Por qué el Kremlin ha tirado los dados en Ucrania

INFORME ESPECIAL / Visiones norteamericanas

Por Christopher Bort, publicado el 10 de marzo de 2022 aquí

Hasta el momento en que el presidente Vladimir Putin ordenó la invasión de Ucrania, muchos expertos y analistas rusos no creían que fuera a apretar el gatillo. Algunos, como la periodista y crítica rusa Yulia Latynina, sostenían que Putin estaba bravuconeando, y que muy probablemente se echaría atrás a la primera señal de conflicto real. Otros, como Hans Petter Midttun, antiguo agregado de defensa noruego en Ucrania; Andriy Zagorodnyuk, Alina Frolova, Oleksiy Pavliuchyk y Viktor Kevlyuk, del Centro Ucraniano de Estrategias de Defensa; y varios funcionarios ucranianos actuales y anteriores, predijeron que Moscú optaría por intensificar la guerra híbrida política y militar que ha librado en el este de Ucrania durante los últimos ocho años, en lugar de arriesgarse a un ataque militar total. Casi todos los que malinterpretaron las intenciones de Putin creyeron que el presidente ruso consideraba que los riesgos para Rusia y para sí mismo de una invasión a gran escala eran mayores que las posibles recompensas. Suponían que optaría por los ciberataques, la guerra por delegación y otros medios más encubiertos y negables.

Estas suposiciones se habían arraigado tanto en la visión predominante de Rusia que era fácil olvidar que incluso estas técnicas de la llamada zona gris parecían antes temerarias e incoherentes con el aparente apetito de riesgo de Putin. Por ejemplo, el mundo se ha acostumbrado a esperar que las operaciones rusas de influencia encubierta se lleven a cabo en casi todas partes. Pero cuando los hackers respaldados por el Kremlin interfirieron en las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, sus acciones sorprendieron a muchos en Occidente como algo casi inconcebible. Las acciones de Putin también me han sorprendido. Después de que los manifestantes derrocaran al gobierno afín al Kremlin en Kiev en 2014, supuse que Putin no reaccionaría de forma exagerada. Rusia tenía lazos políticos, económicos y socioculturales lo suficientemente profundos con Ucrania como para permitirse el lujo de jugar a largo plazo, razoné. Al fin y al cabo, eso es lo que hizo tras la Revolución Naranja de 2004 en Ucrania, que supuso una amenaza similar para el dominio ruso sobre el país. Pero Putin me confundió a mí y a muchos otros analistas con su voluntad de utilizar las fuerzas rusas de forma encubierta para apoderarse del territorio ucraniano.

Lo cierto es que Putin ha ido evolucionando hasta convertirse en un jugador de alto riesgo. Aunque muchos observadores siguieron asumiendo que mide los riesgos y las recompensas de determinadas acciones como lo hacen ellos, Putin se ha mostrado cada vez más dispuesto a asumir riesgos a medida que ha llegado a creer que hacerlo le compensa. No ha perdido el contacto con la realidad ni se ha vuelto “desquiciado”, como han sugerido algunos analistas. Más bien, de sus anteriores intervenciones en el extranjero -especialmente en Ucrania y Siria- ha aprendido que la audacia, la sorpresa y el aprovechamiento de los temores de sus oponentes a una guerra más amplia son las claves para conseguir lo que quiere. Y por eso es peligroso suponer que las futuras acciones de Putin serán un reflejo de las anteriores.

De la defensa al ataque

El aprecio de Putin por la audacia, la sorpresa y el aprovechamiento del miedo de Occidente a la guerra es probablemente anterior a su presidencia. En 1999, cuando Putin era director del Servicio Federal de Seguridad de Rusia, un pequeño contingente de fuerzas de paz rusas se dirigió sin autorización a Pristina, la capital de Kosovo, frustrando los planes de Estados Unidos y la OTAN de tomar el control del aeropuerto. Rusia y la OTAN no estaban en conflicto y perseguían nominalmente objetivos compatibles en Kosovo, pero la administración del presidente estadounidense Bill Clinton presionó a la OTAN para que interceptara a las fuerzas de paz rusas o se adelantara a su llegada al aeropuerto. Al final, sin embargo, el comandante británico de la OTAN sobre el terreno se negó a desafiar a los rusos por miedo a iniciar una “tercera guerra mundial”.

