Una derrota de Moscú no sería una clara victoria de Occidente

INFORME ESPECIAL / Visiones norteamericanas

Por Liana Fix y Michael Kimmage, publicada el 4 de marzo de 2022 aquí

El presidente ruso Vladimir Putin ha cometido un error estratégico al invadir Ucrania. Ha juzgado mal el tenor político del país, que no esperaba ser liberado por los soldados rusos. Ha juzgado mal a Estados Unidos, a la Unión Europea y a una serie de países -como Australia, Japón, Singapur y Corea del Sur- que eran capaces de actuar colectivamente antes de la guerra y que ahora están empeñados en la derrota de Rusia en Ucrania. Estados Unidos y sus aliados y socios están imponiendo duros costes a Moscú. Toda guerra es una batalla por la opinión pública, y la guerra de Putin en Ucrania ha asociado -en la era de la imagen mediática- a Rusia con un ataque no provocado a un vecino pacífico, con un sufrimiento humanitario masivo y con múltiples crímenes de guerra. En todo momento, la indignación resultante será un obstáculo para la política exterior rusa en el futuro.

No menos significativos que el error estratégico de Putin han sido los errores tácticos del ejército ruso. Teniendo en cuenta los desafíos de la evaluación en las primeras etapas de una guerra, se puede decir con seguridad que la planificación y la logística rusas fueron inadecuadas y que la falta de información dada a los soldados e incluso a los oficiales de los escalones superiores fue devastadora para la moral. Se suponía que la guerra iba a terminar rápidamente, con un golpe relámpago que decapitara al gobierno ucraniano o lo acobardara para que se rindiera, tras lo cual Moscú impondría la neutralidad en Ucrania o establecería una soberanía rusa sobre el país. Un mínimo de violencia podría haber equivalido a un mínimo de sanciones. Si el gobierno hubiera caído rápidamente, Putin podría haber afirmado que tenía razón desde el principio: como Ucrania no había estado dispuesta a defenderse o no había sido capaz de hacerlo, no era un verdadero país, tal y como había dicho.

Pero Putin no podrá ganar esta guerra en sus términos preferidos. De hecho, hay varias formas en las que podría perder en última instancia. Podría enfangar a sus fuerzas armadas en una costosa e inútil ocupación de Ucrania, diezmando la moral de los soldados rusos, consumiendo recursos y sin ofrecer a cambio más que el anillo hueco de la grandeza rusa y un país vecino reducido a la pobreza y el caos. Podría crear un cierto grado de control sobre partes del este y el sur de Ucrania y, probablemente, sobre Kiev, al tiempo que lucharía contra una insurgencia ucraniana que operara desde el oeste y se dedicara a la guerra de guerrillas en todo el país, un escenario que recordaría a la guerra de partisanos que tuvo lugar en Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial. Al mismo tiempo, presidiría la degradación económica gradual de Rusia, su creciente aislamiento y su creciente incapacidad para suministrar la riqueza de la que dependen las grandes potencias. Y, lo que es más importante, Putin podría perder el apoyo del pueblo y las élites rusas, de las que depende para proseguir la guerra y mantener su poder, aunque Rusia no sea una democracia.

Putin parece estar tratando de restablecer alguna forma de imperialismo ruso. Pero al hacer esta extraordinaria apuesta, parece no haber recordado los acontecimientos que pusieron en marcha el fin del imperio ruso. El último zar ruso, Nicolás II, perdió una guerra contra Japón en 1905. Más tarde fue víctima de la Revolución Bolchevique, perdiendo no sólo su corona sino su vida. La lección: los gobernantes autocráticos no pueden perder guerras y seguir siendo autócratas.

En esta guerra, no hay ganadores

Es poco probable que Putin pierda la guerra en Ucrania en el campo de batalla. Pero podría perder cuando los combates terminen en su mayoría y la pregunta sea: ¿Y ahora qué? Las consecuencias imprevistas y subestimadas de esta guerra sin sentido serán difíciles de digerir para Rusia. Y la falta de planificación política para el día después -comparable a los fallos de planificación de la invasión estadounidense de Irak- hará su parte para que esta sea una guerra imposible de ganar.

Ucrania no podrá hacer retroceder a los militares rusos en suelo ucraniano. El ejército ruso está en otra liga que el de Ucrania, y Rusia es, por supuesto, una potencia nuclear, mientras que Ucrania no lo es. Hasta ahora los militares ucranianos han luchado con una determinación y una habilidad admirables, pero el verdadero obstáculo para los avances rusos ha sido la propia naturaleza de la guerra. Mediante bombardeos aéreos y ataques con misiles, Rusia podría arrasar las ciudades de Ucrania, logrando así el dominio del espacio de batalla. Podría intentar un uso a pequeña escala de las armas nucleares con el mismo efecto. Si Putin toma esta decisión, no hay nada en el sistema ruso que pueda detenerlo. “Hicieron un desierto”, escribió el historiador romano Tácito sobre las tácticas de guerra de Roma, atribuyendo las palabras al líder bélico británico Calgacus, “y lo llamaron paz”. Esa es una opción para Putin en Ucrania.

