* El NYT admite ahora que el portátil de Biden -falsamente llamado “desinformación rusa”- es auténtico

CONTRARRELATO

Los medios de comunicación que difundieron esta mentira de ex funcionarios de la CIA nunca se retractaron de sus falsedades preelectorales, utilizadas por las grandes tecnológicas para censurar la información sobre el candidato favorito.

Por Glenn Greenwald

Una de las campañas de desinformación más exitosas de la historia electoral moderna de Estados Unidos ocurrió en las semanas previas a las elecciones presidenciales de 2020. El 14 de octubre de 2020 -menos de tres semanas antes de que los estadounidenses fueran a votar- el periódico más antiguo del país, The New York Post, comenzó a publicar una serie de informes sobre los negocios del favorito demócrata Joe Biden y su hijo, Hunter, en países en los que Biden, como vicepresidente, ejercía una influencia considerable (incluyendo Ucrania y China) y que volvería a ejercer si fuera elegido presidente.

La reacción contra este reportaje fue inmediata e intensa, lo que llevó a la supresión de la historia por parte de los medios de comunicación corporativos estadounidenses y a la censura de la historia por parte de los principales monopolios de Silicon Valley. La campaña de desinformación contra este reportaje fue dirigida por la portavoz casi oficial de la CIA, Natasha Bertrand (entonces de Politico, ahora con CNN), cuyo artículo del 19 de octubre apareció bajo este titular: “La historia de Hunter Biden es desinformación rusa, dicen docenas de ex funcionarios de inteligencia“.

Más de 50 ex oficiales superiores de Inteligencia han firmado una carta subrayando su creencia de que la reciente revelación de emails supuestamente pertenecientes a Hunter Biden, en la foto, “tiene todas las marcas clásicas de una operación de información rusa”.
Natasha Bertrand, Politico, 19 octubre 2020

Estos “ex funcionarios de inteligencia” no dijeron realmente que la “historia de Hunter Biden es desinformación rusa”. De hecho, en su carta destacaban lo contrario: es decir, que no tenían ninguna prueba que sugiriera que los correos electrónicos fueran falsificados o que Rusia tuviera algo que ver con ellos, sino que, en cambio, simplemente habían intuido esta “sospecha” basada en su experiencia:

Queremos enfatizar que no sabemos si los correos electrónicos, proporcionados al New York Post por el abogado personal del presidente Trump, Rudy Giuliani, son genuinos o no y que no tenemos pruebas de la participación rusa – sólo que nuestra experiencia nos hace sospechar profundamente que el gobierno ruso jugó un papel importante en este caso.

Pero unos medios de comunicación que estaban abrumadoramente desesperados por asegurar la derrota de Trump no tenían tiempo para hechos o detalles molestos como lo que estos ex funcionarios realmente dijeron o si era de hecho cierto. Tenían unas elecciones que manipular. Como resultado, que estos correos electrónicos eran “desinformación rusa” -lo que significa que eran falsos y que Rusia los fabricó- se convirtió en un artículo de fe entre la justificadamente despreciada clase de empleados de los medios de comunicación de Estados Unidos.

Muy pocos incluyeron siquiera la advertencia crucial que los propios funcionarios de inteligencia subrayaron: a saber, que no tenían ninguna prueba para corroborar esta afirmación. En cambio, como señalé en septiembre pasado, “prácticamente todos los medios de comunicación -CNN, NBC News, PBS, Huffington Post,The Intercept, y demasiados otros para contarlos– comenzaron a ignorar por completo la sustancia del informe y en su lugar difundieron la mentira una y otra vez de que estos documentos eran el subproducto de la desinformación rusa”. El Huffington Post incluso publicó un anuncio de campaña de Joe Biden que hay que ver para creer, disfrazado de “reportaje”, que difundía esta mentira de que los correos electrónicos eran “desinformación rusa.”

