INFORME ESPECIAL / Visiones rusas

Por Sergei Glazyev

Presentación de John Helmer: 

El viernes 25 de febrero por la mañana, Sergei Glazyev publicó el siguiente análisis de las sanciones estadounidenses contra la economía rusa y de las opciones rusas de defensa y contraataque.

Glazyev es un funcionario estatal ruso con rango ministerial. Ha sido durante muchos años asesor de política económica del presidente Vladímir Putin; desde 2019 es ministro de integración y macroeconomía de la Comisión Económica Euroasiática, el bloque de antiguos estados soviéticos que coordinan conjuntamente las políticas de aduanas, banca central, comercio y gestión fiscal.  

Glazyev, que ahora tiene 61 años, ha sido también la fuerza más longeva de la izquierda de la política rusa desde el fin de la Unión Soviética en 1991 y de la destrucción del Congreso de los Diputados del Pueblo por Boris Yeltsin en 1993. Ha sido un crítico constante de la política monetaria del Banco Central ruso; y del sistema oligárquico promovido por Anatoly Chubais, Alexei Kudrin, German Gref y sus aliados empresariales en Moscú, y por los centros financieros de Nueva York y Londres.  Durante 25 años han demostrado ser más fuertes dentro del círculo del presidente que Glazyev; han persuadido a Putin para que lo desautorice públicamente, y luego lo ignore y lo deje de lado. Hasta ahora.

A partir del discurso de Putin del 21 de febrero, el reconocimiento de las Repúblicas Populares de Donetsk y Lugansk, y el inicio de la campaña militar en Ucrania, la gestión de la economía rusa ha pasado a estar en pie de guerra. En la interpretación de un importante banquero europeo, la escalada de sanciones de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) pretende confiscar los activos del Banco Central y destruir todos los vínculos financieros entre Rusia y Occidente. Comenta que no se había intentado nada de esta envergadura contra una gran potencia mundial desde que el presidente Franklin Roosevelt congeló los activos extranjeros de Japón el 26 de julio de 1941 e impuso un embargo a las importaciones japonesas de petróleo y gasolina seis días después.  

Las nuevas sanciones comenzaron el 22 de febrero en respuesta al reconocimiento ruso de la independencia del Donbass y la firma de un tratado de cooperación militar y económica. El primer golpe de sanciones se dirigió a dos bancos estatales; a tres hijos de funcionarios estatales rusos; y a bonos estatales que se emitirán a partir del miércoles de esta semana.

Las sanciones del segundo golpe se intensificaron el 24 de febrero para “apuntar a la infraestructura central del sistema financiero ruso -incluyendo todas las instituciones financieras más grandes de Rusia y la capacidad de las entidades estatales y privadas para obtener capital- y excluir aún más a Rusia del sistema financiero mundial”. Las medidas también afectan a casi el 80% de todos los activos bancarios de Rusia y tendrán un efecto profundo y duradero en la economía y el sistema financiero rusos”.  

Además, los objetivos se ampliaron para incluir por primera vez a la empresa estatal Alrosa, productora de diamantes y creadora del mercado internacional de diamantes, y a Sovcomflot, el mayor operador de flotas de petroleros del mundo.  Al mismo tiempo, el Tesoro de EE.UU. dijo que no bloquearía los pagos rusos por “productos agrícolas y médicos y la pandemia COVID-19; sobrevuelos y aterrizajes de emergencia; energía”.

El tercer golpe comenzó durante la noche del 26 al 27 de febrero. La Casa Blanca anunció la desconexión del sistema de pagos interbancarios SWIFT para “determinados bancos rusos” . Los informes de la prensa rusa han especulado que Sberbank y VTB serán desconectados, junto con los otros bancos atacados el 24 de febrero. No está claro si Alfa Bank, el principal banco comercial propiedad de Mikhail Fridman, aparecerá en la lista de desconexión de SWIFT.   