Putin aprendió una lección similar de su invasión de Georgia en 2008, cuando las fuerzas de la OTAN también se negaron a enfrentarse a las tropas rusas que avanzaban. Tras la victoria rusa en ese breve conflicto, la OTAN mostró su apoyo a Georgia enviando una flotilla de barcos a la costa del Mar Negro del país. Los analistas rusos señalaron entonces que si la OTAN hubiera querido luchar, podría haber derrotado fácilmente a la Flota del Mar Negro de Rusia. Pero los barcos de la alianza se mantuvieron a salvo al sur de los barcos rusos, lo que Moscú vio como una validación de su apuesta de que “ni siquiera los neoconservadores [estadounidenses] necesitan una guerra nuclear“, como dijo un oficial militar ruso a los medios de comunicación.

Putin ha evolucionado gradualmente hasta convertirse en un jugador de alto riesgo.

Experiencias como éstas probablemente alimentaron el apetito de riesgo de Putin. Pero para entender por qué pasó de intervenciones arriesgadas pero limitadas, como las de Georgia en 2008 y Ucrania en 2014, a apostar por una invasión a gran escala de Ucrania, hay que recordar lo ocurrido en Siria entre 2013 y 2015. Este periodo, en el que Moscú aprovechó la indecisión de Occidente para alterar el curso del conflicto sirio, fue un punto de inflexión en el cálculo de riesgos de Putin. Fue cuando Rusia pasó de su pie trasero a su pie delantero. En agosto de 2013, el régimen del presidente Bashar al-Assad utilizó armas químicas, traspasando una línea roja de Estados Unidos y provocando los planes occidentales de responder con ataques aéreos. Pero Moscú aprovechó una idea improvisada del secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y persuadió a Assad para que anunciara que estaba dispuesto a renunciar a sus armas químicas, despejando el camino para un acuerdo que evitó la intervención militar de Estados Unidos. De la noche a la mañana, la narrativa pública de Rusia sobre Siria cambió. Moscú pasó de defender pasivamente a Assad e intentar desviar la culpa de sus acciones a felicitarse por mantener a Estados Unidos fuera de otro peligroso conflicto en Oriente Medio.  

En tres meses, Putin también había tomado la iniciativa en Ucrania. En noviembre de 2013, convenció al presidente ucraniano, Viktor Yanukovich, para que renunciara a un acuerdo de libre comercio y asociación con la UE; un mes después, Yanukovich aceptó un paquete de rescate económico ruso en su lugar. La táctica de Putin fracasó cuando los manifestantes ucranianos que se oponían al acuerdo con Rusia obligaron a Yanukóvich a huir del país en febrero de 2014. Pero el presidente ruso respondió a la amenaza de perder influencia en Ucrania con una apuesta aún mayor: ocupar y anexionar ilegalmente Crimea. El resto del mundo se vio obligado a ponerse al día, imponiendo sanciones como castigo tras las transgresiones de Rusia en lugar de intentar disuadirlas antes de tiempo.

Puntos ciegos

El comportamiento cada vez más tolerante al riesgo de Rusia tanto en Siria como en Ucrania podría haber abierto los ojos de los observadores a la realidad de que una nueva y audaz estrategia rusa en Siria estaba tomando forma. En cambio, la decisión de Putin de intervenir directamente en Siria a favor de Assad en septiembre de 2015 “sorprendió incluso a los observadores más cercanos de la política exterior y de seguridad de Moscú“, como han escrito los analistas de RAND Samuel Charap, Elina Treyger y Edward Geist.

En retrospectiva, la mayoría de los observadores han llegado a explicar los motivos de Putin para la intervención en Siria en términos de los beneficios que ha traído a Rusia. Por el precio de un despliegue relativamente modesto de medios aéreos y de defensa antiaérea, Putin pudo cambiar el rumbo de la guerra a favor de Assad y defender las propias instalaciones e inversiones de Rusia en Siria. Moscú demostró que era un socio fiable para los aliados autoritarios y que ya no toleraría los cambios de régimen patrocinados por Occidente, como los de Irak y Libia. Rusia obtuvo valiosas oportunidades para probar armas y entrenar al personal en condiciones de combate real sin agotar su presupuesto. Y la intervención convirtió a Rusia en un actor central en Oriente Medio, poniendo fin a un periodo de relativo aislamiento diplomático para Moscú que había seguido a su agresión contra Ucrania.

