DIEGO FUSARO / La imposibilidad de distinguir la realidad del mundo con respecto de su narrativa mediática es, una vez más, lo que garantiza el cariz perdurable de un engaño tanto más difícil de desenmascarar cuanto más falta el contacto concreto con la “realidad real”+