CONTRARRELATO

* ¿Qué pueden hacer las personas que tienen problemas de salud relacionados con la vacuna COVID-19?

– La Dra. Ann Corson resume los efectos secundarios notificados de las vacunas COVID

– Qué importancia tiene la nutrición y por qué

– Los mejores alimentos que hay que consumir y los que hay que evitar, y los suplementos, que hay que tomar y cuándo

– Qué tiene que ver el estilo de vida con la inmunidad

Por Dra. Ann Corson

“¿Qué pueden hacer las personas que tienen problemas de salud relacionados con la vacuna COVID-19 para ayudarse?”

Si cree que la vacunación contra la COVID-19 puede ser responsable de ciertas afecciones que se desarrollaron después en su cuerpo, usted podría estar en lo cierto, y es posible que deba tomar medidas para recuperarse.

A medida que la información y los datos que rodean la seguridad y la eficacia de las vacunas COVID-19 se han vuelto cada vez más disponibles, los científicos y los médicos continúan expresando su preocupación por los efectos negativos para la salud que se están documentando en todo el mundo, incluso en Alemania, Israel, Escocia.

En mayo de 2021, los doctores Stephanie Seneff y Greg Nigh publicaron un exhaustivo resumen de los posibles problemas asociados a las vacunas COVID-19. “En esta revisión -decían- describimos primero la tecnología subyacente a estas vacunas en detalle. A continuación, revisamos tanto los componentes de estas vacunas como la respuesta biológica que se pretende dar a las mismas, incluida la producción de la propia proteína de la espiga, y su posible relación con una amplia gama de patologías inducidas, tanto agudas como a largo plazo, como trastornos sanguíneos, enfermedades neurodegenerativas y enfermedades autoinmunes.”

Un estudio publicado en CELL el 24 de enero de 2022 demostró que las personas que han recibido las vacunas contra el COVID-19 producen niveles más altos de la proteína de la espiga durante períodos más largos que los que no estaban vacunados y estaban infectados con el virus natural. Los investigadores también descubrieron que el ARNm sintético de la vacuna persistió en los ganglios linfáticos de los vacunados durante 60 días, el tiempo que duró el estudio.

Otro estudio publicado en Frontiers in Immunology descubrió que el segmento S1 de la proteína de la espiga procedente de la infección natural por el SARS-CoV-2 puede persistir en el organismo durante 15 meses. Se sabe que la proteína de la espiga es tóxica para el cuerpo humano. Esto plantea la preocupación por la posible toxicidad acumulativa de la proteína de la espiga con las dosis de refuerzo de la vacuna.

Estos hallazgos plantean preguntas importantes sobre el tiempo que el ARNm sintético y la proteína de espiga persisten realmente en el cuerpo de los vacunados. Una entrevista reciente con los doctores Robert Malone, Peter McCullough y Steve Kebe ofrece un análisis más detallado de la importancia de estos hallazgos.

El 1 de marzo de 2022, un artículo preimpreso publicado en medRxiv demostró que el ARNm sintético de la inyección de Moderna no se degradaba tan rápidamente como afirmaba la empresa. Después de incubar líneas celulares de ratón y humanas con la vacuna Moderna, la proteína de la espiga comenzó a producirse en aproximadamente 6 horas y continuó durante 12 a 14 días.

En un testimonio ante la legislatura del Estado de Tennessee, el Dr. Ryan Cole dijo: “Estas vacunas no previenen la adquisición de la enfermedad… no previenen la transmisión de la enfermedad, no previenen la enfermedad y no previenen la muerte por la enfermedad.”

En un podcast reciente, el Dr. Peter McCullough afirmó que las vacunas COVID-19 no son lo suficientemente seguras ni eficaces, y que “el programa de vacunación masiva en todo el mundo ha fracasado. De hecho, [ha] empeorado las cosas“.

Un ejecutivo de seguros de Estados Unidos señaló que durante el segundo semestre de 2021 se produjo un exceso de mortalidad del 40% entre los trabajadores de 18 a 64 años. Cientos de atletas profesionales y aficionados han sufrido colapsos, y muchos de ellos han muerto en los campos de juego, a menudo en directo por televisión. Tras un análisis de los datos de los CDC, el ex ejecutivo de Blackrock Edward Dowd demostró recientemente que en el segundo semestre de 2021 murieron más millennials de entre 25 y 44 años (61.000) que el número total de soldados estadounidenses (58.000) que murieron durante toda la guerra de Vietnam.

