* John O’Looney, autor de aquel testimonio, cayó enfermo de Covid, y cuenta su experiencia en el hospital

El 26 de octubre de 2021 publicábamos lo que entonces consideramos un testimonio ineludible respecto de lo que estaba ocurriendo “tras bambalinas” en Inglaterra luego de la vacunación Covid. John O’Looney, empresario de pompas fúnebres, confirmaba un aumento significativo de las muertes, especialmente entre personas jóvenes, por causas ajenas a “Covid”, y brindaba detalles sobre el manejo oficial del asunto. El problema es que, luego de eso, John O’Looney cayó enfermo de Covid. Su experiencia en el hospital -que es similar a varias más de las que se nos ha notificado personalmente en diversos países- la registró en una carta de respuesta a una publicación del periódico local inglés MK Citizen. Hoy hacemos pública esa carta/testimonio de O’Looney, en castellano.

CONTRARRELATO

Por John O’Looney

28 de febrero de 2022

Estimado señor/señora

Les escribo en referencia a su artículo en el que se informa de que tengo covid y que soy un ávido “anti vaxxer” – eso es totalmente falso, he recibido todas las vacunas que existen, lo que he rechazado es una terapia génica y esto es una terapia génica – NO una vacuna.

 Les sugiero que consideren la posibilidad de averiguar los hechos y tal vez consideren informar de la verdad antes de escribir y publicar desinformación y relatos e historias falsas – tal vez consideren la posibilidad de hablar conmigo en mi funeraria y, a su vez, grabaré la entrevista para dar una versión justa y equilibrada de lo que realmente tuvo lugar

Permítanme contarles los hechos, para que puedan publicar la verdad.

Me enfermé justo antes de Navidad y llamaron a una ambulancia porque me costaba respirar. Casi inmediatamente la paramédica comenzó a reprenderme e insultarme por negarme a tomar una terapia genética no probada, una inyección que yo veo, de primera mano, que está mutilando y matando a la gente.

Fui continuamente insultado y reprendido por alguien que se suponía que me estaba cuidando, alguien cuyo salario pago como contribuyente.

Su comportamiento era francamente repugnante y rayaba en lo sádico, ciertamente esa mujer no debería cuidar pacientes.

Llegamos al hospital

Me hicieron tres pruebas de flujo lateral en el hospital, y las tres fueron negativas. Me quedé en el hospital viendo cómo la enfermera ponía estas pruebas en la máquina, las tres fueron negativas, y me lo dijo.

Mi mujer también se sentía mal, pero se quedó en casa y se hizo tres pruebas en casa que le trajo su hermana, y las tres pruebas fueron también negativas -de modo que ¿es este un sistema de pruebas totalmente defectuoso (sobre el que se toman decisiones de vida o muerte), o acaso no era covid?

Sin embargo, me pusieron igual en una sala de covid.

A la mañana siguiente, un asesor se paró junto a mi cama y anunció que iba a empezar a administrarme Remdesivir, a lo que me negué.

Exigió saber por qué y le conté la historia de ese fármaco, cómo daña los riñones y el hígado, y cómo me llevaría a la muerte, como ocurrió con el 53% de los pacientes de ébola en África cuando Fauci lo utilizó allí.

Me dijeron que moriría sin él, pero lo rechacé porque vi de primera mano lo que les ocurría a los pacientes que lo tomaban: se deterioraban ante mis ojos.

Sugerí a este consultor que examináramos rápidamente los efectos secundarios del Remdesivir antes de dármelo, y el consultor se marchó inmediatamente, sin volver a dirigirse a mí, de un modo nada profesional, y estando claramente incómodo al tener que hablar de los hechos, porque él sabía que yo tenía razón. ¿Por qué se ofrece a los pacientes el Remdesivir como “tratamiento” y por qué, a su vez, la insuficiencia renal y hepática son dos supuestos síntomas del covid? Y si ese es realmente el caso, ¿por qué cualquier clínico humano sensato le daría entonces Remdesivir a los enfermos? No pudo dialogar conmigo porque sabía que yo tenía razón, no tenía ningún argumento ni razón y simplemente se marchó como un niño.