La Casa Blanca también anunció el lanzamiento de “un grupo de trabajo multilateral transatlántico para identificar, perseguir y congelar los activos de las empresas y oligarcas rusos sancionados: sus yates, sus mansiones y cualquier otra ganancia mal habida que podamos encontrar y congelar conforme a la ley”.   

Los funcionarios de EE.UU. y de la Unión Europea afirman que “las medidas restrictivas que impedirán al Banco Central de Rusia (CBR) desplegar sus reservas internacionales” equivalen a una congelación de las tenencias del Banco Central denominadas en dólares estadounidenses y euros. A 31 de enero, el CBR declaró tener 469.000 millones de dólares en divisas. De ese total, los datos del BCR de hace un año sugieren que el 22% está en dólares estadounidenses, el 29% en euros y el 6% en libras esterlinas.

Fuentes bancarias londinenses y una destacada figura del comercio del petróleo creen que si las sanciones del tercer golpe detienen los pagos en dólares y euros de las exportaciones rusas de petróleo, gas, carbón, titanio, paladio, diamantes y otras materias primas, junto con el servicio de los intereses y el principal de los préstamos, entonces la parte rusa suspenderá todos los pagos de la deuda. También detendrán todas las entregas a Estados Unidos y Europa.

Las implicaciones políticas internas de Rusia no son menos dramáticas; son potencialmente revolucionarias, aunque no en la dirección que figuras estadounidenses como Antony Blinken, Victoria Nuland y William Burns han estado calculando en público. Glazyev es uno de los revolucionarios rusos que menos quieren que se tome el poder sobre los oligarcas ahora.  

Para informar sobre las respuestas de Glazyev a la primera ronda de sanciones de Estados Unidos en marzo de 2014, lea esto

***

Sería infantil suponer que “cuando nos golpean, nos fortalecemos”. Efectivamente hemos reforzado nuestra soberanía nacional en el ámbito económico bajo la influencia de las sanciones estadounidenses, pero no hasta el punto de no prestarles ninguna atención. El daño de las sanciones, por supuesto, está ahí y se ve considerablemente potenciado por la política pasiva de las autoridades monetarias rusas.

La intimidación permanente a Rusia con nuevas “sanciones del infierno” hace tiempo que dejó de afectar a la opinión pública rusa. Recuerdo cómo en 2014, al igual que otros de la primera lista sometida a sanciones de Estados Unidos, fui entrevistado y todos aseguramos a los periodistas que estábamos orgullosos de tal reconocimiento de nuestros servicios a Rusia. Desde entonces, el número de personas físicas y jurídicas sancionadas por Estados Unidos y sus satélites ha aumentado muchas veces, y no ha tenido ningún impacto notable en nuestro país. Por el contrario, las medidas de represalia introducidas por nuestro Gobierno en cuanto a la restricción de las importaciones de alimentos procedentes de estos países contribuyeron significativamente al crecimiento de la producción agrícola nacional, que ha sustituido casi por completo la importación de aves de corral y carne.

Las empresas de la industria de la defensa y la energía han aprendido a eludir estas sanciones negándose a utilizar el dólar, y al mismo tiempo los bancos estadounidenses, en favor de las monedas nacionales y los bancos de los países asociados. El siguiente paso es el desarrollo de instrumentos monetarios digitales que puedan utilizarse sin recurrir a los servicios de los bancos, que temen caer en las sanciones. El pueblo ruso sigue con interés el regreso al país de los capitales exportados por los oligarcas y por ellos mismos, que temen ser confiscados y detenidos en los países de la OTAN.

