* Las lesiones por picos inducidos están aumentando, pero para curarlas, primero hay que reconocerlas

* La analogía del fútbol de Del Bigtree simplifica el modo en que la proteína del pincho reprograma el sistema inmunitario del cuerpo para que se ataque a sí mismo 

* Los últimos avances científicos explican el mecanismo de las lesiones por picos inducidos por los pinchazos y la afinidad de los picos con determinados órganos

* La comprensión de los mecanismos de las lesiones puede ayudar a la gente a curarse: los ejercicios que aumentan la energía revigorizan el sistema inmunitario y compuestos como la N-acetil-L-cisteína pueden neutralizar los efectos tóxicos de la proteína de la espiga

CONTRARRELATO

Por BETH GIUFFRE y DR. YUHONG DONG

Ahora que la mayoría de la población mundial está “totalmente” vacunada, la gente se enfrenta al reto sin precedentes de hacer frente a las lesiones por pinchazos. El mundo nunca ha visto un virus con una proteína de espiga tan tóxica para el sistema, ni la población mundial ha visto una vacuna con tantas primicias, como ser la primera en utilizar la tecnología de ARNm contra un virus infeccioso.

Es la primera inyección de polinucleótidos modificados genéticamente que se utiliza en una gran población. Es la primera en utilizar el laxante polietilenglicol en una inyección. También es la primera vacuna contra el coronavirus que se intenta aplicar en seres humanos, además de ser la primera vacuna que se administra a más del 66% de la población mundial.

Además de estas primicias, se trata del primer producto que Moderna saca al mercado y de la primera vacuna aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) de forma tan rápida, en menos de diez meses.

Con una tecnología tan novedosa, se prevé que la probabilidad de éxito no supere el 2%, lo que coincide con la advertencia de los virólogos de que es teóricamente inviable fabricar una vacuna para un virus de ARN como el SARS-CoV-2 porque el virus muta muy rápido. Esta es precisamente la razón por la que nunca se ha logrado una vacuna contra el virus de ARN para el VIH, el SARS-CoV, el MERS-CoV, la hepatitis C, etc.

Con una vacuna tan arriesgada y sin precedentes, no es de extrañar que haya tantos acontecimientos adversos graves e inesperados desde el lanzamiento de la primera vacuna COVID-19 a principios de 2021.

“Las vacunas son seguras y eficaces” ha sido el mantra irracional de los últimos dos años, reciclado de las dos últimas décadas de impulso a los programas de vacunación infantil. Es más que una hipótesis fallida: el mantra se ha convertido en un dogma, un sistema de creencias que impide que la gente obtenga la ayuda que necesita para sus lesiones por pinchazos o las de sus seres queridos.

El documento de la científica del MIT Stephanie Seneff y el oncólogo naturista Greg Nigh, “Worse than the Disease” (Peor que la enfermedad), describe con detalle las consecuencias no deseadas de los inyeccións contra la COVID-19, incluyendo eventos adversos catastróficos como la destrucción del sistema inmunológico.

Destacados inmunólogos, vacunólogos e investigadores de todas las especialidades clínicas aportan ahora pruebas que respaldan que los productos inyectables de ARNm de COVID-19 provocan una desregulación del sistema inmunitario.

Explicar al público en general el complicado mecanismo de las lesiones en los picos inducidas por las vacunas no es una tarea fácil cuando los gobiernos siguen enumerando la vacunación como la forma número uno de salir de la pandemia, mientras que un diluvio de campañas se dedican a desacreditar a los médicos y científicos que quieren reconocer y ayudar a los perjudicados.

Con tan poco apoyo por parte de la clase dirigente, y casi un mercado negro de orientación médica real sobre los métodos de lesión por pinchazos, la gente está desesperada por saber: ¿cómo pueden curarse los heridos?

¿Cómo funciona la inmunidad?

Antes de empezar a curarse, hay que saber algunas cosas clave sobre la inyección antinatural de la proteína de la espiga en el sistema inmunitario del cuerpo.

La mayoría de los médicos y científicos comprenden el poder y la complejidad del sistema inmunitario. La respuesta inmunitaria se divide en inmunidad innata, la biología enormemente eficaz con la que nacemos, e inmunidad adaptativa, que adquiere formación tras la exposición a patógenos.

El sistema innato lucha contra los cuerpos extraños, las lesiones y los agentes patógenos mediante el uso de sustancias naturales que eliminan las bacterias, la protección de la piel en el exterior, la protección de la membrana mucosa en el interior y los primeros respondedores: las células carroñeras o asesinas naturales. El cuerpo ya está preparado para enfrentarse a cualquier intruso que intente entrar. Tienen la inteligencia necesaria para saber qué invasores pertenecen al cuerpo y cuáles quieren causar problemas.

Cuando alguien se pone enfermo, utiliza su sistema inmunitario adaptativo para luchar contra los patógenos o defenderse de las células modificadas del cuerpo. El sistema inmunitario adaptativo natural utiliza células de defensa en la sangre llamadas linfocitos B (células B) y anticuerpos, así como células de defensa en el tejido llamadas linfocitos T (células T) para asegurarse de que el cuerpo no tenga que volver a enfrentarse a ese patógeno concreto.

Las diferentes células inmunitarias trabajan juntas para luchar contra las infecciones de forma coordinada y sistémica, actuando como los SEAL de la Marina.

La analogía de Del con el fútbol

Una de las explicaciones más fáciles de entender sobre las lesiones del sistema inmunitario provocadas por los pinchazos se emitió en Highwire en 2020. “Del’s Football Analogy” se basó en las primeras advertencias del experto belga en virus Geert Vanden Bossche sobre la amenaza de la fuga inmunitaria viral y en la opinión del epidemiólogo Knut Wittkowski, Ph.D, de que todo el mundo debería haber utilizado su inmunidad natural para la infección por COVID-19 en lugar de una vacuna para un virus que sólo protege contra un virus obsoleto. Abrir las escuelas y la economía, dijo, proteger a los vulnerables.

