Según los estudios realizados hasta hoy, la reinfección es prácticamente imposible. La OMS admite finalmente esto. Seguir exigiendo vacuna a los recuperados es anticientífico.

CONTRARRELATO

Por Paul-Elias Alexander

Los mensajes de salud pública desde el principio de esta pandemia han tenido muy poco que decir sobre la inmunidad adquirida tras la infección. Pero para la mayoría de la gente es una preocupación real y acuciante, y no sólo por los mandatos de vacunación que la tienen poco o nada en cuenta. La gente quiere saber si una vez recuperada puede estar segura de no volver a contagiarse.

¿Debe todo el mundo vivir con miedo para siempre o hay una base para que los recuperados vivan con confianza?

Hemos examinado las pruebas publicadas y podemos concluir, basándonos en el conjunto de pruebas existentes, que las reinfecciones son muy raras, si es que lo son, y se basan en unos pocos casos con una confirmación dudosa de un caso real de reinfección (referencias 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25).

Colson et al. publicaron un artículo muy interesante sobre la evidencia de una reinfección de SARS-CoV-2 con un genotipo diferente. Intentaron demostrar que el mismo paciente se infectó en abril, eliminó el virus, se seroconvirtió, pero se “reinfectó cuatro meses después con una nueva variante viral”. Las dos infecciones reflejan las cepas que circulaban en Marsella al mismo tiempo. Es el estudio más completo, ya que documentó la seroconversión tras la primera infección, mostró genomas virales drásticamente diferentes, con 34 nucleótidos de diferencia, y descartó los errores de las muestras por técnicas comúnmente utilizadas para las identificaciones forenses.”

Este estudio merece una seria reflexión. Si es correcto, tenemos al menos un caso bien documentado con una duración de 4 meses entre infecciones.

Sin embargo, un estudio muy reciente en Qatar (Lancet) encontró que “la infección natural parece provocar una fuerte protección contra la reinfección con una eficacia ~95% durante al menos siete meses”. Hall en Lancet informó de lo mismo.

El estudio en Austria también encontró que la frecuencia de reinfección por COVID-19 causó hospitalización en sólo cinco de 14.840 (0,03%) personas y la muerte en una de 14.840 (0,01%)“.

Un estudio observacional muy reciente del Reino Unido, realizado por Lumley y publicado en CID (julio de 2021), analizó la incidencia de la infección por el SARS-CoV-2 y la variante B.1.1.7 en trabajadores sanitarios según el estado de anticuerpos y de vacunación. “Los investigadores analizaron los registros de Curative, un laboratorio clínico con sede en San Dimas que se especializa en las pruebas de COVID-19 y que durante la pandemia ha estado llevando a cabo el cribado rutinario del personal. Ninguno de los 254 empleados que tenían COVID-19 y se recuperaron se reinfectaron, mientras que cuatro de los 739 que estaban totalmente vacunados contrajeron la enfermedad… debería dar confianza a las personas que se han recuperado de que tienen un riesgo muy bajo de repetir la infección y algunos expertos, entre los que me incluyo, creen que la protección es igual a la vacunación“.

Israel National News informa de que estos datos se presentaron al Ministerio de Sanidad israelí y dieron como resultado el siguiente desglose de las infecciones de los vacunados frente a los que tenían una infección previa:

Con un total de 835.792 israelíes que se sabe que se han recuperado del virus, los 72 casos de reinfección equivalen al 0,0086% de las personas que ya estaban infectadas por el COVID.

“Por el contrario, los israelíes vacunados tenían 6,72 veces más probabilidades de infectarse después de la inyección que después de la infección natural, con más de 3.000 de los 5.193.499, o el 0,0578%, de los israelíes vacunados que se infectaron en la última oleada… Investigadores irlandeses publicaron recientemente una revisión de 11 estudios de cohortes con más de 600.000 pacientes totales recuperados de COVID a los que se les hizo un seguimiento durante 10 meses. Descubrieron que la tasa de reinfección era de sólo un 0,27% “sin que ningún estudio informara de un aumento del riesgo de reinfección con el paso del tiempo“.

El Dr. Marty Makary de Johns Hopkins escribió “la reinfección es extremadamente rara e incluso cuando ocurre, los síntomas son muy raros o [esos individuos] son asintomáticos.”

El Dr. Peter McCullough (comunicación personal del 27 de junio de 2021) aconseja: “He exigido que si alguien propone un caso recurrente se cumpla lo siguiente: 90 días entre las dos enfermedades. Los episodios tienen ambos signos y síntomas cardinales con pruebas de SARS-CoV-2 con al menos dos o más resultados concordantes (por ejemplo, RT-PCR, antígeno, secuenciación). Que yo sepa, esto no ha ocurrido nunca. En una de las ocasiones, el primer o segundo episodio fue simplemente un falso resultado positivo de la PCR o de los anticuerpos sin síndrome clínico“.