Documentos médicos revisados por colegas han documentado que las inyecciones de COVID-19 dañan las células T del sistema inmunológico innato y las células asesinas naturales y suprimen nuestros propios genes supresores de tumores, lo que interfiere con la capacidad natural del cuerpo para detener el crecimiento del cáncer. Además, un artículo en Current Issues in Molecular Biology, publicado el 22 de febrero de 2022, demostró que el ARNm sintético de Pfizer se insertó en el ADN de las células hepáticas humanas en sólo seis horas.

Entre los efectos secundarios graves de las inyecciones de COVID-19 que se están reportando están los siguientes:

miocarditis o inflamación del músculo cardíaco;

coágulos sanguíneos en todo el cuerpo que pueden provocar derrames cerebrales, ataques cardíacos, émbolos pulmonares o amputaciones;

vasculitis o inflamación del revestimiento de los vasos sanguíneos;

enfermedades autoinmunes, recrudecimiento de infecciones previamente controladas como el herpes, el herpes zóster y la tuberculosis;

– aumento de la rápida propagación de cánceres que habían estado en remisión, así como el desarrollo de nuevos cánceres;

síndrome inflamatorio multisistémico;

– y disfunción del sistema inmunitario comparable a la observada en el SIDA.

A pesar de toda esta información abrumadora y aterradora, hay esperanza para aquellos que recibieron estas inyecciones voluntariamente o bajo coacción. Hay formas de reconstruir el sistema inmunitario, luchar contra la aparición de infecciones latentes, reducir el riesgo de cáncer, controlar la probabilidad de que se formen coágulos de sangre y ayudar al organismo a eliminar cualquier proteína de espiga circulante.

Esto es lo que les digo a mis pacientes:

La dieta es lo más importante. Literalmente somos lo que comemos. El único combustible del cuerpo para sanar, reemplazar, crecer y renovarse es la comida que usted come. Debes beber mucha agua fresca y limpia. Su dieta debe consistir en alimentos integrales orgánicos, carne 100 por ciento alimentada con pasto, aves de corral, pescado capturado en la naturaleza, un montón de verduras de hoja verde, frutos secos, grasas saludables como el aceite de coco, aceite de oliva orgánico, manteca de cerdo alimentado con pasto y la mantequilla, granos limitados, azúcares de frutas mínimo, y una completa evitación de los OMG, los alimentos pre-procesados o altamente refinados, especialmente aquellos con alto contenido de azúcares añadidos.

Muchos responden bien a una dieta sin gluten, ya que el gluten en sí mismo es inflamatorio, y muchos alimentos glutinosos contienen altos niveles de productos agrícolas residuales como el glifosato. También es aconsejable para algunos eliminar los lácteos de la dieta por las mismas razones.

Evite los aceites vegetales procesados y las grasas trans. El azúcar es perjudicial para el organismo en muchos sentidos y debe evitarse por completo, especialmente las bebidas azucaradas y los refrescos, salvo el que se encuentra en frutas repletas de nutrientes como las bayas. La ingesta de cafeína debe limitarse a unos 100 mg diarios y deben evitarse estrictamente las bebidas o alimentos que contengan aspartamo.

También es importante evitar todo tipo de toxicidades ambientales, como el consumo de cigarrillos, el consumo de alcohol, los limpiadores domésticos tóxicos y los productos de cuidado personal y maquillaje no orgánicos.

El apoyo al sistema inmunológico comienza con un buen multivitamínico orgánico con oligoelementos. Apoye las células T y las células NK con una cantidad adecuada de vitamina D3 con K2, zinc con un ionóforo como la quercetina para llevar el zinc intracelularmente donde se necesita, y vitamina C. Las hierbas que ayudan a apoyar la función del sistema inmunológico incluyen andrographis, ashwagandha, uña de gato, equinácea, knotweed japonés, ajo, ginseng, morinda o noni, y cúrcuma. Las hierbas que ayudan a regular una función inmunitaria hiperactiva o disfuncional son el astrágalo, la berberina (de Coptis chinensis), la curcumina, el cardo mariano y la escutelaria o casquete chino.