La analogía del fútbol de Del se ha convertido en una explicación profética de las lesiones que la gente tiene ahora, y en una de las únicas explicaciones mecanicistas de un fenómeno en evolución que altera las defensas naturales del sistema inmunitario humano. Explica cómo los sistemas inmunitarios innato y adaptativo son puenteados durante las inyecciones de ARNm y vectores de virus.

Del Bigtree, presentador del Highwire, explica lo que ocurre cuando el organismo no puede montar una defensa cuando una nueva variante o cualquier invasor entra en el cuerpo y se convierte en una placa de petri para nuevos ataques ofensivos. Con una inyección, el sistema innato es ignorado y pasa por encima de la defensa. La espiga ya está más allá del lugar de la inyección y se lanza al campo.

Dirigirse a la proteína de la espiga crea un rasgo clave que le permite ser tan tóxica: es un anticuerpo específico, en lugar de la protección no específica de su sistema inmunitario natural. Este rasgo lo convierte en un competidor implacable al entrar en el campo.

Su cuerpo está bien entrenado para tener una línea de defensa, como los jugadores de fútbol, que irá tras cualquier virus u otra enfermedad que entre. Pero la proteína del pico tóxico es agresiva y tiene una sola intención, y ha sido diseñada para ir tras el jugador original con el balón.

A partir de aquí, las células de defensa del cuerpo están en el equipo de Spike. Spike es el capitán del equipo y no dejará que el equipo pierda de vista el objetivo: esa cepa original. Cuando escuches la palabra spike, piensa en “toxina”, porque cuando spike se apodera de las células, no le importa ningún otro virus, patógeno, parásito, bacteria o nueva variante de COVID-19. El sistema sólo juega para la cepa original. Por eso, la eficacia de las vacunas disminuye en poco tiempo.

Cómo hacer frente a los daños de las vacunas

Los datos disponibles de los sistemas de notificación pasiva de acontecimientos adversos y la información de los distintos países presentan una realidad acuciante: la cuestión de la eficacia ya no es noticia; la gente prefiere saber qué le ocurrió a su cuerpo después de recibir la vacuna o el último refuerzo.

Los informes de personas que se contagian de COVID-19 después de haberse vacunado son habituales. Aquellos que voluntariamente y a la fuerza tomaron al menos una inyección son ahora parte del creciente número de la población mundial que ha sido perjudicada.

No es de extrañar que muchas personas estén cambiando su atención hacia la inmunidad natural y la curación. Los datos de salud encontraron que la eficacia de la vacuna para prevenir la infección por Omicron es inferior al 49% para todas las vacunas COVID-19 disponibles en el mundo.

El número de lesionados puede ser mucho mayor de lo que se informa, ya que los sistemas de notificación tienen sus limitaciones: se necesitaría que las personas y sus médicos reconocieran las lesiones causadas por las vacunas y se tomaran el tiempo de informar sobre ellas.

Children’s Health Defense California informó el año pasado de que la incidencia estimada (ajustada por la falta de notificación) de acontecimientos adversos tras cada vacuna COVID es de aproximadamente: 1 de cada 31 reportará un evento adverso; 1 de cada 160 a 2.077 reportará un evento adverso grave; y 1 de cada 538 a 6.990 reportará una muerte.

En marzo, una orden judicial de divulgación de los documentos de los ensayos clínicos de Pfizer reveló 1.291 tipos de acontecimientos adversos tras la vacunación, entre ellos lesión renal aguda, mielitis flácida aguda, anticuerpos antiespermáticos positivos, embolia del tronco cerebral y paro cardíaco.

Las personas que impulsaron la idea de la vacunación universal son “culpables de crímenes contra la humanidad“, dijo el ex vicepresidente para investigación de Pfizer Michael Yeadon a The Epoch Times.

Al haber seleccionado la expresión de la proteína spike, una proteína que hace que se inicie la coagulación de la sangre, se grabó a fuego el riesgo de eventos adversos tromboembólicos. No hay nada que limite la cantidad de proteína espiga que se produce en respuesta a una dosis determinada. Algunos individuos fabrican un poco y sólo brevemente. En el otro extremo del rango normal, se produce la síntesis de cantidades copiosas de proteína de espiga durante un período prolongado. Los lugares en los que se produjo este evento patológico, así como el lugar en el espectro, en mi opinión jugaron un papel fundamental para que la víctima experimentara eventos adversos, incluyendo la muerte“, dijo Yeadon.

La analista del Sistema de Notificación de Efectos Adversos de las Vacunas (VAERS) y bióloga computacional, Jessica Rose, PhD, se refirió recientemente a la afirmación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de que las personas no vacunadas tienen varias veces más probabilidades de morir de COVID-19 que de una vacuna, ya que la narrativa cambia a “incluso si te vacunas, tienes menos probabilidades de morir de COVID”.

Sin embargo, Rose está decidida a despertar a la gente. En un seminario del World Council For Health titulado “Key Ways to Prove COVID-19 Inyección Harm Causation”, Rose empleó los criterios de Bradford Hill para ayudar a explicar el daño causado por la vacuna, utilizando sus análisis del VAERS para demostrar que las vacunas son peores que la infección natural.

“Todos los datos indican que la probabilidad de morir por COVID para la mayoría de la gente es cero”, dijo Rose, “Si eres menor de 55 años, es cero. A los niños les va muy bien el COVID. La balanza está completamente inclinada ahora”.

Rose ha dicho públicamente que su papel como científica ha sido el de hacer llegar la información a la gente, especialmente para evitar que los padres vacunen a sus hijos con los inyeccións de COVID-19, una tarea trascendental en el clima de negación de las lesiones provocadas por los inyeccións.

