* Fuentes oficiales del más alto nivel de Rusia mencionan la existencia de 30 laboratorios en 14 ubicaciones distintas dentro de Ucrania

* Sindican como auspiciantes de las investigaciones al Departamento de Defensa, a la empresa Rosemont Seneca, Metabiota, la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional, la Fundación George Soros, y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

* El Ministerio de Asuntos Exteriores de China contribuye con información contextual que se suma a estas denuncias

GLOBO

La intervención rusa en Ucrania estaría sacando a luz documentos que, de comprobarse su veracidad, representarían una grave violación de los tratados internacionales sobre armas biológicas por parte de los Estados Unidos. Lo que sigue es un resumen de las denuncias hechas hasta ahora exclusivamente por el Ministerio de Defensa de Rusia, por lo que deben ser tomadas con cautela. De todos modos, descartarlas prejuzgándolas como mera “propaganda rusa” tampoco parece ser la opción correcta, dado la gravedad de las mismas, y en la medida que se anuncian documentos de respaldo. Las transcribimos para información de lo que una de las partes interesadas exhibe.

Resumimos aquí cuatro partes sucesivos emanados del Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia, correspondientes a los días 22 y 23 de marzo de 2022

Reporte 1:

▫️”Una de las prioridades de los clientes estadounidenses es el patógeno del ántrax, que es muy susceptible y persistente en el medio ambiente.

▫️Una diapositiva muestra documentos del proyecto UP-2, una de cuyas tareas era identificar los lugares de enterramiento de animales muertos, tomando muestras de suelo de los lugares de enterramiento de animales con ántrax. El interés de los biólogos militares estadounidenses por estudiar los insectos vectores en los lugares de enterramiento de animales tampoco es casual. Al parecer, analizaron los resultados de un brote de la enfermedad del ántrax en Yamal en 2016, durante el cual se registraron casos de transmisión vectorial a través de moscas y tábanos. 

▫️Dado que la situación con el ántrax en Ucrania sigue siendo positiva, plantea la cuestión de la necesidad de la investigación del Pentágono y su verdadero propósito.

▫️Sabemos de ejemplos en los que el trabajo de los departamentos militares estadounidenses con el ántrax ha terminado en emergencias de bioseguridad.

▫️Entre 2005 y 2015, se enviaron esporas viables de ántrax desde el campo de pruebas Dugway del ejército estadounidense a 194 destinatarios en diez países.

La situación actual con el envío de biomateriales patógenos desde Ucrania a los países europeos podría provocar la pérdida de vidas y crear un foco de inestabilidad epidemiológica a una escala comparable a la pandemia de COVID-19.”

***

Reporte 2

En Conferencia de prensa el vocero del Ministerio de Defensa de Rusia, Igor Konashenkov, ha resumido lo siguiente:

“El Ministerio de Defensa ruso sigue estudiando los documentos recibidos de los empleados de los laboratorios ucranianos sobre las actividades biológicas militares secretas de Estados Unidos en Ucrania.

▫️Los expertos de las tropas rusas de protección nuclear, biológica y química, durante el estudio de los documentos, han revelado nuevos hechos que prueban la participación directa del Departamento de Defensa de Estados Unidos en el desarrollo de componentes de armas biológicas en Ucrania.

▫️En un futuro próximo, mostraremos documentos originales que demuestran que el proyecto biológico UP-2 fue desarrollado y aprobado por el Pentágono. El objetivo principal de este proyecto era realizar un análisis molecular de infecciones especialmente peligrosas endémicas en Ucrania. Este trabajo consistía en tomar muestras del patógeno en antiguos enterramientos de animales para obtener nuevas cepas de ántrax.

▫️Sin embargo, los experimentos del Pentágono no se limitaron al desarrollo de infecciones peligrosas. Por ejemplo, una empresa farmacéutica contratada por el Departamento de Defensa de Estados Unidos, según los documentos obtenidos, trabajaba con el Ministerio de Defensa ucraniano para probar medicamentos no registrados específicamente en militares ucranianos.

▫️Ampliaremos sobre estos y otros hechos documentados en un futuro próximo dentro de una sesión informativa especial.”

***

Reporte 3

Aquí lo informado por el Jefe de las Tropas de Protección Nuclear, Biológica y Química de las Fuerzas Armadas de la Federación de Rusia:

▫️”El Ministerio de Defensa ruso sigue analizando los documentos que revelan las actividades militares-biológicas del Pentágono en Ucrania.

▫️Los materiales recibidos permiten rastrear el patrón de interacción entre las agencias gubernamentales estadounidenses y los bioobjetos ucranianos. En la financiación de estas actividades es notable la participación de entidades cercanas a los actuales dirigentes estadounidenses, en particular el fondo de inversión Rosemont Seneca, dirigido por Hunter Biden. El fondo cuenta con importantes recursos financieros, de al menos 2.400 millones de dólares. La fundación está estrechamente vinculada a contratistas clave del departamento militar estadounidense, como Metabiota, que, junto con Black y Veach, es uno de los principales proveedores de equipos para los laboratorios biológicos del Pentágono en todo el mundo.