Las sanciones estadounidenses no han afectado tanto a Rusia como a terceros países que han sido sometidos a la presión de Washington. En primer lugar, a nuestros vecinos europeos, que han reducido la mayoría de los proyectos de cooperación en el ámbito científico, técnico y energético. También han afectado a los bancos comerciales chinos que operan en la zona del dólar, que han preferido dejar de atender a los clientes rusos. Naturalmente, el volumen de negocios de Rusia con la UE y Estados Unidos ha disminuido, mientras que con China ha crecido. En el periodo 2014-2020, en términos monetarios, el volumen de negocio comercial de Rusia con China aumentó un 17,8%, pasando de 88.400 millones de dólares a 104.100 millones. La participación de los países de la APEC [Conferencia Económica Asia-Pacífico] y de la OCS [Organización de Cooperación de Shanghái] en el volumen de negocios del comercio exterior de la UEEA [Unión Económica Euroasiática] aumentó durante este período del 29,6% al 36,4% y del 16,3% al 24,1%, respectivamente. Por el contrario, la participación de la UE en el volumen de negocios del comercio exterior de la UEEA disminuyó del 46,2% en 2015 al 36,7% en 2020. El volumen de negocio comercial con Estados Unidos durante el periodo analizado disminuyó un 18,1%, pasando de 29.100 millones de dólares a 23.900 millones.

De hecho, con la ayuda de las sanciones, Estados Unidos está tratando de expulsar los productos rusos de los mercados de sus satélites, sustituyendo los suyos. Esto se ha manifestado con mayor claridad en el mercado europeo del gas natural, donde la cuota de Estados Unidos ha aumentado considerablemente, aunque todavía no ha sido posible desplazar a Rusia en el mercado europeo del gas natural.

El principal resultado de las sanciones entre Estados Unidos y Europa fue un cambio en la estructura geográfica de las relaciones económicas exteriores rusas a favor de China, cuya ampliación de la cooperación compensa plenamente el recorte de las relaciones comerciales y económicas con la UE. Los consumidores europeos tienen que cambiar a portadores de energía estadounidenses más caros, y sus productores simplemente pierden el mercado ruso. Las pérdidas totales de la UE por las sanciones antirrusas se estiman en 250.000 millones de dólares.

Otro resultado importante de las sanciones estadounidenses fue la caída de la cuota del dólar en los acuerdos internacionales. Para Rusia, como para otros países que han sido objeto de sanciones estadounidenses, el dólar se ha convertido en una moneda tóxica. Al rastrear todas las transacciones en dólares, las autoridades sancionadoras estadounidenses pueden bloquear pagos, congelar o incluso confiscar activos en cualquier momento. Durante los 8 años posteriores a la imposición de las sanciones, la cuota del dólar en las liquidaciones internacionales disminuyó en 13,5 puntos porcentuales (del 60,2% en 2014 al 46,7% en 2020).

Las sanciones se han convertido en un poderoso incentivo para la transición a liquidaciones en monedas nacionales y el desarrollo de sistemas de pago nacionales. Así, en el comercio mutuo de los Estados de la UEE, la cuota del dólar disminuyó en más de 6 puntos porcentuales (del 26,3% en 2014 al 20,0% a finales de 2020).

Recuerdo cómo hace diez años, al considerar los riesgos para el sistema bancario ruso en el Consejo Bancario Nacional, pregunté al entonces jefe del Banco Central: “¿Se está considerando el riesgo de desconectar a los bancos rusos del sistema internacional de transmisión bancaria SWIFT, como hicieron los socios occidentales en relación con Irán?”  A lo que recibí la respuesta: “No podemos considerar el riesgo de que una bomba atómica golpee el Banco de Rusia”. Sin embargo, la dirección del Banco Central ha tomado medidas: hoy en día Rusia tiene su propio sistema de transmisión de mensajes electrónicos entre bancos, el Sistema de Transmisión de Mensajes Financieros del Banco de Rusia (SPFS), así como su propio sistema de pago para tarjetas bancarias Mir, que está interconectado con el sistema chino Union Pay y puede utilizarse para pagos y transferencias transfronterizas. Ambos están abiertos a socios extranjeros y ya se utilizan ampliamente no sólo en las liquidaciones nacionales, sino también en las internacionales. La desactivación de SWIFT ya no se considera una amenaza a gran escala, sino que beneficiará al desarrollo de nuestros sistemas de pago e información financiera.