Dijo que la gente tiene que dejar de leer los medios de comunicación heredados y mirar los datos de eventos adversos que ella recopiló minuciosamente, porque sus análisis encontraron que las inyecciones presentan un riesgo mucho mayor que la COVID-19, especialmente para los sanos. Dijo que se ha demostrado que las inyecciones “sin sentido” no previenen la transmisión ni proporcionan inmunidad protectora.

Rose analizó los tres mayores sistemas de recopilación de datos sobre acontecimientos adversos: la Tarjeta Amarilla del Reino Unido, el sistema EudraVigilance de la UE y el VAERS de Estados Unidos.

Al analizar los datos, Rose optó por analizar la especificidad de los criterios de Bradford Hill para examinar dos subpoblaciones de personas que sufren acontecimientos adversos: los atletas de alto rendimiento y los niños que han sufrido acontecimientos adversos a causa de las vacunas.

Dijo: “Todo el mundo ha oído, por supuesto, que la miocarditis se está convirtiendo en una cosa en los niños, que es un mundo bizarro. Y lo llaman raro y leve, y no es ninguna de esas cosas”.

En agosto de 2021, un artículo publicado en el Journal of the American Medical Association (JAMA) alertó al público de un problema grave. Según los datos de cuarenta hospitales de Washington, Oregón, Montana y California, la incidencia de miocarditis y pericarditis había aumentado significativamente en un 60% tras la vacunación con COVID-19.

“Si se ocultan voluntariamente los datos de seguridad al público y se sabe que hay un problema con el perfil de seguridad y se siguen administrando esos productos, se es culpable de prevaricación”, dijo Rose. “Mi sospecha es que la tasa de eventos adversos no va a disminuir”.

Números de eventos adversos

Hasta el 6 de mayo, los informes sobre acontecimientos adversos de las vacunas en el Sistema de Notificación de Acontecimientos Adversos de las Vacunas (VAERS) de EE.UU. encontraron 1.261.147 informes de acontecimientos adversos de las vacunas de una de las tres vacunas disponibles en EE.UU., incluyendo 27.968 muertes y 155.633 hospitalizaciones. Según un estudio de Harvard, se calcula que el VAERS sólo representa el 1% de las lesiones causadas por las vacunas, pero las cifras masivas de ciertas lesiones habrían hecho que se cerrara cualquier medicamento o intervención en el pasado. Las cifras siguen aumentando con cada refuerzo: 4.615 abortos, 6.596 trombocitopenia, 13.740 herpes zóster, 14.326 infartos, 40.328 miocarditis/pericarditis y 41.632 reacciones alérgicas graves. Las vacunas experimentales han dejado a 51.996 estadounidenses con discapacidades permanentes.

La Unión Europea ha informado de cifras igualmente elevadas. Hasta el 11 de septiembre de 2021, la base de datos europea para la notificación de acontecimientos adversos, EudraVigilance, había recogido 2.317.495 acontecimientos adversos derivados de alguna de las cuatro inyecciones experimentales, incluidas 24.526 muertes. Del total de lesiones registradas, casi la mitad siguen siendo graves. Combinando los datos de las cuatro inyecciones, a partir de un resumen publicado en el Rio Times, los europeos declaraban: 2.214 afecciones en el embarazo, 36.498 trastornos del sistema reproductivo y de las mamas, 44.615 trastornos de la sangre y del sistema linfático, 442.717 trastornos del sistema nervioso, 214.847 trastornos gastrointestinales, 53.146 trastornos cardíacos y 60.784 trastornos vasculares.

El virus silencioso explicado: La muerte súbita

Desde que se inició el programa de vacunación contra el COVID-19 el año pasado, se ha producido una serie impactante de acontecimientos médicos adversos graves en atletas de alto rendimiento, adolescentes, niños y adultos. Los atletas están sufriendo ataques cardíacos y colapsando en el campo, muriendo a los pocos días de sus vacunas.

Destacando los estudios e investigaciones sobre el aumento del riesgo de miocarditis en los jóvenes, el Dr. Peter McCullough, cardiólogo, internista y epidemiólogo, dijo en una entrevista publicada en The Epoch Times: “Los médicos nunca han visto tantos casos de miocarditis“.  McCullough dijo que el cuerpo produce la proteína tóxica de la espiga durante 15 meses después del pinchazo, que es lo que causa el daño cardiovascular, entre otros problemas.

Otro acontecimiento adverso que causa la muerte súbita tras el pinchazo es la trombocitopenia inmunotrombótica inducida por la vacuna (VITT), una enfermedad autoinmune que implica una grave coagulación de la sangre. Recordamos la pérdida del Dr. Gregory Michael de Florida, un obstetra de 56 años, que murió 16 días después de ser vacunado con la vacuna de Pfizer.

A pesar de las noticias en sentido contrario y de un estudio pendiente de los CDC y del médico forense de Florida, un experto en trastornos sanguíneos del Johns Hopkins dijo al New York Times, basándose en la descripción de la esposa de Michael, que “es una certeza médica que la vacuna estuvo relacionada” con la muerte de Michael.

Desde que empezaron a aplicarse las inyecciones de COVID-19, las historias de personas vacunadas que “murieron inesperadamente” y “murieron repentinamente” se están disparando. Aunque los medios de comunicación convencionales se niegan a informar sobre ello, sitios alternativos como Real not Rare, The People’s Testaments y Health Impact News publican las fotos, los vídeos y las historias de los que han denunciado lesiones por vacunas. Las historias abarcan todas las edades y grupos demográficos, y muchas de ellas con VITT, entre los denominadores comunes.

Melanie Bitner, una madre de 47 años de la Columbia Británica, es una de las miles de historias relacionadas con el VITT después de la inyección. Los médicos encontraron múltiples coágulos de sangre en sus piernas y pulmones”. Bitner declaró a la CBC: “Fue súper traumático acabar en el hospital de la nada cuando he estado sana toda mi vida”, dijo. “Estaba haciendo planes por si no sobrevivía. Tengo dos hijos adolescentes, así que me dio mucho miedo”.

