FOLLETÍN > ENTREGA 34

Tragedy & Hope. A History of the World in Our Time. 1966. The MacMillan Company, New York; Collier MacMillan Limited, London. [Traducción de A. Mazzucchelli].

Carroll Quigley 

VII FINANZAS, POLÍTICA COMERCIAL Y ACTIVIDAD EMPRESARIAL, 1897-1947

  • Reflación e inflación, 1897-1925;
  • El período de estabilización, 1922-1930
  • El período de deflación, 1927-1936
  • Reflación e inflación, 1933-1947

Reflación e inflación, 1897-1925

Ya hemos visto que en el período 1919-1929 se hicieron valientes esfuerzos para construir un orden político internacional muy diferente del que había existido en el siglo XIX. Sobre la base del antiguo orden de la soberanía y del derecho internacional, los hombres intentaron, sin plena convicción, construir un nuevo orden internacional de seguridad colectiva. Hemos visto que este esfuerzo fue un fracaso. Las causas de este fracaso se encuentran, en cierta medida, en el hecho de que estos estadistas habían construido el nuevo orden de una manera nada perfecta, con una comprensión inadecuada, planes inadecuados, materiales pobres y herramientas defectuosas. Pero el fracaso puede atribuirse en mayor medida al hecho de que la estructura política resultante estaba expuesta a la tensión de una tormenta económica que pocos habían previsto. La seguridad colectiva fue destruida por la depresión económica mundial más que por cualquier otra causa. La depresión económica hizo posible el ascenso al poder de Hitler, y esto hizo posible las agresiones de Italia y Japón e hizo que Gran Bretaña adoptara la política de apaciguamiento. Por estas razones, es imprescindible comprender realmente la historia económica de la Europa del siglo XX para entender los acontecimientos del periodo. Esta comprensión requiere un estudio de la historia de las finanzas, el comercio y la actividad empresarial, de la organización industrial y de la agricultura. En este capítulo se estudiarán las tres primeras desde principios del siglo XX hasta el establecimiento de la economía pluralista hacia 1947.

El conjunto de este medio siglo puede dividirse en seis subdivisiones, como sigue:
1. Reflación, 1897-1914
2. Inflación, 1914-1925
3. Estabilización, 1922-1930
4. Deflación, 1927-1936
5. Reflación, 1933-1939
6. Inflación, 1939-1947

Estos periodos tienen fechas diferentes en distintos países, y por tanto se solapan si tomamos los periodos más amplios para incluir a todos los países importantes. Pero a pesar de la diferencia de fechas, estos periodos ocurrieron en casi todos los países y en el mismo orden. También hay que señalar que estos periodos fueron interrumpidos por movimientos secundarios fortuitos. De estos movimientos secundarios, los principales fueron la depresión de 1921-1922 y la recesión de 1937-1938, ambos periodos de deflación y descenso de la actividad económica.

Los precios habían estado subiendo lentamente desde aproximadamente 1897 debido al aumento de la producción de oro de Sudáfrica y Alaska, aliviando así las condiciones de depresión y la angustia agrícola que habían prevalecido, en beneficio de los capitalistas financieros, desde 1873. El estallido de la guerra en 1914 mostró a estos capitalistas financieros en su peor momento, estrechos de miras, ignorantes y egoístas, mientras proclamaban, como siempre, su total devoción al bien social. En general, estaban de acuerdo en que la guerra no podía durar más de seis o diez meses debido a los “recursos financieros limitados” de los beligerantes (con lo que se referían a las reservas de oro). Esta idea revela la incomprensión fundamental de la naturaleza y el papel del dinero por parte de las mismas personas que se consideraban expertas en la materia. Las guerras, como los acontecimientos han demostrado desde entonces, no se libran con oro, ni siquiera con dinero, sino mediante la organización adecuada de los recursos reales.

Las actitudes de los banqueros se revelaron más claramente en Inglaterra, donde cada movimiento estaba dictado por los esfuerzos para proteger su propia posición y beneficiarse de ella, más que por consideraciones de movilización económica para la guerra o el bienestar del pueblo británico. El estallido de la guerra, el 4 de agosto de 1914, encontró al sistema bancario británico insolvente en el sentido de que sus fondos, creados por el sistema bancario con fines de lucro y alquilados al sistema económico para permitirle operar, no podían ser cubiertos por el volumen existente de reservas de oro o por garantías que pudieran ser liquidadas rápidamente. En consecuencia, los banqueros idearon secretamente un esquema por el cual sus obligaciones podrían ser cubiertas por dinero fiduciario (los llamados Bonos del Tesoro), pero, tan pronto como esa crisis terminó, entonces insistieron en que el gobierno debía pagar la guerra sin recurrir al dinero fiduciario (que siempre fue condenado por los banqueros como inmoral), sino por medio de impuestos y de préstamos a altas tasas de interés de los banqueros. La decisión de utilizar billetes del Tesoro para cumplir con las obligaciones de los banqueros fue tomada ya el sábado 25 de julio de 1914 por Sir John Bradbury (más tarde Lord Bradbury) y Sir Frederick Atterbury en la casa de este último. Los primeros billetes del Tesoro salieron de las prensas de Waterlow and Sons el martes siguiente, 28 de julio, en un momento en que la mayoría de los políticos creían que Gran Bretaña se mantendría fuera de la guerra. El habitual día festivo de principios de agosto se amplió a tres días, durante los cuales se anunció que los billetes del Tesoro, en lugar del oro, se utilizarían para los pagos bancarios. El tipo de descuento se elevó en el Banco de Inglaterra del 3 por ciento al 10 por ciento para evitar la inflación, cifra que se tomó simplemente porque la regla tradicional del banco establecía que un tipo de interés bancario del 10 por ciento sacaría el oro de la propia tierra, y los pagos en oro sólo debían suspenderse cuando un tipo del 10 por ciento fallara.

Al estallar la guerra, la mayoría de los países beligerantes suspendieron los pagos en oro y, en mayor o menor medida, aceptaron el consejo de sus banqueros de que la forma adecuada de pagar la guerra era mediante una combinación de préstamos bancarios con impuestos sobre el consumo. El periodo en el que, según los expertos, la guerra debía cesar debido a la limitación de los recursos financieros acabó pasando, y la lucha continuó con más vigor que nunca. Los gobiernos la pagaron de varias maneras: con impuestos, con dinero fiduciario, con préstamos de los bancos (que crearon crédito para ello) y con préstamos del pueblo vendiéndole bonos de guerra. Cada uno de estos métodos de recaudación de dinero tuvo un efecto diferente sobre las dos principales consecuencias financieras de la guerra. Éstas fueron la inflación y la deuda pública. Los efectos de las cuatro formas de recaudar dinero sobre estos dos aspectos pueden verse en la siguiente tabla:
a. Los impuestos no producen inflación ni deuda.
b. El dinero fíat da inflación y no da deuda.
c. El crédito bancario da inflación y deuda.
d. La venta de bonos no da inflación pero da deuda.

De esta tabla se desprende que la mejor manera de pagar la guerra sería mediante impuestos, y la peor, mediante créditos bancarios. Sin embargo, los impuestos suficientes para pagar una guerra importante tendrían un efecto deflacionario tan severo sobre los precios que la producción económica no aumentaría lo suficiente o lo suficientemente rápido. Cualquier aumento rápido de la producción se ve espoleado por una pequeña cantidad de inflación que proporciona el impulso de unos beneficios inusuales al sistema económico. El aumento de la deuda pública, por otra parte, aportó poco valor al esfuerzo de movilización económica.

Desde este punto de vista, no es fácil decir qué método de financiación de una guerra es el mejor. Probablemente lo mejor sea una combinación de los cuatro métodos mezclados de tal manera que al final haya un mínimo de deuda y no más inflación que la necesaria para obtener una movilización económica completa y rápida. Esto implicaría probablemente una combinación de dinero fiduciario e impuestos con considerables ventas de bonos a particulares, variando la combinación en las diferentes etapas del esfuerzo de movilización.

En el período 1914-1918, los diversos beligerantes utilizaron una mezcla de estos cuatro métodos, pero fue una mezcla dictada por la conveniencia y las falsas teorías, de modo que al final de la guerra todos los países se encontraron con deudas públicas e inflación en cantidades que no se justificaban en absoluto por el grado de movilización económica que se había logrado. La situación empeoró por el hecho de que en todos los países los precios siguieron subiendo, y en la mayoría de los países las deudas públicas siguieron aumentando mucho después del armisticio de 1918.