El Dr. Peter McCullough y el Dr. Harvey Risch (18 de julio de 2021) han sugerido como otro modelo a considerar para “La gente ha sugerido requerir más que una positividad nominal de la PCR y tener signos/síntomas para establecer la reinfección.  Así que, PCR Ct<25 en ambos casos, pruebas de anticuerpos que confirmen las infecciones, síntomas en ambas ocasiones, y separados por más de 90 días son algunas consideraciones que la gente ha sugerido.”

Es importante destacar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aludido recientemente (10 de mayo de 2021 Scientific brief, WHO/2019-nCoV/Sci_Brief/Natural_immunity/2021.1) a lo que está claro desde hace muchos meses (un año ya), y es que las personas se reinfectan muy raramente. La OMS llega muy tarde, pero más vale tarde que nunca.

Los puntos clave que han expuesto en este informe y que destacan y merecen una mención (de nuevo, siempre lo hemos sabido y hemos intentado informar a los CDC y a la OMS de ello a lo largo del último año) es que:

i) En las 4 semanas siguientes a la infección, entre el 90 y el 99% de las personas infectadas por el virus del SRAS-CoV-2 desarrollan anticuerpos neutralizantes detectables.

ii) Los datos científicos disponibles sugieren que, en la mayoría de las personas, las respuestas inmunitarias siguen siendo sólidas y protectoras contra la reinfección durante al menos 6-8 meses después de la infección (el seguimiento más largo con pruebas científicas sólidas es actualmente de aproximadamente 8 meses).

iii) Los estudios destinados a detectar la memoria inmunológica, incluida la evaluación de la inmunidad celular mediante pruebas para detectar la presencia de células B de memoria y células T CD4+ y CD8+, observaron una inmunidad robusta a los 6 meses después de la infección en el 95% de los sujetos estudiados, que incluían individuos con infecciones asintomáticas, leves, moderadas y graves.

iv) Las pruebas actuales apuntan a que la mayoría de los individuos desarrollan fuertes respuestas inmunitarias protectoras tras la infección natural por el SARS-CoV-2.

Un debate muy reciente sobre la inducción de una protección duradera de anticuerpos contra el COVID-19, se basó en una publicación en Nature. La investigación mostró que las personas que han tenido una enfermedad leve desarrollan células productoras de anticuerpos que pueden durar toda la vida.

Meses después de recuperarse de casos leves de COVID-19, las personas siguen teniendo células inmunitarias en su cuerpo que bombean anticuerpos contra el virus que causa el COVID-19, según un estudio de investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis. Louis. Dichas células podrían persistir durante toda la vida, produciendo anticuerpos todo el tiempo“.

En cuanto a Omicron, no vemos datos ni pruebas para concluir que la inmunidad natural haya sido violada. De hecho, creemos, a menos que se nos demuestre lo contrario, que la inmunidad natural se ha mantenido y ha funcionado maravillosamente. Basándonos en los síntomas y secuelas reportados, se puede considerar una “reexigencia” inmunológica y no una reinfección de buena fe.

Basándonos en las pruebas actuales, la inmunidad natural está haciendo su trabajo y la inmunidad innata y la inmunidad natural están trabajando mano a mano y Omicron nos lo demuestra. El papel de la inmunidad innata es proteger como primera línea de defensa y normalmente completa la tarea y especialmente en niños y jóvenes.

Los mejores expertos en inmunología y virología sostienen que cuanto más diferentes son las variantes entre sí, más capacitada está la inmunidad innata para la protección cruzada. Así lo explica el Dr. Geert Vanden Bossche (comunicación personal del 29 de diciembre de 2021):

La inmunidad innata y, por tanto, los anticuerpos innatos, se “entrenan” y “aprenden” con las reexposiciones. Los Abs innatos tienen una amplia cobertura y las células inmunitarias innatas que los secretan se adaptan a los diferentes estímulos a los que se expone el huésped. Por lo tanto, la exposición repetida durante una pandemia dará lugar a un mayor entrenamiento de las células B secretoras de IgM innatas. Esto sienta las bases de una primera línea de defensa inmunitaria ampliamente protectora que es capaz de hacer frente a todo tipo de variantes diferentes. Es probable que esta protección sea el pilar clave de la protección, especialmente durante una pandemia de variantes más infecciosas en continua evolución.

En el caso de variantes altamente infecciosas (como la Omicron), la primera línea de defensa inmunitaria (Abs innata) puede no conseguir capturar todos los viriones con la suficiente rapidez como para impedir la entrada del virus en la célula (ya que ésta se produce de forma muy eficaz: ese es, por definición, el caso de las variantes altamente infecciosas). Por lo tanto, la inmunidad innata se encarga del pico de carga viral. Por lo tanto, incluso en los casos en los que el virus atraviesa la defensa inmunitaria innata, el curso de la enfermedad es leve, ya que los Abs adquiridos y altamente específicos llegan a tiempo para abrogar la infección causada por esa variante específica.”

Tenemos que seguir examinando esta cuestión y estar abiertos a cualquier dirección. Sin embargo, la evidencia in toto apunta a una rareza o sugiere que es muy limitada, y potencialmente improbable que ocurra en absoluto.

__

Este artículo fue publicado originalmente por el Instituto Brownstone. Publicado de nuevo bajo licencia Creative Commons 4.0.

Compartir