Los estudios son cada vez más detallados sobre cómo se producen los coágulos de sangre, la miocarditis y la muerte súbita tras las inyecciones, a medida que se aprueban y financian más autopsias y análisis.

Un artículo sobre la VITT publicado en el New England Journal of Medicine, en junio de 2021, analizaba con detalle por qué algunos pacientes desarrollaban coágulos arteriales o venosos en el cerebro o el abdomen entre 5 y 20 días después de la vacunación. Los investigadores afirman que la forma en que las vacunas median en la coagulación sanguínea autoinmune es clínicamente similar a lo que ocurre con una reacción adversa a la heparina (anticoagulante): el sistema inmunitario se activa y provoca una reacción en la que se forman anticuerpos y se reduce demasiado el recuento de plaquetas (trombocitopenia).

En términos básicos, el sistema inmunitario ve un intruso y lo ataca, desencadenando una reacción en cadena que conduce a la formación de coágulos sanguíneos.

Un informe de caso de octubre de 2021 del Journal of Medical Science de Corea examinó la muerte repentina de un hombre de 22 años que desarrolló dolor en el pecho después de la primera dosis de la vacuna de Pfizer. La autopsia determinó que la causa principal de la muerte fue una miocarditis “causalmente asociada” al inyección de Pfizer.

Los hallazgos de la autopsia incluyeron tres distinciones principales de la miocarditis inmunomediada, incluyendo un predominio de neutrófilos e histiocitos en las paredes auriculares y necrosis en banda de contracción en el ventrículo izquierdo, lo que apunta a células inflamatorias e infección. En un hombre joven y con un corazón sano, los investigadores dijeron que no había otra explicación que la vacuna para una manifestación tan poco común de miocarditis.

Aunque formaron su hipótesis sobre el método de acción, los investigadores examinaron la posibilidad de que el proceso estuviera mediado por citoquinas o por una lesión inmunológica ligada a los histiocitos en el miocardio.

En la carta de investigación publicada en JAMA, los autores descubrieron que el número medio mensual de casos de miocarditis durante el periodo anterior a la vacuna era de 16,9, frente a 27,3 durante el periodo de vacunación; mientras que las cifras mensuales de casos de pericarditis aumentaron de 49,1 a 78,8.

Debido a los cálculos que mostraban que la miocarditis se desarrollaba rápidamente en los pacientes más jóvenes, en particular en los varones jóvenes, sobre todo después de la segunda inyección, y en los pacientes de más edad después de la primera o la segunda dosis, los autores escribieron que sus cifras mostraban una incidencia mucho mayor de miocarditis y pericarditis inducidas por la vacuna de lo que informaron los CDC, “lo que sugiere una infradeclaración de eventos adversos de la vacuna”.

El subregistro no es nada nuevo, como lo demuestra un informe de Harvard Pilgrim de 2010 que encontró que menos del uno por ciento de los eventos adversos a las vacunas de cualquiera de las vacunas en el calendario recomendado por los CDC se reportan a VAERS.

La proteína espiga es una toxina, no importa la entrega

Tanto la VITT como las muertes súbitas inducidas por la miocarditis/pericarditis cuentan con suficientes estudios para caracterizarlas como lesiones por vacunas, incluyendo el artículo de The Epoch Times, “¿Son las vacunas recombinantes de Covid las causantes de estas muertes?” Pero su mecanismo difiere. Según la revista Nature, el pinchazo de AstraZeneca difiere de los pinchazos de ARNm cuando las cosas van mal. La revista explica que “una vacuna recombinante se produce mediante la tecnología del ADN recombinante.

La gente se pregunta por qué casi todos los inyeccións de ARNm y las inyecciones de vectores virales han reportado muertes y están causando eventos adversos graves. Lo que la gente tiene que entender es que todas las inyecciones de COVID-19 crean una proteína en forma de espiga.

Tanto las vacunas de ARNm (Moderna y Pfizer) como las de vector viral (AstraZeneca y Johnson & Johnson) crean la espiga, con el objetivo de que el cuerpo cree anticuerpos para detener la propagación del virus. Sin embargo, sus mecanismos difieren. Las vacunas de ARNm utilizan material genético suministrado por diminutos lípidos (moléculas grasas) para indicar a las células cómo fabricar las proteínas de la espiga. Una vez que tus células crean las proteínas de la espiga, el cuerpo debe ahora intentar descomponer el ARNm, sólo que este artículo describirá por qué la espiga no se descompone.

Ahora que la espiga se ha colado en el sistema inmunitario innato -pasando por encima de las alarmas normales del sistema inmunitario, como la piel, las membranas mucosas y los interferones- va a escapar del lugar de la inyección, a través del torrente sanguíneo, y a cualquier lugar donde la persona en particular tenga una debilidad. Los estudios de los propios ensayos clínicos de Pfizer descubrieron que la espiga prefiere el hígado, el bazo, las glándulas suprarrenales, la médula ósea y los ovarios, entre otros órganos.

La espiga entra en los pulmones desactivando los interferones protectores y desencadenando una tormenta de citoquinas, y entra en el corazón dañando la función mitocondrial y el endotelio. Los estudios también han descubierto que la espiga reacciona de forma cruzada con el tejido humano, provocando una inflamación crónica y una enfermedad autoinmune.

En las vacunas de vector viral (AstraZeneca y Johnson & Johnson) el ADN de la proteína de la espiga se coloca dentro de una versión modificada de un virus diferente, o vector. Este virus entrega las instrucciones del ADN a las células.

Como se describe en este artículo, las vacunas vectoriales tienen sus propios problemas. El vector utilizado por la vacuna de AstraZeneca puede provocar coágulos sanguíneos porque atrae el factor 4 de las plaquetas (PF4), una proteína presente en el torrente sanguíneo humano que induce una reacción en cadena que acaba provocando una trombosis.