Aun así, no podría simplemente alejarse del desierto. Putin ha hecho la guerra para conseguir una zona de amortiguación controlada por Rusia entre él y el orden de seguridad liderado por Estados Unidos en Europa. No podría evitar erigir una estructura política para lograr sus fines y mantener cierto grado de orden en Ucrania. Pero la población ucraniana ya ha demostrado que no desea ser ocupada. Se resistirá ferozmente, mediante actos cotidianos de resistencia y mediante una insurgencia dentro de Ucrania o contra un régimen títere de Ucrania oriental establecido por el ejército ruso. Me viene a la mente la analogía de la guerra de Argelia contra Francia en 1954-62. Francia era la potencia militar superior. Sin embargo, los argelinos encontraron la manera de reducir el ejército francés y de conseguir el apoyo de París para la guerra.

Tal vez Putin pueda crear un gobierno títere con Kiev como capital, una Ucrania de Vichy. Tal vez pueda reunir el apoyo necesario de la policía secreta para someter a la población de esta colonia rusa. Bielorrusia es un ejemplo de país que funciona con un gobierno autocrático, represión policial y el apoyo de los militares rusos. Es un posible modelo para una Ucrania oriental gobernada por Rusia. Sin embargo, en realidad es un modelo sólo sobre el papel. Una Ucrania rusificada podría existir como una fantasía administrativa en Moscú, y los gobiernos son ciertamente capaces de actuar según sus fantasías administrativas. Pero nunca podría funcionar en la práctica, debido al gran tamaño de Ucrania y a la historia reciente del país.

En sus discursos sobre Ucrania, Putin parece perdido en la mitad del siglo XX. Le preocupa el nacionalismo ucraniano germanófilo de los años cuarenta. De ahí sus numerosas referencias a los nazis ucranianos y su objetivo declarado de “desnazificar” Ucrania. En Ucrania hay elementos políticos de extrema derecha. Sin embargo, lo que Putin no ve o ignora es el sentido de pertenencia nacional mucho más popular y mucho más potente que ha surgido en Ucrania desde que reclamó la independencia de la Unión Soviética en 1991. La respuesta militar de Rusia a la revolución del Maidán de 2014 en Ucrania, que barrió a un gobierno prorruso corrupto, fue un acicate adicional para este sentimiento de pertenencia nacional. Desde que comenzó la invasión rusa, el presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, ha hecho un llamamiento perfecto al nacionalismo ucraniano. Una ocupación rusa ampliaría el sentimiento de nación de los ucranianos, en parte creando muchos mártires para la causa, como hizo la ocupación de Polonia por la Rusia imperial en el siglo XIX.

Para que funcione, la ocupación tendría que ser una empresa política de gran envergadura, que se desarrollaría en al menos la mitad del territorio ucraniano. Sería incalculablemente caro. Tal vez Putin tenga en mente algo parecido al Pacto de Varsovia, a través del cual la Unión Soviética gobernaba muchos estados-nación europeos diferentes. Eso también era caro, pero no tanto como controlar una zona de rebelión interna, armada hasta los dientes por sus numerosos socios extranjeros y al acecho de cualquier vulnerabilidad rusa. Tal esfuerzo agotaría el tesoro de Rusia.

Mientras tanto, las sanciones que Estados Unidos y los países europeos han impuesto a Rusia tendrán como resultado la separación de Rusia de la economía mundial. La inversión exterior se reducirá. El capital será mucho más difícil de adquirir. Las transferencias de tecnología se agotarán. Los mercados se cerrarán para Rusia, posiblemente incluyendo los mercados de su gas y petróleo, cuya venta ha sido crucial para la modernización de la economía rusa por parte de Putin. El talento empresarial y emprendedor saldrá de Rusia. El efecto a largo plazo de estas transiciones es predecible. Como argumentó el historiador Paul Kennedy en The Rise and Fall of the Great Powers, estos países tienen tendencia a luchar en las guerras equivocadas, a asumir cargas financieras y, por tanto, a privarse del crecimiento económico, la savia de una gran potencia. En el improbable caso de que Rusia pudiera someter a Ucrania, también podría arruinarse en el proceso.

Una variable clave en las consecuencias de esta guerra es el público ruso. La política exterior de Putin ha sido popular en el pasado. En Rusia, la anexión de Crimea fue muy popular. La asertividad general de Putin no atrae a todos los rusos, pero sí a muchos. Esto también puede seguir siendo el caso en los primeros meses de la guerra de Putin en Ucrania. Las bajas rusas serán lloradas y también crearán un incentivo, como todas las guerras, para que las bajas sean intencionadas, para seguir con la guerra y la propaganda. Un intento global de aislar a Rusia podría ser contraproducente, ya que se cerraría el mundo exterior y los rusos tendrían que basar su identidad nacional en el agravio y el resentimiento.