Más tarde, esa misma tarde, me visitó una representante de la universidad de Oxford, una joven rubia, que intentó perseguirme para que tomara otros dos medicamentos muy peligrosos. Uno de ellos era el Baricitnib, que en realidad se utiliza para tratar la artritis crónica, y el segundo era el Tocilizumab. Me hizo sentir muy incómodo porque en ningún momento de nuestra conversación de diez minutos me miró a los ojos, parecía muy incómoda y casi culpable… De nuevo le pregunté por los efectos secundarios y me dijo que “no conocía ninguno”… Así que me puse a investigar, sobre todo porque no pudo mirarme a los ojos ni una sola vez en diez minutos. 

Así que echemos un vistazo a los efectos secundarios bien documentados y reconocidos de estos tres medicamentos que me ofreció esta “servicial” señora de la universidad de Oxford que no podía mirarme a los ojos mientras intentaba hacerme firmar una conformidad y tomar estos medicamentos

Los medicamentos que me dijeron que moriría si no tomaba:

Efectos secundarios del Remdesivir

[Traducimos los efectos secundarios del Remdesivir: 
“Efectos secundarios que requieren atención médica inmediata. 
Junto con sus efectos necesarios, el remdesivir puede causar algunos efectos no deseados. Aunque no todos estos efectos secundarios pueden ocurrir, si ocurren pueden necesitar atención médica.
Consulte inmediatamente a su médico o enfermera si se produce alguno de los siguientes efectos secundarios mientras toma Remdesivir:
Más comunes:
Dolor de espalda
opresión en el pecho
escalofríos
tos
orina de color oscuro
dificultad para tragar
latidos rápidos del corazón
fiebre
enrojecimiento
dolor de cabeza
urticaria, picazón
heces de color claro
náuseas y vómitos
hinchazón de los párpados o alrededor de los ojos, la cara, los labios o la lengua
dolor de estómago, continuo
dificultad para respirar
cansancio o debilidad inusuales
ojos o piel amarillos
Menos frecuentes:
Convulsiones
erupción cutánea”]

Tenga en cuenta la “opresión en el pecho” y la “dificultad para respirar” y los “ojos y piel amarillos” Esto se debe probablemente a que el hígado y los riñones están fallando. ¿Cuál es el resultado probable cuando los riñones y el hígado son atacados por el Remdesivir?

Efectos secundarios de Baricitnib

[Traducimos los efectos secundarios de Baricitnib: 

Efectos secundarios que requieren atención médica inmediata
Junto con sus efectos necesarios, baricitinib puede causar algunos efectos no deseados. Aunque no todos estos efectos secundarios pueden ocurrir, si ocurren pueden necesitar atención médica.
Consulte con su médico inmediatamente si se produce alguno de los siguientes efectos secundarios mientras toma baricitinib:
Más comunes:
Dolor en el cuerpo
escalofríos
tos
dificultad para respirar
congestión del oído
fiebre
dolor de cabeza
pérdida de la voz
secreción o congestión nasal
estornudos
dolor de garganta
cansancio o debilidad inusuales]

Por favor, tenga en cuenta la “dificultad para respirar” – pregúntese por qué cualquier persona con sentido común ofrecería estos medicamentos a un paciente covídico que tiene dificultad para respirar.