Esta campaña de desinformación sobre los correos electrónicos de Biden fue utilizada por las grandes tecnológicas para justificar la censura bruta de cualquier información o debate sobre esta historia: fácilmente el caso más grave de censura preelectoral en la historia política moderna de Estados Unidos. Twitter bloqueó la cuenta de Twitter del New York Post durante casi dos semanas debido a su negativa a obedecer las órdenes de Twitter de eliminar cualquier referencia a su información. La red social también bloqueó cualquier referencia al reportaje por parte de todos los usuarios; a los usuarios de Twitter se les prohibió incluso enlazar a la historia en los chats privados entre ellos. Facebook, a través de su portavoz, Andy Stone, un agente del DNC de toda la vida, anunció que suprimiría algorítmicamente el debate sobre el reportaje para asegurarse de que no se difundiera, a la espera de una “comprobación de hechos por parte de los socios de comprobación de hechos de Facebook” que, no hace falta decirlo, nunca llegó, precisamente porque el archivo era indiscutiblemente auténtico.

La autenticidad del archivo, como documenté en un informe de vídeo de septiembre, estaba clara desde el principio. De hecho, como describí en ese informe, aposté mi carrera a su autenticidad cuando exigí que The Intercept publicara mi análisis de estas revelaciones, y luego renuncié cuando sus editores vehementemente anti-Trump censuraron cualquier discusión de esos correos electrónicos precisamente porque era indiscutible que el archivo era auténtico (el reportero de The Intercept, ex New York Times, James Risen, recibió luz verde de estos mismos editores para difundir y respaldar la mentira de la CIA, ya que insistió en que el portátil debía ser ignorado porque “un grupo de ex funcionarios de inteligencia emitió una carta diciendo que la historia del portátil de Giuliani tiene las marcas clásicas de la desinformación rusa. “) Sabía que el archivo era real porque todas las métricas periodísticas relevantes que uno evalúa para verificar grandes archivos de este tipo -incluyendo el archivo Snowden y el archivo de Brasil que utilicé para informar sobre una serie de exposiciones de investigación- no dejaban ninguna duda de que era genuino (eso incluye la verificación documentada de terceros que fueron incluidos en las cadenas de correos electrónicos y que demostraron que los correos electrónicos que tenían en su poder coincidían con los del archivo palabra por palabra).

Cualquier duda residual sobre la autenticidad del archivo Biden -y no debería haber ninguna- se desvaneció cuando un periodista de Politico, Ben Schreckinger, publicó el pasado septiembre un libro titulado The Bidens: Inside the First Family’s Fifty-Year Rise to Power, en el que su nuevo reportaje demostraba que los correos electrónicos clave en los que se basó el New York Post eran totalmente auténticos. Entre otras cosas, Schreckinger entrevistó a varias personas incluidas en las cadenas de correos electrónicos que le confirmaron que los correos electrónicos en su poder coincidían con los del archivo del Post palabra por palabra. También obtuvo documentos del gobierno sueco que eran idénticos a los documentos clave del archivo. Su propio medio de comunicación, Politico, fue uno de los pocos que incluso reconoció su libro. Aunque ignoraron el hecho de que fueron los primeros en difundir la mentira de que los correos electrónicos eran “desinformación rusa”, los editores de Politico -bajo el titular “Doble problema para Biden”- admitieron que el libro “muestra pruebas de que parte del supuesto material del portátil de Hunter Biden es genuino, incluyendo dos correos electrónicos en el centro de la controversia del pasado octubre“.

Las revelaciones vitales del libro de Schreckinger fueron ignoradas casi por completo por los mismos medios corporativos que publicaron las mentiras de la CIA, ahora desmentidas. Se limitaron a fingir que no había sucedido. Enfrentarse a ello les habría obligado a reconocer un hecho bastante devastador para la credibilidad que les queda: a saber, que todos ellos ratificaron y difundieron una campaña coordinada de desinformación para elegir a Joe Biden y derrotar a Donald Trump. Con la fuerza de los números, y sabiendo que sólo hablan para y por los liberales, que son felices si mienten para ayudar a los demócratas, todos ellos se unieron en un voto implícito de silencio y simplemente ignoraron la nueva prueba del libro de Schreckinger de que, en los días previos a las elecciones de 2020, todos ellos avalaron una campaña de desinformación.