Las causas de la inflación de la guerra se encuentran tanto en la esfera financiera como en la económica. En la esfera financiera, el gasto público añadía enormes cantidades de dinero a la comunidad financiera, en gran parte para producir bienes que nunca se pondrían a la venta. En la esfera económica, la situación era diferente en los países que estaban más movilizados que en los que sólo lo estaban parcialmente. En los primeros, la riqueza real se redujo por el desvío de recursos económicos de la fabricación de dicha riqueza a la fabricación de bienes para su destrucción. En los otros, la cantidad total de riqueza real puede no haberse reducido seriamente (ya que gran parte de los recursos utilizados en la fabricación de bienes para la destrucción procedían de recursos previamente no utilizados, como minas ociosas, fábricas ociosas, hombres ociosos, etc.), pero el aumento de la oferta monetaria que compite por las cantidades limitadas de riqueza real dio lugar a subidas drásticas de los precios.

Mientras los precios en la mayoría de los países subían entre un 200 y un 300 por ciento y las deudas públicas aumentaban en un 1.000 por ciento, los dirigentes financieros trataban de mantener la pretensión de que el dinero de cada país era tan valioso como lo había sido siempre y que en cuanto terminara la guerra se restablecería la situación existente en 1914. Por esta razón, no abandonaron abiertamente el patrón oro. En cambio, suspendieron ciertos atributos del patrón oro y enfatizaron los otros atributos que intentaron mantener. En la mayoría de los países se suspendieron los pagos en oro y la exportación de oro, pero se hizo todo lo posible por mantener las reservas de oro hasta un porcentaje respetable de billetes, y se controlaron los intercambios para mantenerlos lo más cerca posible de la paridad. Estos atributos se lograron en algunos casos con métodos engañosos. En Gran Bretaña, por ejemplo, la reserva de oro frente a los billetes descendió del 52 por ciento al 18 por ciento en el mes de julio-agosto de 1914; entonces se disimuló la situación, en parte trasladando los activos de los bancos locales al Banco de Inglaterra y utilizándolos como reservas de ambos, en parte emitiendo un nuevo tipo de billetes (llamados Currency Notes) que no tenían ninguna reserva real y poco respaldo en oro. En los Estados Unidos, el porcentaje de reservas exigido por la ley en los bancos comerciales se redujo en 1914, y los requisitos de reserva tanto para los billetes como para los depósitos se redujeron en junio de 1917; se estableció un nuevo sistema de “bancos depositarios” que no exigía reservas contra los depósitos del gobierno creados en ellos a cambio de bonos del gobierno. Tales esfuerzos se hicieron en todos los países, pero en todas partes la relación entre las reservas de oro y los billetes se redujo drásticamente durante la guerra: en Francia del 60 al 11 por ciento; en Alemania del 59 al 10 por ciento; en Rusia del 98 al 2 por ciento; en Italia del 60 al 13 por ciento; en Gran Bretaña del 52 al 32 por ciento.

La inflación y el aumento de la deuda pública continuaron después de la guerra. Las causas eran complicadas y variaban de un país a otro. En general, (1) las regulaciones de fijación de precios y de racionamiento se terminaron demasiado pronto, antes de que la producción de bienes en tiempos de paz se hubiera elevado a un nivel lo suficientemente alto como para absorber el poder adquisitivo acumulado en las manos de los consumidores por sus esfuerzos en la producción de guerra; así, la lentitud de la reconversión de la producción de guerra a la de paz causó una escasez de oferta en un momento de alta demanda; (2) los intercambios de los Aliados, que habían sido controlados durante la guerra, se desanclaron en marzo de 1919 y cayeron inmediatamente a niveles que revelaban el gran desequilibrio de precios entre los países; (3) el poder adquisitivo retenido durante la guerra entró repentinamente en el mercado; (4) se produjo una expansión del crédito bancario debido al optimismo de la posguerra; (5) los presupuestos quedaron desequilibrados debido a las necesidades de reconstrucción (como en Francia o Bélgica), las reparaciones (como en Alemania), los gastos de desmovilización (como en Estados Unidos, Italia, etc.); y (6) la producción de bienes en tiempos de paz se vio interrumpida por revoluciones (como en Hungría, Rusia, etc.) o por huelgas (como en Estados Unidos, Italia, Francia, etc.).

Desgraciadamente, esta inflación de posguerra, que podría haber hecho mucho bien (al aumentar la producción de riqueza real), se desperdició (al aumentar los precios de los bienes existentes) y tuvo resultados perversos (al destruir las acumulaciones de capital y los ahorros, y trastocar las líneas de la clase económica). Este fracaso fue causado por el hecho de que la inflación, aunque no deseada en todas partes, no fue controlada porque pocas personas en posiciones de poder tuvieron el valor de tomar las medidas necesarias para frenarla. En los países derrotados y revolucionarios (Rusia, Polonia, Hungría, Austria y Alemania), la inflación llegó tan lejos que las antiguas unidades monetarias perdieron su valor y dejaron de existir. En un segundo grupo de países (como Francia, Bélgica e Italia), el valor de la unidad monetaria se redujo tanto que se convirtió en una cosa diferente, aunque se siguió utilizando el mismo nombre. En un tercer grupo de países (Gran Bretaña, Estados Unidos y Japón), la situación se mantuvo bajo control.

En lo que respecta a Europa, la intensidad de la inflación aumenta a medida que se avanza geográficamente de oeste a este. De los tres grupos de países mencionados, el segundo (inflación moderada) fue el más afortunado. En el primer grupo (inflación extrema), la inflación acabó con todas las deudas públicas, todos los ahorros y todos los créditos sobre la riqueza, ya que la unidad monetaria perdió su valor. En el grupo de inflación moderada, la carga de la deuda pública se redujo, y las deudas y los ahorros privados se redujeron en la misma proporción. En Estados Unidos y Gran Bretaña, el esfuerzo para luchar contra la inflación adoptó la forma de un movimiento deliberado hacia la deflación. Esto preservó el ahorro pero aumentó la carga de la deuda pública y provocó una depresión económica.

El periodo de estabilización, 1922-1930

Tan pronto como terminó la guerra, los gobiernos empezaron a centrar su atención en el problema de la restauración del sistema financiero de preguerra. Como se creía que el elemento esencial de ese sistema era el patrón oro con sus intercambios estables, este movimiento se llamó “estabilización”. Debido a su afán por restaurar la situación financiera de la preguerra, los “expertos” cerraron los ojos ante los tremendos cambios que había provocado la guerra. Estos cambios eran tan grandes en la producción, en el comercio y en los hábitos financieros que cualquier esfuerzo por restaurar las condiciones de la preguerra o incluso estabilizarse en el patrón oro era imposible y desaconsejable. En lugar de buscar un sistema financiero adaptado al nuevo mundo económico y comercial que había surgido de la guerra, los expertos trataron de ignorar este mundo, y establecieron un sistema financiero que se parecía, superficialmente, lo más posible al sistema de preguerra. Sin embargo, este sistema no era el de antes de la guerra. Tampoco estaba adaptado a las nuevas condiciones económicas. Cuando los expertos empezaron a tener vagos atisbos de este último hecho, no empezaron a modificar sus objetivos, sino que insistieron en los mismos objetivos, y lanzaron conjuros y exhortaciones contra las condiciones existentes que hacían imposible la consecución de sus objetivos.

Estos cambios en las condiciones económicas no podían controlarse ni exorcizarse con conjuros. Básicamente no eran resultados de la guerra en absoluto, sino resultados normales del desarrollo económico del mundo en el siglo XIX. Todo lo que la guerra había hecho era acelerar el ritmo de este desarrollo. Los cambios económicos que en 1925 dificultaron el restablecimiento del sistema financiero de 1914 ya eran perceptibles en 1890 y claramente evidentes en 1910.

El elemento principal de estos cambios fue el declive de Gran Bretaña. Lo que había ocurrido era que la Revolución Industrial se estaba extendiendo más allá de Gran Bretaña a Europa y Estados Unidos y, en 1910, a Sudamérica y Asia. Como resultado, estas zonas se volvieron menos dependientes de Gran Bretaña para los productos manufacturados, menos deseosas de venderle sus materias primas y productos alimenticios, y se convirtieron en sus competidores tanto en la venta como en la compra de aquellas zonas coloniales a las que el industrialismo aún no se había extendido. En 1914, la supremacía de Gran Bretaña como centro financiero, como mercado comercial, como acreedor y como cargador mercantil estaba siendo amenazada. Una amenaza menos obvia surgió de los cambios a largo plazo en la demanda: cambios de los productos de la industria pesada a los productos de ramas de producción más especializadas (como los productos químicos), de los cereales a las frutas y los productos lácteos, del algodón y la lana a la seda y el rayón, del cuero al caucho, etc. Estos cambios plantearon a Gran Bretaña una elección fundamental: ceder su supremacía en el mundo o reformar su sistema industrial y comercial para hacer frente a las nuevas condiciones. Esto último era difícil porque Gran Bretaña había permitido que su sistema industrial se volviera desigual bajo la influencia del libre comercio y la división internacional del trabajo. Más de la mitad de las personas empleadas en Gran Bretaña se dedicaban a la fabricación de textiles y metales ferrosos. Los textiles representaban más de un tercio de sus exportaciones, y los textiles, junto con el hierro y el acero, más de la mitad. Al mismo tiempo, las nuevas naciones industriales (Alemania, Estados Unidos y Japón) crecían rápidamente con sistemas industriales mejor adaptados a la tendencia de la época; y éstas también estaban recortando profundamente la supremacía de Gran Bretaña en la marina mercante.