Desde 2014, cuando, con la connivencia del regulador, los especuladores de divisas derribaron el tipo de cambio del rublo manipulando el mercado, éste ha sido utilizado por las sanciones como un fusible a prueba de fallos de la estabilidad macroeconómica. Al mismo tiempo, fue en 2014, en vísperas de las ya anunciadas sanciones de Estados Unidos, cuando el Banco de Rusia pasó a un régimen de tipo de cambio de libre flotación. Y solo después de eso, Estados Unidos introdujo sus sanciones, estando seguro de que los especuladores multiplicarían su efecto negativo. Cuando el rublo cayó casi a la mitad, Obama se alegró de decir que “la economía rusa está destrozada”.  Como resultado de esta manipulación del mercado de divisas ruso, los ingresos y los ahorros en rublos se depreciaron, y los especuladores recibieron más de 35.000 millones de rublos de beneficio. Pero esto no ocurrió por las sanciones, sino por la complicidad del Banco de Rusia, que dejó la formación del tipo de cambio a merced de los especuladores internacionales por recomendación de las organizaciones financieras de Washington.

Sólo personas muy ingenuas pueden creer en la formación de un tipo de cambio equilibrado del rublo en la modalidad de libre flotación. El hecho de que el Banco de Rusia se excluya de la regulación del tipo de cambio del rublo significa que los especuladores internacionales de divisas se dedican a ello. En el vaivén del tipo de cambio del rublo, que se ha convertido en una de las monedas más inestables del mundo, con una provisión de reservas de divisas que se triplica, los especuladores internacionales reciben beneficios multimillonarios, y los rusos, la depreciación de sus ahorros e ingresos en rublos junto con estallidos de inflación. Al mismo tiempo, el clima de inversión se deteriora irremediablemente: la inestabilidad del tipo de cambio del rublo crea incertidumbre sobre los principales parámetros de los proyectos de inversión que utilizan equipos importados y productos orientados a la exportación.

Por lo tanto, los daños causados por las sanciones financieras de Estados Unidos están inextricablemente ligados a la política monetaria del Banco de Rusia, que es la ideal para ellos. Su esencia se reduce a una estricta vinculación de la emisión del rublo a los ingresos por exportación, y del tipo de cambio del rublo al dólar. De hecho, se está creando una escasez artificial de dinero en la economía, y la estricta política del Banco Central conduce a un aumento del coste de los préstamos, lo que acaba con la actividad empresarial y dificulta el desarrollo de las infraestructuras en el país.

Las restricciones de las sanciones han provocado una demanda extremadamente alta de financiación empresarial en el mercado nacional. En el contexto de un tipo de interés clave relativamente bajo y del acceso a una financiación más barata, los grandes bancos mantienen sistemáticamente un margen de interés neto superior al nivel medio del mercado, entre el 5,4% y el 6%; mientras que para los mayores bancos de China, Estados Unidos, Alemania, Francia, Gran Bretaña y Japón, el margen de interés neto oscila entre el 0,8% y el 2,3%.

Sin embargo, estas ganancias no se dirigen a la financiación de proyectos de infraestructura, sino a la adquisición de negocios dispares no esenciales que se combinan en ecosistemas. La mayoría de estos negocios siguen siendo poco rentables incluso a nivel de EBITDA [beneficios]. A pesar de ello, se siguen gastando miles de millones de rublos en su desarrollo. Estas cifras son bastante comparables al volumen de inversiones en un gran proyecto de infraestructura en el sector real de la economía, que puede traer tanto el crecimiento del empleo como la contribución al desarrollo de la economía. Pero este tipo de proyectos (además de llenar el presupuesto) siguen quedando en manos de las empresas de materias primas, mientras que las mayores corporaciones financieras prefieren dirigir sus ingresos a la creación de quimeras.

De hecho, fue la connivencia del Banco Central la que hizo que Rusia y su industria se vaciaran de sangre y no pudieran desarrollarse.

