentaron crear un nuevo orden económico internacional, pero no pudieron. No tenían suficiente margen en sus economías. Ahora tienen suficiente margen para no necesitar a Estados Unidos. El resto del mundo se alejará de la zona del dólar, dejando sólo a Europa como parte de la economía de Estados Unidos, con gran sacrificio de su propio nivel de vida.

PS: ¿Qué países cree que están ganando más con la actual agitación política y económica?

MH: No sé si se puede decir que ganen. Yo diría que Rusia y China serán los grandes ganadores. Rusia ya lo es porque las sanciones estadounidenses contra Rusia han obligado a este país a hacer algo que podría haber hecho hace medio siglo. Ha obligado a Rusia a crear su propia industria de bienes de consumo, su propio despegue industrial. Ahora Rusia puede construir sus propias plantas, equipos y fábricas y contratar su propia mano de obra para producir lo que antes compraba a Europa. Así que ya no necesitará a Europa. Europa ha perdido el mercado ruso. Sin el mercado ruso, no veo dónde puede crecer Europa, porque Estados Unidos no deja entrar los productos europeos. Estados Unidos es proteccionista. Europa será exprimida y al final acabará desplazándose a las órbitas rusa y china, pero harán falta años de sufrimiento antes de que eso ocurra.

PD: Se habla mucho de la unidad de Occidente, pero está claro que tiene un precio económico. ¿El dolor hará que los países sigan a Hungría y a Serbia y digan “basta ya, hemos terminado con esto”?

MH: La unidad occidental es una unidad unidireccional. La unidad occidental es Estados Unidos diciéndole a otros países: “Hagan lo que les decimos”. Si otros países no hacen lo que Estados Unidos les dice, son tratados como el enemigo. Como se ha tratado a Hungría como un enemigo. Se habla de cómo castigar a Hungría. Los estadounidenses no tienen idea de cómo ofrecer algo para atraer a otros países. Todo lo que Estados Unidos puede hacer es: “Podemos bombardearos si no hacéis lo que decimos. No tenemos nada positivo que ofreceros. No tenemos opciones comerciales que ofrecerles. No tenemos ninguna inversión que ofreceros que no os quite los ingresos. Todo lo que podemos hacer es bombardearos y amenazaros y sancionaros y tratar de perjudicaros”. Esa es la única manera en que Estados Unidos y ahora Europa pueden relacionarse con el resto del mundo. Es una relación envenenada. Es una forma que garantiza el alejamiento del resto del mundo.

PS: Mirando hacia un tiempo después de la guerra. ¿Cómo cree que será la relación entre Estados Unidos y Rusia, o entre la UE y Rusia?

MH: Permanentemente hostil durante 20 años, hasta que Europa se derrumbe y hasta que Estados Unidos entre en una larga depresión. No hay acercamiento. No habrá acercamiento porque la economía industrial de Estados Unidos sólo puede fabricar armas militares. Lo único que Estados Unidos puede ofrecer a otros países son bombarderos y armas militares y armamento. Nada para elevar el nivel de vida. La situación de Estados Unidos será de creciente hostilidad hacia el resto del mundo. La gran amenaza es que se diga: “Bueno, vamos a volar el mundo”. La gente que está a cargo de la política de Estados Unidos piensa así, han estado pensando así durante 20 años. He trabajado con esta gente antes y realmente están dispuestos a volar el mundo si no pueden convertir el otro mundo en dependencias. Eso es un verdadero peligro para el resto del mundo y lo obliga a retirarse de la órbita estadounidense. Creo que fue Henry Kissinger quien dijo: “Ser enemigo de Estados Unidos puede ser peligroso, pero ser amigo es fatal”. Pues bien, el amigo de Estados Unidos que realmente está en peligro es Europa. A los enemigos les va a ir bien porque al menos son amigos entre sí.

(*) Michael Hudson es un economista estadounidense, profesor de Economía en la Universidad de Missouri-Kansas City e investigador del Instituto de Economía Levy del Bard College, antiguo analista de Wall Street, consultor político, comentarista y periodista.

Compartir