SANTIAGO CARDOZO / La propuesta relativa al nuevo trayecto que se denomina “Lenguajes diversos” propuestos por el Consejo de Formación en Educación (CFE) de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) para la “transformación curricular” en curso debe ser interpretado en el contexto de los argumentos que se plantean con el objetivo de justificar dicha transformación+

SANTIAGO CARDOZO / El lenguaje no es en primer lugar ni sobre todo un instrumento comunicativo. Esta tesis, exige, por principio, rechazar una serie de perspectivas que, de una manera u otra, terminan instrumentalizando el lenguaje y volviéndolo, en definitiva, un vehículo comunicativo de un contenido que le preexiste y que halla su forma en las palabras que están, supuestamente, a nuestra disposición y las oraciones que podemos armar con ellas.+

ALMA BOLÓN / Porque la dimensión política de la lengua no tiene que ver con la corrección de una forma lingüística o discursiva, sino que tiene que ver con los sentidos en pugna, sentidos necesariamente en diálogo, belicoso o apacible, unos con otros.
+

SANTIAGO CARDOZO / La política de la lengua entendida como operación crítica sobre los fundamentos de los enunciados que tienden a estabilizar el sentido, en este caso, enunciados gramaticales, que deben mantener una sordera selectiva, pero, sobre todo, inconsciente, frente a determinados ruidos que podrían llegar a afectar su propia constitución teórica. +

SANTIAGO CARDOZO / El discurso, cualquiera sea el sujeto que lo profiera, está irremediablemente afectado por los ruidos, las interferencias, los balbuceos, los innumerables cortocircuitos y farfullos que determinan su escucha.+

SANTIAGO CARDOZO / Cuando aparecen los cortocircuitos que el sinsentido produce en el sentido y por los cuales este es, precisamente, sentido (el sinsentido es, sin duda, una productividad), tiene lugar, también, la angustia. +

SANTIAGO CARDOZO Y FABIÁN MUNIZ / Reflexiones e intercambio sobre el lenguaje y la experiencia de saber que lo vivido no se reduce a lo significado.+

SANTIAGO CARDOZO / La expresión “el amor de la lengua” admite una lectura reversible y una lectura simultánea en esas dos direcciones: “la lengua” como el objeto amado y/o el sujeto que ama. +

SANTIAGO CARDOZO / La relación entre las palabras y los referentes, queda atravesada por o hecha de una falta que se inscribe tanto en el signo como en el objeto referido: la relación misma signo-objeto es una relación en falta, que la nominación nombra como el trasfondo de su funcionamiento. +

DIEGO SANGUINETTI / Ya en latín, el significado de “pagus” está vinculado a un territorio, noción que permanece en el derivado “país”. En cambio “pagano”, otro derivado, se relaciona con los habitantes de estos territorios, por la resistencia que presentaron ante la cristianización.+

SANTIAGO CARDOZO / En un importante libro para la lingüística como ciencia del lenguaje, Jean-Claude Milner dice que “no se dice todo”. Las diversas lecturas de esta afirmación van desde lo real de la gramática de una lengua (Lacan decía que lo propio de cada lengua es la integral de sus equívocos, allí donde verdaderamente se diferenciaban entre sí) hasta la moral de esa “gramática social” que dicta formas correctas e incorrectas de decir las cosas, aun cuando su fuerza, alcance e importancia sean, en no pocos casos, menores.
+

SANTIAGO CARDOZO / El modo de entender la oposición oralidad/escritura y, antes que nada, la oposición comunicación/lenguaje, es decisivo a la hora de pensar la enseñanza como un fenómeno político, dentro del cual la escritura debería poseer un lugar preponderante, el lugar del que, en cierta medida, ha sido expulsada. +

ALMA BOLÓN / Algo anda mal, cuando la relación que los hablantes mantienen con su idioma se reduce, fundamentalmente, a vínculos policiales, de exclusiva búsqueda y condena de los infractores. Y peor se anda cuando se dice “bueno, por lo menos queda eso, es mejor que nada”.+

DIEGO SANGUINETTI / El laberinto representa una prueba iniciática que transforma al hombre en héroe. En este, redactado por las alucinaciones de un lógico victoriano, las armas de la heroína son su sensatez y su inocencia imperturbables, y su moraleja, la belleza y el asombro.+