Ahora será mucho más difícil evitar enfrentarse a la realidad de lo que hicieron, aunque es muy probable que sigan haciéndolo. Esta mañana, The New York Times ha publicado un artículo sobre la amplia investigación criminal que está llevando a cabo el FBI sobre los negocios internacionales y las actividades fiscales de Hunter Biden. Antes de las elecciones, el Times, para su crédito, fue uno de los pocos que aplicó el escepticismo a la mentira de la CIA antes de las elecciones, señalando el 22 de octubre que “no ha surgido ninguna prueba concreta de que el portátil contenga desinformación rusa.” Debido a que las actividades de Hunter Biden, ahora bajo investigación del FBI, están directamente relacionadas con los correos electrónicos revelados por primera vez por The Post, los reporteros necesitaban basarse en el archivo del portátil para ampliar e informar su reportaje. Eso, a su vez, requería que The New York Times verificara la autenticidad de este portátil y sus orígenes – exactamente lo que, según sus reporteros, hicieron con éxito: 

Personas familiarizadas con la investigación dijeron que los fiscales habían examinado los correos electrónicos entre el Sr. Biden, el Sr. Archer y otros sobre Burisma y otras actividades comerciales en el extranjero. Esos correos electrónicos fueron obtenidos por The New York Times a partir de un caché de archivos que parece provenir de un ordenador portátil abandonado por el Sr. Biden en un taller de reparación de Delaware. El correo electrónico y otros de la caché fueron autentificados por personas familiarizadas con ellos y con la investigación

La autenticidad de los correos electrónicos estaba clara desde el principio. Cualquier duda quedó disipada con la publicación del libro de Schreckinger hace seis meses. Ahora el propio Paper of Record afirma explícitamente no sólo que los correos electrónicos “fueron autentificados“, sino también que la historia original de The Post sobre cómo obtuvieron estos materiales -que “provienen de un ordenador portátil abandonado por el señor Biden en un taller de reparación de Delaware“- “parece” ser cierta.

Lo que esto significa es que, en los días cruciales que preceden a las elecciones presidenciales de 2020, la mayoría de los medios corporativos difundieron una mentira absoluta sobre la información de The New York Post con el fin de engañar y manipular al electorado estadounidense. Significa que los monopolios de Big Tech, junto con Twitter, censuraron esta historia basándose en una mentira de “la comunidad de inteligencia”. Significa que la promesa de Facebook de su agente del DNC de que suprimiría el debate sobre la información para realizar una “comprobación de hechos” de estos documentos fue un fraude, porque si se hubiera realizado una honesta, habría demostrado que el decreto de censura de Facebook se basaba en una mentira. Significa que a millones de estadounidenses se les negó la posibilidad de informarse sobre el candidato que lideraba todas las encuestas para convertirse en el próximo presidente, y en cambio se les sometió a un aluvión de mentiras sobre la procedencia (lo hizo Rusia) y la autenticidad (¡desinformación!) de estos documentos.

Las objeciones a la publicación de todo esto hoy son tristemente predecibles. Informar sobre Hunter Biden es irrelevante, ya que él mismo no era un candidato (lo que hacía relevante el informe era lo que revelaba sobre la participación de Joe Biden en estos acuerdos). Dada la guerra en Ucrania, ahora no es el momento de hablar de todo esto (a pesar de que se suelen ignorar, siempre hay guerras horribles que se libran aunque las víctimas no sean tan simpáticas como los ucranianos europeos y los perpetradores sean los Buenos de la película y no los Malos). La verdadera razón por la que la mayoría de los liberales y sus aliados mediáticos no quieren oír nada de esto es porque creen que los medios que utilizaron (mentir deliberadamente al público con la desinformación de la CIA) están justificados por sus nobles fines (derrotar a Trump).

Sea lo que sea, tanto la campaña de desinformación de la CIA y los medios de comunicación en las semanas previas a las elecciones de 2020 como el régimen resultante de censura bruta impuesto por las grandes tecnológicas tienen una importancia histórica. Los demócratas y sus nuevos aliados en el ala del establishment del Partido Republicano pueden estar más emocionados por la guerra en Ucrania que por la subversión de sus propias elecciones por parte de la impía trinidad de la comunidad de inteligencia, la prensa corporativa y las Big Tech. Pero la admisión de hoy por parte de The New York Times de que este archivo y los correos electrónicos que contiene eran reales todo el tiempo demuestra que las instituciones más poderosas del país perpetraron un gigantesco fraude. Lo que importa mucho más que el nivel de interés de las distintas facciones partidistas son las verdades fundamentales sobre la democracia estadounidense que revela este espectáculo de mal gusto.

Publicado originalmente aquí

Compartir