Si el Banco Central cumpliera con su deber constitucional de garantizar la estabilidad del rublo -y tiene todas las posibilidades para ello debido a que las reservas de divisas triplican la base monetaria-, las sanciones financieras no serían nada para nosotros. Incluso podrían volverse, como en otros sectores de la economía, en beneficio del sector bancario, si el Banco Central sustituyera los préstamos retirados por los socios occidentales por sus propios instrumentos especiales de refinanciación. Esto aumentaría la capacidad del sistema crediticio y bancario ruso en más de 10 billones de rublos. Además, compensaría totalmente la salida de la financiación extranjera de las inversiones, impidiendo un descenso de la inversión y de la actividad económica sin consecuencias inflacionistas. De este modo, sería posible evitar un largo período de disminución de los ingresos reales de la población causado únicamente por las peculiaridades de la política monetaria aplicada en Rusia, que garantizaba la eficacia de las sanciones en la esfera monetaria y financiera.

Al evaluar las consecuencias de las sanciones antirrusas, es imposible ignorar las consecuencias de la ruptura de los vínculos económicos con Ucrania. La abolición mutua del régimen de libre comercio y la imposición de un embargo sobre una amplia gama de bienes condujo a la ruptura de los lazos de cooperación que aseguraban la reproducción de muchos tipos de productos de alta tecnología. El bloqueo del trabajo de los bancos rusos provocó la depreciación de inversiones rusas multimillonarias. La negativa de las autoridades ucranianas a cumplir con el servicio de la deuda con Rusia provocó varias pérdidas multimillonarias más. En total, su volumen se estima en unos 100.000 millones de dólares para cada una de las partes. Se trata de un daño real verdaderamente importante y en muchos aspectos irreparable, que nosotros mismos hemos agravado con sanciones de represalia.

Hasta la fecha, el resultado de las consecuencias económicas de las sanciones antirrusas es el siguiente. Ucrania sufrió las mayores pérdidas en relación con el PIB, en términos absolutos. Las pérdidas rusas del PIB potencial, desde 2014, ascienden a unos 50 billones de rublos. Pero sólo el 10% de ellas pueden explicarse por las sanciones, mientras que el 80% fueron el resultado de la política monetaria. Estados Unidos se beneficia de las sanciones antirrusas, sustituyendo la exportación de hidrocarburos rusos a la UE, así como a China; sustituyendo la importación de bienes europeos por parte de Rusia. Podríamos compensar completamente las consecuencias negativas de las sanciones financieras si el Banco de Rusia cumpliera con su deber constitucional de garantizar un tipo de cambio estable del rublo, y no con las recomendaciones de las organizaciones financieras de Washington.

Consideremos las amenazas de los rusófobos estadounidenses y europeos contra las nuevas “sanciones del infierno”.  Ya se ha mencionado anteriormente que la amenaza de desconectar a los bancos rusos del sistema SWIFT, ampliamente discutida en los medios de comunicación hoy en día, aunque interferirá con las liquidaciones internacionales al principio, beneficiará al sistema bancario y de pagos ruso a medio plazo.

La amenaza de prohibir las transacciones con bonos rusos también nos beneficiará, ya que su emisión en un contexto de superávit presupuestario no es más que una fuente de beneficios para los especuladores extranjeros. Y su rentabilidad está sobrevalorada tres veces en relación con la valoración de su riesgo por parte del mercado. El cese de la política autocomplaciente [самоедской] de las autoridades monetarias, que toman prestado dinero objetivamente innecesario para el presupuesto a precios exorbitantes, nos permitirá ahorrar miles de millones de dólares. Si los sancionadores intentan prohibir la compra de los bonos en moneda extranjera de las corporaciones rusas, entonces será posible compensar la falta de financiación para la compra de equipos importados comprándolos a costa de una parte del exceso de reservas de divisas. Si se les cortan los préstamos extranjeros, entonces el riesgo de su impago recaerá en los propios bancos europeos y americanos.

También existe un riesgo potencial de confiscación de los activos estatales rusos. Pero podemos responder a esto de forma simétrica imponiendo un embargo del servicio de las obligaciones de la deuda con los acreedores occidentales y también deteniendo sus activos. Las pérdidas de las partes serán aproximadamente iguales.

