FOLLETÍN > ENTREGA 33

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley 

Desarme, 1919-1935

El fracaso en la consecución de un sistema viable de seguridad colectiva en el periodo 1919-1931 impidió la consecución de cualquier sistema de desarme general en el mismo periodo. Obviamente, los países que se sienten inseguros no van a desarmarse. Este punto, por muy obvio que sea, se les escapó a los países de habla inglesa, y los esfuerzos de desarme de todo el período 1919-1935 se vieron debilitados por la incapacidad de estos países para ver este punto y su insistencia en que el desarme debe preceder a la seguridad en lugar de seguirla. Así, los esfuerzos de desarme, aunque continuaron en este periodo (de acuerdo con la promesa hecha a los alemanes en 1919), se vieron estancados por los desacuerdos entre los “pacifistas” y los “realistas” sobre cuestiones de procedimiento. Los “pacifistas”, entre los que se encontraban los países de habla inglesa, sostenían que los armamentos causan guerras e inseguridad y que la forma adecuada de desarmarse es simplemente desarmarse. Abogaban por un enfoque “directo” o “técnico” del problema, y creían que los armamentos podían medirse y reducirse mediante un acuerdo internacional directo. Los “realistas”, en cambio, entre los que se encontraban la mayoría de los países de Europa, encabezados por Francia y la Pequeña Entente, sostenían que los armamentos están causados por la guerra y el miedo a la guerra y que la forma adecuada de desarmarse es dar seguridad a las naciones. Abogaban por un enfoque “indirecto” o “político” del problema, y creían que una vez conseguida la seguridad el desarme no presentaría ningún problema.

Las razones de esta diferencia de opinión se encuentran en el hecho de que las naciones que defendían el método directo, como Gran Bretaña, Estados Unidos y Japón, ya tenían seguridad y podían proceder directamente al problema del desarme, mientras que las naciones que se sentían inseguras estaban obligadas a buscar la seguridad antes de comprometerse a reducir los armamentos que tenían. Dado que las naciones con seguridad eran todas potencias navales, el uso del método directo resultó bastante eficaz en lo que respecta al desarme naval, mientras que el fracaso en la obtención de seguridad para los que carecían de ella hizo que la mayoría de los esfuerzos internacionales para el desarme en tierra o en el aire fueran relativamente inútiles.

La historia del desarme naval está marcada por cuatro episodios en el periodo de entreguerras: (1) la Conferencia de Washington de 1922; (2) la frustrada Conferencia de Ginebra de 1927; (3) la Conferencia de Londres de 1930; y (4) la Conferencia de Londres de 1936.

La Conferencia de Washington fue la conferencia de desarme más exitosa del periodo de entreguerras porque en ese momento confluyeron tal variedad de cuestiones que fue posible negociar con éxito. Gran Bretaña deseaba (1) evitar una carrera naval con Estados Unidos debido a la carga financiera, (2) deshacerse de la alianza anglo-japonesa de 1902, que ya no era necesaria en vista del colapso de Alemania y Rusia, y (3) reducir la amenaza naval japonesa en el Pacífico sudoccidental. Estados Unidos deseaba (1) sacar a Japón de Asia Oriental y restablecer la “puerta abierta” en China, (2) impedir que los japoneses fortificaran las islas con mandato alemán que se extendían a través de las comunicaciones estadounidenses desde Hawái hasta las Filipinas, y (3) reducir la amenaza naval japonesa en las Filipinas. Japón quería (1) salir de Siberia oriental sin parecer que se retiraba, (2) impedir que Estados Unidos fortificara la isla de Wake y Guam, sus dos bases en la ruta de Pearl Harbor a Manila, y (3) reducir el poder naval estadounidense en el extremo occidental del Pacífico. Al negociar uno de estos objetivos por otro, las tres potencias pudieron obtener sus deseos, aunque esto sólo fue posible gracias a la buena voluntad entre Gran Bretaña y Estados Unidos y, sobre todo, porque en aquella época, antes del uso de los buques cisterna y de las técnicas actuales de abastecimiento de una flota en el mar, el alcance de cualquier flota de combate estaba limitado por la posición de sus bases (a las que tenía que volver para abastecerse a intervalos relativamente cortos).