Algunos de los beneficios de la intervención rusa en Siria parecen tan evidentes en retrospectiva que parece desconcertante que casi nadie lo predijera de antemano. Pero el punto ciego para muchos observadores fue tener suposiciones anticuadas sobre el cálculo de riesgo-recompensa de Putin. Es difícil saber exactamente por qué tantos expertos asumieron que Rusia no se involucraría directamente en la lucha de Siria. Las suposiciones, por su propia naturaleza, no se explican con frecuencia y a menudo son inconscientes. Pero una suposición citada por varios analistas después del hecho fue que Putin no comprometería fuerzas en una lucha fuera del llamado extranjero cercano de Rusia. Se consideraba que Oriente Medio era algo periférico para los intereses de Moscú. Y arriesgar vidas rusas en una guerra no esencial evocaba los recuerdos de la desastrosa experiencia de la Unión Soviética en Afganistán, una lección que, según muchos analistas, Putin no querría repetir.

Una suposición relacionada era que los líderes rusos no estarían dispuestos a arriesgarse a un enfrentamiento con un ejército estadounidense enormemente superior desafiándolo -o incluso colocando tropas rusas cerca de él- fuera de la esfera de influencia de Rusia. Moscú había mantenido a sus militares a una distancia segura de los norteamericanos durante las operaciones militares dirigidas por Estados Unidos en Serbia, Irak y Libia, incluso cuando utilizó una variedad de medios diplomáticos para gestionar o tratar de frustrar cada operación. Así que cuando las fuerzas estadounidenses comenzaron las operaciones contra el Estado Islámico en Siria como parte de una coalición internacional en agosto de 2014, muchos asumieron que Rusia querría mantener su distancia allí también.

Estas suposiciones no eran irrazonables. Los líderes de Rusia habían reconocido durante muchos años la inferioridad militar de su país frente a Estados Unidos y habían limitado sus ambiciones geopolíticas principalmente al espacio postsoviético. Putin hizo gala de retirar las instalaciones rusas en Cuba y Vietnam poco después del 11-S. E incluso después de que estallara el conflicto de Siria en 2011, las acciones de Rusia parecían coherentes con estos supuestos. Cuando el régimen de Assad empezó a perder terreno frente a sus oponentes en 2012 y principios de 2013, Moscú no dio señales de estar dispuesto a defender Damasco por la fuerza, sino que se centró en la retirada de personal y la evacuación de civiles del país.

Incluso después de que el régimen de Assad recuperara su ventaja en el campo de batalla en mayo de 2013, los funcionarios rusos siguieron hablando de disminuir la presencia de Rusia en Siria. Moscú estaba entregando armas y suministros al régimen y apoyándolo en las Naciones Unidas, pero haciendo poco más. Sin embargo, a partir del acuerdo sobre las armas químicas en septiembre de ese año, Rusia se mostró más confiada en su capacidad para mitigar los riesgos y más convencida de que sus fuerzas y capacidades estaban a la altura de los retos y desafíos a los que se enfrentaba. Estaba a punto de surgir un Putin más audaz y descarado.

La tiranía de las suposiciones

Se suele decir que los fallos de la inteligencia son fallos de la imaginación. Una forma de salir de la trampa cognitiva de las suposiciones erróneas es imaginar un escenario futuro aparentemente inverosímil -un fracaso del Estado o una guerra civil en un país desarrollado, por ejemplo- y luego trabajar hacia atrás, reconstruyendo los acontecimientos que podrían haber provocado ese futuro hipotético. Este ejercicio puede alertar a los analistas sobre posibilidades que no habían considerado previamente. También puede ayudarles a identificar posibles actores y factores -a veces incluso los llamados “cisnes negros”- que podrían contribuir a un resultado que de otro modo sería improbable.

Por supuesto, también es posible llegar a conclusiones aparentemente inverosímiles trabajando en el orden cronológico tradicional. Un estudioso que lo hizo fue Vladimir Pastukhov, politólogo del University College de Londres, que escribió en agosto de 2013: “No me sorprenderá que en los cielos de Siria empiecen a volar aviones [de guerra] rusos, y que en las aguas territoriales ucranianas surjan submarinos rusos.” Su predicción de una Rusia en guerra, seis meses antes de la ocupación de Crimea por parte de Moscú y dos años antes de su intervención en Siria, apareció poco después del ataque con armas químicas en Siria ese mes. Por el contrario, los medios de comunicación estadounidenses de la época destacaban la opinión consensuada de que Putin se veía impotente para detener los inminentes ataques aéreos occidentales en Siria.  