Efectos secundarios del tocilizumab

[Traducimos los efectos secundarios del tocilizumab:
Más comunes:
Heces negras y alquitranadas
orina con sangre o turbia
visión borrosa
dolores en el cuerpo
dolor u opresión en el pecho
escalofríos
tos con o sin mucosidad
diarrea
dificultad, ardor o dolor al orinar
dificultad para respirar
dificultad para tragar
mareos
congestión del oído
latidos rápidos del corazón
sensación de calor
fiebre
ganas frecuentes de orinar
dolor de cabeza
urticaria, picor, erupción cutánea
pérdida de apetito
pérdida de conciencia
pérdida de la voz
dolor de espalda o de costado
congestión nasal
náuseas
nerviosismo
dolor o sensibilidad alrededor de los ojos y los pómulos
ampollas dolorosas en el tronco del cuerpo
piel pálida
palpitaciones en los oídos
hinchazón o inflamación de los párpados o alrededor de los ojos, la cara, los labios o la lengua
enrojecimiento de la cara, el cuello, los brazos y, en ocasiones, la parte superior del pecho
latidos cardíacos lentos o rápidos
estornudos
dolor de garganta
dolor de estómago
congestión o secreción nasal
sudoración repentina
úlceras, llagas o manchas blancas en la boca
hemorragias o hematomas inusuales
cansancio o debilidad inusuales]

Por favor, tengan en cuenta la “dificultad para respirar”, así como la plétora de otros efectos secundarios francamente terribles, y vuelvan a preguntarse por qué una persona normal y equilibrada que se supone que cuida de un paciente con coronavirus que no puede respirar le ofrecería estos medicamentos.

Ahora bien, los dos pacientes que estaban frente a mí en mi sala tomaron estos medicamentos (porque no conocían los hechos), y los vi empeorar cada vez más. Sé que los tomaron porque les pregunté a ambos -sin duda habrán muerto, y sin duda “de covid”. Uno de ellos fue alimentado con morfina durante toda la noche también. Me pregunto cómo eso “ayuda” a un paciente respiratorio con su respiración? – No lo hace.

Tenía muy claro que tenía que salir de esa sala y de ese hospital porque sentía que las decisiones clínicas que se estaban tomando no me iban a ayudar y de hecho me llevarían a la muerte si hubiera permitido que me inyectaran esos venenos.

Decidí abandonar el hospital.

Mi batalla para darme de alta

Intenté darme de alta, y me embarqué en un enfrentamiento de tres horas con el personal que se negó a permitirme salir, infringiendo la ley.

Me impidieron salir a pesar de que era perfectamente capaz de tomar mis propias decisiones, lo que va en contra de la ley.

Incluso llamaron a los de seguridad, que me avisaron de que llamarían a la policía si me iba para que me volvieran a detener …..

Les pregunté de qué estaban hablando, y por qué me iban a “volver a arrestar”, esto es un hospital y no una prisión. Se escabulleron bruscamente y no volvieron porque sabían que yo conocía mis derechos.

Hablé con más personal en esas tres horas, que en los tres días que estuve allí. De repente, todos los miembros del personal se “interesaron” por mí y trataron de convencerme para que me quedara, para el “tratamiento” de los fármacos mencionados anteriormente, fármacos que claramente no me ayudarían en absoluto y que probablemente me habrían matado.

Mi hijo grabó la conversación telefónica y el Sr. Daripally le dijo a mi mujer que moriría a los pocos minutos de salir de la sala si me iba, en un último intento desesperado por intimidarla y mantenerme en el hospital.

Estoy convencido de que habría muerto en ese hospital de “covid” si hubieran conseguido convencer a mi mujer de que me mantuviera allí.

No recibí oxígeno desde el momento en que salí del hospital, porque no lo necesitaba, y me he recuperado completamente sin ninguno de los medicamentos mencionados anteriormente que me presionaron para que tomara.

He escrito un correo electrónico largo y muy detallado al servicio de enlace con el paciente del hospital con mis preocupaciones – no hace falta decir que nadie ha respondido a estas preocupaciones, y sin duda el mismo “tratamiento” se sigue ofreciendo ……. Es francamente terrible.

…Cosas que hice mientras estaba en el hospital

Hablé con todos los pacientes que pude en ese hospital mientras estuve allí, personalmente, al menos con 20 de ellos, mientras les hacían la exploración y en el triaje y en la sala; también hablé con miembros del personal que estaban de acuerdo conmigo, y muy preocupados.

Les pregunté a todos si habían sido “vacunados” y TODOS dijeron que sí. Nunca hablé con un solo paciente que no estuviera vacunado, yo era el único, así que tengo que preguntarles, ¿por qué se cuenta la historia exactamente opuesta? Diciendo al público que los hospitales están llenos de no vacunados, cuando simplemente no es verdad. ¿Por qué mienten abiertamente?