Algunos científicos creen que la razón por la que la inyección de Johnson & Johnson no tiene los problemas de coagulación de la sangre que tiene AstraZeneca es porque utiliza un vector de adenovirus humano “más seguro”, llamado Ad26. Sin embargo, la espiga es la espiga y ambas inyecciones proporcionan un código que indica a las células que deben producir la proteína de la espiga.

Hepatitis autoinmune

Según un informe de caso publicado en el Journal of Hepatology, un hombre de 52 años desarrolló una hepatitis aguda después de la segunda dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer. El médico del hombre encontró que el hígado del hombre tenía 5,3 veces el número normal de células inmunes, lo que sugiere una grave infiltración de células T citotóxicas específicas de la vacuna en el hígado: su sistema inmunológico estaba atacando sus propias células.

El informe no sólo descubrió que las inyecciones de ARNm de COVID-19 pueden tener reacciones cruzadas con muchos de los componentes del propio cuerpo y pueden desencadenar un estado autoinmune en el organismo, sino que sospechan que la agresiva espiga puede hacer que la persona sea más vulnerable a la enfermedad hepática.

Explicado de forma sencilla: las proteínas de la espiga se mueven por la sangre, aterrizan en órganos como el hígado, secuestran las células y el sistema inmunitario ve al enemigo como las células de su propio cuerpo.

Tendría sentido, entonces, una carta de julio de 2021 publicada en el Journal of Hepatology, que exploraba aún más la asociación con la proteína mRNA spike y los procesos autoinmunes, escribiendo que “es plausible que estas vacunas puedan desenmascarar enfermedades autoinmunes en pacientes predispuestos”.

Otra carta publicada un mes antes en la misma revista analizaba los posibles mecanismos de daño autoinmune de las vacunas al estudiar el caso de una mujer de 41 años que desarrolló una hepatitis grave tras su primera dosis de una inyección de Moderna.

Entre algunas consideraciones, los autores dijeron que es posible que las proteínas hepáticas compartan homología de secuencia con la proteína de la espiga. Esto significa que los autoantígenos de la espiga y del hígado son genéticamente parecidos, lo que explica que la espiga sea atraída por el hígado para sobrevivir. Explicaron que la síntesis del ARN que codifica es para una proteína antigénica deseada, pero para evitar ser eliminado por el sistema inmunitario, el ARN se encapsula en nanopartículas o liposomas que entregan su contenido dentro de las células objetivo.

Antes de ser traducido, el “ARN se une a los receptores de reconocimiento de patrones (especialmente a los receptores tipo Toll), lo que provoca la activación de varias señales proinflamatorias”.

Así pues, la cuestión de “por qué” se producen enfermedades autoinmunes después de las vacunas está cada vez más clara, sin embargo, mucha gente se pregunta por qué algunas personas son vulnerables a la hepatitis inducida por vacunas o a otros trastornos autoinmunes inducidos por vacunas.

Hay muchas personas que se vacunaron y parecen estar sanas. Para responder a esta pregunta, nos fijamos en una investigación publicada en JAMA de 2018 que encontró que los trastornos relacionados con el estrés se asociaron significativamente con el riesgo de enfermedad autoinmune posterior.

Los investigadores están encontrando que los trastornos autoinmunes inducidos por las vacunas y los trastornos autoinmunes en general tienen una cosa en común: las reacciones psiquiátricas a los factores de estrés de la vida son comunes entre los que caen enfermos y el riesgo relativo de elevaciones fue más pronunciado entre los pacientes más jóvenes. El estrés no siempre constituye un estado mental elevado. El estrés también puede ser físico. Por ejemplo, los deportes de alta intensidad pueden provocar estrés suprarrenal, un lugar estudiado para la acumulación de espigas. La glándula suprarrenal segrega hormonas como la epinefrina y la adrenalina, que gestionan la reacción del cuerpo al estrés y afectan a la presión arterial y a la frecuencia cardíaca, lo que puede explicar una posible relación con los ataques cardíacos repentinos y la muerte en los deportistas de alto rendimiento.

Autoinmunidad por múltiples vías

Las inyecciones de COVID-19 pueden dañar nuestras células inmunitarias por varias vías.

1. La espiga entra en los pulmones desactivando los interferones protectores

Según un artículo de Frontiers in Immunology, de junio de 2021, la proteína de la espiga de una infección por COVID-19 puede suprimir los ARNm de los interferones ACE2 y tipo 1. Los interferones son proteínas defensivas naturales, como los linebackers en la analogía del fútbol de Del Bigtree. Los interferones indican al sistema inmunitario que hay gérmenes o virus en el cuerpo. Los interferones activan las células inmunitarias asesinas para que luchen contra los invasores. El receptor ACE-2 es la proteína que proporciona el punto de entrada para la espiga. Así que con la ACE2 abriendo la puerta, y los interferones en la banda, sin entrar en la jugada en absoluto, la espiga es capaz de “ganar” el juego tomando el control de la pelota y haciendo que la persona enferme.

2. La proteína de la espiga daña la función mitocondrial y el endotelio

Se han publicado más trabajos sobre la naturaleza tóxica de la espiga, explicando aún más lo que ocurre cuando la ACE2 abre la puerta a la espiga. En una carta de investigación de la Asociación Americana del Corazón, publicada en abril, aprendemos cómo la espiga daña la mitocondria. Las mitocondrias son las centrales eléctricas de la célula que ayudan a convertir la energía de los alimentos en energía que la célula puede utilizar.

La carta revela que la proteína de la espiga daña las mitocondrias, y cuando esto sucede la espiga por sí sola puede dañar el endotelio, la fina membrana que recubre el interior del corazón y los vasos sanguíneos. Las células endoteliales son cruciales para controlar la coagulación de la sangre, la función inmunitaria y la adhesión de las plaquetas.