Probablemente la clave de todo el acuerdo residía en las posiciones relativas de las armadas británica y estadounidense. A finales de 1918, Estados Unidos tenía en su línea de combate 16 buques capitales con 168 cañones de 12 a 14 pulgadas; Gran Bretaña tenía 42 buques capitales con 376 cañones de 12 a 15 pulgadas, pero los programas de construcción de las dos potencias habrían dado a Estados Unidos una práctica igualdad para 1926. Para evitar una carrera naval que hubiera imposibilitado a Gran Bretaña equilibrar su presupuesto o volver al patrón oro de la preguerra, este país dio a Estados Unidos la igualdad en buques capitales (con 15 cada uno), mientras que a Japón se le dio un 60% más (o 9 buques capitales). Esta pequeña flota japonesa, sin embargo, proporcionó a los japoneses la supremacía naval en sus aguas interiores, debido al acuerdo de no construir nuevas fortificaciones o bases navales a distancia de ataque de Japón. La misma proporción de 10-10-6 de buques capitales se aplicó también a los portaaviones. Francia e Italia se incorporaron a los acuerdos concediéndoles un tercio del tonelaje de las dos mayores potencias navales en estas dos categorías de buques. Las dos categorías en sí estaban estrictamente definidas y, por tanto, limitadas. Los buques capitales eran buques de combate de 10.000 a 35.000 toneladas de desplazamiento con cañones de no más de 16 pulgadas, mientras que los portaaviones debían limitarse a 27.000 toneladas cada uno con cañones de no más de 6 pulgadas. Las cinco grandes potencias navales debían disponer de buques capitales y portaaviones de la siguiente manera:

PaísPropor-
ción
Toneladas de buques de capitalNº de buques de capitalToneladas de portadores de capital
EE.UU.5525.00015135.000
Gran Bretaña5525.00015135.000
Japón3315.000981.000
Francia1.67175.000No fijo60.000
Italia1.67175.000No fijo60.000

Estos límites debían alcanzarse en 1931. Esto requería que 76 buques de capital, construidos o proyectados, fueran desechados para esa fecha. De ellos, Estados Unidos desechó 15 construidos y 13 en construcción, es decir, 28; el Imperio Británico desechó 20 construidos y 4 en construcción, es decir, 24; y Japón desechó 10 construidos y 14 en construcción, es decir, 24. Las zonas en las que se prohibieron las nuevas fortificaciones en el Pacífico incluían (a) todas las posesiones de los Estados Unidos al oeste de Hawái, (b) todas las posesiones británicas al este de los 110° de longitud este, excepto Canadá, Nueva Zelanda y Australia con sus territorios, y (c) todas las posesiones japonesas excepto las “islas interiores” de Japón.

Entre los seis tratados y las trece resoluciones que se adoptaron en Washington durante las seis semanas que duró la conferencia (de noviembre de 1921 a febrero de 1922), figuraban un Tratado de las Nueve Potencias para mantener la integridad de China, un acuerdo entre China y Japón sobre Shantung, otro entre Estados Unidos y Japón sobre las islas del Pacífico bajo mandato, y un acuerdo sobre las aduanas chinas. Como consecuencia de los mismos, se puso fin al Tratado Anglo-Japonés de 1902 y Japón evacuó el este de Siberia.

Los esfuerzos por limitar otras categorías de buques en Washington fracasaron por culpa de Francia. Este país había aceptado la igualdad con Italia en materia de buques de capital sólo en el entendimiento de que no se limitaría su posesión de buques menores. Francia argumentó que necesitaba una armada más grande que la italiana porque tenía un imperio mundial (mientras que Italia no) y requería la protección de sus costas interiores tanto en el Atlántico como en el Mediterráneo) (mientras que Italia podía concentrar su armada en el Mediterráneo). Las mismas objeciones llevaron a estas dos potencias a rechazar la invitación estadounidense a la Conferencia de Desarme de Ginebra de 1927.