También tuve algunas conversaciones muy interesantes con el personal del hospital que realmente me buscó para hablar conmigo y vino a mi lado para hablar, me dijeron que estaba totalmente en lo cierto, que no tomara los medicamentos ofrecidos y en realidad me pidieron que los “salvara” porque estaban tratando desesperadamente de salvar a los pacientes de las decisiones clínicas que se estaban tomando y que se daban cuenta de que los estaban matando.

Una enfermera me dijo que en realidad va a trabajar para tratar de minimizar el daño que están haciendo estos “tratamientos”, y no tengo razón para mentir.

¿Cómo se sienten en su periódico sabiendo esto, y aún así tratando de destruirme y arrastrarme a su histeria covidiana?

 De hecho, cuando Mark Sexton vino a recogerme, le habló una enfermera en el ascensor que subía al hospital y le dijo lo mismo, que sabía quién era y que le rogaba que los “salvara”.

No se trata de una charla frívola, se trata de que el personal del NHS ve lo que yo veo, y también se asusta desesperadamente por lo que ve que está pasando.

Ahora bien, aunque los medios de comunicación estén bien orquestados, ¿no se preguntan por qué 80 mil trabajadores del NHS que están en medio de la “pandemia mortal” y ven de primera mano exactamente lo que está sucediendo, prefieren perder sus carreras antes que tomar la “Vacuna”?

¿Por qué creen que es así? 

Es porque lo saben, hablan con estas personas de primera mano mientras están muriendo y son muy conscientes del daño que se está causando.

¿No se han preguntado por qué más de 300 jugadores y entrenadores registrados en la FIFA han caído esta temporada por problemas cardíacos? Muchos de ellos en directo por televisión. Una vez más, un aumento del 500% de las cifras habituales. Lo sabemos.

Hace poco hablé con un gerente de un hospital llamado Nick, y me dijo que había visto un aumento del 600% en las muertes por trombosis desde que comenzó la distribución de estos venenos, lo mismo que estoy viendo en mi funeraria.

Este hombre había estado en el NHS durante casi 25 años, y estaba a punto de perder su trabajo, porque no permitiría que le metiesen el veneno a él – se trata de un hombre que maneja los fallecidos personalmente, muchos de los cuales son etiquetados como muertes covídicas

¿Por qué creen que prefiere perder su trabajo antes que tomar este veneno? Porque sabe la verdad.

Así que, por favor, no me etiqueten como un anti-vaxxer y si acaso consideren publicar estas verdades. 

Ahora bien, todos sabemos que ustedes sólo publicarán las historias que se le permitan, y de la manera que se elija publicarlas, y simpatizo con ustedes hasta cierto punto. Pero su acción está costando vidas, y eso los hace cómplices directo de estas muertes.

No me importa especialmente lo que hagan, francamente no me importa, ya que han elegido un lado de la valla, y la historia los recordará por ello.

Pero en lugar de intentar enrolarme en sus mentiras covídicas para empujar la histeria y desacreditar la verdad, quizás pudiesen intentar hablar conmigo en persona, y entonces verán que, a pesar de haber estado enfermo, eso no me cambia en nada.

Una vez más lo digo, invitaría a uno de sus periodistas a venir a la funeraria para entrevistarme para contar esta historia, filmaré la entrevista, y si realmente buscan la verdad, se las daré libremente. Pero ambos sabemos que no los veré pronto, ¿no es cierto?

He enviado esto a algunos eminentes expertos creíbles para que sean testigos, ya que no se puede confiar en ustedes.

También publicaré este correo electrónico y su respuesta (no es que vaya a recibir una…)

Saludos y gracias

John O’Looney

Milton Keynes Family Funeral Services
12 Whitehorse Drive
Emerson Valley
Milton Keynes
MK4 2AS
01908 505570 / www.mkffs.co.uk /
Compartir