Queda, de hecho, una amenaza: arrebatar a los oligarcas rusos sus activos en el extranjero. A pesar de su popularidad entre la gente común, esto estimulará el retorno del capital exportado del país, lo que también tendrá un efecto positivo para la economía rusa.

Al mismo tiempo, tenemos que protegernos en la medida de lo posible de la esperada escalada de sanciones de Estados Unidos y Europa. El punto más vulnerable de nuestra economía es su excesiva deslocalización. Hasta la mitad de los activos de la industria rusa pertenecen a no residentes. Hay más de un billón de dólares de capital exportado del país al extranjero, la mitad del cual está involucrado en la reproducción de la economía rusa. La congelación simultánea de estos activos puede realmente empeorar la situación de una serie de empresas estratégicamente importantes que dependen del mercado exterior. Los estadounidenses mostraron cómo se hace esto utilizando el ejemplo de Rusal, estableciendo su control sobre ella bajo la amenaza de detener las actividades de comercio exterior. Podríamos responder a esto nacionalizando al menos las gigantescas centrales hidroeléctricas transferidas a esta corporación porque sí y con motivos dudosos, en cuyo funcionamiento se basa la mayor parte de sus beneficios. Pero, por alguna razón, no protegieron esta una de las ramas estructurales de nuestra economía de la incautación por parte del Tesoro estadounidense.

De lo anterior se desprende la necesidad de adoptar medidas eficaces para la desfinanciación real de la economía, así como de adecuar la política del Banco de Rusia a sus obligaciones constitucionales. Tampoco impedirán las medidas de endurecimiento de la regulación monetaria para frenar la exportación de capitales y ampliar los préstamos dirigidos a las empresas que necesiten financiar inversiones y capital circulante. Es aconsejable introducir impuestos sobre la especulación monetaria y las transacciones en dólares y euros en el mercado nacional. Necesitamos inversiones serias en I+D para acelerar el desarrollo de nuestra propia base tecnológica en las áreas afectadas por las sanciones: en primer lugar, la industria de defensa, la energía, el transporte y las comunicaciones. Es necesario completar la desdolarización de nuestras reservas de divisas, sustituyendo el dólar, el euro y la libra por oro. En las condiciones actuales de crecimiento explosivo previsto del precio del oro, su exportación masiva al extranjero es similar a la traición y ya es hora de que el regulador la detenga.

Es necesario introducir cuanto antes un rublo digital, que podría utilizarse para las operaciones de pago y liquidación transfronterizas evitando el sistema bancario sometido a la presión de las sanciones. Debemos apresurarnos a crear nuestro propio espacio de intercambio y mecanismos de fijación de precios en rublos para los productos básicos producidos en exceso aquí. Invitar a los socios de Asia a que introduzcan una moneda de pago y liquidación global basada en el índice de las monedas nacionales y de las mercancías negociadas en bolsa. Es posible levantar unilateralmente las sanciones a las empresas ucranianas, aliviando al mismo tiempo la situación de la población rusa empleada por ellas. Es posible volver a plantear la iniciativa de un espacio económico único desde Lisboa hasta Vladivostok, animando a una buena parte de la élite empresarial y política europea. Intentar crear una amplia coalición internacional para el restablecimiento de las normas del derecho internacional, incluidas las normas de la OMC y del FMI, que los funcionarios occidentales violan descaradamente con sus sanciones y guerras comerciales.

En general, queda mucho por hacer para reforzar la soberanía nacional en la economía. Las sanciones estadounidenses son la agonía del sistema económico mundial imperial saliente, basado en el uso de la fuerza. Para minimizar los peligros que conlleva, es necesario acelerar la formación de un nuevo orden económico mundial -integral- que restablezca el derecho internacional, la soberanía nacional, la igualdad de los países, la diversidad de modelos económicos nacionales, los principios de beneficio mutuo y la voluntariedad en  la cooperación económica internacional.

Fuente original en ruso aquí

Publicado originalmente aquí

Sergei Glazyev
Compartir