En esta etapa crítica del desarrollo de Gran Bretaña, se produjo la Guerra Mundial. Esto tuvo un doble resultado en lo que respecta a este tema. Obligó a Gran Bretaña a posponer indefinidamente cualquier reforma de su sistema industrial para ajustarlo a las tendencias más modernas; y aceleró el desarrollo de estas tendencias de modo que lo que podría haber ocurrido en veinte años se hizo en cambio en cinco. En el período 1910-1920, la flota mercante británica disminuyó un 6% en número de buques, mientras que la de Estados Unidos aumentó un 57%, la de Japón un 130% y la de Holanda un 58%. Su posición como mayor acreedor del mundo se perdió en favor de los Estados Unidos, y una gran cantidad de buenos créditos extranjeros fue sustituida por una cantidad menor de riesgos más pobres. Además, se convirtió en deudora de Estados Unidos por valor de más de 4.000 millones de dólares. El cambio en las posiciones de los dos países puede resumirse brevemente. La guerra hizo que la posición de Estados Unidos respecto al resto del mundo pasara de ser la de un deudor que debía unos 3.000 millones de dólares a la de un acreedor que debía 4.000 millones. Esto no incluye las deudas intergubernamentales de unos 10.000 millones de dólares que se le deben a Estados Unidos como resultado de la guerra. Al mismo tiempo, la posición de Gran Bretaña pasó de ser un acreedor que debía unos 18.000 millones de dólares a un acreedor que debía unos 13.500 millones de dólares. Además, Gran Bretaña debía unos 8.000 millones de dólares en concepto de deudas de guerra de sus aliados y una suma desconocida en concepto de reparaciones de Alemania, y debía a Estados Unidos deudas de guerra por valor de más de 4.000 millones de dólares. La mayoría de estas deudas de guerra y reparaciones se redujeron drásticamente después de 1920, pero el resultado neto para Gran Bretaña fue un cambio drástico en su posición con respecto a Estados Unidos.

La organización económica básica del mundo se modificó de otras maneras. Como resultado de la guerra, la antigua organización del comercio relativamente libre entre países especializados en diferentes tipos de producción fue sustituida por una situación en la que un mayor número de países buscaba la autosuficiencia económica imponiendo restricciones al comercio. Además, la capacidad productiva, tanto en la agricultura como en la industria, se había incrementado por la demanda artificial del período de guerra hasta un grado muy superior a la capacidad de la demanda interna normal para comprar los productos de esa capacidad. Y, por último, las zonas más atrasadas de Europa y del mundo se habían industrializado en gran medida y no estaban dispuestas a retroceder a una posición en la que obtuvieran productos industriales de Gran Bretaña, Alemania o Estados Unidos a cambio de sus materias primas y alimentos. Esta negativa se hizo más dolorosa para ambas partes por el hecho de que estas zonas atrasadas habían aumentado tanto su producción de materias primas y alimentos que el total difícilmente podría haberse vendido incluso si hubieran estado dispuestas a comprar todos sus productos industriales de sus fuentes de preguerra. Estas fuentes de preguerra, a su vez, habían aumentado tanto su capacidad industrial que el producto apenas podría haberse vendido si hubieran podido recuperar por completo todos sus mercados de preguerra. El resultado fue una situación en la que todos los países estaban ansiosos por vender y eran reacios a comprar, y trataron de alcanzar estos fines mutuamente irreconciliables estableciendo subsidios y recompensas a las exportaciones, aranceles y restricciones a las importaciones, con resultados desastrosos para el comercio mundial. La única solución sensata a este problema de exceso de capacidad productiva habría sido un aumento sustancial del nivel de vida interno, pero para ello habría sido necesario un reajuste fundamental de la renta nacional, de modo que los derechos sobre el producto del exceso de capacidad fueran a parar a las masas deseosas de consumir, en lugar de seguir recayendo en la minoría deseosa de ahorrar. Tal reforma fue rechazada por los grupos gobernantes tanto en los países “avanzados” como en los “atrasados”, de modo que esta solución sólo se alcanzó en un grado relativamente pequeño en unos pocos países (principalmente Estados Unidos y Alemania en el período 1925-1929).

Los cambios en la organización productiva y comercial básica del mundo en el periodo 1914-1919 se vieron dificultados por otros cambios menos tangibles en las prácticas financieras y la psicología empresarial. Las espectaculares inflaciones de la posguerra en Europa del Este habían intensificado el tradicional temor a la inflación entre los banqueros. En un esfuerzo por frenar las subidas de precios que pudieran ser inflacionistas, los banqueros, a partir de 1919, intentaron cada vez más “esterilizar” el oro cuando entraba en su país. Es decir, trataron de apartarlo para que no formara parte del sistema monetario. Como resultado, el desequilibrio del comercio que había iniciado el flujo de oro no fue contrarrestado por los cambios de precios. El comercio y los precios siguieron desequilibrados y el oro siguió fluyendo. De forma parecida, se extendió el temor a la disminución de las reservas de oro, de modo que cuando el oro empezó a salir de un país como resultado de una balanza de pagos internacional desfavorable, los banqueros trataron cada vez más de obstaculizar el flujo mediante restricciones a las exportaciones de oro. Con tales acciones, la balanza comercial desfavorable continuaba, y otros países se veían inspirados a tomar medidas de represalia. La situación también se vio perturbada por los temores políticos y por las ambiciones militares de algunos países, ya que éstos a menudo se tradujeron en un deseo de autosuficiencia (autarquía) que sólo podía obtenerse mediante el uso de aranceles, subsidios, cuotas y controles comerciales. Algo relacionado con esto fue el aumento generalizado de la sensación de inseguridad económica, política y social. Esto dio lugar a la “fuga de capitales”, es decir, a la transferencia de posesiones en busca de un lugar seguro, independientemente del rendimiento económico. Además, la situación se vio alterada por la llegada al mercado de divisas de un gran número de especuladores relativamente ignorantes. En el periodo anterior a 1914 los especuladores en divisas habían sido un pequeño grupo de hombres cuyas actividades se basaban en una larga experiencia en el mercado y tenían un efecto estabilizador en el mismo. Después de 1919, un gran número de personas sin conocimientos ni experiencia comenzaron a especular con las divisas. Sometidas a la influencia de los rumores, las habladurías y el pánico de las masas, sus actividades tuvieron un efecto muy perturbador en los mercados. Por último, dentro de cada país, la disminución de la competencia derivada del crecimiento de los sindicatos, los cárteles, los monopolios, etc., hizo que los precios respondieran menos a los flujos de oro o de divisas en los mercados internacionales y, como resultado, dichos flujos no pusieron en marcha las fuerzas que igualarían los precios entre países, reducirían los flujos de oro y equilibrarían los flujos de mercancías.

Como resultado de todos estos factores, el sistema de pagos internacionales, que había funcionado tan bien antes de 1914, sólo funcionó de manera vacilante después de esa fecha, y prácticamente dejó de funcionar después de 1930. La causa principal de estos factores fue que ni las mercancías ni el dinero obedecieron a fuerzas puramente económicas y no se desplazaron como antes a las zonas en las que cada uno era más valioso. El resultado principal fue una completa mala distribución del oro, una condición que se agudizó después de 1928 y que para 1933 había obligado a la mayoría de los países a abandonar el patrón oro.

Las modificaciones de la organización productiva y comercial y de las prácticas financieras hicieron casi imposible, después de 1919, restaurar el sistema financiero de 1914. Sin embargo, esto es lo que se intentó. En lugar de intentar establecer una nueva organización financiera adaptada a la organización económica modificada, los banqueros y los políticos insistieron en que había que restaurar el viejo sistema de antes de la guerra. Estos esfuerzos se concentraron en la determinación de restaurar el patrón oro tal y como había existido en 1914.

