SUSAN DURHAM / El campo de batalla sigue caliente, tras la guerra de Canadá contra los no vacunados. Los mandatos han cedido, y ambos bandos vuelven a tropezar con algo que se parece a la antigua normalidad, salvo que hay un daño reciente y presente hecho a las personas a las que intentamos doblegar. Y nadie quiere hablar de ello.
+