3. La proteína de la espiga desencadena una tormenta de citoquinas

Se ha propuesto que la interacción de la proteína de la espiga con los receptores de la superficie de la célula diana induce la hiperactivación intracelular del inflamasoma Nlrp3, lo que se conoce como “una tormenta de citoquinas” que puede conducir a la muerte celular.
Una tormenta de citoquinas se produce cuando una infección desencadena que el sistema inmunitario inunde el torrente sanguíneo con proteínas inflamatorias llamadas citoquinas. En muchos casos, esto termina en un síndrome respiratorio agudo grave, miocarditis y lesiones renales.
Las pruebas de que la proteína spike daña las células madre/progenitoras hematopoyéticas (las células de autorrenovación que mantienen la sangre en homeostasis) durante la tormenta de citoquinas se detallan en una carta de junio de 2021 publicada en Leukemia.

4. La espiga reacciona de forma cruzada con el tejido humano

Un artículo de agosto de 2020 publicado en Clinical Immunology encontró una potencial reactividad cruzada entre la proteína de la espiga y el tejido humano, relacionando la reacción con un posible vínculo con la enfermedad autoinmune.

Los autores escriben: “Es posible que nos enfrentemos a un aumento de las tasas de enfermedades autoinmunes en el futuro, ya que cualquier factor que provoque una inflamación crónica en el organismo puede inducir potencialmente una enfermedad autoinmune.”

El artículo explica que la autoinmunidad inducida por vacunas a partir de la reactividad cruzada autoinmune se asocia con la narcolepsia, el síndrome de Guillain-Barré, la esclerosis múltiple, las neuropatías desmielinizantes, el lupus eritematoso sistémico y el síndrome de taquicardia ortostática postural en subgrupos susceptibles.

Los autores fueron capaces de identificar la reacción cruzada. Escribieron: “Al observar la reacción entre el anticuerpo de la proteína de espiga del SARS-CoV-2 y las proteínas tisulares, encontramos que las reacciones más fuertes fueron con la transglutaminasa 3 (tTG3), la transglutaminasa 2 (tTG2), la ENA, la proteína básica de la mielina (MBP), las mitocondrias, el antígeno nuclear (NA), la α-miosina, la peroxidasa tiroidea (TPO), el colágeno, la claudina 5+6 y la S100B.”

5. La espiga sale del lugar de la inyección y se acumula en el hígado, el bazo, las glándulas suprarrenales y los ovarios

Ahora sabemos que la espiga se distribuye por todo el cuerpo, pero ¿a dónde va principalmente? Según un informe de biodistribución tisular realizado por Acuitas Therapeutics (en asociación con Pfizer), después de que la espiga abandone el lugar de la inyección, la proteína de la espiga se concentra (de mayor a menor) en el hígado, el bazo, las glándulas suprarrenales y los ovarios.
El informe explica: “A lo largo de 48 horas, la [3H]-08-A01-C01 se distribuyó principalmente en el hígado, las glándulas suprarrenales, el bazo y los ovarios, con concentraciones máximas observadas a las 8-48 horas después de la dosis. La recuperación total (% de la dosis inyectada) de [3H]-08-A01-C01 fuera del lugar de la inyección fue mayor en el hígado (hasta el 21,5%) y fue mucho menor en el bazo (≤1,1%), las glándulas suprarrenales (≤0,1%) y los ovarios (≤0,1%). Las concentraciones medias y el patrón de distribución tisular fueron ampliamente similares entre los sexos.”

Más inyecciones, más infecciones

Como resultado de una inmunidad gravemente lesionada, no es sorprendente que cuantas más vacunas reciban las personas, mayores serán sus tasas de infección. Los datos recientes de un informe de Walgreens del 9 de mayo descubrieron que los que recibieron tres dosis al menos cinco meses antes tenían una tasa de infección del 32,7%, en comparación con el 31,3% de los que recibieron dos vacunas, el 26,3% de los que recibieron una dosis y el 21,4% de los que no se vacunaron.

Los virus latentes se reactivan: Por qué aumentan los casos de hepatitis entre los niños

Sabiendo que el pico de concentración de proteínas en el hígado y las inyecciones están desactivando el sistema inmunitario y haciendo que el cuerpo sea susceptible a cualquier enfermedad latente que esté esperando a que se duerman los guardias, tiene sentido que se hayan producido cientos de casos de hepatitis aguda, o enfermedad hepática de aparición repentina, en una docena de países de todo el mundo. Muchos casos se dan en niños. Algunas teorías sugieren que las madres vacunadas están transmitiendo la espiga a sus bebés a través de la leche materna, y otras dicen que los niños están recibiendo la espiga en sus vacunas.

Epoch Times informa de que el 40% de los niños con hepatitis misteriosa dan positivo en el adenovirus 41, que normalmente provoca síntomas leves en los niños, y sin embargo los niños presentan síntomas de hepatitis grave.

Para explicar este misterio, tenemos más preguntas que respuestas. ¿Cómo puede un virus leve causar una reacción tan grave, e incluso la muerte en los niños? ¿Se trata de un virus latente que se reactiva? Y si el adenovirus es una enfermedad leve, ¿significa esto que la agresiva proteína de la espiga aprovechará cualquier oportunidad para establecer una reacción cruzada con un virus latente? ¿Podrían las dos vacunas vectoriales del virus COVID-19 tener algo que ver con la infección por adenovirus?

Desgraciadamente, aquí es donde la ciencia no se ha puesto de acuerdo. Una vez que el sistema inmunitario está desactivado, todos los virus latentes son un juego limpio para una toxina como la proteína spike. Si se puede lanzar sobre un adenovirus, seguramente lo hará cuando el objetivo sea ganar la partida, sólo que no sabemos exactamente cómo.