▫️La escala del programa es impresionante. Además del departamento militar, participan directamente la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional, la Fundación George Soros y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades. La supervisión científica corre a cargo de importantes organizaciones de investigación, como el Laboratorio Nacional de Los Álamos, que desarrolla armas nucleares en el marco del Proyecto Manhattan. 

▫️Todas estas actividades se llevan a cabo bajo el pleno control del Pentágono.

▫️La tarjeta de registro confirma que fueron 30 laboratorios ucranianos, ubicados en 14 asentamientos los que participaron en actividades militares-biológicas a gran escala en Ucrania.

▫️El documento fue firmado por Viktor Polishchuk, Subsecretario de Estado del Gabinete de Ministros de Ucrania. La base legal para su firma fue el Acuerdo de Cooperación para Prevenir la Difusión de Tecnologías, Patógenos e Información que puedan ser utilizados para el desarrollo de armas biológicas.

▫️La tarjeta de registro identifica al cliente del trabajo, la Agencia de Reducción de Amenazas de Defensa de Estados Unidos, así como una lista de bioobjetos.

▫️Como hemos informado anteriormente, la financiación solo para el periodo 2018-2020 fue de unos 32 millones de dólares. El texto del documento establece que Estados Unidos, su personal y sus contratistas están exentos de la obligación de pagar impuestos u otras tasas similares que se recaudan en Ucrania. 

▫️El Ministerio de Defensa ha revelado y resumido el flujo de biomateriales. La financiación de las actividades militares-biológicas ha permitido a Estados Unidos y sus aliados exportar al menos 16.000 bioensayos fuera de Ucrania. 

▫️Así, en el marco del proyecto UP-8 en Lvov, Kharkov, Odessa y Kiev, se tomaron muestras de sangre a 4.000 militares para detectar anticuerpos contra los Hantavirus y a 400 para detectar anticuerpos contra el virus de la fiebre Congo-Crimea. 

▫️Este cribado a gran escala de la inmunidad natural de la población se realizó probablemente para seleccionar los agentes biológicos más peligrosos para la población de una región concreta.

▫️La revisión de documentos revela que no sólo se exportaron muestras de tejido y suero humano, sino también patógenos peligrosos y sus transportadores. Así, se enviaron más de 10.000 muestras al Centro Lugar de Georgia. Otros destinatarios son: laboratorios de referencia en el Reino Unido, el Instituto Loeffler en Alemania.

▫️Todo esto crea riesgos para la transferencia al extranjero de información genética sensible, así como amenazas a la seguridad biológica no sólo para Ucrania, sino también para las regiones a las que se transfirieron las muestras”.

***

Reporte 4:

▫️ “Seguimos compartiendo información sobre las investigaciones en las que participa el personal militar ucraniano. Nos gustaría señalar que este tipo de trabajos están prohibidos dentro de los EE.UU. y son llevados a cabo por el departamento militar fuera de los EE.UU. 

▫️Ya se mencionó la investigación del UP-8, en la que participaron más de 4.000 personas. Según las cifras publicadas en los medios de comunicación búlgaros, sólo en los experimentos del laboratorio de Járkov murieron unos 20 soldados ucranianos y otros 200 fueron hospitalizados. 

▫️Los documentos recibidos confirman el intento de probar en ellos medicamentos no probados previamente. Se trata del sistema de detección de fármacos sin licencia en Estados Unidos y Canadá.

▫️Lo que hace que los patrocinadores estadounidenses sean especialmente cínicos es que el desarrollador, Scymount, ofreció comprar el sistema en cuestión de forma comercial, a pesar de que los funcionarios del Ministerio de Defensa ucraniano fueron contratados como voluntarios.

▫️Estos enfoques inaceptables, con la aprobación tácita de la administración estadounidense, son la norma para las grandes empresas farmacéuticas. Por ejemplo, el Centro Médico Naval de Estados Unidos en Yakarta fue cerrado por las autoridades indonesias en 2010 debido a numerosas irregularidades. 

▫️ Los estadounidenses realizaron trabajos en el centro al margen del programa de investigación acordado, recogieron muestras biológicas y se negaron a informar al gobierno indonesio de sus hallazgos. El material que obtuvieron se utilizó en nombre de la empresa farmacéutica Gilead, afiliada al Pentágono, que realiza ensayos de sus medicamentos, incluso en Ucrania y Georgia. 

▫️ Queremos llamar la atención sobre el hecho de que el número de laboratorios biológicos de Estados Unidos no es comparable con el de otros países. Según el Ministerio de Asuntos Exteriores chino, controlan 336 laboratorios en 30 estados fuera de la jurisdicción nacional. 

▫️Creemos que, en el contexto de la información recibida, se debe pedir a Washington una aclaración sobre los verdaderos objetivos de los laboratorios biológicos de EEUU en el marco de la investigación internacional.”

Compartir