Además de estos objetivos pragmáticos, los poderes del capitalismo financiero tenían otro objetivo de largo alcance, nada menos que crear un sistema mundial de control financiero en manos privadas capaz de dominar el sistema político de cada país y la economía del mundo en su conjunto. Este sistema debía ser controlado de forma feudal por los bancos centrales del mundo actuando de forma concertada, mediante acuerdos secretos alcanzados en frecuentes reuniones y conferencias privadas. La cúspide del sistema iba a ser el Banco de Pagos Internacionales en Basilea, Suiza, un banco privado que era propiedad y estaba controlado por los bancos centrales del mundo, que a su vez eran corporaciones privadas. Cada banco central, en manos de hombres como Montagu Norman, del Banco de Inglaterra, Benjamin Strong, del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, Charles Rist, del Banco de Francia, y Hjalmar Schacht, del Reichsbank, pretendía dominar a su gobierno por su capacidad de controlar los préstamos del Tesoro, de manipular los intercambios extranjeros, de influir en el nivel de actividad económica del país y de influir en los políticos cooperantes por las consiguientes recompensas económicas en el mundo empresarial.

En cada país, el poder del banco central descansaba en gran medida en su control del crédito y de la oferta monetaria. En el mundo en su conjunto, el poder de los banqueros centrales descansaba en gran medida en su control de los préstamos y de los flujos de oro. En los últimos días del sistema, estos banqueros centrales pudieron movilizar recursos para ayudarse mutuamente a través del B.I.S., donde los pagos entre los bancos centrales podían realizarse mediante ajustes contables entre las cuentas que los bancos centrales del mundo mantenían allí. El B.I.S., como institución privada, era propiedad de los siete principales bancos centrales y era gestionado por los directores de éstos, que formaban conjuntamente su consejo de administración. Cada uno de ellos mantenía un importante depósito en el B.I.S., y periódicamente liquidaba los pagos entre ellos (y por lo tanto entre los principales países del mundo) por medio de la contabilidad para evitar los envíos de oro. Llegaron a acuerdos sobre todos los principales problemas financieros del mundo, así como sobre muchos de los problemas económicos y políticos, especialmente en referencia a los préstamos, los pagos y el futuro económico de las principales zonas del globo.

El B. I. S. se considera generalmente como la cúspide de la estructura del capitalismo financiero cuyos orígenes remotos se remontan a la creación del Banco de Inglaterra en 1694 y del Banco de Francia en 1803. De hecho, su creación en 1929 fue más bien una indicación de que el sistema financiero mundial centralizado de 1914 estaba en declive. Se creó más bien para remediar el declive de Londres como centro financiero mundial, proporcionando un mecanismo por el que un mundo con tres centros financieros principales en Londres, Nueva York y París pudiera seguir funcionando como uno solo. El B.I.S. fue un esfuerzo vano para hacer frente a los problemas derivados del crecimiento de varios centros. Pretendía ser el cártel mundial de los poderes financieros nacionales en constante crecimiento, reuniendo a los jefes nominales de estos centros financieros nacionales.

El comandante en jefe del sistema mundial de control bancario era Montagu Norman, Gobernador del Banco de Inglaterra, que fue elevado por los banqueros privados a una posición en la que fue considerado como un oráculo en todos los asuntos de gobierno y negocios. En el gobierno, el poder del Banco de Inglaterra era una restricción considerable en la acción política ya en 1819, pero un esfuerzo para romper este poder por una modificación de la carta del banco en 1844 fracasó. En 1852, Gladstone, entonces canciller de Hacienda y más tarde primer ministro, declaró: “El quicio de toda la situación era éste: el propio gobierno no debía ser un poder sustantivo en materia de Finanzas, sino que debía dejar al Poder Monetario como supremo e incuestionable”.

Este poder del Banco de Inglaterra y de su gobernador fue admitido por la mayoría de los observadores cualificados. En enero de 1924, Reginald McKenna, que había sido canciller de Hacienda en 1915-1916, como presidente del consejo del Midland Bank, dijo a sus accionistas “Me temo que al ciudadano de a pie no le gustará que le digan que los bancos pueden crear, y crean, dinero…. Y ellos, que controlan el crédito de la nación, dirigen la política de los gobiernos y tienen en el hueco de sus manos el destino del pueblo”. En ese mismo año, Sir Drummond Fraser, vicepresidente del Instituto de Banqueros, declaró: “El Gobernador del Banco de Inglaterra debe ser el autócrata que dicta los términos en los que sólo el Gobierno puede obtener dinero prestado.” El 26 de septiembre de 1921, The Financial Times escribió: “Media docena de hombres en la cúpula de los Cinco Grandes Bancos podrían alterar todo el entramado de las finanzas del Gobierno al abstenerse de renovar las Letras del Tesoro.” Vincent Vickers, que había sido director del banco durante nueve años, dijo: “Desde 1919 la política monetaria del Gobierno ha sido la política del Banco de Inglaterra y la política del Banco de Inglaterra ha sido la política de Mr. Montagu Norman.” El 11 de noviembre de 1927, el Wall Street Journal llamó al Sr. Norman “el dictador de la moneda en Europa”. Este hecho fue admitido por el propio Sr. Norman ante el tribunal del banco el 21 de marzo de 1930, y ante el Comité Macmillan cinco días después.

La posición de Montagu Norman puede deducirse del hecho de que sus predecesores en la gobernación, casi un centenar de ellos, habían desempeñado mandatos de dos años, aumentados en raras ocasiones, en tiempos de crisis, a tres o incluso cuatro años. Pero Norman ocupó el cargo durante veinticuatro años (1920-1944), durante los cuales se convirtió en el principal artífice de la liquidación de la preeminencia mundial de Gran Bretaña.

Norman era un hombre extraño cuya perspectiva mental era la de una histeria o incluso paranoia reprimida con éxito. No le gustaban los gobiernos y temía la democracia. Ambos le parecían amenazas a la banca privada y, por tanto, a todo lo que era propio y precioso en la vida humana. De carácter fuerte, incansable y despiadado, consideraba su vida como una especie de lucha a capa y espada contra las fuerzas del dinero insano que estaban aliadas con la anarquía y el comunismo. Cuando reconstruyó el Banco de Inglaterra, lo hizo como una fortaleza preparada para defenderse de cualquier revuelta popular, con las sagradas reservas de oro escondidas en profundas bóvedas por debajo del nivel de las aguas subterráneas que podían ser liberadas para cubrirlas pulsando un botón en el escritorio del gobernador. Durante gran parte de su vida, Norman recorrió el mundo en rápidos barcos de vapor, cubriendo decenas de miles de kilómetros cada año, a menudo viajando de incógnito, oculto por un sombrero negro de ala ancha y una larga capa negra, bajo el nombre supuesto de “Profesor Skinner”. Sus embarques y desembarques en los transatlánticos más rápidos de la época, a veces a través de la escotilla de carga, pasaban tan desapercibidos como los pasajes algo similares de Greta Garbo en los mismos años, y se llevaban a cabo en un esfuerzo igualmente “sincero” de autodisimulación.

Norman tuvo un colega devoto en Benjamin Strong, el primer gobernador del Banco de la Reserva Federal de Nueva York. Strong debió su carrera al favor del Banco Morgan, especialmente de Henry P. Davison, que le nombró secretario del Bankers Trust Company de Nueva York (en sucesión de Thomas W. Lamont) en 1904, le utilizó como agente de Morgan en los reajustes bancarios que siguieron al crack de 1907, y le nombró vicepresidente del Bankers Trust (también en sucesión de Lamont) en 1909. Se convirtió en gobernador del Banco de la Reserva Federal de Nueva York como candidato conjunto de Morgan y de Kuhn, Loeb, and Company en 1914. Dos años más tarde, Strong conoció a Norman por primera vez, y enseguida llegaron a un acuerdo para trabajar en cooperación en favor de las prácticas financieras que ambos veneraban.

Estas prácticas financieras fueron explícitas muchas veces en la voluminosa correspondencia entre estos dos hombres y en muchas conversaciones que mantuvieron, tanto en su trabajo como en su tiempo libre (a menudo pasaban juntos las vacaciones durante semanas, normalmente en el sur de Francia).

En la década de 1920, estaban decididos a utilizar el poder financiero de Gran Bretaña y de Estados Unidos para obligar a todos los principales países del mundo a adoptar el patrón oro y a hacerlo funcionar a través de bancos centrales libres de todo control político, y a que todas las cuestiones de las finanzas internacionales se resolvieran mediante acuerdos de dichos bancos centrales sin interferencia de los gobiernos.