Pastukhov basó su predicción en parte en tres tendencias que, según él, impulsan las decisiones de Rusia: La compulsión periódica de los líderes rusos de luchar en “guerras innecesarias” como la Primera Guerra Mundial y la guerra soviético-afgana; la necesidad de Putin de apuntalar su apoyo interno; y la retórica cada vez más nacionalista de Moscú sobre los supuestos enemigos en Ucrania, Siria y otros lugares. Pastukhov veía a Putin como un “adicto al poder” que se estaba convirtiendo en rehén de sus propias maniobras y que podría acabar empujando a Rusia a otra guerra innecesaria que, como las dos anteriores, podría ser suicida para el régimen o incluso para el propio Estado. En retrospectiva, hay bastante que objetar a la predicción de Pastukhov. En particular, la guerra en Siria no ha sido perjudicial, y mucho menos suicida, para Rusia o para el régimen de Putin. Pero la predicción de Pastukhov del efecto combinado de tendencias que eran visibles para casi cualquiera fue un raro ejemplo de éxito, más que de fracaso, de la imaginación.

Además, la descripción que hace Pastukhov de Putin como un hombre cada vez más impulsado a asumir riesgos ayuda a explicar la voluntad del líder ruso de arriesgarlo todo con una invasión total de Ucrania. Necesaria o no, es casi seguro que Putin ve la guerra en Siria como un éxito rotundo. Desde su punto de vista, el ejército ruso ha sido su herramienta más fiable para promover sus intereses y persuadir a Occidente de que se tome en serio sus demandas. Su éxito ha alimentado la bravuconería y la confianza, si no el exceso de confianza. Putin también sabe que en el fondo de la mente de sus oponentes se esconde el miedo a una escalada hacia un conflicto nuclear, lo que limita su disposición a desafiarle militarmente. La advertencia de Putin el 24 de febrero -momentos antes de que su ejército llevara a cabo sus primeros ataques en Ucrania- de que cualquiera que interfiriera se enfrentaría a “consecuencias que nunca habéis visto” se interpretó correctamente como una amenaza de utilizar armas nucleares.

La lección de las repetidas sorpresas de Putin es que los analistas deben reexaminar continuamente sus suposiciones. La mejor manera de evitar que nos cojan desprevenidos es identificar nuestras suposiciones y considerar lo que podría ocurrir si resultan ser erróneas. Por ejemplo, ¿qué pasa si Putin no bravuconea cuando amenaza oblicuamente con usar armas nucleares para evitar la injerencia exterior en Ucrania? Los analistas también deberían resistir la tentación de explicar los acontecimientos de forma retroactiva como si fueran inevitables, en lugar de ser el resultado de elecciones y circunstancias. Un ejemplo clásico de este tipo de pensamiento erróneo es que la Unión Soviética estaba destinada a colapsar cuando lo hizo. Del mismo modo, si Putin logra su objetivo de una Ucrania neutralizada y no perteneciente a la OTAN, incluso a costa de la hostilidad duradera de los ucranianos y de las sanciones occidentales, algunos analistas probablemente explicarán su guerra en retrospectiva como si hubiera sido casi inevitable. No lo habrá sido.

Por último, los observadores deben tener cuidado de no imponer a Putin su propia comprensión del comportamiento racional ni suponer que sopesa los riesgos y las recompensas como ellos. Por el contrario, deben tratar de entender su tolerancia al riesgo y su sentido de lo que funciona mejor para lograr sus objetivos. El propio Putin no es inmune a las suposiciones erróneas. Sus éxitos pasados en Siria y Crimea probablemente han generado suposiciones erróneas sobre su capacidad para lograr sus objetivos militares en Ucrania. La advertencia de Pastukhov sobre las guerras innecesarias aún puede alcanzar a Putin.

* CHRISTOPHER BORT es profesor visitante del Programa de Rusia y Eurasia en la Fundación Carnegie para la Paz Internacional. De 2017 a 2021, fue Oficial Nacional de Inteligencia para Rusia y Eurasia en el Consejo Nacional de Inteligencia.

Compartir