La Conferencia de Ginebra de 1927 trató de limitar otras categorías de buques más allá de las capitales y los portaaviones. Fracasó debido a una violenta disputa entre Gran Bretaña y Estados Unidos sobre los cruceros. Estados Unidos, con pocas bases en alta mar y una armada de “alta mar”, quería cruceros “pesados” de unas 10.000 toneladas cada uno, con cañones de 8 pulgadas. Los británicos, con muchas bases navales dispersas, querían muchos cruceros “livianos” de 7.500 toneladas cada uno con cañones de 6 pulgadas, y estaban deseosos de limitar los cruceros “pesados” para aumentar la importancia naval de su millón de toneladas de buques mercantes rápidos (que podían ser armados con cañones de 6 pulgadas en caso de emergencia). Estados Unidos aceptó la división británica de los cruceros en dos clases, pero pidió la limitación de ambos de acuerdo con las proporciones de Washington y con el menor tonelaje máximo posible. Gran Bretaña quería limitar sólo los cruceros “pesados”, y fijó sus propias necesidades “absolutas” de cruceros en 70 buques con un total de 562.000 toneladas, es decir, el doble del total sugerido por los estadounidenses. Los británicos argumentaron que sus necesidades de cruceros no tenían nada que ver con el tamaño relativo de la flota de cruceros estadounidense, sino que dependían de valores “absolutos” como el tamaño de la tierra y las millas de rutas marítimas que debían patrullarse. En este punto, Winston Churchill se mostró inflexible y consiguió obligar al principal delegado británico en la Conferencia de Ginebra (Lord Robert Cecil, que quería llegar a un acuerdo) a dimitir del Gabinete.

La conferencia se disolvió en un ambiente recriminatorio, para gran alegría de los grupos de presión de las empresas de construcción naval y las sociedades “patrióticas”. Éstos habían acosado a los delegados durante toda la conferencia. Tres empresas americanas de construcción naval se arriesgaron a perder contratos por valor de casi 54 millones de dólares si la conferencia hubiera sido un éxito, y no dudaron en gastar parte de esa suma para asegurarse de que no fuera un éxito. Más tarde fueron demandados por más dinero por su principal cabildero en la conferencia, el Sr. William B. Shearer. Como consecuencia de la conferencia, Gran Bretaña firmó un acuerdo secreto con Francia por el cual Francia se comprometía a apoyar a Gran Bretaña contra los Estados Unidos en el tema de los cruceros y otras cuestiones, y Gran Bretaña se comprometía a apoyar a Francia para evitar la limitación de las reservas de infantería entrenada en la próxima Conferencia Mundial de Desarme. Este acuerdo, firmado en julio de 1928, fue revelado por empleados pro-estadounidenses del Ministerio de Asuntos Exteriores francés a William Randolph Hearst y publicado en sus periódicos a los dos meses de su firma. Francia deportó de inmediato al reportero de Hearst en París, deportó al propio Hearst en su siguiente visita a Francia en 1930 y publicó el texto del acuerdo con Gran Bretaña (octubre de 1928).

La Conferencia Naval de Londres de 1930 consiguió alcanzar el acuerdo que no se había logrado en Ginebra. La publicidad sobre las actividades de Shearer y sobre el acuerdo anglo-francés, así como la llegada de la depresión mundial y el advenimiento de un gobierno laborista más pacifista en Londres, contribuyeron a este éxito. Se definieron y limitaron los cruceros, destructores y submarinos para las tres mayores potencias navales, y se establecieron ciertas limitaciones adicionales en las categorías fijadas en Washington. Los acuerdos fueron los siguientes (en toneladas):

