CONTRARRELATO

En una audiencia llevada a cabo este lunes 10 de octubre en el Parlamento Europeo, Janine Small, Presidenta de Desarrollo de Mercados de la compañía Pfizer admitió, ante la pregunta del representante holandés Rob Roos, que no había prueba científica alguna de que la vacuna fuese siquiera capaz de frenar el contagio Covid19.
Pese a eso, una campaña concertada entre la compañía, la corporación de la salud, los sistemas políticos, y los medios, se desplegó para convencer a la población del mundo que debía inyectarse la vacuna, o sino resultaba un egoísta antisocial. Que debía vacunarse “para proteger a otros”.

Janine Small describe esta estafa como “moverse a la velocidad de la ciencia”.

La citada campaña de propaganda, basada en un dogma anticientífico, generó miles de millones de dólares de ganancia para la compañía que representa Small, para la corporación de la salud, para el sistema político, y para los medios que se plegaron a ella.

Small compareció en lugar de Albert Bourla, el CEO de Pfizer, que se negó a ser interrogado y la envió a ella.

Vea el video, subtitulado al español.

Compartir