LUDWIG VON MISES / Todavía hay profesores que dicen a sus alumnos que «una economía puede levantarse por sí misma» y que «podemos gastar para alcanzar la prosperidad». Pero el milagro keynesiano no se materializa; las piedras no se convierten en pan.+