TipoEE.UU.Gran BretañaJapón
Cruceros pesados con cañones de más de 6,1 pulgadas180.000146.800108.400
Cruceros livianos con cañones de menos de 6,1 pulgadas143.500192.200100.450
Destructores150.000150.000105.500
Submarinos52.70052.70052.700

Esto permitía a Estados Unidos tener 18 cruceros pesados, a Gran Bretaña 15 y a Japón 12, mientras que en cruceros livianos las tres cifras permitirían unos 25, 35 y 18. Los destructores estaban limitados a 1.850 toneladas cada uno con cañones de 5,1 pulgadas, y los submarinos a 2.000 toneladas cada uno con cañones de 5,1 pulgadas. Este acuerdo mantuvo la flota japonesa donde estaba, obligó a Gran Bretaña a reducirla y permitió a Estados Unidos construir (excepto en lo que respecta a los submarinos). Este resultado sólo podría haber sido posible, probablemente, en un momento en que Japón se encontraba en una situación de restricción financiera y Gran Bretaña estaba bajo un gobierno laborista.

Este tratado dejó sin resolver la rivalidad en el Mediterráneo entre Italia y Francia. Mussolini exigía que Italia tuviera igualdad naval con Francia, aunque sus apuros financieros hacían necesario limitar la armada italiana. La pretensión de igualdad sobre una base tan pequeña no podía ser aceptada por Francia, ya que tenía dos costas marítimas, un imperio mundial y los nuevos “acorazados de bolsillo” de 10.000 toneladas de Alemania. Las demandas italianas eran puramente teóricas, ya que ambas potencias, por motivos de economía, estaban bajo los límites del tratado y no hacían ningún esfuerzo por ponerse al día. Francia estaba dispuesta a conceder la igualdad italiana en el Mediterráneo sólo si conseguía algún tipo de apoyo británico contra la marina alemana en el Mar del Norte o si conseguía un acuerdo general de no agresión en el Mediterráneo. Esto fue rechazado por Gran Bretaña. Sin embargo, Gran Bretaña consiguió un acuerdo naval franco-italiano como complemento del acuerdo de Londres (marzo de 1931). Por este acuerdo Italia aceptó una fuerza total de 428.000 toneladas, mientras que Francia tenía una fuerza de 585.000 toneladas, siendo la flota francesa menos moderna que la italiana. Este acuerdo se rompió, en el último momento, debido a la unión aduanera austro-alemana y a la consignación de Alemania para un segundo acorazado de bolsillo (marzo de 1931). La ruptura no tuvo efectos negativos, ya que ambas partes siguieron actuando como si estuviera en vigor.

La Conferencia Naval de Londres de 1936 no tuvo ninguna importancia. En 1931 la invasión japonesa de Manchuria violó el Tratado de las Nueve Potencias del Pacífico de 1922. En 1933 Estados Unidos, que había quedado muy por debajo del nivel previsto en el acuerdo de Washington de 1922, autorizó la construcción de 132 buques para que su armada alcanzara el nivel del tratado en 1942. En 1934 Mussolini decidió abandonar la política financiera ortodoxa y anunció un programa de construcción para que la flota italiana alcanzara el nivel del tratado en 1939. Esta decisión se justificó por la reciente decisión francesa de construir dos cruceros de batalla para hacer frente a los tres acorazados de bolsillo alemanes.

Todas estas acciones estaban dentro de las limitaciones de los tratados. Sin embargo, en diciembre de 1934, Japón anunció su negativa a renovar los tratados existentes cuando expiraran en 1936. La Conferencia Naval convocada para esa fecha se reunió en un ambiente muy desfavorable. El 18 de junio de 1935, Gran Bretaña había firmado un acuerdo bilateral con Hitler que permitía a Alemania construir una armada de hasta el 35% de la fuerza naval británica en cada clase y hasta el 100% en submarinos. Esto supuso un terrible golpe para Francia, que se vio limitada al 33 por ciento de la Armada británica en buques capitales y portaaviones y tuvo que distribuir esta flota menor en dos costas (para hacer frente tanto a Italia como a Alemania) así como en todo el mundo (para proteger el imperio colonial francés). Este golpe a Francia fue probablemente la respuesta británica a la alianza francesa con la Unión Soviética (2 de mayo de 1935), ya que el aumento de la amenaza alemana en la costa noroeste francesa pretendía disuadir a Francia de cumplir la alianza con la Unión Soviética, si Alemania atacaba hacia el este. De este modo, Francia volvió a depender de Gran Bretaña. Alemania aprovechó esta situación para lanzar veintiún submarinos en octubre de 1935 y dos acorazados en 1936.