La ivermectina, la hidroxicloroquina, la artemisinina (de Artemisia annua), el isatis (Isatis tinctoria), la morinda (Morinda citrifolia), el neem (Melia azadirachta), el aceite de orégano, el extracto de hoja de olivo, el anís estrellado (Illicium verum), así como el aminoácido L-lisina, pueden proteger contra las infecciones víricas nuevas y recrudecidas.

Reduzca el riesgo de coagulación de la sangre y ayude a descomponer las proteínas circulantes en forma de picos tomando ácidos grasos omega 3, enzimas fibrinolíticas (lumbroquinasa y nattoquinasa), enzimas proteolíticas (serrapeptasa), lipasas, bromelina y vitamina E, así como hierbas que favorecen el sistema cardiovascular como los pétalos de flores de Chrysanthemum morifolium, el danshen (Salvia miltiorrhiza) y la escutelaria. También pueden ser necesarias dosis bajas de aspirina.

El apoyo antioxidante puede incluir ácido alfa-lipoico, beta-caroteno, coenzima Q 10, EGCG (galato de epigalocatequina, la catequina más abundante en el té, que también es un ionóforo de zinc), glutatión, licopeno, luteína, manganeso, NAC (n-acetil cisteína), quercetina, selenio, vitamina A, vitamina C, vitamina E y zeaxantina. Entre las hierbas que tienen fuertes cualidades antioxidantes están la hoja de olivo y la escutelaria. Las especias como la canela, el clavo, el ajo, el jengibre, el orégano, el perejil, el romero y el tomillo también son antioxidantes.

Entre los alimentos que combaten el cáncer se encuentran las bayas, las zanahorias, los cítricos, las verduras crucíferas (bok choy, brócoli, coles de Bruselas, coliflor, repollo, col rizada, berros de jardín), las verduras de la familia del ajo (cebollino, ajo, puerros, cebollas, chalotes), el té verde y los tomates. Las hierbas que ayudan a proteger contra el cáncer son la artemisinina, las hojas de mora, los pétalos de flores de Chrysanthemum morifolium, el danshen, la morinda y la escutelaria.

La inflamación del cuerpo se reducirá significativamente si se siguen todas las recomendaciones anteriores. Además, los extractos de nuez de karité, cúrcuma, té verde, té negro, brócoli, hoja de ortiga, semilla de comino negro y semilla de uva; hierbas como andrographis, albahaca santa, manjistha (Rubia cordifolia) y scutellaria; y antioxidantes como el pterostilbeno y el resveratrol pueden ayudar a reducir la inflamación.

Para estar sanos, debemos limpiar nuestro cuerpo comiendo bien, reduciendo las toxinas entrantes, mejorando las salientes, haciendo ejercicio regularmente, durmiendo bien, pasando tiempo en la naturaleza y reduciendo el estrés externo.

Probablemente no sea una coincidencia que muchos de estos hábitos definan el estilo de vida diario de las personas de las “zonas azules”. Se trata de zonas del mundo en las que la gente vive más tiempo y tienen un número inusualmente alto de centenarios.

Estas personas también comparten otra característica común: pertenecen a una comunidad espiritual. En otras palabras, practican una fe.

Esto es importante por varias razones. Reduce el estrés, enseña a contenerse y proporciona compañía. Pero quizás lo más importante es que estas tradiciones imparten moral y creencia en lo divino.

En un sentido científico, la enfermedad se desarrolla cuando el cuerpo está desequilibrado, tal vez debido a factores ambientales, vicios, los efectos corrosivos del estrés o porque las alteraciones anteriores se transmitieron en nuestro código genético. La fe en lo divino imparte la humildad para vivir en equilibrio con la creación. Fomenta la actitud mental necesaria para navegar por este mundo de forma armoniosa.

Cuando reconoces que este mundo, y tú también, forman parte de algo grandioso, bello e intrínsecamente bueno, te inspiras hacia el tipo de pensamientos y comportamientos que hacen más que impartir salud, curan a comunidades enteras.

Ante tanta negatividad y maldad en el mundo, debemos elegir ser buenos. Cuando cada uno de nosotros mejore su propio carácter, el bienestar de la sociedad mejorará. Al abrazar la verdad, al cultivar la compasión y el servicio a los demás, no sólo aguantaremos, sino que trascenderemos las pruebas que estamos experimentando actualmente y alcanzaremos la salud física, mental, emocional y espiritual.

Publicada originalmente aquí

Compartir