No hay que pensar que estos jefes de los principales bancos centrales del mundo eran ellos mismos poderes sustantivos en las finanzas mundiales. No lo eran. Más bien, eran los técnicos y agentes de los banqueros de inversión dominantes de sus propios países, que los habían encumbrado y eran perfectamente capaces de derribarlos. Los poderes financieros sustantivos del mundo estaban en manos de estos banqueros de inversión (también llamados banqueros “internacionales” o “mercantiles”) que permanecían en gran medida entre bastidores en sus propios bancos privados no constituidos. Estos formaban un sistema de cooperación internacional y de dominio nacional más privado, más poderoso y más secreto que el de sus agentes en los bancos centrales. Este dominio de los banqueros de inversión se basaba en su control sobre los flujos de crédito y de fondos de inversión en sus propios países y en todo el mundo. Podían dominar los sistemas financieros e industriales de sus propios países por su influencia sobre el flujo de fondos corrientes a través de los préstamos bancarios, el tipo de descuento y el redescuento de las deudas comerciales; podían dominar a los gobiernos por su control sobre los préstamos corrientes del gobierno y el juego de las bolsas internacionales. Casi todo este poder se ejercía gracias a la influencia personal y al prestigio de hombres que habían demostrado su capacidad en el pasado para dar golpes financieros exitosos, para mantener su palabra, para permanecer fríos en una crisis y para compartir sus oportunidades de ganar con sus asociados. En este sistema, los Rothschild habían sido preeminentes durante gran parte del siglo XIX, pero, a finales de ese siglo, estaban siendo reemplazados por J. P. Morgan, cuya oficina central estaba en Nueva York, aunque siempre operaba como si estuviera en Londres (donde, de hecho, se había originado como George Peabody and Company en 1838). El viejo J. P. Morgan murió en 1913, pero fue sucedido por su hijo del mismo nombre (que se había formado en la sucursal londinense hasta 1901), mientras que las principales decisiones de la empresa las tomaba cada vez más Thomas W. Lamont después de 1924. Pero estas relaciones pueden describirse mejor a nivel nacional más adelante. En la etapa actual debemos seguir los esfuerzos de los banqueros centrales para obligar al mundo a volver al patrón oro de 1914 en las condiciones de posguerra que siguieron a 1918.

El punto de vista de los banqueros se expresó claramente en una serie de informes gubernamentales y conferencias internacionales desde 1918 hasta 1933. Entre ellos se encuentran los informes del Comité Cunliffe de Gran Bretaña (agosto de 1918), el de la Conferencia de Expertos de Bruselas (septiembre de 1920), el de la Conferencia del Consejo Supremo de Génova (enero de 1922), la Primera Conferencia Económica Mundial (en Ginebra, mayo de 1927), el informe del Comité Macmillan de Finanzas e Industria (de 1931) y las diversas declaraciones emitidas por la Conferencia Económica Mundial (en Londres en 1933). Estas y otras muchas declaraciones e informes pedían en vano un patrón oro internacional libre, presupuestos equilibrados, la restauración de los tipos de cambio y los coeficientes de reserva habituales antes de 1914, la reducción de los impuestos y del gasto público, y el cese de toda injerencia gubernamental en la actividad económica, tanto nacional como internacional. Pero ninguno de estos estudios se esforzó en evaluar los cambios fundamentales en la vida económica, comercial y política desde 1914. Y ninguno dio ninguna indicación de que el sistema financiero debe adaptarse a esos cambios. Por el contrario, todos dieron a entender que si los hombres abandonaran sus malas costumbres e impusieran el sistema financiero de 1914 en el mundo, los cambios se verían obligados a invertir su dirección y volver a las condiciones de 1914.

En consecuencia, los esfuerzos financieros del período posterior a 1918 se concentraron en un objetivo muy simple (y superficial): volver al patrón oro, no “un” patrón oro, sino “el” patrón oro, con lo que se quería decir que las relaciones de cambio y los contenidos de oro eran idénticos a los que tenían las unidades monetarias en 1914.

El restablecimiento del patrón oro no era algo que pudiera hacerse mediante un simple acto de gobierno. Incluso los defensores más acérrimos del patrón oro admitían que era necesario ajustar ciertas relaciones financieras antes de poder restablecer el patrón oro. Había tres relaciones principales en juego. Estas eran (1) el problema de la inflación, o la relación entre el dinero y los bienes; (2) el problema de la deuda pública, o la relación entre los ingresos y los gastos del gobierno; y (3) el problema de las paridades de precios, o la relación entre los niveles de precios de los diferentes países. La existencia de estos tres problemas era la prueba de un desequilibrio fundamental entre la riqueza real y los créditos sobre la riqueza, causado por una disminución relativa de la primera y un aumento de la segunda.

El problema de la deuda pública surgió del hecho de que, a medida que se creaba dinero (crédito) durante el periodo de guerra, se hacía generalmente de tal manera que no estaba en el control del estado o de la comunidad, sino que estaba en el control de las instituciones financieras privadas que exigían riqueza real en alguna fecha futura para la creación de derechos sobre la riqueza en el presente. El problema de la deuda pública podría haberse resuelto de una o varias maneras: (a) aumentando la cantidad de riqueza real en la comunidad para que su precio cayera y el valor del dinero aumentara. Esto restablecería el antiguo equilibrio (y el nivel de precios) entre la riqueza real y los créditos sobre la riqueza y, al mismo tiempo, permitiría el pago de la deuda pública sin aumentar los tipos impositivos; (b) mediante la devaluación, es decir, reduciendo el contenido de oro de la unidad monetaria, de modo que las tenencias de oro del gobierno valdrían un número mucho mayor de unidades monetarias. Esto último podría aplicarse a la deuda pública; (c) mediante el repudio, es decir, una simple cancelación de la deuda pública por la negativa a pagarla; (d) mediante impuestos, es decir, aumentando la tasa impositiva a un nivel lo suficientemente alto como para producir suficientes ingresos para pagar la deuda pública; (e) mediante la emisión de dinero fiduciario y el pago de la deuda con ese dinero.

Estos métodos no se excluyen mutuamente y en algunos casos se superponen. Por ejemplo, podría argumentarse que la devaluación o el uso de dinero fiduciario eran formas de repudio parcial. Tampoco todos estos métodos eran igualmente prácticos. Por ejemplo, el primero (aumentar la riqueza real) era, con mucho, el método más sólido para lograr una reestabilización, pero nadie vio cómo lograrlo. El cuarto (impuestos) habría supuesto una carga para el sistema económico tan grande que sería contraproducente. En Gran Bretaña, la deuda pública sólo podría haberse pagado con un impuesto del 25% durante unos trescientos años. Unos impuestos tan elevados podrían haber tenido un efecto tan depresivo sobre la producción de riqueza real que la renta nacional disminuiría más rápido que el aumento de los tipos impositivos, haciendo imposible el pago mediante impuestos. Tampoco todos estos métodos alternativos de pago de la deuda pública eran igual de prácticos en cuanto a sus efectos sobre los otros dos problemas financieros que ocupaban las mentes de los expertos y los estadistas. Estos otros dos problemas eran la inflación y la paridad de precios. Estos problemas eran tan urgentes como el de la deuda pública, y los efectos sobre ellos de los diferentes métodos de pago de la deuda pública podrían haber sido completamente diferentes. Los esfuerzos por pagar la deuda pública mediante dinero fiduciario habrían agravado el problema de la inflación y quizás el de la paridad de precios. Los impuestos y el aumento de la riqueza real, en cambio, habrían reducido el problema de la inflación al mismo tiempo que la deuda pública, ya que ambos habrían aumentado el valor del dinero (es decir, eran deflacionistas). Sus efectos sobre el problema de la paridad de precios diferirían de un caso a otro.

Por último, estos métodos de pago de la deuda pública no tenían el mismo valor en teoría. La teoría ortodoxa rechazaba el repudio, la devaluación y el dinero fiduciario como soluciones al problema y, como no mostraba ninguna forma de aumentar la producción de riqueza real, sólo quedaba la fiscalidad como método posible para pagar la deuda pública. Pero los teóricos, como hemos demostrado, sólo podían llamar a los impuestos una forma posible si descuidaban las consecuencias económicas. Estas consecuencias, en la mayoría de los países, fueron tan desastrosas que los impuestos, si se intentaban, pronto tuvieron que ser complementados con otros métodos poco ortodoxos. Gran Bretaña y Estados Unidos fueron las únicas grandes potencias que siguieron utilizando los impuestos como principal método de pago de la deuda pública.

El segundo problema que había que afrontar antes de que fuera posible la estabilización era el de la inflación. Esta se debía al gran aumento de las demandas de riqueza (dinero), y se manifestaba en un aumento drástico de los precios. Había tres soluciones posibles: (a) aumentar la producción de riqueza real; (b) disminuir la cantidad de dinero; o (c) devaluar, o hacer que cada unidad de dinero equivalga a una cantidad menor de riqueza (concretamente de oro). Los dos primeros habrían hecho que los precios volvieran al nivel más bajo de la preguerra, pero lo habrían hecho de formas totalmente diferentes: uno habría dado lugar a la prosperidad y a un gran aumento del nivel de vida, y el segundo a la depresión y a una gran caída del nivel de vida. El tercer método (devaluación) era esencialmente un reconocimiento y aceptación de la situación existente, y habría dejado los precios en el nivel más alto de la posguerra de forma permanente. Esto habría implicado una reducción permanente del valor del dinero, y también habría dado lugar a diferentes paridades en los intercambios extranjeros (a menos que hubiera un acuerdo internacional para que los países devaluaran en la misma proporción). Pero habría hecho posible la prosperidad y el aumento del nivel de vida y habría aceptado como permanente la redistribución de la riqueza de los acreedores a los deudores provocada por la inflación de la guerra.