En estas condiciones, la Conferencia Naval de Londres de 1936 no consiguió nada importante. Japón e Italia se negaron a firmar. Como resultado, los tres firmantes pronto se vieron obligados a utilizar las diversas cláusulas de escape diseñadas para hacer frente a cualquier construcción extensiva por parte de las potencias no firmantes. El tamaño máximo de los buques capitales se elevó a 45.000 toneladas en 1938, y se renunció a todo el tratado en 1939.

El éxito obtenido en el desarme naval, por muy limitado que fuera, fue mucho mayor que el obtenido respecto a otros tipos de armamento, ya que éstos requerían que se incluyera en las negociaciones a naciones que se sentían políticamente inseguras. Ya hemos indicado la controversia entre los partidarios del “método directo” y los del “método indirecto” en el desarme. Esta distinción era tan importante que la historia del desarme de las fuerzas terrestres y aéreas puede dividirse en cuatro períodos: (a) un periodo de acción directa, 1919-1922; (b) un periodo de acción indirecta, 1922-1926; (c) un nuevo periodo de acción directa, 1926-1934; y (d) un periodo de rearme, 1934-1939.

El primer periodo de acción directa se basó en la creencia de que las victorias de 1918 y los consiguientes tratados de paz proporcionaban seguridad a las Potencias vencedoras. En consecuencia, la tarea de alcanzar un acuerdo de desarme se encomendó a un grupo puramente técnico, la Comisión Consultiva Permanente de Desarme de la Liga de Naciones. Este grupo, formado exclusivamente por oficiales de los distintos servicios armados, no pudo llegar a un acuerdo sobre ninguna cuestión importante: no pudo encontrar ningún método para medir los armamentos, ni siquiera para definirlos; no pudo distinguir los armamentos reales de los potenciales ni los defensivos de los ofensivos. Dio respuestas a algunas de estas cuestiones, pero no obtuvieron el asentimiento general. Por ejemplo, decidió que los fusiles en posesión de las tropas eran material de guerra y también lo eran la madera o el acero susceptibles de ser utilizados para fabricar dichos fusiles, pero los fusiles ya fabricados y almacenados no eran material de guerra sino “objetos inofensivos de paz”.

Como consecuencia del fracaso de la Comisión Consultiva Permanente, la Asamblea de la Liga creó una Comisión Mixta Temporal en la que sólo seis de los veintiocho miembros eran oficiales de los servicios armados. Este órgano atacó el problema del desarme por el método indirecto, tratando de lograr la seguridad antes de pedir a nadie que se desarme. De esta comisión surgieron el Proyecto de Tratado de Garantía Mutua (1922) y el Protocolo de Ginebra (1924). Ambos fueron, como hemos dicho, vetados por Gran Bretaña, por lo que nunca se llegó a las partes de las negociaciones relativas al desarme. Sin embargo, la consecución de los Pactos de Locarno proporcionó, en opinión de muchos, la seguridad necesaria para permitir la vuelta al método directo. En consecuencia, en 1926 se creó una Comisión Preparatoria de la Conferencia Mundial de Desarme para elaborar un proyecto de acuerdo que se completaría en una Conferencia Mundial de Desarme reunida en Ginebra en 1932.