Los virus latentes se reactivan: Por qué aumentan los casos de polio

La poliomielitis está reapareciendo en África, Oriente Medio y partes de Asia, tras una gran campaña de vacunación de la Fundación Bill y Melinda Gates para acabar con el virus. Pero en los últimos años, el componente del virus inactivado de la vacuna oral contra la poliomielitis ha conseguido lo contrario de eliminar la enfermedad. En cambio, la vacuna ha provocado un efecto de diseminación admitido del virus mutado, exponiendo a otros a la polio derivada de la vacuna.

Los casos de poliomielitis derivada de la vacuna entre 2019 y 2020 casi se han triplicado. Los nuevos esfuerzos de la Fundación Bill y Melinda Gates son para implementar una nueva y mejorada vacuna para las cepas derivadas de la vacuna, y sus esfuerzos se han convertido en el tema de una gran controversia, como se destacó en un episodio reciente de Highwire con Vanden Bossche apareciendo de nuevo para reiterar su advertencia de que los inmunólogos necesitan hablar, ya que el sistema inmunológico humano puede no recuperarse del ataque dirigido a sus defensas naturales. Una vez más, nos quedamos con más preguntas que respuestas. Con la reaparición de la poliomielitis derivada de las vacunas, ¿podrían las inyecciones de COVID-19 ser al menos otro factor a considerar como culpable de que los virus latentes se apoderen del cuerpo?

Una larga lista de virus latentes y trastornos autoinmunes

No sólo la hepatitis y la poliomielitis derivada de las vacunas están aumentando. Según los propios documentos de Pfizer en los que se describen los efectos adversos dla inyección de ARNm, los casos de reactivación de virus y de enfermedades autoinmunes componen una larga lista, que incluye el herpes. Del total de 42.086 acontecimientos adversos de especial interés (AESI: otro término cercano para referirse a las reacciones adversas), 8.152 (19,4%) fueron casos relacionados con el herpes con una mediana de tiempo de aparición de un día.

Trastornos autoinmunes causados por la inyección de Pfizer:

Arriba hay una captura de pantalla del informe de eventos adversos de Pfizer de sus ensayos clínicos, donde podemos ver cuántos tipos de enfermedades autoinmunes puede causar una inyección de Pfizer.

Curación de las lesiones de espiga inducidas por inyecciones

Con tantas nuevas lesiones por espiga inducidas por los inyeccións, prácticamente todos conocemos a alguien que podría beneficiarse de una desintoxicación de proteínas de espiga, ya sea que haya contraído el virus COVID-19 de forma natural o que tenga toxicidad de espiga por sus inyecciones. Todavía hay esperanza de curación.

La científica del MIT Stephanie Seneff, el oncólogo naturista Greg Nigh, y otros conocidos científicos y médicos han estado animando a la gente a reforzar su sistema inmunológico de forma natural, como salir a la luz del sol para aumentar sus niveles de vitamina D, o comer principalmente alimentos integrales orgánicos en lugar de alimentos procesados cargados de productos químicos.

Pero para un enfoque más centrado, aquí hay más soluciones evidenciadas para las lesiones de punta inducidas por la inyección:

1. Compuestos naturales para curar el sistema inmunológico

En un artículo de Plos One de junio de 2021 se describe cómo desintoxicar la proteína del pinchazo para recuperar la función inmunitaria perdida. Muchos compuestos naturales derivados de las plantas tienen efectos inhibidores de los efectos tóxicos de la proteína de la espiga. Por ejemplo, los investigadores descubrieron que las hierbas naturales Prunella vulgaris y los compuestos naturales Suramin mostraban potentes efectos inhibidores de las infecciones mediadas por la espiga. Las hierbas son capaces de interrumpir directamente la unión de la espiga a su receptor ACE2 y bloquear el paso de entrada del virus.

A partir de una carta de la Asociación Americana del Corazón mencionada anteriormente sobre cómo la proteína de la espiga perjudica la función endotelial y la regulación a la baja de la ACE2, aprendemos que la N-acetil-L-cisteína (NAC) es un inhibidor de las especies reactivas del oxígeno y puede neutralizar el efecto tóxico de la proteína de la espiga. La espiga no es rival para la NAC, ya que no permitirá que la espiga rompa el endotelio.

2. Ejercicios energéticos como el Qigong para sanar el sistema inmunológico

Anteriormente en el artículo mencionamos el efecto del estrés en el sistema inmunológico, así como la capacidad de la proteína espiga para demoler las mitocondrias productoras de energía de las células. Todo lo que se pueda hacer para reducir el estrés beneficiará al sistema inmunitario lesionado, teniendo en cuenta que la mente y el cuerpo están conectados.

Por ejemplo, los efectos del Tai Chi y el Qigong, la práctica mente-cuerpo de la postura y el movimiento del cuerpo, la respiración y la meditación, fueron revisados en un metaanálisis publicado en Medicines. Los investigadores descubrieron que ambas prácticas energéticas meditativas eran capaces de recuperar positivamente el funcionamiento del sistema inmunitario y reducir las respuestas de los biomarcadores inflamatorios, lo que aporta un valor considerable para las personas que necesitan superar una infección de COVID-19.

Se ha estudiado que las medicinas chinas tradicionales que vigorizan el Qi, como el Panax ginseng, aumentan las funciones mitocondriales y la actividad oxidante celular, pero hay muchas maneras de apoyar su sistema inmunológico.

3. Más formas de desintoxicarse de la proteína espiga

El Dr. Joseph Mercola en su meticulosamente investigado “Cómo desintoxicarse de la proteína de la espiga después de la COVID o la vacuna” cubre más inhibidores de la proteína de la espiga, como las agujas de pino, la emodina, el neem, el extracto de hoja de diente de león y la ivermectina. Mercola también hace referencia a las recomendaciones del Consejo Mundial de la Salud y recopila una lista de neutralizadores de la proteína espiga, con NAC en la lista con glutatión, té de hinojo, té de anís estrellado, té de agujas de pino, hierba de San Juan, hoja de consuelda y vitamina C.