Como el tercer método (devaluación) fue rechazado por los teóricos ortodoxos, y nadie pudo ver cómo conseguir el primero (aumento de la riqueza real), sólo quedó el segundo (deflación) como método posible para tratar el problema de la inflación. A mucha gente le parecía axiomático que la cura para la inflación era la deflación, sobre todo porque los banqueros consideraban la deflación como algo bueno en sí mismo. Además, la deflación como método para tratar el problema de la inflación iba de la mano de los impuestos como método para tratar el problema de las deudas públicas. Los teóricos no se pararon a pensar cuáles serían los efectos de ambos en la producción de riqueza real y en la prosperidad del mundo.

El tercer problema financiero que había que resolver antes de que la estabilización fuera práctica era el de las paridades de precios. Éste se diferenciaba por ser una cuestión fundamentalmente internacional, mientras que los otros dos problemas eran fundamentalmente internos. Al suspender el patrón oro y establecer un control artificial de las divisas al estallar la guerra, los países beligerantes hicieron posible que los precios subieran a ritmos diferentes en los distintos países. Esto puede verse en el hecho de que los precios en Gran Bretaña subieron un 200% en siete años (1913-1920), mientras que en Estados Unidos sólo subieron un 100%. El desequilibrio resultante tuvo que ser rectificado antes de que los dos países volvieran al antiguo patrón oro, o las monedas se valorarían en derecho en una proporción muy diferente a su valor en bienes. Al volver al oro en las antiguas proporciones, una onza de oro fino sería, por ley, igual a 20,67 dólares en los Estados Unidos y a unos 84s. 11 1/ 2d. en Gran Bretaña. Por los 20,67 dólares en los Estados Unidos se podría obtener en 1920 aproximadamente la mitad de lo que se podría haber comprado con ellos en 1913; por los 84s. 11 1/ 2d. en Gran Bretaña se podía conseguir en 1920 sólo un tercio de lo que se podía comprar en 1913. La onza de oro en los Estados Unidos sería mucho más valiosa que en Gran Bretaña, de modo que los extranjeros (y los británicos) preferirían comprar en los Estados Unidos antes que en Gran Bretaña, y el oro tendería a fluir hacia los Estados Unidos desde Gran Bretaña con las mercancías fluyendo en la dirección opuesta. En tales condiciones se diría que la libra está sobrevalorada y el dólar infravalorado. La sobrevaloración traería la depresión a Gran Bretaña, mientras que Estados Unidos tendería a ser próspero. Este desequilibrio de las paridades de precios podría ajustarse mediante una caída de los precios en el país cuya moneda estuviera sobrevalorada o mediante una subida de los precios en el país cuya moneda estuviera infravalorada (o mediante ambas cosas). Este ajuste sería en gran medida automático, pero a costa de un considerable flujo de oro desde el país cuya moneda estaba sobrevalorada.

Dado que el problema de las paridades de precios se ajustaría por sí mismo o requeriría un acuerdo internacional para su ajuste, no se le prestó verdadera atención cuando los gobiernos se dedicaron a la tarea de estabilización. En cambio, se concentraron en los otros dos problemas y, sobre todo, dedicaron atención a la tarea de acumular suficientes reservas de oro que les permitieran llevar a cabo los métodos elegidos con respecto a estos dos problemas.

La mayoría de los países tenían prisa por estabilizar sus monedas cuando se firmó la paz en 1919. Las dificultades de los tres problemas que hemos mencionado obligaron a posponer el paso durante años. El proceso de estabilización se prolongó durante más de una década, de 1919 a 1931. Sólo Estados Unidos pudo volver al patrón oro de inmediato, y ello fue el resultado de una peculiar combinación de circunstancias que sólo se dieron en ese país. Estados Unidos disponía de una abundante oferta de oro. Además, contaba con una estructura tecnológica muy diferente a la de cualquier otro país, excepto quizás Japón. La tecnología estadounidense avanzaba tan rápidamente en el periodo 1922-1928 que incluso con la caída de los precios había prosperidad, ya que los costes de producción bajaban aún más rápido. A esta situación contribuyó el hecho de que los precios de las materias primas y de los alimentos bajaron más rápido que los de los productos industriales, por lo que la producción de estos últimos fue muy rentable. Como resultado, Estados Unidos logró en mayor medida que ningún otro país una solución de la inflación y la deuda pública que todos los teóricos habían reconocido como posible, pero que ninguno había sabido obtener: la solución se encontraba en un gran aumento de la riqueza real. Este aumento permitió simultáneamente el pago de la deuda pública y la reducción de los impuestos; también hizo posible la deflación sin depresión. Difícilmente podría haberse encontrado una solución más feliz a los problemas de la posguerra, al menos durante un tiempo. A largo plazo, la situación tenía sus inconvenientes, ya que el hecho de que los costes cayeran más rápido que los precios y que los precios de los productos agrícolas y de las materias primas cayeran más rápido que los precios de los productos industriales, significaba que a largo plazo la comunidad no tendría suficiente poder adquisitivo para comprar los productos de la organización industrial. Este problema fue aplazado durante un período considerable por la aplicación del crédito fácil y la venta a plazos al mercado interno y por la extensión a los países extranjeros de enormes préstamos que hicieron posible que estos países compraran los productos de la industria americana sin enviar a cambio sus propias mercancías al mercado americano. Así, a partir de un grupo de circunstancias muy inusuales, Estados Unidos obtuvo un inusual auge de prosperidad. Sin embargo, estas circunstancias fueron en muchos sentidos un aplazamiento de las dificultades más que una solución de las mismas, ya que aún faltaba la comprensión teórica de lo que estaba ocurriendo.

En otros países el periodo de estabilización no fue tan feliz. En Gran Bretaña, la estabilización se alcanzó por caminos ortodoxos, es decir, la fiscalidad como cura de las deudas públicas y la deflación como cura de la inflación. Estas curas se creían necesarias para volver a la antigua paridad del oro. Dado que Gran Bretaña no tenía una oferta adecuada de oro, la política de deflación tuvo que ser impulsada sin miramientos para reducir el volumen de dinero en circulación a una cantidad lo suficientemente pequeña como para superponerse a la pequeña base de oro disponible en las antiguas proporciones. Al mismo tiempo, la política pretendía hacer descender los precios británicos hasta el nivel de los precios mundiales. Se retiraron los billetes que se habían utilizado para complementar los billetes de banco, y se restringió el crédito elevando la tasa de descuento hasta el nivel de pánico. Los resultados fueron horribles. La actividad empresarial se redujo drásticamente y el desempleo se elevó a más de un millón y medio de personas. La drástica caída de los precios (de 307 en 1920 a 197 en 1921) hizo que la producción no fuera rentable a menos que los costes se redujeran aún más rápido. Esto no pudo lograrse porque los sindicatos estaban decididos a que la carga de la política deflacionaria no recayera sobre ellos forzando los salarios a la baja. El resultado fue una gran oleada de huelgas y disturbios industriales.

El gobierno británico sólo podía medir el éxito de su deflación comparando su nivel de precios con los niveles de precios mundiales. Esto se hacía mediante la relación de cambio entre la libra y el dólar. En aquella época el dólar era la única moneda importante sobre el oro. Se esperaba que el forzamiento a la baja de los precios en Gran Bretaña se reflejara en un aumento del valor de la libra en términos de dólares en el mercado de divisas. Así, a medida que la libra subiera gradualmente hacia el tipo de cambio de 4,86 dólares de antes de la guerra, esta subida mediría la caída de los precios británicos hacia el nivel de precios americano (o mundial). En términos generales, esto era cierto, pero no tenía en cuenta a los especuladores que, sabiendo que el valor de la libra estaba subiendo, vendían dólares para comprar libras, empujando así el dólar hacia abajo y la libra hacia arriba más rápido de lo que estaba justificado en términos de los cambios en los niveles de precios en los dos países. Así, la libra subió a 4,86 dólares, mientras que el nivel de precios británico aún no había caído al nivel de precios estadounidense, pero el Ministro de Hacienda, Winston Churchill, juzgando el nivel de precios por el tipo de cambio, creyó que sí lo había hecho y volvió al patrón oro en ese momento. Como resultado, la libra esterlina se sobrevaloró y Gran Bretaña se encontró económicamente aislada en una meseta de precios por encima del mercado mundial del que dependía económicamente. Estos precios británicos más altos sirvieron para aumentar las importaciones, disminuir las exportaciones y fomentar una salida de oro que hizo que las reservas de oro fueran peligrosamente bajas. Para mantener la reserva de oro, era necesario mantener el tipo de descuento a un nivel tan alto (4% o más) que desalentaba la actividad comercial. La única solución que el gobierno británico podía ver para esta situación era la deflación continua. Este esfuerzo por hacer bajar los precios fracasó porque los sindicatos pudieron impedir el drástico recorte de costes (principalmente los salarios) necesario para permitir una producción rentable en un mercado tan deflacionario. Tampoco se pudo imponer el método alternativo de deflación -mediante fuertes impuestos- en el grado necesario a las clases altas que controlaban el gobierno. El enfrentamiento de la política deflacionaria se produjo en la huelga general de 1926. Los sindicatos perdieron la huelga -es decir, no pudieron impedir la política de deflación- pero hicieron imposible que el gobierno continuara con la reducción de costes en la medida necesaria para restablecer los beneficios empresariales y el comercio de exportación.