La Comisión Preparatoria contaba con delegados de todos los países importantes del mundo, incluidas las potencias derrotadas y los principales países no miembros de la Liga. Celebró seis sesiones a lo largo de tres años y elaboró tres proyectos. En general, se encontró con las mismas dificultades que la Comisión Consultiva Permanente. Este último grupo, que actuaba como subcomité de la Comisión Preparatoria, consumió 3.750.000 hojas de papel en menos de seis meses, pero no pudo encontrar respuestas a las mismas cuestiones que le habían desconcertado anteriormente. Los principales problemas surgieron de las disputas políticas, principalmente entre Gran Bretaña y Francia. Estos dos países elaboraron borradores separados que divergían en casi todos los puntos. Los franceses querían que se contabilizara el potencial bélico pero querían que se excluyeran de la limitación las reservas de hombres entrenados; los británicos querían que se excluyera el potencial bélico pero querían que se contabilizaran las reservas entrenadas; los franceses querían que una comisión permanente supervisara el cumplimiento de cualquier acuerdo, mientras que los angloamericanos se negaban a toda supervisión. Finalmente se preparó un borrador incluyendo todas las divergencias en columnas paralelas.

La Comisión Preparatoria perdió más de una sesión completa en denunciar las sugerencias de desarme de Litvinoff, el representante soviético. Su primer proyecto, que preveía el desarme inmediato y completo de todos los países, fue denunciado por todos. Un proyecto sustitutivo, que establecía que los Estados más armados se desarmarían en un 50 por ciento, los menos armados en un 33 por ciento, los ligeramente armados en un 25 por ciento, y los “desarmados” en un cero por ciento, con todos los tanques, aviones, gas y artillería pesada completamente prohibidos, fue también rechazado sin discusión, y el presidente de la comisión suplicó a Litvinoff que mostrara un “espíritu más constructivo” en el futuro. Tras un impresionante despliegue de dicho espíritu constructivo por parte de otros países, se redactó un Proyecto de Convención que fue aceptado por una votación que sólo encontró la negativa de Alemania y la Unión Soviética (diciembre de 1930).

La Conferencia Mundial de Desarme que examinó este proyecto estuvo en preparación durante seis años (1926-1932) y se reunió durante tres años (de febrero de 1932 a abril de 1935), pero no consiguió nada notable en materia de desarme. Contó con el apoyo de una tremenda ola de opinión pública, pero la actitud de los distintos gobiernos era cada vez menos favorable. Los japoneses ya estaban atacando China; los franceses y los alemanes estaban sumidos en una violenta controversia, los primeros insistiendo en la seguridad y los segundos en la igualdad de armas; y la depresión mundial se agravaba cada vez más, y varios gobiernos llegaron a creer que sólo una política de gasto público (incluido el gasto en armas) podría proporcionar el poder adquisitivo necesario para la reactivación económica. Una vez más, el deseo francés de crear una fuerza policial internacional fue rechazado, aunque apoyado por diecisiete estados; el deseo británico de prohibir ciertos armamentos “agresivos” (como el gas, los submarinos y los aviones de bombardeo) fue rechazado por los franceses, aunque aceptado por treinta estados (incluyendo la Unión Soviética e Italia).

La discusión de estos temas se hizo cada vez más difícil por las crecientes exigencias de los alemanes. Cuando Hitler llegó al poder en enero de 1933, exigió la igualdad inmediata con Francia, al menos en materia de armas “defensivas”. Esto fue rechazado, y Alemania abandonó la conferencia.