Con el reconocimiento y la aceptación de la lesión por pinchazo, los científicos pueden seguir estudiando los mecanismos de la tecnología de inyección de pinchazos, incluyendo la respuesta a otra gran pregunta: ¿cuánto tiempo infecta la proteína del pinchazo al organismo? Las estimaciones científicas oscilan entre unos días y unos años, con muy poco acuerdo.

Con el tiempo, será necesario obtener una imagen más clara del daño causado, y con una explicación más mecánica de la lesión inducida por la inyección de espigas, las muchas opciones de soluciones pueden reducirse y convertirse en un protocolo, sin embargo, la ciencia sobre los picos no está claramente establecida. Se debe fomentar y mantener una actitud más abierta hasta que se encuentre una solución definitiva para la humanidad.


Referencias

Understanding Vaccination Progress by Country – Johns Hopkins Coronavirus Resource Center

View of Worse Than the Disease? Reviewing Some Possible Unintended Consequences of the mRNA Vaccines Against COVID-19

A Coming Covid Catastrophe by Geert Vanden Bossche via The Highwire with Del Bigtree

Perspectives on the Pandemic | Catching up with Knut Wittkowski, PhD | Episode 14

COVID-19 vaccine efficacy summary | Institute for Health Metrics and Evaluation

More Than 8,000 New COVID Vaccine Injuries Reported to VAERS, CDC Data Show • Children’s Health Defense

Experimental COVID Vaccines: Mounting Deaths Reported in Media and Social Media … Part 6 of 12

CHD Says Pfizer Clinical Trial Data Contradicts ‘Safe and Effective’ Government/Industry Mantra • Children’s Health Defense

People Who Pushed Idea of Universal Vaccination Are ‘Guilty of Crimes Against Humanity’: Former Pfizer VP

UVC: Dr. Jessica Rose: VAERS: Key Ways to Prove C19 Inyección Harm Causation

Myocarditis and Pericarditis After Vaccination for COVID-19 | Cardiology | JAMA

COVID Vaccine Data

Covid-19: Updated count of reported injuries and deaths after vaccines in EU member states (September 11) – The Rio Times

WHY ARE HEALTHY ATHLETES COLLAPSING? – The HighWire

The COVID Shots Are Killing People?

Vaccine-induced immune thrombotic thrombocytopenia – The Lancet Haematology

Natural causes now blamed for doctor who died two weeks after Pfizer vaccine

Real, Not Rare

19-Year-Old Describes Tremor Episodes + Paralysis After Receiving Pfizer Vaccine – The People’s Testaments – CHD TV: Livestreaming Video & Audio

Vaccinated Doctors are Dying and Unvaccinated Doctors are Quitting or Being Fired: Who will Run the Hospitals?

https://www.cbc.ca/news/canada/british-columbia/vitt-vaccine-exemption-1.6286928

Thrombotic Thrombocytopenia after ChAdOx1 nCov-19 Vaccination | NEJM

Myocarditis-induced Sudden Death after BNT162b2 mRNA COVID-19 Vaccination in Korea

Myocarditis and Pericarditis After Vaccination for COVID-19 | Cardiology | JAMA

Electronic Support for Public Health–Vaccine Adverse Event Reporting System (ESP:VAERS)

Are Recombinant Covid Vaccines Causing These Deaths?

Comparison of vaccine-induced thrombotic events between ChAdOx1 nCoV-19 and Ad26.COV.2.S vaccines

SARS-CoV-2 vaccination can elicit a CD8 T-cell dominant hepatitis – Journal of Hepatology

Explaining COVID-19 Vaccine-Induced Autoimmunity, Hepatitis, and Healing

Autoimmune hepatitis developing after coronavirus disease 2019 (COVID-19) vaccine: Causality or casualty? – PMC

Another case of autoimmune hepatitis after SARS-CoV-2 vaccination – still casualty? – Journal of Hepatology

Association of Stress-Related Disorders With Subsequent Autoimmune Disease | Psychiatry and Behavioral Health | JAMA

Frontiers | SARS-CoV-2 Spike Protein Suppresses ACE2 and Type I Interferon Expression in Primary Cells From Macaque Lung Bronchoalveolar Lavage | Immunology

https://www.ahajournals.org/doi/epub/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902

https://www.nature.com/articles/s41375-020-0887-9.pdf

An evidence that SARS-Cov-2/COVID-19 spike protein (SP) damages hematopoietic stem/progenitor cells in the mechanism of pyroptosis in Nlrp3 inflammasome-dependent manner | Leukemia

A Tissue Distribution Study of a [3H]-Labelled Lipid Nanoparticle-mRNA Formulation Containing ALC-0315 and ALC-0159 Following In

Walgreens COVID-19 Index

What could be causing the mysterious rise in deadly Hepatitis cases among Children? – The Expose

https://www.coffeeandcovid.com

Almost 200 Cases of Mystery Hepatitis in Children Worldwide, Reaching Canada and Japan: Reports

Vaccine-derived polio is on the rise. A new vaccine aims to stop the spread

EPISODE 266: GEERT VANDEN BOSSCHE: ‘MY FINAL CALL’ – The HighWire

5.3.6 CUMULATIVE ANALYSIS OF POST-AUTHORIZATION ADVERSE EVENT REPORTS OF PF-07302048 (BNT162B2) RECEIVED THROUGH 28-FEB-2021 Rep 

https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0251649

https://www.ahajournals.org/doi/epub/10.1161/CIRCRESAHA.121.318902

The Effects of Tai Chi and Qigong on Immune Responses: A Systematic Review and Meta-Analysis – PMC  

How to Detox Spike Protein After COVID or Vaccine 

Publicado originalmente aquí

Compartir