Como resultado de esta política financiera, Gran Bretaña se encontró con la deflación y la depresión durante todo el período 1920-1933. Estos efectos fueron drásticos en 1920-1922, moderados en 1922-1929, y drásticos de nuevo en 1929-1933. El índice de precios al por mayor (1913 = 100) bajó de 307 en 1920 a 197 en 1921, y luego descendió lentamente hasta 137 en 1928. Luego cayó rápidamente hasta 120 en 1929 y 90 en 1933. El número de desempleados se situó en una media de 1 millón en cada uno de los trece años de 1921-1932 y alcanzó los 3 millones en 1931. Al mismo tiempo, la insuficiencia de la reserva de oro británica durante la mayor parte del periodo colocó a Gran Bretaña en una situación de sujeción financiera a Francia (que tenía un abundante suministro de oro debido a su diferente política financiera). Esta sujeción sirvió para equilibrar la sujeción política de Francia a Gran Bretaña derivada de la inseguridad francesa, y sólo terminó con el abandono del patrón oro por parte de Gran Bretaña en 1931.

Gran Bretaña fue el único país europeo importante que alcanzó la estabilización mediante la deflación. Al este de ella, un segundo grupo de países, entre los que se encontraban Bélgica, Francia e Italia, alcanzó la estabilización mediante la devaluación. Este era un método mucho mejor. Sin embargo, se adoptó no por una inteligencia superior, sino por la debilidad financiera. En estos países, la carga de la reconstrucción de los daños de la guerra hacía imposible el equilibrio presupuestario, lo que dificultaba la deflación. Estos países aceptaron las ideas financieras ortodoxas y trataron de deflactar en 1920-1921, pero, tras la depresión resultante, abandonaron la tarea. Bélgica se estabilizó una vez en 107 francos por libra esterlina, pero no pudo mantener este nivel y tuvo que devaluar aún más hasta 175 por libra (octubre de 1926). Francia se estabilizó en 124,21 francos por libra a finales de 1926, aunque la estabilización no se hizo de iure hasta junio de 1928. Italia se estabilizó en 92,46 liras por libra esterlina en diciembre de 1927.

El grupo de países que alcanzó la estabilización a través de la devaluación prosperó en contraste con los que alcanzaron la estabilización a través de la deflación. La prosperidad fue aproximadamente igual al grado de devaluación. De los tres países latinos -Bélgica, Francia e Italia-, Bélgica fue el que más devaluó y el más próspero. Su estabilización se produjo a un nivel de precios inferior al mundial, de modo que el belga se infravaloró en una quinta parte aproximadamente. Esto sirvió para fomentar las exportaciones. Para un país industrial como Bélgica, esto le permitió beneficiarse de las desgracias de Gran Bretaña. Francia se encontraba en una posición algo similar. Italia, por el contrario, se estabilizó en una cifra que hacía que la lira estuviera considerablemente sobrevalorada. Esto se hizo con fines de prestigio: Mussolini estaba decidido a estabilizar la lira a un valor superior al del franco francés. Los efectos de esta sobrevaloración de la lira en la economía italiana fueron extremadamente adversos. Italia nunca fue tan próspera después de la estabilización como lo había sido inmediatamente antes.

Los países que infravaloraron su dinero no sólo prosperaron, sino que disminuyeron el desequilibrio entre la riqueza y el dinero, pudieron utilizar la inflación para aumentar la producción, se libraron de los impuestos elevados, moderaron o escaparon de la crisis de estabilización y de la depresión deflacionaria, mejoraron sus posiciones en el mercado mundial respecto a los países con costes elevados, como Gran Bretaña, y repusieron sus reservas de oro.

Un tercer grupo de países alcanzó la estabilización mediante la reconstrucción. Se trata de los países en los que la antigua unidad monetaria había desaparecido y debía ser sustituida por una nueva unidad monetaria. Entre ellos estaban Austria, Hungría, Alemania y Rusia. Los dos primeros fueron estabilizados mediante un programa de ayuda internacional elaborado a través de la Sociedad de Naciones. La última se vio obligada a elaborar un sistema financiero por sí misma. Alemania tuvo que reorganizar su sistema como consecuencia del Plan Dawes. El Plan Dawes, como hemos visto al hablar de las reparaciones, proporcionó las reservas de oro necesarias para una nueva moneda y proporcionó un control de las divisas que sirvió para proteger a Alemania de los principios aceptados de las finanzas ortodoxas. Estos controles se mantuvieron hasta 1930 y permitieron a Alemania tomar prestados de fuentes extranjeras, especialmente de Estados Unidos, los fondos necesarios para mantener su sistema económico en funcionamiento con un presupuesto desequilibrado y una balanza comercial desfavorable. En el periodo 1924-1929, mediante estos fondos, se reconstruyó en gran medida la estructura industrial de Alemania, de modo que, cuando llegó la depresión, Alemania tenía la máquina industrial más eficiente de Europa y probablemente la segunda más eficiente del mundo (después de Estados Unidos). El sistema financiero alemán tenía controles inadecuados sobre la inflación y casi ninguno sobre la deflación debido a las restricciones del Plan Dawes sobre las operaciones de mercado abierto del Reichsbank y a la respuesta generalmente lenta de la economía alemana a los cambios en el tipo de descuento. Afortunadamente, estos controles apenas fueron necesarios. El nivel de precios estaba en 137 en 1924 y en la misma cifra en 1929 (1913 = 100). En ese periodo de seis años había alcanzado hasta 142 (en 1925) y bajado hasta 134 (en 1926). Esta estabilidad de los precios fue acompañada por la estabilidad de las condiciones económicas. Aunque estas condiciones no eran en absoluto boyantes, sólo hubo un año malo antes de 1930. Fue 1926, el año en que los precios cayeron a 134 desde el nivel de 142 de 1925. En este año el desempleo fue de 2 millones promedio. El mejor año fue 1925, en el que la media de desempleo fue de 636.000 personas. Esta caída de la prosperidad de 1925 a 1926 fue causada por la falta de crédito como resultado de los suministros inadecuados de crédito interno y una disminución temporal de los suministros de crédito extranjero. Fue esta breve caída de la actividad económica la que llevó a Alemania a seguir el camino de la reorganización tecnológica. Esto permitió a Alemania aumentar la producción con una disminución del empleo. El aumento medio anual de la productividad del trabajo en el periodo 1924-1932 en Alemania fue de alrededor del 5%. La producción por hora de trabajo en la industria pasó de 87,8 en 1925 a 115,6 en 1930 y 125 en 1932 (1928 = 100). Este aumento de la producción sirvió para intensificar el impacto de la depresión en Alemania, de modo que el desempleo, que era de unos tres millones en el año 1930, alcanzó más de seis millones a finales de 1932. Las implicaciones de esto se examinarán en detalle en nuestro estudio del ascenso al poder de Hitler. El periodo de estabilización no terminó hasta aproximadamente 1931, aunque sólo las Potencias menores seguían estabilizándose en el último año aproximadamente. La última gran potencia en estabilizarse de iure fue Francia en junio de 1928, y se había estabilizado de facto mucho antes. En todo el período, unos cincuenta países estabilizaron sus monedas con el patrón oro. Pero debido a la cantidad de oro necesaria para mantener los coeficientes de reserva habituales (es decir, los coeficientes anteriores a 1914) a los precios más altos que generalmente prevalecían durante el período de estabilización, ningún país importante pudo volver al patrón oro tal como se entendía el término en 1914. El principal cambio fue el uso del “patrón de cambio de oro” o el “patrón de lingotes de oro” en lugar del antiguo patrón de oro. Bajo el patrón de cambio de oro, las divisas de los países con patrón de oro podían utilizarse como reservas contra billetes o depósitos en lugar de las reservas en oro. De este modo, las limitadas reservas de oro del mundo podían utilizarse para respaldar un volumen mucho mayor de riqueza ficticia en el mundo en su conjunto, ya que la misma cantidad de oro podía actuar como reserva de lingotes para un país y como reserva de divisas en oro para otro. Incluso los países que se estabilizaron con un patrón oro directo lo hicieron de forma muy diferente a la situación de 1914. En pocos países existía una convertibilidad libre y gratuita entre billetes, monedas y lingotes. En Gran Bretaña, por ejemplo, por la Ley del Patrón de Oro de mayo de 1925, los billetes sólo podían cambiarse por oro en forma de lingotes y sólo en cantidades de al menos 400 onzas finas (es decir, no menos de 8.268 dólares de valor cada vez). Los lingotes sólo podían ser presentados a la ceca para su acuñación por el Banco de Inglaterra, aunque éste estaba obligado a comprar todo el oro ofrecido a 77s. 10 1/ 2d. por onza estándar. Los billetes sólo podían ser convertidos en moneda a opción del banco. Así pues, el patrón oro de 1925 era muy diferente al de 1914.