Aunque Gran Bretaña intentó, durante un tiempo, actuar como intermediario entre Alemania y la Conferencia de Desarme, no se consiguió nada, y la conferencia acabó dispersándose. Francia no haría ninguna concesión en materia de armamento a menos que obtuviera una mayor seguridad, y esto se demostró imposible cuando Gran Bretaña, el 3 de febrero de 1933 (sólo cuatro días después de la llegada de Hitler al poder), se negó públicamente a asumir ningún compromiso con Francia más allá de la pertenencia a la Liga y a los Pactos de Locarno. En vista de las ambigüedades verbales de estos documentos y del hecho de que Alemania se retiró tanto de la Liga como de la Conferencia de Desarme en octubre de 1933, éstos ofrecían poca seguridad a Francia. El presupuesto alemán, dado a conocer en marzo de 1934, mostraba una consignación de 210 millones de marcos para la fuerza aérea (que estaba totalmente prohibida por Versalles) y un aumento de 345 a 574 millones de marcos en la consignación para el ejército. La mayoría de los delegados quiso desviar la atención de la Conferencia de Desarme de las cuestiones de desarme a las de seguridad, pero esto fue bloqueado por un grupo de siete Estados liderados por Gran Bretaña. El desarme dejó de ser una cuestión práctica después de 1934, y la atención debería haberse trasladado a las cuestiones de seguridad. Por desgracia, la opinión pública, especialmente en los países democráticos, siguió siendo favorable al desarme e incluso al pacifismo, en Gran Bretaña al menos hasta 1938 y en Estados Unidos hasta 1940. Esto dio a los países agresores, como Japón, Italia y Alemania, una ventaja desproporcionada con respecto a su fuerza real. Los esfuerzos de rearme de Italia y Alemania no fueron en absoluto grandes, y las agresiones exitosas de estos países después de 1934 fueron el resultado de la falta de voluntad más que de la falta de fuerza de los estados democráticos.

El fracaso total de los esfuerzos de desarme de 1919-1935 y el sentimiento angloamericano de que estos esfuerzos les perjudicaron más tarde en sus conflictos con Hitler y Japón se han combinado para que la mayoría de la gente se impaciente con la historia del desarme. Parece un tema lejano y equivocado. Puede que lo sea; sin embargo, tiene profundas lecciones hoy en día, especialmente sobre las relaciones entre los aspectos militares, económicos, políticos y psicológicos de nuestras vidas. Hoy está perfectamente claro que los franceses y sus aliados (especialmente Checoslovaquia) tenían razón al insistir en que la seguridad debe preceder al desarme y que los acuerdos de desarme deben cumplirse mediante inspecciones y no por “buena fe”. Que Francia tenía razón en estas cuestiones, así como en su insistencia en que las fuerzas de la agresión seguían vivas en Alemania, aunque estuvieran bajas, es algo que ahora todos admiten y que está respaldado por todas las pruebas. Además, los angloamericanos adoptaron el énfasis francés en la prioridad de la seguridad y la necesidad de la inspección en sus propias discusiones sobre el desarme con la Unión Soviética a principios de los años 60. La idea francesa de que las cuestiones políticas (incluidas las militares) son más fundamentales que las consideraciones económicas también se acepta ahora, incluso en Estados Unidos, que se opuso a ella con mayor vigor en los años 20 y principios de los 93. El hecho de que los Estados seguros hayan podido cometer errores como estos en ese período anterior revela mucho sobre la naturaleza del pensamiento humano, especialmente su proclividad a considerar que las necesidades no son importantes cuando están presentes (como el oxígeno, los alimentos o la seguridad), pero a no pensar en nada más cuando faltan.

Estrechamente relacionado con todo esto, y otro ejemplo de la ceguera de los expertos (incluso en sus propias áreas), es la desastrosa influencia que las consideraciones económicas, y especialmente financieras, jugaron en la seguridad, sobre todo en el rearme, en el Largo Armisticio de 1919-1939. Esto tenía un doble aspecto. Por un lado, se dio prioridad a los presupuestos equilibrados frente a los armamentos; por otro lado, una vez que se reconoció que la seguridad estaba en grave peligro, las consideraciones financieras se subordinaron despiadadamente al rearme, dando lugar a un auge económico que demostró claramente lo que se podría haber conseguido antes si las consideraciones financieras se hubieran subordinado antes a las necesidades económicas y sociales del mundo; esta acción habría proporcionado prosperidad y un aumento del nivel de vida que podría haber hecho innecesario el rearme.

Compartir