Sin embargo, es más probable que el horror de esta guerra se vuelva contra Putin. Los rusos no salieron a las calles para protestar por los bombardeos rusos de Alepo (Siria) en 2016 ni por la catástrofe humanitaria que las fuerzas rusas han propiciado en el curso de la guerra civil de ese país. Pero Ucrania tiene un significado totalmente diferente para los rusos. Hay millones de familias ruso-ucranianas interconectadas. Los dos países comparten lazos culturales, lingüísticos y religiosos. La información sobre lo que ocurre en Ucrania llegará a Rusia a través de las redes sociales y otros canales, desmintiendo la propaganda y desacreditando a los propagandistas. Este es un dilema ético que Putin no puede resolver sólo con la represión. La represión también puede ser contraproducente por sí misma. A menudo lo ha hecho en la historia rusa: basta con preguntar a los soviéticos.

Causa perdida

Las consecuencias de una derrota rusa en Ucrania plantearían a Europa y a Estados Unidos retos fundamentales. Suponiendo que Rusia se vea obligada a retirarse algún día, la reconstrucción de Ucrania, con el objetivo político de acogerla en la UE y la OTAN, será una tarea de proporciones hercúleas. Y Occidente no debe volver a fallar a Ucrania. Por otra parte, una forma débil de control ruso sobre Ucrania podría significar una zona fracturada y desestabilizada de continuos combates con estructuras de gobierno limitadas o inexistentes al este de la frontera de la OTAN. La catástrofe humanitaria no se parecería a nada que Europa haya visto en décadas.

No menos preocupante es la perspectiva de una Rusia debilitada y humillada, que alberga impulsos revanchistas similares a los que se enconaron en Alemania después de la Primera Guerra Mundial. Si Putin mantiene su control del poder, Rusia se convertirá en un estado paria, una superpotencia canalla con un ejército convencional escarmentado pero con su arsenal nuclear intacto. La culpa y la mancha de la guerra de Ucrania permanecerán en la política rusa durante décadas; raro es el país que se beneficia de una guerra perdida. La inutilidad de los costes gastados en una guerra perdida, el coste humano y el declive geopolítico definirán el curso de Rusia y de la política exterior rusa durante muchos años, y será muy difícil imaginar que surja una Rusia liberal después de los horrores de esta guerra.

Incluso si Putin pierde su control sobre Rusia, es poco probable que el país emerja como una democracia prooccidental. Podría dividirse, especialmente en el Cáucaso Norte. O podría convertirse en una dictadura militar con armas nucleares. Los responsables políticos no se equivocarían si desearan una Rusia mejor y el momento en que una Rusia post-Putin pudiera integrarse realmente en Europa; deberían hacer lo posible para permitir esta eventualidad, incluso resistiendo a la guerra de Putin. Sin embargo, serían tontos si no se prepararan para posibilidades más oscuras.

La historia ha demostrado que es inmensamente difícil construir un orden internacional estable con una potencia revanchista y humillada cerca de su centro, especialmente una del tamaño y peso de Rusia. Para ello, Occidente tendría que adoptar un enfoque de aislamiento y contención continuos. Mantener a Rusia abajo y a Estados Unidos dentro se convertiría en la prioridad para Europa en tal escenario, ya que Europa tendrá que soportar la carga principal de gestionar una Rusia aislada tras una guerra perdida en Ucrania; Washington, por su parte, querría centrarse finalmente en China. China, a su vez, podría intentar reforzar su influencia sobre una Rusia debilitada, lo que llevaría exactamente al tipo de construcción de bloques y al dominio chino que Occidente quería evitar a principios de la década de 2020.

¿Pagar cualquier precio?

Nadie dentro o fuera de Rusia debería querer que Putin gane su guerra en Ucrania. Es mejor que pierda. Sin embargo, una derrota rusa ofrecería pocos motivos de celebración. Si Rusia cesara su invasión, la violencia ya infligida a Ucrania sería un trauma que duraría generaciones; y Rusia no cesará su invasión a corto plazo. Estados Unidos y Europa deberían centrarse en aprovechar los errores de Putin, no sólo apuntalando la alianza transatlántica y animando a los europeos a actuar conforme a su largamente expresado deseo de soberanía estratégica, sino también inculcando a China las lecciones gemelas del fracaso ruso: desafiar las normas internacionales, como la soberanía de los Estados, tiene un coste real, y el aventurerismo militar debilita a los países que se entregan a él.

Si Estados Unidos y Europa pueden ayudar algún día a restablecer la soberanía ucraniana, y si al mismo tiempo pueden empujar a Rusia y China hacia una comprensión compartida del orden internacional, el mayor error de Putin se convertirá en una oportunidad para Occidente. Pero habrá tenido un precio increíblemente alto.


LIANA FIX es becaria residente en el German Marshall Fund, en Washington, D.C.

MICHAEL KIMMAGE es profesor de Historia en la Universidad Católica de América y miembro visitante del German Marshall Fund. De 2014 a 2016, formó parte del personal de planificación política del Departamento de Estado de Estados Unidos, donde ocupó la cartera de Rusia/Ucrania.

Compartir