Esto indicaría que, incluso en sus aspectos más superficiales, el patrón oro internacional de 1914 no se había restablecido en 1930. Las disposiciones legales eran diferentes; las necesidades y las prácticas financieras eran bastante diferentes; las condiciones económicas y comerciales subyacentes eran totalmente diferentes, y cada vez más. Sin embargo, los financieros, los empresarios y los políticos trataron de fingir ante sí mismos y ante el público que habían restaurado el sistema financiero de 1914. Habían creado una fachada de cartón y oropel que tenía un vago parecido con el antiguo sistema, y esperaban que, si fingían con suficiente vigor, podrían cambiar esta fachada por la realidad perdida que anhelaban. Al mismo tiempo, mientras aplicaban políticas (como aranceles, control de precios, control de la producción, etc.) que alejaban cada vez más esta realidad subyacente de la que había existido en 1914, pedían a otros gobiernos que hicieran lo contrario. Una situación así, con la pretensión tratada como si fuera la realidad y la realidad tratada como si fuera un mal sueño, sólo podía conducir al desastre. Esto es lo que ocurrió. El periodo de estabilización se convirtió rápidamente en un periodo de deflación y depresión.

Como hemos dicho, la etapa del capitalismo financiero no hacía hincapié en el intercambio de bienes ni en la producción de bienes como lo habían hecho las etapas anteriores del capitalismo comercial y del capitalismo industrial. De hecho, el capitalismo financiero tenía poco interés en los bienes, sino que se preocupaba enteramente por los derechos sobre la riqueza: acciones, bonos, hipotecas, seguros, depósitos, poderes, tipos de interés, etc.

Invirtió capital no porque deseara aumentar la producción de bienes o servicios, sino porque deseaba sacar a flote emisiones (a menudo excesivas) de valores sobre esta base productiva. Construyó ferrocarriles para vender valores, no para transportar mercancías; construyó grandes empresas siderúrgicas para vender valores, no para fabricar acero, etc. Pero, de paso, aumentó enormemente el transporte de mercancías, la producción de acero y la producción de otros bienes. Sin embargo, a mediados de la etapa del capitalismo financiero, la organización del capitalismo financiero había evolucionado hasta un nivel altamente sofisticado de promoción de valores y especulación que no requería ninguna inversión productiva como base. Las sociedades anónimas se construyeron sobre sociedades anónimas en forma de holdings, de modo que los valores se emitieron en cantidades enormes, aportando honorarios y comisiones rentables a los capitalistas financieros sin ningún aumento de la producción económica. De hecho, estos capitalistas financieros descubrieron que no sólo podían hacer una matanza con la emisión de tales valores, sino que también podían hacer una matanza con la quiebra de tales corporaciones, a través de los honorarios y comisiones de la reorganización. Un ciclo muy agradable de flotación, quiebra, flotación, quiebra comenzó a ser practicado por estos capitalistas financieros. Cuanto más excesiva es la flotación, mayores son los beneficios, y más inminente es la quiebra. Cuanto más frecuente es la quiebra, mayores son los beneficios de la reorganización y más rápida es la oportunidad de otra flotación excesiva con los beneficios que la acompañan. Esta etapa excesiva alcanzó su pico más alto sólo en los Estados Unidos. En Europa sólo se alcanzó en casos aislados.

El crecimiento del capitalismo financiero hizo posible una centralización del control económico mundial y un uso de este poder en beneficio directo de los financieros y en perjuicio indirecto de todos los demás grupos económicos. Esta concentración de poder, sin embargo, sólo pudo lograrse utilizando métodos que plantaron las semillas que se convirtieron en el capitalismo monopolista. El control financiero sólo podía ejercerse de forma imperfecta mediante el control del crédito y los directorios interconectados. Para reforzar dicho control, era necesario que hubiera alguna medida de propiedad de acciones. Pero la propiedad de acciones era peligrosa para los bancos porque sus fondos consistían más en depósitos (es decir, obligaciones a corto plazo) que en capital (u obligaciones a largo plazo). Esto significaba que los bancos que buscaban el control económico a través de la propiedad de acciones estaban poniendo obligaciones a corto plazo en participaciones a largo plazo. Esto sólo era seguro mientras estas últimas pudieran liquidarse rápidamente a un precio lo suficientemente alto como para pagar las obligaciones a corto plazo a medida que se presentaban. Pero estas tenencias de valores estaban destinadas a congelarse porque tanto el sistema económico como el financiero eran deflacionarios. El sistema económico era deflacionario porque la producción de energía y la tecnología moderna proporcionaban un gran aumento de la oferta de riqueza real. Esto significaba que a largo plazo el control de los bancos estaba condenado por el progreso de la tecnología. El sistema financiero también era deflacionario debido a la insistencia de los banqueros en el patrón oro, con todo lo que ello implica.

Para escapar de este dilema, los capitalistas financieros actuaron en dos frentes. Por el lado empresarial, trataron de separar el control de la propiedad de los valores, creyendo que podían mantener lo primero y renunciar a lo segundo. En el lado industrial, trataron de avanzar en el monopolio y restringir la producción, manteniendo así los precios altos y la liquidez de sus tenencias de valores.

Los esfuerzos de los financieros por separar la propiedad del control se vieron favorecidos por la gran demanda de capital de la industria moderna. Estas demandas de capital hicieron necesaria la forma de organización empresarial de las sociedades anónimas. Ésta reúne inevitablemente el capital de un gran número de personas para crear una empresa controlada por un pequeño número de personas. Los financieros hicieron todo lo posible para que el primer número fuera lo más grande posible y el segundo lo más pequeño posible. Lo primero se consiguió mediante el fraccionamiento de las acciones, la emisión de títulos de bajo valor nominal y la venta de títulos a alta presión. Lo segundo se consiguió mediante acciones con voto plural, acciones sin voto, pirámides de sociedades de cartera, elección de directores por cooptación y técnicas similares. El resultado fue que agregados de riqueza cada vez más grandes cayeron en el control de grupos de hombres cada vez más pequeños.

Mientras el capitalismo financiero tejía así el intrincado patrón de la ley y la práctica moderna de las corporaciones, por un lado, establecía monopolios y cárteles, por el otro. Ambos contribuyeron a cavar la tumba del capitalismo financiero y a pasar las riendas del control económico al más reciente capitalismo monopolista. Por un lado, los financieros liberaron a los controladores de las empresas de los propietarios de las mismas, pero, por otro lado, esta concentración dio lugar a condiciones de monopolio que liberaron a los controladores de los bancos.

La fecha en la que un país pasó al capitalismo financiero y posteriormente al capitalismo monopolista dependió de la oferta de capital disponible para las empresas. Estas fechas pueden ser aceleradas o retrasadas por la acción del gobierno. En Estados Unidos el inicio del capitalismo monopolista se retrasó por la legislación antimonopolio del gobierno, mientras que en Alemania se aceleró por las leyes de los cárteles. La verdadera clave del cambio residió en el control de los flujos de dinero, especialmente de los fondos de inversión. Estos controles, que en 1900 estaban en manos de los banqueros de inversión, fueron eclipsados por otras fuentes de fondos y capitales, como los seguros, los fondos de jubilación y de inversión y, sobre todo, por los flujos derivados de las políticas fiscales de los gobiernos. Los esfuerzos de los antiguos banqueros de inversión privados por controlar estos nuevos canales de fondos tuvieron diversos grados de éxito, pero, en general, el capitalismo financiero fue destruido por dos acontecimientos: (1) la capacidad de la industria para financiar sus propias necesidades de capital debido a los mayores beneficios derivados de la menor competencia establecida por el capitalismo financiero, y (2) la crisis económica engendrada por las políticas deflacionarias resultantes de la obsesión del capitalismo financiero con el patrón oro.

Compartir

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.